Por fin una etapa del Giro

El Giro de Italia no llegó al Gargano hasta 1979, una fecha relativamente reciente en una carrera que empezó en los albores del siglo pasado. Hay muchas razones que lo explican: la relativa pobreza de la zona, su incontrovertible aislamiento, y el poco arraigo del ciclismo en la zona. Desde entonces, ha vuelto en otras seis ocasiones y, al menos en todas las veces que hay memoria reciente, ha sido una buena etapa.

En el año 2000 ganó un joven Di Luca, que sin embargo reconoce en su muy estimable libro que iba ya hasta las trancas. En el 2006, en una maravillosa etapa-maratón, hubo una fuga muy peligrosa y triunfo final de Pellizotti; en 2008, última ocasión hasta la fecha, el ganador fue Matteo Priamo, un corredor que entonces tenía 26 años: dio positivo por la misma CERA que su compañero Sella, y dejó el ciclismo. Bruno Reverberi, su director, sigue en carrera con el Bardiani de los positivos de Pirazzi y Ruffoni, pero nadie dice nada de los acueductos comunicantes.… Leer más

 

Carreras que desaparecen: el Criterium Internacional (y III)

2014_criterium_international_poster_afficheReceta para matar una carrera de gran arraigo en el calendario ciclista, de ilustre nómina de vencedores y formato exitoso: ponerla en un fin de semana donde compita con otras tres pruebas ciclistas. Esta sería la dosis homeopática que ha enviado a la fosa al Criterium Internacional, otra carrera organizada por ASO -como Qatar- que en este 2018 no se celebrará, con la notable diferencia que esta era una carrera que se disputaba en Francia.

En Francia, y para franceses. La prueba vivía en una permanente agonía deportiva desde hace diez años, cuando ese monstruo alemán llamado Voigt se especializó en ganar una y otra vez la carrera, que había logrado en 1999 cuando era un engendro con planta de jugador de balomnano que sumaba carreras en plena #EPOGoldenAge, según sus palabras limpio. Es una buen forma de ir rematando una carrera, como casi pasa con el Tour y septenio de Armstrong.… Leer más

 

Una atención especial para…

Como cada año llega el momento de señalar con el Dedo Justiciero a corredores que, por diferentes motivos, afrontan una temporada de encrucijada en sus carreras. De su rendimiento en 2017 dependerá su futuro, además de por la astrología, los chakras y los chem trails.

Lobato: el corredor gaditano recala en el Jumbo tras no alcanzar las expectativas desatadas en su hype de principios de 2015. Será el único español de la plantilla, y en principio parece tener un calendario de líder salvo cuando tenga que lanzar a Groenewegen, pero ¿líder en donde? ¿En las Ardenas? Pues entonces logrará lo mismo que ha logrado el alemán Martens en estos años.

Gaviria: tras su sensacional debut en profesionales, solo al alcance de muy pocos escogidos, se puede permitir el lujo de pasar un 2017 más resguardado. Se supone que Quick Step lo llevará a debutar en alguna grande -dicen que el Giro-, pero a ver como llega tras las clásicas, esas que se le dieron tan bien sin conocer el pavés.… Leer más