El Ventoux, otro hito de Nairo Quintana

El Ventoux, otro hito de Nairo Quintana

El Tour de la Provenza es una carrera menor que ha ido ganando espacio en el calendario de febrero al estar amparada por ASO y ante la conveniente desaparición de carreras coétaneas como el Tour del Mediterráneo. En vez de exóticas excursiones pérsicas, el ciclismo europeo se reafirma con una carrera tradicional de inicios titubeantes y un presente mucho más halagüeño.

Su pequeño recorrido desde el inicio en 2016 no ofrece lugar a dudas: victoria inaugural para el decadente Voeckler, en 2017 victoria para un Dennis fresco de Australia -y sin crono, ojo-, para en 2018 volver a un ganador local como Geniez y en 2019 triunfo de Gorka Izagirre. Era una carrera normal, con mucha presentación turística de la región, una subidita normal, y mucho puestómetro.

Hasta este año, en que de manera sorprendente los organizadores han incluído una etapa con final en el Mont Ventoux, a la altura de Chalet Reynard, esto es: a cota inferior a los dos mil metros, y al abrigo de los vientos que azotan constantemente la cumbre, y que en esta época del año pueden ser particularmente insidiosos.… Leer más

La Vuelta está agotada (continua la agonía)

Al ritmo de Tony Martin. Esta frase bien podría servir como titular alternativo al post de hoy, porque es un perfecto resumen de lo que ha sido la cacareada etapa por el suroccidente de Asturias, una región ninguneada sistemáticamente por la Vuelta, y ahora también por los corredores. Segunda etapa en Asturias -pagada con dinero público-, segunda etapa soporífera en la que nadie se habrá perdido nada de no haberla visto.

En la primera hora de carrera se hicieron 42 km. y, como explicó en meta el ganador, “había que estar atentos por si los grandes equipos metían gregarios”. Ahí estaba él, y también estaban Soler y Ion Izagirre. No había nadie más porque, sencillamente, no hay grandes equipos en la carrera. El resto eran los típicos integrantes de esta Vuelta sin participación y nadie destacado, que al menos sirve de promoción de los jóvenes talentos -y de una Momia Murciana-, que habrá que ver cómo rinden en otras pruebas.… Leer más

Demaré ennoblece una vulgar etapa del Giro

Mientras los ciclistas cruzaban ramplonamente la llanura padana hasta Módena, los enemigos del ciclismo tenían la imaginación en montañas nevadas (¿se subirá? ¿no se subirá?), batallas nada garantizadas y etapas para las que todavía quedan bastantes días. Con un ojo en el monitor -y porque están obligados- y con el otro en la previsión meteorológica, exactamente igual que todos los años con la Roubaix. Que lllueva, para que haya barro. Que la carretera esté abierta, para que suban entre paredes de hielo de varios metros.

La belleza intrínseca de etapas como la de hoy, ciertamente fumada por el pelotón, pero que ha tenido espectaculares precedentes no hace muchos años -como aquella ganada por el Bardiani en bloque, en una buena exhibición de preparación médica-, no necesita explicación. Es tan ciclismo un recorrido llano como uno de montaña, y si hubiese habido una montonera con un favorito estarían hablando del hay que estar atentos, cada etapa cuenta y todo ese arsenal de frases hechas.… Leer más