Caterva de libros (hacia un intento de categorizar)

El gran Tom Gauld

Se me han acumulado los libros de ciclismo y, dado que no hay temporada ni viso alguno de que la vaya a haber, voy a pasar a comentarlos de manera sucinta, porque cada vez hay más, peor es el contenido, y peores las perspectivas hacia el futuro.

Tradicionalmente los libros de ciclismo se dividían entre los libros-testimonio de los ciclistas en primera persona, la categoría más evidente y en donde están las mejores aportaciones; los libros de periodistas que recreaban, bien con refritos de crónicas, bien con material nuevo, lo que ellos habían visto sin dar pedales; y los libros técnicos, de homenaje, de fotos o de chorradas paralelas, como altimetrías.

Poco se salía de esas tres categorías, hasta que llegó la era del YO, la producción barata, los editores inexistentes, la saturación del mercado, el todo el mundo es escritor, y el deporte como el centro de la vida de mucha gente, por encima de la familia (“soy padre y hago 12.000 km. al año”), y otras cosas mucho más relevantes.

Ahora mismo hay no menos de 30 novedades de libros ciclistas al año, ampliándose las categorías clásicas con nuevos subgéneros, a cada cual más aberrante. Está el de “mis amigos los ciclistas”, ese que cultivan Hainara Ernando y Laura Meseguer, tan diferentes en tantas cosas, y tan parecidas en esto en concreto. Libros futiles, basados en la relación personal, que no aportan nada, salvo fomentar el ego de cada uno, en algunos casos exagerado y de prescripción clínica.

Muy intímamente unido, pero con entidad suficiente para formar otro submundo, están los libros de fans, realizados de manera artesanal, por crowdfunding, y que caen en los mismo vicios de amiguismo de los anteriores, pero de manera aún más exagerada. Unos pocos salen buenos, aunque en su propia naturaleza está el fracaso, incapaces de plantearse cualquier crítica.

Es un fenómeno contemporáneo. No hubo un libro de fans al KAS en su época, por poner un ejemplo, ni tampoco a Indurain. Es esta época del selfie, el yo también lo valgo y las necesidades básicas ampliamente cubiertas lo que propician estos productos editoriales extremadamente deficientes, de consumo únicamente para sus autores y los familiares.

También está el subgenéro de los libros de historia del ciclismo, ya preexistente, y que ahora transciende los clásicos de “el Tour 1985” o “la temporada 1990” para adentrarse en terrenos especializados, rayando el frikismo inútil, y en su mayoría usando fuentes secundarias, banalizando lo sucedido, y escondiendo o pasando de puntillas por los aspectos más controvertidos. Historia, sí, pero la que me sale del rabo.

Un plomo. Una puta mierda cántabra.

Y, por último, están los libros de narrativa. Es cierto que había algún precedente -plomizo, horrible-, pero ahora una parte importante de esas novedades editoriales ciclistas consiste en libros de narrativa con temática ciclista principal, en su inmensa mayoría escritos a un nivel muy básico y pedrestre, imposibles de recomendar a alguien con un mínimo de cultura -o al que aprecies algo-, incapaces de entretener, y con un vocabulario digno de Marca, su mayor fuente de inspiración.

Ese es el panorama. Si les entretiene, pueden intentar ubicar los libros siguientes en alguna de esas categorías, o aportar alguna más que no haya podido categorizar.

La editorial Libros de Ruta me ha hecho llegar, y se lo agradezco, dos de sus últimas novedades. La más destacada de todas es La carrera contra la Stasi, un libro de un periodista inglés residente en Italia, uno de esos que se encoge de hombros con el dopaje, que piensa que Tom Simpson es un héroe, y ya saben la cantinela.

Un día se topó con la historia -hay un gran adanismo en todos estos autores- de un campeón ciclista de la RDA, y recabó información y testimonios sobre sus vicisitudes. Quizás con complejo de culpa, o con ánimo de transcender, ha creado un libro que intenta ser un documento, con una organización tipo dossier, y que es diferente no por eso, sino porque es uno de los pocos libros que se pueden recomendar a alguien que no le guste el ciclismo.

Esto es así porque sirve perfectamente como testimonio para explicar, en un contexto didáctico, lo que era el régimen enfermo y criminal de Alemania del Este, donde uno de cada diez habitantes colaboraba directa o indirectamente con esa Gestapo comunista llamada Stasi, tan demente que incluso un ciclista era objeto de persecución, seguimiento y represalias. Desde luego, es mucho más accesible que otros clásicos del tema, que por supuesto no aparecen reflejados en la bibliografía final, probablemente por desconocimiento supino del autor.

El otro libro remitido es obra de Julen Gabiria, Desde lo alto se ve el mar, un prolífico autor en euskera  -esta mismo está publicada originalmente en su idioma natal allá por 2004-, y que ahora ve traducida su única obra de ciclismo al castellano. Breve, escrito a la vasca maniera -frases cortas, adjetivos escasos: así es la lengua-, incluyendo una temática entre la fantasía y la ensoñación. No es lo que yo pido a una novela, pero desde luego no es el peor producto de su género. Se lee bien, a medio camino entre Tornatore y Kirmen Uribe, que siempre tienen su público.

Más conflicto me causa El chico que soñaba con ser Gianni Bugno, otro horrible producto de Contra Editorial, especializados en el género. En la cubierta se define como “a caballo entre la novela de autoficción y crónica sentimental del ciclismo de su adolescencia y juventud”, y debe ser a caballo de un pony ciego, cojo y comatoso.

Es un ejercicio solipsista inaguantable e impublicable, donde el autor entrevera con mala técnica su vida -que intenta vender como normal, “de barrio”, cuando era del percentil alto- con las carreras ciclistas, supuestamente con Bugno como excusa. No hay nada de eso: en un momento dado dedica páginas y páginas a la Vuelta de 1992, just porque sí, mientras está todo el rato enamorándose, yéndose a campamentos bilingües en los ochenta, citando canciones -libros muy pocos, y se nota-, y todo dentro de esa ola tan de moda de la nostalgia. Hasta la portada del libro parece de esos “yo fui a la EGB”.

Pobre Bugno, mancillado así

En varios pasajes del libro da la sensación de que el autor necesita ayuda psicológica profunda, y no le debe ser extraña por algunas expresiones que usa. Llega a decir lo injusto que es haber sido mileurista “con tres idiomas”, y por supuesto no falta la oda final al hijo tardío, donde sublimará todas sus frustaciones vitales. Clase media-alta venida a menos, pero la culpa es de PRISA, y no de haberse fumado los mejores años de su vida entre porros, putas lisboetas y con la tele continuamente encendida viendo deporte: de ahí sus libros y escritos.

#MareaNaranja es un libro escrito con párrafos de cuatro líneas -haikus- por unos fans del Eukaltel, autoeditado y que jamás cita la palabra dopaje. Ahí está su mayor mérito: hacer un libro de una de las mayores cuevas que jamás han existido en el ciclismo, y no dedicar ni una línea a su mayor legado. Es tan increíble que jamás me lo hubiese creído, y agradezco mucho el ejemplar a la persona que me lo ha envíado. Sin duda el tema principal merece un libro, y puede ser jugoso. Lo tendría que hacer alguien capacitado y, a ser posible, distante de aquella ensoñación que fue el Euskaltel. “Marea Naranja” es un chiste en sí mismo.

Un fotolibro de ciclismo siempre entretiene. Emoción cumple esa función con una presentación de lujo y un contenido que parece también un chiste, sin pretenderlo. Subtitulado “Fotos, vivencias y anécdotas de 20 ciclistas”, es obra de Juan Mari Tolín, un fotógrafo vasco especializado en ciclismo. Los 20 ciclistas, huelga decirlo, son todos vascos.

El libro son fotos del autor, y chascarrillos ciclistas tipo “el día que llegué tarde a un aeropuerto”, o “el día que me perdí entrenando y llegué tarde al hotel”. Aporta entre cero y nada al conocimiento del ciclismo, pero entretiene a carcajadas cuando lees que Astarloza “disfruta leyendo”, que Astarloa aborrecía los puertos y que nunca ha subido el Tourmalet o Urkiola, y demás cosas que confirman lo que ya se intuía de cada uno.

Ayuntamiento de Getxo

El último libro, y el que más me ha gustado, es Historia del Circuito de Getxo, con motivo de sus 75 años. No tiene ISBN y atufa a publicación institucional -hasta sale la atractiva alcaldesa, tan getxotarra, en la presentación-, pero está muy bien hecho y con amor sincero, con un trabajo ingente a cargo del autor, Yon Gil Aguilar.

Las fotos, abundantes, están reproducidas con mimo -una de las grandes lacras de este tipo de libros- y los textos, mejorables, se salvan por el indudable cariño con el que están escritos. Hay que tener en cuenta que el Circuito de Getxo se organiza a la antigua por el Punta Galea, y es un milagro que año tras año consiga salir adelante.

Lo más destacado del libro es que no escatima los momentos controvertidos, como cuando en 1984  y 1985 graves fallos de la organización llevaron casi al descalabro total, o una impactante foto de un atropello al público por parte de un vehículo oficial, sin duda algo inaudito en una publicación de este tipo. A mí me ha gustado mucho, son los libros que más aprecio dentro del ciclismo (incluye hasta una reproducción de los carteles de la prueba) y, como desde aquí llego a mucha gente, que alguien le comunique al autor mi reconocimiento. Así, sí. Y que sean otros 75 años más.

***

Tristísimo trofeo Luis Puig, recuperado porque sí. Únicamente tuvo 98 km., una distancia que convierte las etapas del Down Under en Sanremos. Ganó Manzin, el buen velocista del Total, batiendo a Aristi del Euskaltel. Nunca un inicio del calendario europeo fue más triste, ni de peor nivel.

***

Muere de cáncer a los 53 años Alejandro Gómez, un gallego de medio fondo que participó en tres JJ.OO y que, después de Atlanta, se pasó como tantos otros a la moda de la maratón, empleando las mismas armas que Martín Fiz y Abel Antón. Lo hizo tan bien que en 1997 incluso logró la plusmarca nacional con un 2h 07´54″ que solo se explica por la #GoldenAge de entonces.

***

¡Qué raro! ¡Nadie podía saberlo! Otra vez a pedir dinero a cambio de nada. Poco le ha durado la anterior campaña. Es terrible lo de la izquierda y sus ídolos de paja. Ahora resulta que un mecánico de bicis es un hacker y creaba procomún. Hay que reirse bien fuerte de esta panda de gilipollas, que se creen que el Registro de la Propiedad se quemó, y cualquier paparrucha.

***

Tanta crisis no habrá si una factory-town decadente y que pierde población a espuertas se puede gastar 600.000 euros en esto. El deporte, el caballo de Troya clásico para el gasto superfluo. Ojalá poder ver el concurso público y justificaciones como “fijar población”, “crear desarrollo” y esas cosas de siempre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

145 thoughts on “Caterva de libros (hacia un intento de categorizar)

  1. Gracias Sergio por tu impagable labor de ahorrarnos el tiempo de leer semejantes bodrios.

     
  2. Fantástica entrada
    Joder, tengo una horroroso de finales de los 80 de técnica ciclista supuestamente escrito por Hinault. No hace falta decir que ha envejecido fatal.

    Dos preguntas ¿qué te parece el trabajo de Graham Watson? ¿Te gusta o te parece sobrevalorado? En algunos círculos le consideran el Mick Rock del ciclismo.

    ¿Has visto la película de animación ‘Bienvenidos a Belleville?

     
    • Gracias, me alegro que te haya gustado.

      Ese libro fue un best-seller de la época, la autoría real es de Claude Genzling. Como en tantos casos de deportistas, Hinault solo ponía el careto. Los libros de entrenamiento son como las dietas: unas veces está en boga unas cosas, otras algo completamente diferente, y dentro de unos años, vuelta al principio.

      Watson fue el fotógrafo con el que crecí, por su monopolio en CaF, la única revista al alcance del aficionado. Tiene fotografías míticas, pero con el tiempo te das cuenta que el mejor es el holandés, ahora casualmente no me sale el nombre. Mick Rock tampoco me parece gran cosa, y mira que soy bowiano hasta la médula.

      De cine sigo muy poco.

       
      • Gracias Sergio. Si, efectivamente el bretón solo ponía la cara. A saber quien me regaló ese bodrio infumable.

        Y totalmente de acuerdo con lo de Mick Rock, está además endiosado. Tuvo la suerte de estar ahí. Graham Watson estuvimos viendo la posibilidad de comprarle un original para un amigo (creo que era una foto de una Paris-Roubaix de los 80) para regalar a un amigo por su boda y el precio hizo que nos descojonaramos.

         
        • Es que las fotos de Mick Rock son malas, de cojones. Pero claro, sacó lo de la supuesta felación de Mick Ronson a Ziggy Stardust, y otras cosas -como la cena a tres entre Lou, Mick y David- y claro…

          Watson se retiró sorpresivamente de un día para otro, y se fue a vivir a Nueva Zelanda. Vive de esos sablazos.

           
          • Antes de retirarse ya pasaba allí la temporada sin ciclismo (verano austral, invierno aquí).

             
      • Pues a mi no me parece que haya envejecido tan mal. No para un “pro”, pero para un globerillo puede ser útil incluso hoy.
        Y por cierto, gracias por las recomendaciones literarias, ya he perdido la cuenta de las lecturas que te debo.

         
        • Perdón, me quedé dormido escribiendo. Decía que mi libro preferido de ciclismo es Re: Cyclist. 200 years on wheels.

          Es de Michael Hutchinson, un antiguo ciclista inglés o irlandés, especializado en contrarreloj y pista, que también es periodista y escribe en revistas de ciclismo y prensa generalista bajo el pseudónimo de Dr Hutch. Ha escrito 3 libros pero este último está bien.

          Es una historia del ciclismo contada a través de anécdotas y pequeños hitos que te dan una idea de porqué el ciclismo es tan diferente en el continente europeo frente al británico o al americano. Cómo una prohibición es capaz de incluso hacer que haya dos diferentes federaciones en Gran Bretaña, una de contrarreloj y pista y otra de ciclismo en ruta.

          La verdad es que es entretenido, ligero y no es pretencioso, no pretende sentar cátedra.

          No sé si está traducido, lo compré en su versión original.

           
  3. Gracias Sergio por los articulos que escribes. Suelo estar viendo todos los dias si hay alguno nuevo tanto aqui como en politica menor, que echo de menos, y aunque no sea mi tematica preferida la de los libros de ciclismo es una gozada leerte. Siempre rescato un monton de pinceladas que me alegran el dia y eso que soy un vasco que ha crecido con la marea naranja en la carretera.

     
  4. Luego está la sección tesis doctorales sobre bicicletas y ciclismo, de las que se pueden encontrar varias en internet. Ésta, por ejemplo, es de un departamento de filología francesa y tiene ya casi 20 años: https://eprints.ucm.es/4684/

     
    • Si no está publicado, no es un libro. ESta no parece que esté mal, la que tiene que ser espantosa es el TFG que hizo uno sobre Carlos Arribas…o creo que incluso fue Tesis doctoral…

       
      • Sí, sí, no quería decir que fuese mala (es una tesis hecha en un departamento de filología, no de sociología u otras cosas esotéricas). A efectos prácticos puede usarse como diccionario (las últimas 500 páginas) francés-español-inglés de términos ciclistas

         
  5. Hola Sergio. En mi experiencia como lector creo que he leído un poco de todo. Con algunas obras llegar hasta el final de una lectura a veces se convierte en una cuestión de orgullo.

    La novela que mencionas sobre el Alpe d’Huez me la leí con 17 años, creo que un poco después de la retirada de Indurain. Soy, como unos cuantos de los que te leen habitualmemte, un aficionado que se enganchó a la bici siendo un adolescente que veía a un superhéroe de carne hueso.

    El libro en cuestión cayó en 2-3 días. Me encantó. Batallitas, geografía, historia, emoción, resistencia, agonía, victoria merecida, lo tenía todo, un Dumas con ruedas, sakvando las distancias. Lo recuerdo como una de mis lecturas más entretenidas.

    Es mi opinión. Puedo entender que muchos lo encuentren un ladrillo, pero aún así me sigue pareciendo una gran lectura.

    Gracias por tus sueltos. Un saludo.

     
    • En mi opinión, habiendo tantos libros buenos por ahí, es una pérdida de tiempo dedicarle algo de ese bien tan escaso a un libro plomífero, al que le sobran 200 páginas…pero que vamos a decir de un siniestro personaje que escribía en El Mundo, y que tiene otra novela llamada “El Mecanógrafo” de más de mil páginas….

       
    • A mi me pareció insufrible, pesadísimo, y eso que lo pillé con la fiebre lectora y ciclista adolescente… Páginas y páginas para describir un mísero kilómetro…
      Y lo de llamar al Dobra “el Galibier chiquituco”…

       
  6. “a medio camino entre Tornatore y Kirmen Uribe”
    Mira que hay burda de escritores vascos para mencionar…

     
    • Yo es que no sigo el mundillo. Es como el islandés. Basta que escribas en euskera, que acabas publicado. O con Nobel, en el caso insular-septentrional. He citado el que conozco, el de la gran estafa de Un tranvía llamado S/P.

       
      • Uf, Unai Elorriaga… tuve que leerlo en el Euskaltegi. Tan aburrido el libro como el autor. La novela está ambientada en el Puerto Viejo de Getxo. La película posterior horrorosa.

        Alguna cosa de Kirmen Uribe si que me gusta en todo caso.

         
            • Ese es divertido y entretenido. Hay una tendencia en todo lo que sea el deporte a ser transcendente que casa muy mal con salir vestido de Mikolor a disputar competiciones.

               
          • Gran novelista! Desconocido para muchos lectores de su tierra, por no haber estado en la órbita del “sistema”.
            Recomendable su trilogía “verdes valles, colinas rojas”. Pese a su gran volumen, merece la pena cogerlo con paciencia y sin prisa.

            Aprovechando que hablamos de libros, acabo de terminar “Armas, gérmenes y acero”. En una palabra: Imprescindible.

            Muchas gracias por las recomendaciones literarias. No tienen precio.

             
          • Coño Sergio, eso son palabras mayores. Don Ramiro Pinilla era enorme y un caballero. Un par de veces tuve el placer de intercambiar unas palabras con él. Maravillosa persona.
            Hubo un proyecto de llevar al cine su trilogía.

             
            • Ya que sale el tema y que se mezcla este blog con aquella buena época de Política Menor en la que salieron listados de buenos libros, aprovecho para recomendar El declive de los dioses de Mariano Guindal, para quien esté interesado en la Transición, especialmente en sus variantes empresariales-sindicales.
              Y a mí también me gusta mucho Ramiro Pinilla. Cuando a la literatura le quitas todo el postureo, modas, bobadas varias y vas a lo profundo y sencillo de una historia que contar y medianamente bien contada… te queda Ramiro Pinilla.

               
        • Sinceramente, Kirmen Uribe me parece el escritor vasco mas sobrevalorado del planeta.

           
      • Con la música pasa lo mismo.

        Toda esa producción de imitaciones en euskera de alguna canción de moda para consumo unas semanas en Radio Euskadi que no pasarían ni la primera criba en cualquier otro idioma.

        Da vergüenza ajena.

         
        • Radio Euskadi no es precisamente una radio en la que se emita musica en euskera, muy poco, pero que muy poco, comparando con las demas emisoras de la EITB.

           
            • Y hasta plagios que parecen covers. Por darte un buen ejemplo, ahi tienes a los Muguruza, en cualquiera de sus proyectos musicales, donde puedes encontrar varios y hasta un puñado de ellos.

               
        • Yo es que en euskera poco consumo. Algo de folc y sobre todo punk.

          En ese sentido Berri Txarrak fueron honrados. Preferían tocar encima, Japón, Sudamerica o cualquier otro sitio en lugar de pasarse el verano haciendo caja cobrando un más que merecido caché en fiestas de pueblos.

           
  7. No son los libros sobre ciclismo en ninguna de las categorías que señalas un tema sobre el que versen mis lecturas, de hecho, sólo recuerdo haberme leído el de Wegelius, que encaja en la categoría de libro testimonio.

    Eso sí se agradece tu labor (y la del resto de usuarios) de recomendación de todo tipo de literatura, desde Historia pura (el libro de Postguerra de Judt me pareció soberbio) a ficción (ahora mismo estoy con Las máscaras del héroe de De Prada) en los dos blogs que han contribuido a las inquietudes y ganas de saber de un servidor.

    Respecto a la temporada ciclista, hoy ha comenzado la Estrella de Besegges que están retransmitiendo en TDP, con una participación bastante decente para el tipo de prueba y que por las incertidumbres de disputar carreras hacen que cualquiera que se celebre sea especialmente bien recibida.

     
    • Me alegro mucho, siempre he dicho que es elogio que más me enorgullece. Postguerra es un monumento, fue celebrado en su momento así, y con razón. Con el tiempo adquiere aún mayor categoría.

      Ah, no sabía lo de TDP, entonces lo miraré. Muchas gracias.

       
  8. ¿Que te parecen las novelas “Cuervos y Palomas” y “Pedaleando en el Infierno” de J.Quintana, con el trasfondo del dopaje en el ciclismo y el atletismo?

    Gracias por volver a escribir por aquí.

    Costitx

     
  9. Paso los veranos habitualmente entre Guipúzcoa y el País Vasco francés (Lapurdi), y siempre veo la Clásica de San Sebastián y, si cae cerca, alguna etapa del Tour. Este año pandémico ya contaba con no poder ver nada, cuando me entero que sí se disputa el Circuito de Getxo.
    Me acerqué por lo tanto a la localidad vizcaína para ver la carrera y disfruté como un enano, ya que no esperaba poder ver ninguna carrera in situ. Carrera, por otra parte, manufacturada artesanalmente por los voluntarios de Punta Galea. Ambiente muy bonito. Enhorabuena a la organización.
    Luego, ya en Madrid, vi pasar por Pozuelo la innecesaria última etapa de la Vuelta. Sin caravana publicitaria y prácticamente a escondidas, justo antes de meterse por la M50. Parecía un entierro . “La última etapa es una fiesta para homenajear al campeón”, que dicen los propagandistas.

     
  10. Gracias por las variopintas sugerencias, que nos animarán la larga travesía COVIDeña hasta que empiece la temporada (y lo hará, basta ver 2020). He de decir en favor de ‘Libros de Ruta’ que, durante el primer confinamiento, pusieron unos cuantos libros en descarga gratuita que bien aproveché. Más adelante, por mi cumpleaños tuvieron el detalle de enviar un código descuento cuyo uso me animó a comprar algún otro libro. Ojalá más editoriales así en cuanto a trato al cliente, independientemente de lo que publiquen. Por cierto, si alguno como ellos me lee: sacad más cosas en epub, los que vivimos fuera lo agradecemos 🙂

    Un saludo a Sergio y toda la comunidad2005.

     
  11. Me he reído mucho con algunos extractos, la verdad. Se agradece el decálogo tan exhaustivo. Sobre lo de arreglar una pista de atletismo, realmente creo que es una inversión que beneficia no solo a atletas sino también a muchos chavales del deporte escolar, nada que ver en mi opinión por ejemplo con el gasto en los carriles bici interurbanos para “conectar” pueblos, y esos proyectos que últimamente abundan por la zona.

     
  12. Gracias al post, ayer me decidí a comprar el de J. Gabiria que veia todos los días en el escaparate de la librería.
    Una recomendación de hace años (quizas en su momento ya se trató en el blog) es la novela Contrarreloj de Eugenio Fuentes (Tusquets, 2009). Bien escrito y se adentra en el mundo ciclista de la mejor y más apropiada manera, la novela negra, algo intrínseco al ciclismo que cambia…negro, negro…
    Saludos!!

     
  13. Buenos días.
    Sólo quería pasarme por aquí para felicitar a Sergio por el decimosexto aniversario del blog. Y que sean muchos más, por supuesto.

     
  14. Coincido en la opinión sobre “El chico que soñó con ser Gianni Bugno”, del que ni tan siquiera el enfoque ficcional es original: un remedo de la idea -eso sí, a años-luz en cuanto a ejecución narrativa- de “La soledad de Anquetil”, de P. Fornel.
    Un saludo.

     
  15. No recuerdo si alguna vez has comentado Plomo en los Bolsillos de Libros del K.O

    Tengo algún conocido que tiene relación con ellos y me agencié el libro hace unos años. No recuerdo nada especial aunque seguramente pasar un buen rato.

    P.S el paquete esta ya en la zona franca. Con un poco de suerte lo lucimos este finde

     
    • ¡Ojalá! Ha sido épico. Gracias por tu paciencia. Me imagino el paquete en la carlinga de un A-350, custodiado por los pilotos…

       
      • Me he leído “Una dura carrera” estos días siguiendo la recomendación y me ha gustado. Es un libro muy ameno, que se lee rápido y que tiene la virtud de mantener al lector atento desde el principio. Hay que reconocerle al autor el valor de publicar su testimonio en su particular contexto (hacerlo nada más retirarse, en plena Edad de Oro del ciclismo irlandés, sin referentes coetáneos similares) y reflejar lo que vivió en la época que le tocó ser ciclista. Desconociendo sus acusaciones y cruces de declaraciones con Armstrong y con Millar (de las de éste queda constancia en el libro), se aprecia claramente su evolución en el rechazo al dopaje, el mundillo y la omerta, desde que empieza como corredor (magníficos sus relatos de sufrimiento, de buscarse la vida en el profesionalismo o del ambiente de los criteriums y carreras sin controles) hasta su vuelta al Tour como periodista. Otro tema que se plasma muy bien es la incertidumbre del ciclista tras la retirada y la forma de afrontar la vida posterior, y con ello llega el, a mi juicio, momento más impactante del libro, el suicidio de Claveyrolat.

         
        • Me alegro mucho. Ha terminado repudiando el ciclismo…ya ni escribe, no se traga el timo del Sky/Ineos…eso sí, se ha refugiado en el rugby que pfffffffff….alguna cosita ha sacado, pero ¡qué tragaderas!

           
  16. Leer es bueno (previene el Alzheimer), y hay quién dice que “somos lo que leemos”. Me gusta leer y andar en bici, pero aborrezco cualquier libro etiquetado como “novela de ciclismo”. El ciclismo es para practicarlo!

     
  17. Comentabas la muerte del atleta gallego Alejandro Gomez y ello me recuerda a la que fue su primera esposa con la que tuvo un hijo y que desde hace unos años esta relacionada con el mundo ciclista.
    Es actualmente la esposa del asturiano Samuel Sanchez.
    Muchas gracias por guiarnos en las lecturas de lo que puede merecer la pena leer de libros sobre ciclismo y lo que no.

     
  18. Refrito de datos biográficos de Indurain y de Perico con lo peor de la épica ciclista de Angel María de Pablos. Si te gusta el ciclismo es normal que Alpe d¨Huez te parezca una puta mierda.

     
    • Y esa prosa cántabra plomiza, falsamente transcendente, mal escrita de cojones. El desgraciado después estuvo años perpetrando una columna de ciclismo en El Mundo que era tan mala, tan infame, que nadie ha querido antologarla.

       
  19. Cada vez que veo que hay post me sale la sonrisilla, aunque sea sobre literatura ciclista. Tengo que reconocer que no me prodigo en la literatura en lo general ni en la ciclista en particular. No soy especialmente aficionado de épocas que no he vivido ni de generaciones que no he conocido.

    Cogiendo el hilo de este post, comienzas diciendo “dado que no hay temporada ni viso alguno de que la vaya a haber”. ¿Tan crudo lo ves? Es cierto que el principio de temporada va a coincidir con la 3ª ola y sobre todo va a influir en carreras menores, pero espero que desde marzo/abril la situación sea otra y las clásicas, vueltas WT de una semana y las de 3 semanas se puedan llevar a cabo más o menos, aunque sea sin público.

    Lo que está claro es que no va ser una temporada normal. De entrada todavía estamos a la espera de que salga el recorrido de Giro y Vuelta, y aún así los calendarios de las estrellas de los equipos ya han cogido forma. Con ganas de que salga oficialmente el recorrido del Giro, y comentarlo por aquí, sin excursiones exóticas, de momento se sabe que empezará en el Piamonte con una CRI de 9 Kms para deleite local con su vecino Ganna.

     
    • Yo soy bastante pesimista con la temporada. El virus ha seguido mutando -en gran parte debido al contagio masivo y la falta de contención- y nos adentramos en un nuevo escenario.

       
    • “La posicion que menos esfuerzo fisico requiere”
      …pues los porteros son los que mejores resultados dan en las pruebas fisicas de los entrenamientos. Fartleks, Course Navette, test de Cooper…
      Por lo tanto, mejor no hablar de futbol.

       
  20. Ojo. El portero del Ajax suspendido un año por doping. https://www.marca.com/futbol/futbol-internacional/2021/02/05/601d1bc3e2704e993f8b45a7.html

    La excusa del medicamento de la mujer por error, como el de la tenista italiana de la comida de la madre contaminada por un medicamento https://elpais.com/deportes/2017/08/07/actualidad/1502116279_366121.html

    Digamos que las excusas es el mejor legado que ha dejado el Impostor de Pinto en el mundo del deporte.

     
    • Mitos entre la gente del futbol: “no hay dopaje”, “lo que prima es el talento”, “doparte no te hace mejor futbolista” y un largo etc…

       
      • Una de mis favoritas. “Viajamos de Valencia a Gijón porque el doctor hace milagros.”

        No es que se dopen. Es que se jactan de ello.

         
      • No es cuestión de que “no hay dopaje”, que hay que ser muy cretino para creérselo, sino de que en algunos deportes (futbol, baloncesto, patinaje artístico, rugby…) es necesario un talento natural para realizar los movimientos y en el ciclismo la importancia de la técnica-talento es básicamente nula por lo tanto el dopaje es el hecho diferencial para el éxito. La realidad es que “tan sólo con doparte no llegas a crack del futbol” o “aparte de unas condiciones físicas espectaculares, conseguidas por cualquier medio, si no tienes un talento innato no llegas a Dan Carter”. Y sin embargo cualquier ciclista de clase media o media-baja con el chute correcto te gana una gran vuelta.

         
        • ¿Tu no conociste a un futbolista que se llamaba Oleguer, no? Vaya cosas que hay que leer. ¿A Van den Broeck si que lo has conocido, no?

           
  21. Offtopic:
    Creo que tú también le seguías, ¿qué opinas de la deriva cada vez más extrema de Santi Orue?

     
    • Está claro que es alguna enfermedad degenerativa. Según amigos suyos íntimos, no encuentran ninguna explicación a su giro copernicano. Empezó a chiflar allá por 2013 o así, y acabará en la ultraderecha. Otra gente con giros semejantes en lo suyo, como el impresentable soriano Victor Lenore, han justificado sus giros radicales en un divorcio y cosas así. Aquí no hay explicación plausible, salvo la enfermedad mental.

       
  22. En cuando a Alpe d’Huez, me pareció tan malo que tras seguir y seguir leyendo para ver si despertaba mi interés, llegó un día que me sentí tan estafado que al salir a la calle lo tiré a un contenedor. Tal cual.

     
    • Guay. Que sepas que has hecho un acto casi sacrílego, todavía nos espanta ver imágenes de libros ardiento o tirados a la basura. Para otros casos, lo puedes donar a una ONG, aunque ya se que por la época en la que se publicó no existían.

       
      • Disiento. Los libros malos, a patadas. No hay que caer en el fetichismo del objeto.
        Te lo dice alguien que recibe bastantes volúmenes por parte de editoriales por cuestiones profesionales que no vienen al caso, y al que no le gusta leer en formato electrónico.
        Los libros se me amontonan en casa en cualquier rincón. Pero los libros malos no se merecen la vida. Y es un placer lanzar un libro por la ventana, o a la piscina, como hacía Umbral.

         
        • O como Pepe Carvalho y su particular potlatch ideológico usando libros para encender la chimenea.

          En otro orden de cosas, disfruté bastante leyendo ‘Los forzados de la ruta’ de Albert Londres.
          Saludos

           
          • Hola,
            En Frankfurt hay en cada barrio unas urnas de cristal con una estantería dentro donde poder dejar y coger libros. La de mi barrio está siempre llena y hay gente curioseando todo el rato. Sé que en Madrid también hay o había. Yo recuerdo una en el Retiro al lado de la estatua de Galdós. Me parece una solución fantástica para los libros que no queremos.
            Un saludo,
            Guille

             
            • Sí, es una red internacional de bibliotecas así, con forma de casita. La primera que ví yo fue en La Granja de San Ildefonso, allá por 2004. Después me las he encontrado en muchos otros sitios, con desigual suerte; en los paises centroeuropeos están con buenos y variados libros, en España están con los de la colección RTVE y un folleto de propaganda reliogiosa o de sectas.

               
              • Me cuesta pensar que una iniciativa de este estilo aquí (al menos en mi cuidad) no acabase con fulanos llevándose los libros para ponerlos a la venta en Wallapop…

                 
  23. El ciclismo necesita que se haga una película propagandística-satírica a lo Starship Troopers. Les saldría redonda.

    Gracias por el post, aunque no vaya a leer la mayor parte de los libros mencionados.

     
      • La de The program(2015) tenia algunos momentos, es bastante caricaturesca. Cuando se intentan poner serios pierde el interes.Tienen una escena con Armstrong comprando EPO en una farmacia por primera vez:

        Farmaceutica: Y cuanta EPO querrian ?
        Armstrong: Mucha
        (Fundido a clips de Armstrong arrasando carreras con el Hey!Ho! de Los Ramones)

         
  24. Bueno Sergio, parece que hay rumores al respecto que este año Guillén va a meter la Vuelta por sus pelotas en el Gamoniteiro.

    Asi que nada, una subida que si bien es una ruta para ir principalmente al repetidor de señal ubicado en la cima(si la llevan allí, aún no se como demonios van a meter el podio al final), probablemente veremos a las máquinas asfaltando bien la zona (aunque hay tramos de cemento y eso a Guillén se la pone tiesa).

    ¿Por qué nadie con un mínimo de 2 dedos de frente pregunta al Principado cuánta pasta se deja anualmente en pagar a la Vuelta? Porque tengo bien claro que si 1 año no paga, la Vuelta ni toca Asturias.

    Por último gracias por este espacio.

    Saludos.

     
    • Porque Podemos empezó muy combativo, pero ha pasado a formar parte del sistema (Gobierno incluído) en muy poco tiempo. Por eso, y por #MafiAsturias

       
  25. Hola!
    Yo soy más de leer otras temáticas, solamente he leído “el ciclista” de Tim Krabbe, porque me lo regalaron. Es cortito, no está mal.
    Del que siempre he oído hablar es de “el ciclista secreto”, que igual lo leo también
    Un saludo!

     
  26. Para mi, los mejores libros de ciclismo que haya podido leer, han sido:
    Plomo en los bolsillos de Ander Izaguirre
    Mañana salimos de Jean Bobet
    Gregario de Charly Wegelius

    Pero la lectura más gratificante es este blog que leo desde que conocí su existencia por el 2010, por eso guardo el libro de goma con especial cariño en la estantería.
    Por cierto, mi primer comentario, espero interactuar con el resto de lectores a partir de ahora.

     
    • Bienvenido seas. El libro luce especialmente bien en las estanterias, fíjate que el lomo no está impreso y así puede ser cualquier cosas 🙂

       
  27. Buenas Sergio! No te lo tomes como una lista… Una recomendación más a parte de “Los crímenes de la Vuelta” y “Una dura carrera”…. Así me salen los gastos de envío gratis en libros de ruta…
    Tras la serie pandémica de PM me hice con “Armas, gérmenes y acero” y con la “Historia del siglo XX” de Eric Hobsbawm y he disfrutado muchísimo leyéndolos… Así que muy agradecido a ti y a los lectores por las recomendaciones. Un saludo!

     
  28. Siguiendo los cánones, Alejandro Gómez, no era mediofondista (entiendo como mediofondo 800-1500) durante el confinamiento apareció la noticia, sin suavizar nada… A diferencia de otros, fue un gran atleta junior, sus mejores prestaciones fueron en cross…y a diferencia de los Cacho, Fiz, Antón, sus objetivos no eran tan definidos, ni parecían tan científicos. Un mito para los amantes del cross.

     
  29. Buenas

    Dos son los libros relacionados con el ciclismo que a mi me han gustado.
    El primero de ellos es “Plomo en los bolsillos” de Ander Izagirre. Es ganador de no se que concurso del Marca y se publicó en otra editorial a Libros del KO, en la que se edita actualmente. Aunque Izagirre es en palabras de Sergio un “cuentabatallas” a mi me parece un libro que está bien escrito y que se puede leer.
    El segundo es una biografia sobre Eddy Mercks escrito por William Fotheringham que lei durante la primavera del 2020 en pleno confinamiento. También me gustó mucho ya que por mi edad apenas llegue a ver competir al campeón belga y es un deportista que siempre me ha llamado mucho la atención.

    Agradezco todas las recomendaciones literarias que se hacen en este blog y animo a Sergio a que escriba un libro de una puñetera vez. Yo debo ser de los contados credulos que esperaba un libro de verdad con la edición del maillot de este año.

    Como aportación lectora mia comentar que uno de los libros que más me ha impactado últimamente es “No me avergonce del evangelio” de Marino Ayerra. Una joya.

    Ahora mismo estoy leyendo una novela de Benito Pérez Galdos.

     
  30. gracias por el post! tiempo ahorrado y tiempo bien empleado.
    el libro de kimmage está muy bien, también me entretuvieron el de wegelius y el de dekker, pero Alpe d’Huez es infame, lo compré sin referencias, en pleno fervor preadolescente en la época de indurain y me retiré antes de que “jabato” coronara el primer puerto, infumable!

     
  31. Gracias por el post
    Cambiando de tercio, pero no de libros
    Algo de Jack London recomendable y de Juan Manuel de Prada, aparte de sus máscaras del héroe!?
    Gracias

     
    • A mí Jack London como que no; es la típica cosa que te recomienda de joven como “literatura juvenil”, y todavía no me he topado con nadie que me puede argumentar con algo de peso por qué un joven no puede leer a Nabokov, Marsé o Roth sin entender la práctica totalidad de lo planteado. Supongo que porque hay una poderosa industria editorial vendiendo que Laura Gallego (¡puaj!) o Posteguillo son buenos libros para esas edades. Y eso que London está a galaxias, pero no le quito de encima el marchamo de “juvenil”.

      De J.M de Prada me pareció muy entretenida “Las esquinas del aire”, una novela de aventuras mal hecha, y de la que el propio autor quiere recuperar el personaje principal -que fue real- para volver a lanzar la misma ideaca.

       
      • London tiene buenos algunos cuentos. De sus novelas tengo la misma opinión que tú.
        Ahora, como padre y docente, creo que no se puede dar cualquier cosa sin filtrar a un adolescente, por muy Nabokov que sea.
        Por otra parte, prefiero a Joseph que a Philip (Roth). Me encanta el ambiente que recrea del desmoronamiento del régimen imperial.
        Laura Gallego se merece piscinazo (ver comentario más arriba).

         
      • A Roth, si es que hablas de Philip Roth, tambien lo consideraria “literatura juvenil”, por lo menos “La conjura contra America”.

         
          • Yo creo que fue porque lo expulsaron de Dream Theater. Es broma.

            ¿Por que consideras a Jack London como “literatura juvenil”?

             
              • También a Conrad, Melville, Dumas…. incluso Dickens también es calificado de “juvenil”. Y en todo ellos he visto mas complejidad psicológica y mejor análisis de los personajes que en las novelitas pizpiretas de personajes con escasos matices de Roth. Eso si, si te gustan las descripciones “de oidas” y con anécdotas intrascendentes pequeñoburguesas sobre el derrumbe de un imperio de un quejica con poca sangre, y los simbolismos las metáforas muy, muy obvios, entonces “La cripta de los capuchinos” es superior a “Grandes Esperanzas”.

                 
                • Ya está. No podía faltar. El adjetivo “pequeñoburgués” tan delator. Lo siento, no es un blog de debate literario ni de otro tipo de patologías.

                   
    • “Lobo de Mar” y “La llamada de lo salvaje” de Jack London. Para mi los mejores.

      “Cuentos de los mares del sur” y “La quimera del oro” tambien son libros de London, aunque cada editorial le cambia el titulo a su manera. Son relatos breves pero entretenidos e intensos. Alguno de esos incluso sale en la pelicula de los Cohen “La balada de Buster Scruggs”.

       
    • De London además de las historias de la fiebre del oro he leído la novela autobiográfica Martín Edén, recomendable.

       
      • “Fragmentos del futuro”. Si, incluye “Los favoritos de Midas” y es una obra imprescindible para entender lo bueno y lo malo de los albores del movimiento obrero en USA. Y contiene “La fuerza de los fuertes” que es a la vez, en 20 páginas, el prologo, una síntesis y el epílogo del tan mencionado por aquí “Armas, gérmenes y acero”

         
  32. Por cierto, hay un libro de temática ciclista que no sé si alguien aquí habrá leído, se titula “Contrarreloj” y el autor es un tal Eugenio Fuentes.
    Es un libro que yo leí hace unos cuantos años, tenía, creo recordar, una temática detectivesca que enlazaba con la disputa del Tour de Francia.
    El libro creo que no tiene tampoco muchos años, es una novela.
    Si alguien tiene interés y tiempo, lo podría leer.
    Y quería preguntar también sobre un libro de Ciclos Iturgaiz, que se comentó por aquí alguna vez.
    Quería saber cómo se titulaba y si cómo hacerse con el.
    Ah y se que lo pregunto casi siempre pero si me podéis volver a dar el enlace para ver ciclismo por Internet, ciclismo actual (lo que se vaya a poder celebrar) y también de otros años, que el año pasado no pude ver nada.
    Muchas gracias.

     
    • Ciclos Iturgaiz tiene tres libros, puedes seguir sus evoluciones aquí https://ciclositurgaiz.wordpress.com/

      El último, donde he tenido el honor y la distinción de escribir el prólogo, es un buen libro de entretenimiento.

      Para ver ciclismo por Internet, además de RTVE.es, puedes optar por Tiz-Cycling o steephill.tv, donde tienes un recopilatorio de todos los canales donde se pone ciclismo.

       
      • Sí, creo que era “Los crímenes de la Vuelta del 83”.
        Me suena que lo recomendaste en algún post pero no recordaba el título.
        Y gracias por los enlaces para ver ciclismo por Internet.

         
  33. Gracias por las recomendaciones, Amazon hará su magia luego de haber leído bastante de biografías (de última las 1100 páginas de la vida de Churchill por Roy Jenkins) durante estos meses pandémicos.

    De ciclismo tengo un trío de libros regalados de nivel batallita: uno de historias de la Vuelta que me trajeron de España (escrito por Álvaro Calleja, malísimo) y dos de ciclistas colombianos, uno de un autor local llamado Mauricio Silva y “Reyes de las Montañas” de Matt Rendell, superior a la media pero no por mucho. Además, el Tour de Francia de 1949 por Dino Buzzatti, adquirido en una Feria del Libro de Bogotá.

    Doy una recomendación a los que gusten del deporte motor: “La Última Noche de Ayrton Senna” de Giorgio Terruzzi. Gran historia de la vida del campeón brasileño con una muy buena narración antes de matarse en Tamburello.

    Saludos desde las tierras de Nairo Quintana.

     
    • Muchas gracias. Los libros de Calleja son infames, me darían vergüenza incluso si los beneficios fuesen a una ONG de niños con cáncer.

       
  34. Aquí otra “víctima” de Alpe d’Huez. Me hace gracia comprobar que a casi todos nos la colaron en nuestra adolescencia con este libro, publicado en pleno fervor Indurainista en España. La verdad es que el “autor” fue astuto y pegó el butrón de su vida.

    Como alguno ha dicho por ahí, el ciclismo es para verlo por la tele y sobre todo para practicarlo, para leer cualquier temática es buena antes que el ciclismo.

    Un saludo, gran blog.

     
  35. Hola, leo siempre aunque no suelo escribir.
    En relación con el libro del ciclista de la Rda, me leí hace un tiempo el libro LOS TÚNELES, DE Greg Mitchel. Habla sobre los túneles horadados para poder escapar del Berlín Toca tangencialmente en alguna de las historias al ciclista del libro que mencionas.
    Sobre el libro de Guillermo Ortiz de bugno reconozco a mi me gustó. Reconozco que el autor es de mi edad y revives en parte mis propios recuerdos.
    Un abrazo y a ver si te animas a algún post más. Por pedir que no quede.

     
  36. Gracias Sérgio por esta aportacion, como sempre tienes una forma diferente de ver las coisas e das una opinion honesta, al final en la grande parte de las wed todos livros levam 4 estrelas!

    Alguma vez leste el livro del ex ciclista Marco Pinotti? Se lhama Cycling Professor. Se si qual és lá tua opinion?

     
  37. Pues no sé si este es el caso o no pero, desgraciadamente, fue bastante común que tras la guerra, caciques, nobles o la propia iglesia se apropiaran de terrenos. Yo mismo conozco un caso de primera mano en que fue la iglesia la que inmatriculó en 1940 terrenos que nunca habían sido de su propiedad, por, precisamente, desaparición de escrituras de compraventa del registro.
    Cualquiera que haya estudiado un poco la guerra civil sabe que esto no fue en absoluto excepcional.

     
    • Sí, y a la ultraizquierda le encanta recordar que lo primero que hicieron al ocupar Zaragoza fue quemar el registro de la propiedad. El problema es que estamos hablando de Madrid, y de tiempo después de la guerra. Que es un puto camelo toda la historia de ese mecánico, joder.

       
      • Gracias por los libros mencionados
        Tengo pendiente el de Jared Diamond
        Ahora estoy terminando El desmoronamiento de George Packer
        Muy recomendable, no se si lo conocen
        Saludos y gracias por el blog

         
  38. hola que opinais de este libro.gracias
    MAILLOTS CICLISTAS: DISEÑOS MITICOS LLENOS DE ARTE E HISTORIA
    CHRIS SIDWELLS

     

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *