Una atención especial para…

frogcomphero_270c3e24
Kenacort y Chest Infection, muy ilusionados

Como cada año llega el momento de señalar con el Dedo Justiciero a corredores que, por diferentes motivos, afrontan una temporada de encrucijada en sus carreras. De su rendimiento en 2017 dependerá su futuro, además de por la astrología, los chakras y los chem trails.

Lobato: el corredor gaditano recala en el Jumbo tras no alcanzar las expectativas desatadas en su hype de principios de 2015. Será el único español de la plantilla, y en principio parece tener un calendario de líder salvo cuando tenga que lanzar a Groenewegen, pero ¿líder en donde? ¿En las Ardenas? Pues entonces logrará lo mismo que ha logrado el alemán Martens en estos años.

Gaviria: tras su sensacional debut en profesionales, solo al alcance de muy pocos escogidos, se puede permitir el lujo de pasar un 2017 más resguardado. Se supone que Quick Step lo llevará a debutar en alguna grande -dicen que el Giro-, pero a ver como llega tras las clásicas, esas que se le dieron tan bien sin conocer el pavés. Si mejora su posición en los sprints, se puede hacer de oro.

Verona: la Mascota del pelotón tiene una temporada realmente decisiva para su futuro como ciclista, después de la mala fama creada en el pelotón tras su espantada a mitad del año pasado, negociando a las espaldas de su equipo. Cacareado por la prensa madrileñita por ser del terruño, en el Orica hará lo que le pida el politoxicómano Stephens, capaz de hacer de Durbridge un escalador -inhalando si es necesario- o de la Mula Francis un escalador. De El Escorial.

Stuyven: de momento ya se descarga de la presión de ser el sustituto de Cancellara en el Trek, y hace bien. Sin embargo, a partir de abril y con la retirada de Boonen, le colgarán lo de su sustituto natural, y tal. Tras su exhibición en K-B-K y en la primera etapa del Tour -que no ganó por un suspiro-, su trayectoria de doble campeón del mundo en categorías inferiores le lleva irremisiblemente a brillar en las clásicas de esta temporada, sin esperar más.

Kelderman: el talentino holandés pasa al Giant a punto de cumplir 26 años y todavía por confirmar a donde le llevará esa capacidad para el crono y para subir con los mejores. En principio hará el Giro junto con Dumoulin, en un dupla holandesa realmente interesante pero donde será el subalterno. Es difícil prever que hará alguien que lideró País Vasco y Suiza por un día para no saber defender el maillot, y el año que afronta es decisivo para saber si será otro tulipán más desechado por el ciclismo.

Matthews: otro que llega al Giant, cansado de la estupidez del Orica con Gerrans, en un raro caso de equipo que se queda con el viejo y larga al joven. 2016 no fue tan bueno como se esperaba y llega a un equipo con el treno de Degenkolb ya montado: Silkendam, Timmer y Curvers pueden hacer del australiano un sprinter de esos de 10 triunfos al año, pero vale mucho más que eso. Vale una Sanremo, por ejemplo.

Poels: ya era uno de los mejores corredores del pelotón, y en 2016 se llevó un triunfo que justifica una carrera como es la Lieja. En el Tour demostró que puede andar mejor que muchos jefes de filas, pero en el Sky lo quieren únicamente para Francia y volverán a llevar al Giro a Landa. Veremos qué espacios aprovecha el holandés para brillar, o si acaba saliendo del equipo científico como ha hecho König.

I. Izagirre: una de las grandes incógnitas del año tras su sensacional 2016. En el Bahrein lo han fichado con el rol de estrella, y llevará el peso del equipo en las rondas de primavera y en el Tour, nada menos. De las primeras puede ganar la que quiera, y en Francia puede ser top-five con un poco de suerte. Siempre que no le pille una cagalera, como la que le hizo perderse la Itzulia.

Tony Martin: a ver, no va a cambiar su estatus en el pelotón por lo que haga en 2017, simplemente aparece aquí porque ha cambiado al Katusha y está muy ufano porque “voy a ser el líder en clásicas”, como si Kristoff no existiese. A ver cómo se reparte objetivos con el noruego, que difícilmente rebajará intereses en Flandes o Roubaix, esta última la carrera más accesible para la locomotora humana.

Aru: se queda como líder único del Astana, y opta por un calendario con Giro y Vuelta. Su debut en el Tour fue catastrófico, dando una imagen patética que le acompañará para siempre: incapaz de empezar el Joux Plane con los favoritos. El penúltimo día, y optando a asegurar un top-ten muy maquillador. El sardo tiene toda la pinta de ser el típico corredor italiano con alergia a Francia, como le pasó a Di Luca, Saronni o Simoni. Pero bueno, las alergias son buenas para el ciclismo.

Sütterlin:¡vaya corredor que se ha sacado Unzue! Coronando el Agnello y haciendo un etapón en la etapa reina del ENECO, subiendo el Grammont como un experto con sólo 24 años. Más rodador que escalador, será interesante verlo en esas clásicas donde Movistar acudía por compromiso y con Erviti, y siempre prometiendo que Valverde iba a debutar, y bla-bla-bla. Mucha atención con el alemán.

Van Marcke: el Flecha belga deja el Jumbo tras cuatro años en los que no ha ganado nada de nada, salvo etapas en Noruega y Canadá. ¿Se va a un equipo ganador? Qué va, al Cannondale que no da pie con bola, pero donde al menos encontrará apoyo en el tremendo Van Baarle y Langeveld, además de las otrora inteligentes tácticas de Vaughters, las mismas que hicieron que Van Summeren ganase una Roubaix, o Daniel Martin una Lieja. Solo es incapaz de ganar, en un equipo…pues quizás.

Pinot: con muy buen criterio ha optado por ir al Tour únicamente a por etapas, y afrontar el Giro con aspiraciones en la general. Un Giro de tres cronos, pero ya sabemos que una de las mutaciones de la temporada pasada fue su mejoría contra el reloj, llegando a ganar incluso una etapa en esta disciplina. La carrera italiana suele premiar a atacantes, y es un corredor que ha obtenido grandes resultados fuera de Francia, incluyendo un 5º puesto en la Vuelta escasamente ponderado.

Formolo: va de jefe de filas al Giro con 25 años y el recuerdo de la increíble etapa ganada en La Spezia en 2015, mientras los que seguimos el ciclismo apreciamos su notabilisima Vuelta 2016, donde acabó noveno y no solo por estar en el corte bueno de Formigal. Italia siempre saca a alguien para grandes vueltas, y quizás este sea el año para un Giro consistente y regular. En Cannondale tiene carta libre, porque Urán ira al Tour a estrellarse con lo de siempre.

Caleb Ewan: el velocista completó un 2016 por debajo de las expectativas, con el único fogonazo de ganar en Hamburgo. No parece estar hecho de la misma pasta que Flakemore y Bobribge, aunque comparta pasaporte, y está ante una temporada decisiva para ver si empieza a pasar tachuelas o si se queda en un velocista para perfiles planos como la palma de una mano.

Wellens: con muy buen criterio irá al Tour sin el objetivo de la general, y únicamente a cazar etapas. Ya debutó en 2015 con un nivel bajísimo -ni se metió en escapadas, el muy bribón- y ahora llegará con el bagaje de la etapa del Giro conquistada de manera magistral en Rocca Priora. Con su nivel, se puede llevar un par de etapas. O la gran clásica que merece desde hace años, aunque solo sea por atacar siempre.

Degenkolb: temporada realmente decisiva para un corredor que deja el Giant para fichar por el Trek, un equipo que, al margen de Stuyven, poco le puede arropar en su calendario competitivo. Tras superar el gravísimo atropello que le costó la primera parte de la temporada, su final de 2016 demuestra que todavía puede ser competitivo: su mayor reto está en si todavía puede ganar Sanremo o Roubaix, y en un equipo tan irregular. Creo que no volverá a ser el mismo.

G. Thomas: después de ir 2º del Tour durante 2/3 partes de la edición 2015, su victoria en la París-Niza 2016 parecía apuntar un año esplendoroso, y ha sido muy mierdero. Tanto, que para esta temporada irá al Giro como escudero de Landa, o en previsión de un blancazo a lo alavés. Afronta una temporada decisiva para saber si puede aspirar a algo grande en el ciclismo: alguien que neutraliza ataques de Quintana, y que es contrarrelojista. Sin embargo, el Giro y su espectacular participación no auguran nada bueno. Ni lo que se sabe del Sky como convirtió a pistards en escaladores.
***
Solo por cómo el gran Indurain recuerda su participación en los Seis Días de Madrid en 1986 merece la pena esta entrevista. Especialmente por lo que dice de Contador.
***
Mapa muy detallado de los itinerarios ciclistas y vías verdes de Francia, un país que está muy por delante de España.
***
Pintoresca crónica del paso por Asturias del campeón de campeones (el mejor deportista de la Historia) Eddy Merckx, que cuando era profesional jamás pasó por la diminuta y remota región española.
***
Los asesinos de ciclistas, cada vez más drogados.
***
Magnífico artículo que mezcla urbanismo, racismo y carriles-bici. En Johannesburgo, pero piensen en los inmigrantes que en España usan la bici para ir a la explotación agrícola donde trabajan, y que muchas veces son los únicos que usan la bici para ir al trabajo en el poblachón donde viven.
***
La Vanguardia, un periódico que ha vivido mejores tiempos, publica camuflado como noticia un publireportaje de las tiendas de “nutrición para culturistas”. Del mismo se extraen frases demenciales, como “La gente necesita sentirse muy arropada. La variedad de productos es tan grande que cualquiera se pierde. Nuestros dependientes son entrenadores con conocimientos de inglés, nutrición, dietética…”, además de citar un “gimnasio privado”, donde seguramente siga el ciclo empezado con esa alimentación tan correcta. De hecho, la edición impresa pone una foto que no lleva a ningún equívoco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

26 comentarios en “Una atención especial para…

  1. En el apartado de Pinot , dices que el Giro tiene tres cronos . Tiene dos (la de Montefalco y la del último dia)

     
  2. Te has vuelto a dejar fuera a Alfredo Landa, que para el Zakarin es ya un ahora o nunca. Y parece que este año no ha pillado ni mononucleosis, ni cagalera, ni la rabia

     
  3. Buenas noches a toda la Comunidad y feliz año, esperemos que el 2017 nos traiga un año pleno y lleno de momentazos en nuestro deporte predilecto.
    Con respecto al post (gracias como siempre Sergio) me gustaría añadir a la lista al injustamente tangado en el I Premio Zakarin, Mikel Landa. A tenor del primer párrafo “Como cada año llega el momento de señalar con el Dedo Justiciero a corredores que, por diferentes motivos, afrontan una temporada de encrucijada en sus carreras. De su rendimiento en 2017 dependerá su futuro, además de por la astrología, los chakras y los chem trails. ” considero que pese a su juventud y buen contrato se encuentra en un año decisivo tras los petardazos y blancazos sufridos en 2016, muy sonados. De él hemos visto como es capaz de subir solo a un ritmo infernal cualquier puerto, al tiempo que se quedaba muerto en una tachuela. Un 2017 malo podría forzar su descenso en el escalafón ciclista y truncar una carrera que parecia muy prometedora hace tan solo 2 Giros. El ciclismo que cambia en el Equipo Científico dictará sentencia. Un saludo.

     
  4. Ay madre, Geraint Thomas. Hace muy pocos años habríamos dicho que pedía a gritos un monumento del pavés. O una San Remo como la que casi gana y de la que fue protagonista total en 2015. Y ahí le tenemos, neutralizando escaladores para su líder.

     
  5. ¡Ya estamos en marcha!

    Me acuerdo hace unos 3-4 años cuando si no es por una caída el clasicómano Geraint Thomas casi ganó la Paris-Niza. Incluso era muy rápido en las llegadas. Para mí aquello no era creíble.

    Llegamos a 2017 y además de ser un escudero de lujo para que Froome gane lo que quiera, va como colíder del SKY al Giro.

    Landa efectivamente tiene este año para refrendar su Giro 2015. Habrá bicefalia en SKY para el Giro 2017, cosa rara, porque es un equipo de líder único y todos con él.

    Y Poels, otro que anda mucho y empieza a pedir su cuota de protagonismo. El Tour reservado para Froome y la Vuelta imagino que también, Poels se debe conformar con carreras sueltas tipo clásicas, Itzulia, Cataluña, Suiza…Acabará haciendo la de Porte cambiando de equipo y pasando a ser el líder en el Tour.

    Pinot me parece que acierta probando en el Giro y al Tour a por etapas. Total, el Tour con Froome no está en su mano, aunque ya hizo podio en 2014, suele tener demasiados problemas en esta carrera (abanicos, caídas, bajadas, exceso de presión) para la general.

    Izagirre o Aru, ya son 2 tipos contrastados y con unas carreras en las que brillan. No creo que su carrera sea el Tour, mucho gallo. Han demostrado que brillan más en otros escenarios y lo harán bien.

    Stuyven tiene una pinta buenísima de crack, pero claro, se le quiere hacer heredero de Boonen y Cancellara a la vez cuando apenas ha ganado nada todavía. Yo creo que lo hará muy bien, pero como Van Marcke o Wellens, puedes pelear, ir en fuga pero las victorias están muy caras.

    Formolo me deja un poco frío, fue 9º en la Vuelta pero casi no me acuerdo, bastante anónimo.

    De Lobato no espero gran cosa… hace bien cambiando de aires porque estaba estancado pero no lo veo saliendo del agujero.

    No lo has puesto, pero Zakarin merece una mención. 2017 yo creo que es el año donde va a volar a cotas insospechadas, mucho más que su brillante 2016.

    ¡A ver qué pasa!

     
  6. ¡Qué poquito falta para lo bueno de la temporada!

    En mi opinión, Domoulin y Landa siguen un poco en la encrucijada, además de “La Percha”, a ver si refrenda el gran Giro que hizo el año pasado. Un detalle que los hayas mantenido lejos del dedo justiciero.

    Zakarin, como a muchos, me tiene ganado ya y lo veo con solidez para asaltar el podio de una grande y quizá alguna vuelta de una semana, donde más lo veo es en Italia.

    ¡Un saludo atoda la comunidad2005!

     
  7. ¿Por qué no has puesto a Boonen? Teniendo en cuenta que lleva 10 años siendo uno de los referentes en primavera, creo que es interesante prestar atención a lo que pueda hacer en su última (media)temporada. Eso sí, personalmente creo que perdió el año pasado la última oportunidad de ganar una quinta piedra, igual que Freire lo hizo en su día con el cuarto mundial. Sé que muchos estarán deseando que me equivoque, igual que yo espero que tú te equivoques con Degenkolb y volvamos a verle arriba.

    Saludos

     
  8. No me había enterado de que Van Marcke ha dejado el Lotto Jumbo. Su principal problema es que solamente sabe machacar adoquines a su paso pero es incapaz de rodar en solitario ni esprintar decentemente. Así es difícil que gane un monumento, si acaso una Het Volk o Harelbake de perfil bajo. Además, al pasar los adoquines simplemente por fuerza bruta, es muy propenso a tener problemas mecánicos.

    Apuesto a que seguirá cosechando podios pero no conseguirá victorias.

     
  9. Me falta un comentario sobre el impronunciable Kruijswijk, ya que después de su frustrado Giro, que se espera de él en 2016? aparte de quitarse la percha de la espalda, claro, menuda planta.

     
  10. Bastante sorprendente que en la entrevista a Indurain cuando se le pregunta por el estado general del ciclismo español antes de la pregunta específica, ni lo nombra junto a Purito o Valverde. Y luego se pone más de lado de Froome que de Clembu en cuanto al “estilo”.

    Desde luego no es santo de su devoción, lo cual, me alegra en parte.

    Saludos Sergio.

     
  11. Respecto a lo que dice Indurain de Contador yo le doy la razón. Aunque 2 GV no le cuenten, las ha disputado a tope. Es a nivel físico como ganarlas, y serían 9. Es mucha paliza para el cuerpo y se paga. Llegará al tour con casi 35, demasiado. Si fuera inteligente y con dos cronos debería ir al giro y al tour a buscar etapas olvidándose de la general. Si fracasa en el tour y no hace podio se le va a criticar. Pienso que este podría ser su último giro y si no se desgasta con mejor equipo incluso podría ir al tour a la expectativa y relajado. 5 tours seguidos sólo los tiene miguelón . Froome puede enfermar, caerse, y Quintana, puede no sacarle mucho en montaña, o sea que puede crecerse y disputar la general, pero deberían fallar froome y Quintana, o ser un tour muy lluvioso, como el sexto de Miguel. Yo soy Contadorista, pero también fuí de Delgado y con la edad sabía que un podio era ya más que suficiente. Veremos la pretemporada. Contador necesita un equipo muy potente en montaña para estar delante, y no lo tiene.

     
  12. Aunque nunca se sabe, hoy la longevidad ha aumentado por trabajar con wattios, pero para eso está froome. Creo que contador en 2016, tras el fallo de Quintana y lo justo que iba froome, tras el dhaupiné podía haber ganado este tour. Pero todos los años no fallan los rivales. Lástima que no gane un tercero pero el tour es el tour. Con 7 GV no se puede quejar. Aunque ya le toca no caerse y llegar al 100%. Yo aún confío en que suba segundo al podio. Sería una gran despedida.

     
  13. No conozco a Contador personalmente, pero sí al ciclista, y siempre ataca. Cada vez le sale peor la jugada pero ataca y le honra. De hecho , dd no ser por él Quintana no gana la vuelta. De sus ataques alguien puede sacar provecho. Además que es el único que destroza a los gregarios de Froome y eso da emoción al quitar el trenecito. Hay más posibilidades para los demás.

     
  14. Me hubiera gustado ver a Rohan Dennis en esta lista. Para mi, este chavo si está en la encrucijada.
    El año olympico, y sus objetivos en CRI, ya pasarón. Ahora creo que se va a probar a subir seriamente, y no veo lo que le impidiera tener una trayectoria a lo Dumoulin.
    En un BMC liderado por un Porte que no gana mucho y un Van Garderen que se va disluyendo, creo que tiene espacio. Sabe subir ya bastante bien : 8° en el Dauphiné 2013 (!), 3° y 2° en Calfornia 14 y 16 con victoria cuesta arriba al Monte Diablo, el antiguo maillot jaune del Tour ya tiene un palmares muy bonito, pero tiene una oportunidad de alcanzar otra dimensión en el pelotón.

    Tengo un problema serio con el ciclismo italiano. Nunca fui un gran Nibalista, a pesar de reconocer que es un gran corredor, ganador de los tres grandes, y tal. Pero la verdad, desde su Tour victorioso, me parece ya casi jubilado… (Ya sé, ganó el Giro esté año, pero la verdad, no ganó como lo hubiera debido).
    Muchos han querido ver en Aru el heredero de Nibali, y alomejor lo es ; pero la imagen patética que le has visto en el Tour esté año, para mi la está trayendo desde al menos el Giro 2015, cuando el Astana decidió perder el Giro con Landa para poner a su talentino italiano lo mas arriba possible (la etapa del Mortirolo está para recordar).
    De manera general, los ciclistas italianos actuales no me caen muy bien… pero si hay uno que no cabe en lo anterior dicho, es Formolo. ¡Que pedazo de corredor! Muy fresco, muy bueno, sabe ganar, sabe jugar y se puede destacar tanto en etapas, en clasicas, y ahora en grandes. Me encanta.

    Por fín, alguien recuerda un mejor año de neo-profesional que la de Gaviria, ultimamente? Me parece mejor que la de Sagan en 2010, y desde luego, yo no recuerdo mejor entrada en el mundo profesional. ¡Y eso que se cayó en la Vía Roma!

     
  15. Me cuentan que Suárez Cuevas y sus colegotas hicieron una encerrona bestial al caníbal engañándole como un chino para que fuera una cena que en realidad ser convrtió en un besamanos de políticos y una cena con 400 desconocidos. Al parecer, el belga salió por patas de la cena y estuvo muy borde.

     

Leave a Reply to Gerard Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *