Vidas paralelas de Talansky y Adrien Costa

Talansky Dauphine 2014
Talansky tras ganar Dauphine 2014

El ciclismo se ha desplazado paulatinamente hacia la esfera anglosajona, alejándose de su núcleo fuerte italiano-francés-centroeuropeo. Si en los ochenta LeMond y Hampsten eran relativamente exóticos, con Armstrong y el dominio del UsPostal-Discovery Channel y el actual del Sky esa tendencia se ha hecho dominante, especialmente en su vertiente de mediática con tentáculos como cyclingnews y otros medios de la misma esfera cultural donde, de manera poco sorprendente, privilegian la cobertura de los corredores más cercanos.

Por eso no extraña que corredores como Chad Haga tengan un blog en el portal más leído de ciclismo, que sepamos la vida, obra y milagros de Benjamin King, y que se considere algo relevante las mongoladas que pueda decir un buscavidas como Gaimon, una especie de Parches de Calor estadounidense. Lo anglosajón se lleva los focos, tenga interés o no, y de manera no casual, cuando realmente sucede algo importante no le dan ninguna relevancia.

La historia de hoy es un buen ejemplo. Como es sabido, el Cannondale -el único equipo americano del World Tour- disputó el pasado Tour sin saber si continuaría en 2018, porque el principal patrocinador iba a reducir su participación. Casualmente, y sin que nadie lo pudiese vaticinar en un equipo que apenas había rascado algo en los últimos dos años, Rigoberto Urán acabó segundo y, acto seguido, llegó el patrocinador salvador, una empresa de cursos de idiomas.

Adrien Costa
Costa demostrando sus aptitudes para el ciclismo

En el entretiempo, con las incertidumbres propias de un proceso así, varios de los mejores corredores del equipo americano afincado en Girona aprovecharon para buscar otros horizontes: el lamentable caso de Van Baarle -que se va al Sky como tercer gregario, cuanto tiene potencial para ser jefe de filas en clásicas-, Bettiol -el italiano entrenado por Piepoli se pira al BMC-, Formolo -otro igual, este al Bora- y, el más sorprendente de todos, Talansky, que anunciaba que dejaba el ciclismo con 27 años.

Ni enfermedad, ni positivo, ni nada. Deja el ciclismo a una edad tan temprana porque…bueno…era un corredor de ficha muy alta y no iba a poder mantener esos ingresos con el nuevo contrato a la baja, especialmente a su rendimiento creciente en carretera. Por supuesto, el caso no se ha presentado así, por todo lo que deja al ciclista americano de pesetero y poco comprometido con el deporte, pero es la realidad. La visible, porque en el ciclismo existe la otra realidad, la no visible y perfectamente intuible.

Para camuflar su espantada, ha proclamado en todos los sitios donde le han dejado -y son muchos, ver los primeros párrafos- que se pasa al triatlón, como si a alguien le interesase, llegando a afirmar que “en tres años me clasificaré para el IronMan de Hawaii”. El triatlón es el deporte donde acaban todos aquellos que no valen para el ciclismo, como parece ser el caso.

El problema con Talansky es que sí parecía que valía para el ciclismo, pero ha resultado ser otro estadounidense de chapa y pintura, más o menos la tónica de todos los productos que nos presenta ese país desde hace mucho tiempo. Con excepción de la victoria de Horner en la Vuelta 2013, no ganan el Tour desde 1990, el Giro desde 1988 y su último top-five en un Mundial se remonta al olvidado Chann McRae en Verona 1999. Por el camino se han quedado los fabulosos nombres de Phinney, Dombrowski, o Farrar, invariablemente presentados en su momento, y durante muchos años, como the next big thing.

Talansky lo fue. Adrien Costa -siempre según los sabios del ciclismo- lo iba a ser. Al 100%. En 2012 acabó 2º Romandía y 7º la Vuelta a España, con solo 23 años. Al año siguiente, 2º en París-Niza y 10º en el Tour, el puesto de Pereiro. En 2014, el tremendo éxito de Dauphine, ganando a los mejores corredores de su época simplemente por correr con más cabeza que el pollo loco de Contador. Llegó al Tour dispuesto a dar el campanazo, y acabó ninguneado por su equipo. Desde entonces, un 11º puesto en el Tour del año siguiente, y muy poco más. Al concluir la edición de este año seguro que ya tenía muy avanzada su idea de abandonar el ciclismo.

Abrazo
Vuelvo a casa, mamá

No era Talansky un corredor del montón, y ahí están sus resultados. Sin embargo, se va en edad y fechas que así lo indican. También la actitud, como si se quitase un peso de encima. El caso de Adrien Costa es similar, salvando las diferencias de edad: joven cacareado a niveles que antes solo se veían en los italianos, el corredor estadounidense de origen francés tenía los focos encima ya desde antes de ser plata en el mundial junior CRI de 2015. A partir de ahí, en su primer año sub23, ganó el Tour de Finisterre, fue segundo en el Tour de Utah corriendo contra profesionales, y quedó tercero en el Porvenir, con solo 18 años. Este verano, tras haber competido sin problemas durante la primavera, anunció que se tomaba un respiro en el ciclismo.

Desde entonces, no se ha vuelto a saber nada del joven de 19 años. Dicen que la muerte de su compañero Chad Young en abril le afectó mucho, como suele pasar en esas edades. Que se quiere dedicar a viajar y estudiar. Como Talansky, Costa no era un corredor del montón en su categoría, como tampoco lo era Campbell Flakemore, en un caso con el que guarda muchos paralelismos. Quizás vio lo que había que hacer para ser un profesional que gana carreras, y se lo pensó dos veces. Bendita edad.

Lo que en Adrien Costa es una posibilidad, en Talansky es una certeza. Se cansaron del ciclismo y lo que conlleva. Curiosamente, ambos vienen de una cultura donde supuestamente se valora y se potencia el esfuerzo individual, los retos y bla-bla-bla. Que cada cual saque sus conclusiones.
***
Aunque parezca increíble, Michele Ferrari acaba de recibir su primera condena judicial, tras más de treinta años de carrera dopadora. 18 meses que no cumplirá en la cárcel, pero que pueden ser decisivos en caso de otra condena.
***
El medio de ultraderecha El Confidencial tuvo esta pseudonoticia en portada, como la más destacada y notabilísima, el día de su publicación. Es una tontería más a raíz de la enésima filtración masiva de “datos”, que ha sido exactamente igual que la primera y más importante, la de 2011 y que acabó siendo conocida como Wikileaks.

Exactamente igual porque, aunque han cambiado los medios agraciados con la filtración (“un gran trabajo de un año con tropecientos periodistas”, básicamente peinando todo para que quede romo y amorfo, un año con información gratis que ni siquiera han buscado), la estructura es siempre la misma: cotilleos de celebrities, y muy poco más. En aquel 2011 la primera noticia más destacada por El País fue que Gadafi tomaba Viagra, hoy hemos llegado a que Fernando Alonso domicilió su equipo ciclista nonato en Malta. ¡Un gran exclusiva! ¡Paren las rotativas!

Firma la pseudonoticia el imbécil de Alfredo Pascual, especialista en nada que sea mínimamente relevante. Ni siquiera pone en su contexto de noticia que la práctica es habitual en equipos ciclistas (el LPR en Irlanda, por ejemplo), porque es incapaz de salir de la estructura mental del cotilleo y celebrities que le impone el medio inmobiliario en el que trabaja. Qué desgracia de gremio, con tanto desgraciado.
***
El atletismo siempre estará peor que el ciclismo: el iluminado leonés Sergio Sánchez todavía cree que puede hacer algo. “Y, por qué no, estar en Tokio 2020″ Porque no, cazurro.
***

***
Era 2015 cuando atropelló un grupo de cuatro ciclistas, asesinando a dos de ellos. Asesinando, sí, porque iba borracho como una cuba. Además, y siguiendo el modus operandi habitual en este tipo de delincuentes, se dio a la fuga. ¿Saben cuantos años en la trena le han caído? Apenas cinco años y medio, que jamás resarcirán a nadie, ni siquiera esos 430k euros a las familias, que pagará la aseguradora del coche del padre. El Fiscal, de entrada, solo pedía 7 años.

Por supuesto, no ha estado en prisión provisional. Aquí la Fiscalía no “afina” nada. Ni las medidas preventivas, que no sirven de nada en campañas de prevención de alcoholemia al volante, y tampoco las de exceso de velocidad. La única medida preventiva que funciona en estos casos es salir armado, y tomarse la justicia en el mismo momento del atropello. Preventiva, y efectiva.
***
(Relacionado con lo anterior) Ha salido la sentencia del primer atropello mortal a un usuario del servicio público de bicicletas de Madrid. La noticia, muy bien redactada, no incide en dos hechos que ayudan a comprerderla: que la asesina se libró del control de alcoholemia al huir -aunque el “muy fatigada” de la sentencia lo apunta- y que la pillaron en su casa, días después, porque el coche que conducía solo tenía por entonces otros 20 compañeros en circulación en Madrid.

Esta niña pija -ABC nos informa que no es española de bien- irá 4 años a la cárcel, de los que cumplirá únicamente unos pocos meses. Así de barato sale asesinar con un coche en España.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

25 comentarios en “Vidas paralelas de Talansky y Adrien Costa

  1. tema atropellos:
    en este país la “justicia” es de todo menos justa: en una de las sentencias, con 2 muertos y 2 heridos, 5 años y medio, y en la otra por un muerto, 4 años y 4 meses (ambas con omision del deber de socorro incluido)…
    está claro que estos jueces ni van en bicicleta ni saben sumar…

     
  2. Estos ciclistas que se retiran jóvenes teniendo un buen rendimiento lo hacen porque se cansan de tener que meterse mandanga. Algunos pocos priorizan su salud antes que el dinero. Conozco varios casos de ciclistas sub23 que se han retirado antes de llegar a profesionales porque no quisieron pasar por el aro. Lo que pasa es que por la omertá nunca van a decir la verdadera razón de su retiro.

    Sergio, en el triatlón hay menos dinero, con todo lo que eso conlleva, pero no por ello hay que ningunearlo porque es un deporte muy sacrificado.

    El personaje de Sergio Sánchez debería estar sancionado de por vida y punto.

    Hasta que la ley no equipare los atropellos a los asesinatos vamos a seguir viendo casos como los que comentas. Espero equivocarme, pero creo que con el aumento de los silenciosos coches a pilas vamos a ver cada vez más atropellos a peatones y ciclistas.

     
  3. Seguramente los “coches a pilas” y los “coches de conducción automática” causarán menos muertes que los actúales.
    El tipo de conductor de estos vehículos normalmente tiene otras cosas en la cabeza que alcohol, drogas y fiesta. Por otra parte, una desgracia asi nos puede pasar a todos, ya seamos peatones, ciclistas o conductores.
    El tema de la retirada de estos señores, a mi parecer, se han cansado de poner su vida en manos de médicos, no digo mas.
    Gracias Sergio!!!

     
      • y el tipo de conductor de los “coches a pilas”, o sea eléctricos? un poco de comprensión lectora antes de escribir no viene mal.

         
        • Ese sí se droga… o no, por eso lo he obviado. Me ha hecho gracia lo de clasificar conductores drogadictos o no según enchufen el coche o le echen gasoil. Mi coche es de gasoil, ergo salgo todos los días borracho buscando ciclistas a los que atropellar.

           
  4. Tuve una novia detective y ella siempre me lo decia: si quieres matar a alguien y no ir a carcel, atropellalo.
    Duramos poco.

     
  5. Que lejos quedan aquellos principios de los 80, en los que desembarcaron en el ciclismo los Hampsten, Bauer, Lemond, Alex Stieda – el primer norteamericano en vestir el maillot amarillo en el Tour de Francia- Phil Anderson, Lucho Herrera, Fabio Parra, y como los recuerdo!

    De los norteamericanos se decía, que eran en su mayoría, grandes atletas con estudios superiores, de los colombianos, que lo único que sabían hacer era subir más rápido y provocar montoneras en el pelotón, típico clasismo.

    Era un toque exótico, es cierto! pero se veía que venían a por todas, cada nuevo fichaje de un norteamericano era un vendaval de publicidad, y eso en unos tiempos claramente analógicos.

    Recuerdo el fichaje del flamante campeón olímpico Los Angeles ’84 el estadounidense Alexi Grewal por el todopoderoso Panasonic, un tipo que no ganó nada, pero que parecía que se iba a comer el mundo! seguro que publicitariamente les salió rentable.

    Los anglosajones son unos maestros del Marketing y la publicidad.

    Saludos a todos!

     
    • Buen comentario. Aunque discrepo en la última frase, España no le va a la zaga en el markenting, al menos en la publicidad interna, ahí tenemos por ejemplo jugadores que van por decreto a la Selección aunque solo sea para contar chistes y hacer buen ambiente. Y otros que son encumbrados al olimpo por los periodistas por haber tenido dos momentos de lucidez sobre un terreno de juego.-

      En relación a los atropellos la justicia legisla a golpe de urgencia y de imparcial tiene lo que yo de supermán. ¿Desde cuándo se ha visto que salga mas caro penalmente copiar un CD a robarlo en una tienda?

       
      • Desafortunadamente el poder legislativo y el judicial solo se dan la mano cuando se trata de prevaricaciones, corruptelas y mierdas.
        Tenemos un poder legislativo (congreso) que no hace nada en muchas situaciones y menos en esta de “los ciclistas”, y eso que ya se ha habido movimientos al respecto.
        Los jueces van a su real bola y creo que la distancia con la sociedad es evidente.

         
  6. Varias cosas:

    Muy buen post, muchas gracias. Yo estuve días dándole vueltas a lo de Talansky y concluí cosas similares. Sin embargo, y aceptando que cualquier sospecha relativa al dopaje es poca, prefiero que parezca se largue porque se “cansa” del ciclismo que por algún leitmotiv más oscuro, llámese droga. El caso de Andy Schleck, por ejemplo, es más extravagante.

    Cyclingnews lo suelo consultar en plena temporada, me interesan poco o nada sus historias. Pero cada invierno (y seguramente la web reciba dinero a espuertas de algún organismo estadounidense o de la UCI, no lo sé) hacen como que se tiran al monte periodístico y sacan pseudo-temas relativos a malas prácticas que con el tiempo se convierten en nada. Que si Wiggins, que si TUEs, que si bicicletas con motorcillo, y diría que esto último cada vez lo dejan más de lado. Y nunca pasa nada.

    Vaya mazazo lo de Van Baarle al Sky. Que nadie olvide lo buen corredor que era Geraint Thomas y lo que han hecho de él (para mí, a peor para el espectador).

    Saludos

     
  7. “Farrar, Dombrowski y Phinney, presentados durante muchos años como “the next big thing.”"
    Y Van Garderen. A más de uno (incluido yo) le supo a gloria su quinto puesto en el Tour de 2012, donde hubiera sido podio de no tener que trabajar para Evans. Desde entonces, otro quinto puesto en el Tour (si no llega a tener “blancazo” subiendo Balès hubiera sido podio), dos etapas en la Volta, varios blancazos y un 10° en la Vuelta de este año gracias a que De la Cruz se cayó camino del Angliru. Para mí, otro exponente de “next big thing” que al final se queda en nada.
    Saludos.

     
  8. No sé cuánto cobraría Talansky, pero es evidente que hoy en día no lo vale ni de lejos. En el Garmin ejercía el papel de líder espiritual, como de capitán, viviendo de las rentas de lo que podía llegar a ser como ciclista.

    Realmente, sí tiene nivel para seguir de profesional, pero con otra responsabilidad y otro caché. Y es en este punto donde creo que a Talansky le deja de interesar ser profesional.

    En 2015 se centró solo en el Tour para acabar 11º, mucho sacrificio, pero lejos de obtener nada. Entonces en 2016 pensó en la Vuelta, llegando en forma y con no muchos ciclistas top en contienda algo podría hacer. Hizo la Vuelta más anónima que se puede hacer. Pero otra vez se vio que “the next big thing”(grande) no pudo seguir ningún día a los mejores, fue 5º, a costa de no dejarse ir nunca. Porque en la Vuelta sucede bastantes veces, Quintana, Froome, Contador, Aru… y luego un abismo donde en el top 10 se pueden ver nombres como Efimkin, Deignan, Monfort…

    Qué jodido es el ciclismo y ser ciclista.

     
    • Aparte que creo que fue padre hace poco.

      Ojalá todos pudiéramos permitirnos dejar de lado todo y poder disfrutar de los hijos.

       
  9. Yo lo de el abandono del ciclismo a los ventipico lo veo de otra manera, y es que no todos los chicos de 22,23,24 años quieren estar en el circo del ciclismo, les apetece más estar con sus amigos, tener novia, estudiar un máster, vamos lo que es una vida normal! De ahi el tremendo abandono en esa edad. Por cierto que el sábado estuve con Nano Grijalba, otro que lo deja, y sabiamente, porque quiere hacer unas oposiciones, tener un trabajo, ganar un sueldo…

     
  10. Esta mal que lo piense y que lo escriba, pero visto lo visto. Si te quieres cargar a alguien, es mejor atropellarlo disimuladamente, que coserlo a navajazos. asco de justicia

     

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *