Doble victoria de Carapaz: etapa y gregario

Doble victoria de Carapaz: etapa y gregario

El Giro cada vez se parece más al Tour. No es una buena noticia. Fugas pactadas de continentales que jamás llegarán a meta, y también demasiadas caídas e incidentes de favoritos en los primeros días. Además, este año la retransmisión abarca la casi totalidad de la etapa, al haberse adelantado una hora, y al mismo tiempo haberse retrasado la llegada a meta hasta más allá de las 17:30.

Hoy en la retransmisión han abusado de las cámaras a bordo de los ciclistas, que poco o nada aportan. Lo realmente importante que se puede ver en estas etapas tan largas -235 km. hasta Frascati- se evita siempre que se puede: es importante señalar que en la etapa anterior, mientras el japonés iba fugado, Rojas hizo un vodevil de pelea con otro corredor.

En ese momento quedan más de 170 km. a meta y el cámara, en vez de centrarse en eso, iba apartando el foco, muestra inequívoca de que lo había visto.… Leer más

 

Mucho Giro para poco Landa

Mucho Giro para poco Landa

“Si fuera mis rivales estaría cagado”. De esta manera tan explícita se ha referido Simon Yates a la edición apenas comenzada del Giro de Italia. Como ya apuntado, su decisión de salir el último de los favoritos en la crono del primer día ya indicaba mucho de su estado de euforia actual, pero verbalizarlo de esa manera…en fin, supongo que será un efecto secundario del tratamiento recibido para ganar el Giro de Italia.

Unas declaraciones de ese tipo, en un deporte tradicionalmente pacato como el ciclismo -y ojalá sea así siempre- tienen que traer consecuencias, como en su día las padecieron Wiggins o Armstrong. Quizás no en el mismo momento en que eyaculan verbalmente los restos de la droga que llevan en el organismo, pero con el tiempo, inevitable juez en este deporte .

Como pronto, a Simon Yates no le llovió en el recorrido. Su apuesta, en todo caso, queda ahí.… Leer más

 

Una auténtica etapa del Tour (actual)

Una auténtica etapa del Tour (actual)

Después de dos días trepidantes por el viento y la entrega de los ciclistas, hubo pacto mafioso para llevar una etapa de 200 km. totalmente controlada y de pedaleo con dorsal. Los believers de este deporte dirán que era porque había viento de cara durante los 170 primeros kilómetros, y los que llevamos tiempo viendo el fenómeno de cómo las etapas llanas acaban siendo escamoteadas al espectador tenemos una nueva muesca.

Después del primer sprint intermedio (km. 24, Kwiatkowski sobre SMS Sánchez) se formó una fuga de ocho corredores, lo normal cuando se llevaba una hora de carrera -¡el viento de cara tenía que ser huracanado!-, pero el pelotón no les dejó ir por delante, porque….porque…tocaba descanso. En las crónicas se lee que era porque estaba Turgis -a pocos segundos del liderato- y algún sospechoso habitual de no parar -De Gendt-, pero la realidad es que la fuga que finalmente se formó fue la de siempre.… Leer más

 

Más ciclismo y menos sterrato

Más ciclismo y menos sterrato

No es la primera vez que pasa en el ciclismo, y lamentablemente es una tendencia que va a ir más. Las pruebas nuevas, que venden falsa antigüedad, se imponen a las antiguas que proponen el ciclismo de siempre, y que suelen ser en el 90% de los casos mucho mejores. Las pruebas nuevas, por interés del mercado y de la masa zombificada de fans reciben toda la atención mediática, mientras las antiguas palidecen.

De ahí denominar clásica a una carrera de un día nacida en 2007 por copia de una marcha cicloturista, y cuya primera edición fue ganada en justicia por alguien tan perdurable como Kolobnev. O Lovkvist. Después ya vino la passione, il vero, y l´autentico, que son las necedades con las que los italianos adornan, desde que el mundo es mundo, sus inventos.

Strade Bianche es una carrera vulgar, tanto que ni la misma organización considera interesante retransmitir más allá de los últimos 60 km., por lo que el espectador se pierde más de la mitad de su supuesto gran atractivo, esos tramos sin pavimentar -y sin público- cuyo atractivo se incrementa cuando llueve, afortunadamente una única vez desde que se disputa la prueba.… Leer más

 

A temporada pasada

FernandelJeanGionoCon el fin de la temporada ciclista llega el momento de repasar el post de enero donde, cual sibilla délfica desnortada, establecía y discriminaba entre los corredores que merecían una atención especial en 2018 y los que no, una inmensa mayoría silenciosa. Viendo la lista de hace 10 meses casi todos han cumplido el pronóstico, no excesivamente difícil. Alguno de ellos repetirá para 2019, porque es un habitual y no puede salir de su personaje ciclista. ¡Ánimo! Ya solo quedan cuatro meses, y recuerden que es conveniente leer el post del enlace antes de afrontar este.

Roglic: no una, sino que ha ganado dos vueltas de prestigio WT. Además, cuarto en el Tour, tras ganar la última etapa de montaña donde fue el que más atacó y que le permitió estar en el podio hasta su decepcionante crono final. Para 2019 será el corredor favorito en estas mismas pruebas, y esperemos que no se obsesione con la gran cita de julio, porque tiene todas las carreras por etapas a su alcance.… Leer más

 

La Sanremo hace (aún más) grande a Nibali

La Sanremo hace (aún más) grande a Nibali

El argumento ya ha salido aquí repetidas veces: para que en el ciclismo pasen cosas tiene que haber distancia. La Sanremo es una carrera que desespera a los true believers del ciclismo -la mayoría de ellos, de aluvión- porque aparentemente no pasa nada, aunque haya distancia. En realidad, pasan un montón de cosas que difícilmente se traducen en esa concepción de espectáculo que ha ido formándose en los últimos tiempos: el momento youtube, el buenos contra malos, el un puntito de más.

Con toda seguridad, nada de lo que pasó en los últimos ocho km. de esta edición de Sanremo hubiese sucedido de no haber habido antes 286 km., la mayor parte de ellos bajo el agua y frío. Eso, y el viento de cara, hizo que la media de la carrera fuese la más baja en décadas, propiciando asimismo una resolución de la carrera que no se veía desde mucho tiempo atrás.… Leer más

 

Una atención especial para…

AndySingerLa temporada 2018 que todavía tiene que comenza se caracteriza por una gran movilidad de corredores entre equipos, con algunos que se han reforzado espectacularmente (como el UAE) y otros que se han empobrecido notablemente (como el Movistar). Sin embargo, esta sección fija del blog se caracteriza por el análisis personal de aquellos ciclistas que, bien por edad, bien por haber cambiado de formación, están ante una temporada decisiva.

Roglic: gana etapas de alta montaña en el Tour con el Galibier de por medio, gana cronos de grandes vueltas, gana etapas como llegador en vueltas WT, gana medallas en mundiales…todo lo que no sea ganar este mismo año una vuelta de prestigio será un fracaso, aunque con estos corredores multiherramienta surgidos de la nada nunca se puede esperar nada bueno. En el Jumbo no hay nadie que le pueda hacer sombra.

Kelderman: se descarta para el Tour y pone como objetivo de la temporada la Vuelta, donde habrá acabado en el podio final una vez se ejecute la condena por dopaje a Froome.… Leer más

 

A temporada pasada

DLi6zu2WsAAPH0a[1]Los protagonistas creían que nunca llegaría el final de la temporada, tras haber sido señalados en el ya lejano mes de enero. Algunos han estado en sus marcas, otros han clavado fielmente el pronóstico, un par de ellos se ha desmarcado del vaticinio agorero y han trazado su propia trayectoria. Sea este el momento de repasar la trayectoria en 2017 de estos ciclistas:

Lobato: efectivamente, ha logrado ser el nuevo Paul Martens del Jumbo. Una única victoria en el Tour de L´Ain, y un segundo puesto en la etapa de Tarragona de la Vuelta, donde no se le volvió a ver más en un sprint, llegando a optar por soluciones tan ingeniosas como ir escapado en la etapa de Gijón. El equipo en el que está es como es, o sea que puede que el próximo año haga lo mismo.

Gaviria: sacrificó las clásicas de pavés para llegar al Giro lo mejor posible, y le salió muy bien.… Leer más

 

Por fin una etapa del Giro

El Giro de Italia no llegó al Gargano hasta 1979, una fecha relativamente reciente en una carrera que empezó en los albores del siglo pasado. Hay muchas razones que lo explican: la relativa pobreza de la zona, su incontrovertible aislamiento, y el poco arraigo del ciclismo en la zona. Desde entonces, ha vuelto en otras seis ocasiones y, al menos en todas las veces que hay memoria reciente, ha sido una buena etapa.

En el año 2000 ganó un joven Di Luca, que sin embargo reconoce en su muy estimable libro que iba ya hasta las trancas. En el 2006, en una maravillosa etapa-maratón, hubo una fuga muy peligrosa y triunfo final de Pellizotti; en 2008, última ocasión hasta la fecha, el ganador fue Matteo Priamo, un corredor que entonces tenía 26 años: dio positivo por la misma CERA que su compañero Sella, y dejó el ciclismo. Bruno Reverberi, su director, sigue en carrera con el Bardiani de los positivos de Pirazzi y Ruffoni, pero nadie dice nada de los acueductos comunicantes.… Leer más

 

Carreras que desaparecen: el Criterium Internacional (y III)

2014_criterium_international_poster_afficheReceta para matar una carrera de gran arraigo en el calendario ciclista, de ilustre nómina de vencedores y formato exitoso: ponerla en un fin de semana donde compita con otras tres pruebas ciclistas. Esta sería la dosis homeopática que ha enviado a la fosa al Criterium Internacional, otra carrera organizada por ASO -como Qatar- que en este 2018 no se celebrará, con la notable diferencia que esta era una carrera que se disputaba en Francia.

En Francia, y para franceses. La prueba vivía en una permanente agonía deportiva desde hace diez años, cuando ese monstruo alemán llamado Voigt se especializó en ganar una y otra vez la carrera, que había logrado en 1999 cuando era un engendro con planta de jugador de balomnano que sumaba carreras en plena #EPOGoldenAge, según sus palabras limpio. Es una buen forma de ir rematando una carrera, como casi pasa con el Tour y septenio de Armstrong.… Leer más