Kwiatkowski empieza a adornar su Mundial

Kwiatkowski empieza a adornar su Mundial

Habrá que explicarlo de nuevo, para todos aquellos que se niegan a entenderlo. Para que haya un sprint tan soberbio como el que ha habido este año la Amstel Gold Race, o un final tan trepidante en sus últimos 4 km, hace falta que antes hayan recorrido 255 km. y subido 33 cotas (para un desnivel acumulado de 4000 metros) donde supuestamente nunca pasa nada. Esto es ciclismo, el deporte de resistencia por excelencia, y hacen falta esos tediosos prolegómenos para el gran estallido final. Igual que hicieron falta siglos de soporíferas novelas de caballerías para llegar a El Quijote, o una década de horrible rock sinfónico para dar el punk. Digánselo a cualquier que les diga que la Amstel no es una clásica.

También influyen otras cosas, como el ambiente -impecable realización televisiva, incluyendo retransmisión en directo de la salida con entrevistas ¡en castellano! a los que hablan ese idioma- y, especialmente, como se toman los corredores estas carreras.… Leer más

El paso a nivel y los ganglios linfáticos

El paso a nivel y los ganglios linfáticos

La París-Roubaix 2015 se tuvo que haber acabado, al menos para unos 70 corredores, a 85 km. de meta. Esta vez no ha sido por culpa de alguna montonera salvaje en el bosque de Arenberg -razón primigenia para mucho aficionado al Tour, de esos que creen que la temporada empieza en julio- o alguna de esas cosas que pasan en el ciclismo y que afectan colectivamente a equipos sin relación entre sí, sino por un paso a nivel absurdamente franqueado cuando las barreras estaban bajando.

La imagen ha dado la vuelta al mundo, y ha incluso creado un propio subgénero: el de vídeos de ciclistas pasando de la misma manera las vías de tren, fotos de épocas pretéritas de grandes campeones levantando la barrera y todo lo necesario para excusar una actitud para la que el reglamento universal del ciclismo (de ahí viene la “i” de la UCI, de internacional) es muy claro.… Leer más

Zakarin como síntoma, Joaquím Rodríguez como enfermedad

Zakarin como síntoma, Joaquím Rodríguez como enfermedad

Joaquím Rodríguez, el corredor de 36 años que no empezó a despuntar hasta los 30 años, siempre cuenta que la carrera de sus sueños es la Lieja; si existe otra carrera que le gusta mucho es la Vuelta al País Vasco, aunque nunca lo haya dicho abiertamente: en aficionados corrió en el Iberdrola, y conoce como un local las carreteras y los localismos de la geografía vasca. Ha ganado el GP Amorebieta, ha sido segundo en San Sebastián, y este año ha ganado a su provecta edad la Itzulia.

En el ciclismo que cambia no sorprende nada el último triunfo de J. Rodríguez. Es irrelevante que anteriormente solo hubiese ganado tres vueltas por etapas (una Vuelta a Burgos y dos Voltas, estas últimas sin crono) en toda su vida deportiva; es irrelevante que lo haya hecho tras una exhibición difícil de catalogar en una crono final de 19 km.; es irrelevante que no haya habido bonificaciones; y, por supuesto, es irrelevante que lo haya conseguido en un equipo que arrasa allá donde va, y que en esta Itzulia tenía a tres corredores entre los diez primeros antes de la última etapa.… Leer más

Siete victorias en siete días para un mismo equipo

Siete victorias en siete días para un mismo equipo

Aquí hay gato encerrado, o esto no es ciclismo. A lo mejor ha cambiado en un momento de despiste, y no nos hemos enterado, pero con las cautelas que hay que tener siempre con este deporte, lo del Katusha no es normal: en el arco de siete días han ganado siete carreras, en una solución de continuidad que no entiende de edades, modalidades, tiempos o las más mínimas formas.

Lo habíamos dejado con Paolini ganando la Gante-Wevelgem a los 38 años, y dando un recital en los últimos 15 km. En el vídeo de la prueba se ve como va moviendo un 53×11 en los últimos km. Había viento de culo, el mismo viento huracanado que había azotado a los corredores, y el que quiera aferrarse al I want to believe siempre puede creer en algo tan poco asible como el viento. El auténtico vendaval empezaba dos días después.

El supuesto jefe de filas de Paolini, que ese día le dio vía libre, empezó ganando la primera etapa de La Panne.… Leer más

Acabaron 39 corredores, ganó el de 38 años

Acabaron 39 corredores, ganó el de 38 años

La Gante-Wevelgem, que el nuevo calendario introducido hace menos de un lustro se disputa en domingo, arrojó el domingo una edición espectacular, digna de ser recordada. Todos han ganado con el cambio de la carrera, que ahora llega a los 240 km., cuenta con mejor participación y que, si bien desde antes ya podía ser considerada como el Sexto Monumento, nadie puede poner objeción alguna tras lo visto en la edición de 2015: un monumento de carrera, porque todos éramos conscientes de estar viviendo la mejor carrera de la temporada.

Ahora es Harelbeke, considerada durante un tiempo como pequeño Tour de Flandes, la que es el prólogo de G-W. Fíjense como se repiten nombres y protagonistas, los mismos que se llevan repitiendo desde Sanremo. Subiendo el viejo Kwaremont, se formó un trío con G. Thomas, Stybar y Sagan. En los primeros km. de la prueba se cayó Cancellara, con el resultado de dos vértebras fracturadas y adiós a la temporada de clásicas.… Leer más

Una gran edición de la Volta

Una gran edición de la Volta

El pobre de Bart De Clerq, que tan bien aguantó su ventaja en la etapa reina de la Volta, no duró más que un día con el maillot de líder. De manera bastante semejante a cuando el pelotón se alió en la misma carrera para dejar fuera de combate al hijo del presidente de la Federación Española, un sputnik apellidado Castaño, la que parecía una etapa intranscendente y cuesta abajo de los Pirineos a la costa, acabó convertida en un vendaval.

Los 195 km. se recorrieron a gran velocidad y, a partir del paso de Tárrega, ya con tele, se formaron unos abanicos muy bien aprovechados por Movistar, que logró dejar retrasado a Bart De Clerq y Dani Martin. Sky y Quick Step secundaron muy bien al equipo de Valverde y, de pura inercia, subieron el Alto de Lilla, a sólo 10 km. de meta, a toda velocidad y por una de esas espantosas carreteras que matan el ciclismo.… Leer más

De Clerq resiste a los favoritos y a la realización televisiva

De Clerq resiste a los favoritos y a la realización televisiva

En tres etapas el pelotón ha conseguido que los tres héroes del primer día de la Volta hayan visto reducida su ventaja a los escasos 21″ que conserva Bart de Clerc, nuevo líder de la carrera. Paterski se fundió ayer, y hoy ha sido el turno de Rolland, menos sólido de lo que se creía. Sin embargo, y dado el recorrido de la carrera, el corredor belga sigue teniendo bastantes posibilidades de triunfo final.

El segundo día se vivió un final de etapa esperpéntico en Olot. Después de una etapa de lluvia, en donde la horrible y antediluviana realización televisiva de la Volta no pudo ofrecer imágenes en directo salvo en el tramo final -es lo que tiene ahorrar en algo tan crucial como esto-, el sprint se resolvió a la manera más lesiva para una carrera herida por todas partes, y que hizo que en vez de una carrera WorldTour pareciese el campeonato murciano.… Leer más

Una fuga que puede valer una Volta

Una fuga que puede valer una Volta

Mira que llevo años diciendo que la Volta ha mejorado, que menos mal, que es una carrera digna de todo el respeto, y todos los años se encarga de dar algunos de los momentos más bochornosos de la temporada. El vivido ayer será recordado durante mucho tiempo por la chapuza de la organización -otra más, nunca hay límite- y por la increíble gesta de Paterski, el polaco que ganó la etapa.

Primero, los héroes. En la salida de la Volta había cuatro corredores que doblaban desde Sanremo: los murcianos Valverde y Rojas, y los corredores del CCC Paterski y Samoilau. Se sabe que los dos primeros cogieron un avión en Niza hacia las siete de la tarde del domingo, tras completar los 292 km. y siete horas en bici de la gran clásica italiana. De los corredores del equipo polaco se supone que también, pero parece que a unos les sentó mejor que a otros.… Leer más

Gana Degenkolb y siempre gana la Milán-Sanremo

Gana Degenkolb y siempre gana la Milán-Sanremo

De las 6h y 45´ que duró la Sanremo 2015 (43´27 km/h de media) al menos seis horas se disputaron bajo una persistente e intensa lluvia; no fue tanto como el año pasado, pero por algo el ciclismo es el deporte más duro, la Sanremo la carrera que mejor encarna lo de ser un deporte de resistencia, y la gloria que otorga la mayor posible tras el Tour de Francia. Ningún otro deporte de alto nivel ofrece tal variedad de recorridos, circunstancias, entrega y vértigo. Eso por delante. Ayer fue un monumento de carrera, y no una carrera-monumento, que sólo puede traer nuevos aficionados a este deporte centenario.

Cuando la televisión conectó quedaban 100 km. para meta, y los ciclistas todavía lucían los aparatosos ropajes para combatir la lluvia. Alguno los lució hasta la Cipressa, 80 km. después, cuando ya splendeva il sole sobre la Riviera ligur y la carrera se estaba decidiendo.… Leer más

Contador contra Froome, segundo asalto

Contador contra Froome, segundo asalto

¡Lo que hace un buen cambio de calendario! La Volta a Cataluña, la tercera ronda por etapas más antigua del ciclismo, languidecía en un olvido eterno hasta que cambió de nuevo a marzo desde las nefastas fechas de junio en que cayó en 1995. Después de años de crecimiento continuado al calor de su ubicación en el inicio de la primavera, la edición de 2015 puede decir que cuenta con la mejor participación de cuantas carreras ciclistas pre-Tour vaya a haber, al menos en cuanto a candidatos por la general.

Si nada descarrilla (¡esas chest infection!) la Volta de este año será el escenario del segundo asalto entre Froome y Contador. El británico se dio de baja para Tirreno a dos días de la salida de la carrera, y hubiese estado bien ver que hacía ante Quintana: ya se vio como llegó Poels. El colombiano no viene a la Volta, pero si viene Valverde… y ahí lo tienen: el podio de la pasada Vuelta a España luchando en gran forma por el triunfo en la ronda por etapas catalana.… Leer más