Los planes quinquenales de Brailsford

VolandoenelSky
Brailsford, creando escuela en el Sky: De Jongh, Julich…

Hace cinco años debutaba en el pelotón profesional el equipo Sky, calificado entonces como “el equipo científico”. Todavía no se había acuñado la expresión “ganancias marginales”, y aquella temporada no fue precisamente memorable. La epopeya es suficientemente conocida -libros incluidos, uno de ellos traducido al español esperando no se qué publico- y no es el tema de hoy.

Lo que ahora cuenta es que Brailsford, la mente detrás del proyecto de un equipo británico de nivel, ha hablado del año 2020 como el siguiente horizonte del equipo que viste de negro: lo que viene siendo la continuación del plan quinquenal.  Cinco años, en términos de ciclismo -donde los contratos de corredores rara vez superan los dos años, por ejemplo- es una eternidad, pero no para este Tocado por los Dioses, capaz de hacer de insípidos corredores de pista furiosos escaladores de la Madelaine. Y lo que se tercie.

El balance del Primer Plan Quinquenal del Sky es positivo. No es un referencia a Tiernan-Locke o Sergio Henao, que a fin de cuentas no dieron positivo estrictamente en el Sky, aunque padeciesen sus mismas consecuencias en forma de sanción o exclusión de las carreras. Tampoco es una referencia a Geert Leinders, De Jongh, White o Julich, que aplicaron los conocimientos adquiridos fuera para mejorar el rendimiento deportivo del equipo sin que hubiese tacha alguna en la imagen del equipo. Y por supuesto ese balance positivo tampoco es una referencia a Rogers, que se tuvo que ir del equipo por…por….bueno, que estamos aquí para mirar al futuro.

Según Brailsford “llevamos en el ADN la ambición de llegar más lejos, de que podemos lograr más cosas. Y estamos más hambrientos que nunca”. Imagínense unas declaraciones de ese calibre -calibre Libro de Autoayuda 9 mm. Parabellum- en alguien como Martinelli o Riis, por citar solo dos nombres de directores deportivos con un pasado más tangible que el de Brailsford. ADN. Ambición. Hambrientos. Lograr más cosas: más que hacer de un corredor del montón un vueltómano y ganador del Tour, o más que hacer de un pistard un ganador del Tour.

“Nuestro objetivo para 2020 es muy simple: ser el mejor equipo del mundo”, titulo que pertenece desde hace dos años al Movistar. “Lo conseguiremos ganando más carreras en los próximos cinco años de las que hemos ganado en los cinco precendentes” Bueno, es un método: si los navarros tienen el mejor equipo del mundo no es por ganar muchas carreras -de hecho, no tienen sprinters, o baste ver la propia trayectoria de Valverde-, pero que vaya alguien a discutir con alguien que acaba de fichar al paquetorro de Elia Viviani simplemente porque viene de la pista y le cae simpático, aunque no gane un sprint ni amañando el resultado.

Ahí está el desafío: “rendir bien en las Grandes Vueltas, así como en las clásicas y monumentos”.  Note el lector que no cita las vueltas de una semana de prestigio: será porque llevan ganando Romandía tres años seguidos, en Dauphine iban a ganar por cuarto año consecutivo hasta que una malvada cámara de televisión pilló a Froome chutándose con Ventolín a 10 km. de meta, en País Vasco sólo un increíble Quintana quitó el triunfo a Porte en 2013, Paris-Niza brilla en el palmarés del australiano y de Wiggins…no se puede decir que las vueltas de prestigio sean un problema para el Sky. Al contrario: se puede decir que algunas de sus grandes exhibiciones se han visto ahí. Incluyendo sucesos directamente paranormales.

En cuanto a las clásicas y monumentos, que diferencia escrupulosamente, el balance del Primer Plan Quinquenal del Sky es bien magro: al principio por contar con alguien como Flecha; después por convertir a un Boasson Hagen en un Padrnos de la vida; por último, porque el contranatura y descabellado plan de hacer de Stannard un favorito era tan estrambótico -buen intento ese de la Sanremo, en la mas pura tradición Gewiss-  que alguien tuvo que poner freno. Igual que con Henao, que iba a ir en 2014 a arrasar en las Ardenas que tan poco miedo le dieron en su debut el año anterior.

Las Grandes Vueltas, ya. El Sky ha cerrado la temporada 2014 sin ganar una mísera etapa en los 63 días de competición que suman estas pruebas. Ni una. Es más, el tan cacareado ciclismo británico puede ofrecer un balance semejante. Eso sí, si miramos el Quinquenio, el Sky suma tres podios en la Vuelta (2011, con Froome y Wiggins; 2014 con Froome), Dos Tours y dos podios (Wiggins y Froome en 2012, y Froome en 2013) y un segundo puesto en el Giro 2013 con Uran. Es un balance que se solo se puede calificar de dominador, como si no fuese suficiente el bienio Sky en el Tour: dos años seguidos, intercambiando los corredores. Y lo que se vio en carretera.

Para Brailsford no ha sido suficiente. Como ha dicho en alguna ocasión, quiere ganar el Tour con un francés. Los románticos dice que porque es de corazón francés -habla perfectamente la lengua, después de haber pasado muchos años trabajando en el país-, yo digo que porque sería el perfecto antídoto contra esas susceptibilidades periódicas y de periódico que le dan al L´Equipe de vez en cuando: por ejemplo Froome atacando sentado en el Ventoux. Artículo pseudomédico del charlatán de Fred Grappe -uno que en 2005 afirmaba que en Armstrong todo era lógico- diciendo que todo está en orden, y se acabó.

Pero, sobre todo, quiere volver a ganar el Tour. Wiggins jamás ha defendido su título -de hecho, ha anunciado que deja el ciclismo esta primavera, y no ha vuelto a tomar la salida en una grande desde su abandono en el Giro 2013- y Froome es un corredor con serios problemas para mantenerse erguido en la bicicleta. ¿Estará fabricando el Sky su nuevo ganador del Tour? Para eso no hay nada mejor que una planificación quinquenal. Si el comunismo eran soviets+electricidad, en acertada definición de Lenin, el Sky es ciclismo de toda la vida+propaganda científica.

“Queremos cambiar la cultura que tanto ha dañado a este deporte”. Claro, un buen paso es no citar la palabra dopaje. Con Leinders. Con Froome consiguiendo un TUE para el Romandía, expedido a todo prisa por la UCI. Casualmente, ganó la carrera. Será que eso no es cultura de esa dañina para el deporte: llamar a la UCI para que te de un salvoconducto que te permita doparte con una sustancia que da positivo. Y no para acabar la carrera, no: para ganar. “Hacer todo lo posible para hacer que más gente se enamore de este deporte y que así pueda tener una influencia positiva en sus vidas” ¿Proudhom? ¿Owen? ¡No, Brailsford!

Y eso que estoy extractando la versión resumida. La fantasía quinquenal de Brailsford tiene una versión larga, solo apta para estómagos Almax. Estará bien conservarla. Cinco años pasan en nada y eso de “innovar para llevar el cuerpo humano a las fronteras del rendimiento” puede ser muy jugoso. También podrían innovar en relaciones humanas, visto que hace dos años que Froome y Wiggins no están juntos en carrera alguna, y no parece que lo vayan a hacer de aquí a la retirada del corredor de pista británico.

Como era de esperar, los medios británicos se han abierto de patas ante la “visión” de Brailsford. El resto han sido más bien tibios. Realmente el gurú británico ha tenido una semana de furia, visto que pocos días antes había tenido la desfachatez de decir -no se lo pierdan- que la UCI tendría que ser más estricta con el dopaje.  El mismo que pide TUE inmediatos a Zorzoli. Del que seguro que tiene el número de teléfono personal. Para las urgencias.

Deseo mucha suerte a Brailsford en su II Plan Quinquenal.  Ha hecho un ejercicio de futurología realmente encomiable, con esas ganancias marginales que, en vez de irse reduciendo cada vez más, parece que aumentan. Igual que los cadáveres por el camino. Boasson Hagen podría decir mucho de esto, y todos los nombres que he ido citando en el post. Si con cinco años en el pelotón ya han acumulado material para ser uno de los equipos más espantosos de la historia de este deporte -reparen en la trayectoria de Froome, por favor-, los cinco años venideros prometen ser apasionantes. Es lo que suele pasar con estos gurus pagados de sí mismos.
***
Programa de Tony Gallopin para 2015: La Marseillaise, Bessèges, Algarve, Paris-Niza, Sanremo, País Vasco, Flecha de Brabante, Amstel, Liège, Dauphine, TdF. Eso que siempre hablamos de cómo explota Lotto a sus corredores (Kaisen, Hansen, Gilbert) ¿se acuerdan?…
***
En Sotres, muy ilusionados con la llegada de la Vuelta. Ojo a esto que dicen, y que yo desconocía: “Existe un convenio firmado entre el Gobierno del Principado y la Vuelta Ciclista a España para la realización de dos finales en cada edición dentro de la región”. Si no me equivoco, es la primera vez que se conoce ese pacto. La habitual transparencia del dinero público con el deporte: por eso Urdangarín hizo los negocios que hizo.
***
Joaquím Rodríguez, 36 años.
***
La sucesora natural de Marta Domínguez en el trono de “mejor deportista española de la historia” consigue superar sus problemas de asma y alergia al cloro para protagonizar este acto de propaganda con El Poder. Seguro que el Ministro del Interior, del que dependen las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, nunca haría nada que pusiese en duda la honorabilidad deportiva de esta chica tan simpática.

Por cierto, felicidades a los que llevan la vida de la nadadora en la sombra: habeís conseguido un TUE fenomenal, muy indicado para la piscina corta y larga, y encima sabeis mover las relaciones públicas de la heroína. Brillante.
***
En Albacete se van a gastar 1´2 millones de euros en una pasarela ciclista. Este tipo de agrociudades siempre intentan poner muchos puentes y viaductos para parecer más ciudad.
***

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

29 comentarios en “Los planes quinquenales de Brailsford

  1. Su planes para la pista británica, en este caso cuatrienales, hablan por sí solos del monstruoso ciclismo “científico” que se ha creado en las islas: de 2 oros sobre 12 posibles en Atenas, se pasó a 8 sobre 12 (con Brailsford al comando) en 2008, cifra que se revalidó en Londres 2012 (ya sin Brailsford, pero sí con su fórmula). Cifras que superan con creces el dopaje de Estado de la RDA y la Unión Soviética juntas.

    Muchos nos acordamos de Wiggins como ese simpático corredor que en el 2007 se escapó en las primeras etapas del Tour, que trascurrían por su país natal, para ver si sonaba la flauta, a la manera de un Germán Nieto o un Jabalí del Bierzo. Y de Froome algo parecido: aquel simpático ciclista “africano” dando chepazos en la subida de San Luca de Bolonia en 2008, militando en el mismo equipo que Moisés Dueñas y John Lee Augustyn en el Tour. ¿Quién hubiese dicho que ambos ganarían un Tour? Nadie, pues es como si ahora apuntásemos como futuros ganadores de Tour a Matteo Montaguti o Jesús Hernández.

     
  2. Brillante articulo, como es habitual.
    Un inciso, en 2013 hizo Froome podio en el Tour, pero no Wiggins como indicas.
    Un saludo

     
  3. Ese programa de Tony Gallopin, ciclista que me gusta, supone llegar al Tour con aproximadamente 36 días de competición. Quitando peso en clásicas de pavés y apostando por un Abril más intenso con PV y Ardenas, para llegar más óptimo a éstas que nunca, entiendo.

    Parece que selecciona los objetivos primaverales de manera diferente respecto al año pasado, cuando llegó al Tour con 37 días de competición, pero con una vuelta por etapas menos.

    Eso sí después del Tour solo disputó un puñado de pruebas de un día, -importantes y con buenos resultados- hasta terminar el año con 68 días, cifra que no es abusiva.

    Hansen hizo 99 días según procyclingstats.com y Monfort 89 días.

    De todas formas, creo que Gallopin lo tiene difícil para ganar en las Ardenas.

     
    • Gracias por enmarcar los datos, así de sopetón me parecían muchas carreras. Yo a Gallopin lo veo con potencial para ganar en Amstel, las otras dos le quedan lejos.

       
  4. Sobre la fábrica de ciclistas de Sky, siempre has tenido muchísima razón. No es nada agradable ver las metamorfosis de Froome. Sus altibajos el año pasado en el trance de Ardenas-Romandia y dentro de Dauphine fueron la gota que colmó el vaso.

    Parece que Sky este año está experimentando con Richie Porte, dándole otra vuelta de tuerca, y sospecho que le puede ir muy bien al de Tasmania, después de su infame temporada 2014, y su alter ego en 2013.

    Tengo curiosidad por ver a Roche y Konig -que irá al Giro con Porte- o a los hermanos Henao.

    Wigggins ya cumplió su misión con aquel Tour y tras su fracasado Giro 2013 dijo adiós a las GV. Y en 2014 también a las vueltas por etapas: Solo corrió 1 WT en todo 2014, Vuelta a Suiza, y abandonó a pesar de que poco antes ganó general en California. Reconozco que como contrarrelojista siempre me gustó. ¿Será junto a Gerrans el ciclista más selectivo del pelotón?

     
  5. El ciclismo como el resto de deportes es cuestion de dinero. El Sky lo tiene y seguramente ha pagado para conseguir ‘los metodos’ de preparacion mas avanzados para sus corredores, esos que les permiten sacar lo maximo de un ciclista profesional hasta donde la normativa antidoping les permite. No creo q dentro de un tiempo vayan a descubrir nada extraordinario en la sangre que ahora se conserva de los ciclistas del Sky, ningun farmaco o elemento indetectable con los controles actuales. Otra cosa es el chiste ese de los TUE, que permite a los corredores llevar su cuerpo mas alla de unos limites ya de por si generosos, y ademas puediendo variar bastante para cada corredor.

    Por otra parte, no sabia que Porte iba al Giro. Me parece que va a exprimir a Contador lo suficiente para que Mister Excusas llegue algo quemadito al Tour. Aunque al menos asi el Giro tendra mas emocion, porque a esos que dicen que el favorito es Uran para hacerse los entendidos y que no les confudan con un futbolero cualquiera, no les entiendo mucho, teniendo en cuenta que un Quintanta digamos ‘no superior’ ni subiendo ni en contrarreloj al Contador de 2014 (no creo que ningun corredor del peloton actual haya sido superior al Contador de 2014, por mucho que le duela a algunos reconocerlo), le paso por encima a Uran en cuanto la cosa se puso seria (por no hablar del ridiculo q hizo en la Vuelta).
    Disculpad por la falta de tildes.

     
    • No suelo comentar, pero en este caso considero que no se puede tomar tan a la ligera a un corredor de las características de Uran, sobretodo tomando en cuenta el recorrido del Giro. El colombiano viene teniendo un desempeño cada vez mejor en la contrarreloj, y subiendo no es precisamente cojo. Su gran problema es la regularidad en su rendimiento a lo largo de 3 semanas, algo que puede extenderse a todo su equipo.

      Asimismoonsiderar que Quintana estaba en un estado “no superior” no me parece lo más preciso. Al principio del Giro estaba “enfermo” (siempre es dificil saber que significa eso), pero se las arreglo para no perder mucho tiempo y mantener sus opciones. La etapa que le dió el liderato me parece en lo personal el esfuerzo más impresionante que se vió a lo largo de todo el 2014, al margen de la italianada. No quiero imaginar como sería un Nairo “superior”.

      Respecto al post, creo que es imposible no estar de acuerdo, aunque no puedo negar mis simpatias con Chris Hoy en la pista, y Geraint Thomas en ruta.

      PD: aprovecho la ocasión para agradecer a Sergio el trabajo del blog

       
    • Pues con una CRI de 59 kilómetros, etapas largas de media montaña y dureza muy -bien- concentrada en unas tres etapas, yo a Urán lo veo favorito de partida.

       
  6. Como ha dicho antes otro lector, tengo curiosidad por ver hasta donde puede llegar König en un equipo como sky. Lo veo en plan Majka o algo peor. Dos grandes en un equipo de medio pelo y dos top ten.
    Tres cuartos de lo mismo con Roche.
    Dentro de lo que es el sky, si falla Froome (Wiggings aun corre?), saldra un posible ganador tipo Porte (al que hasta avanzado el tour 2013 vi en condicion de ganar) o un Roche o un Konig luchando por el podio, gracias a su formula magica.
    Pues eso, a ver hasta donde llega Konig.

     
  7. Más de lo mismo. Ayudas hay y sé lo que se maneja. Pero como en pros no hay manera de explicarlo dedico esta reflexión a los cicloturistas. Quién se atreve a decir que en su club de gente que sale sólo a ganarse un bocata y un trago de vino no hay alguien que durante 30 años le ha superado con una facilidad asombrosa independientemente de lo entrenado o culogordo que esté? Pues eso es lo que se llama clase. Y ha existido y siempre existirá. Y no hay pomadas para combatirla. Hay artífices de la medicina pero hay gente que lo lleva en los genes y en la cabeza, qque le sobra una pierna. Y fue con 60 saca los colores a los de 30. Eso no es fruto de escuela sky. Quizás sea fruto de la escuela Osborne. Siempre habrá alguien creíble si no en el profesionalismo sí en las salidas domingueras.

     
    • Buena reflexión. Me siento identificado con el imbécil que salía tres días entre semana cuando podía (tiempos de estudiante, ¡qué vida!), y el “paterfamilias” responsable que trabajaba 12 horas diarias entre lunes y sábado en andamios, pescaderias, carpinterías, etc, me pegaba un repaso en cuanto la carretera se ponía hacia arriba. Menos mal que quedaba la excusa de la alergia respiratoria…
      Ahora el “paterfamilias” soy yo, y lo que he aprendido en reservarme y a dosificarme.

       
  8. Sergio, cuando empecé a leer el blog hace unos 3 años el Sky ya existía y ya usabas el término “ganancias marginales” como parte del vocabulario. Nunca he conseguido entender exactamente de dónde viene. ¿cuál es su origen y qué quieres decir exactamente? ¿En qué post lo usaste por primera vez, te acuerdas?

     
    • Es una buena pregunta, no me acuerdo exactamente. El concepto que sostiene a lo de “ganancias marginales”, que no deja de ser un slogan, está desde el inicio del equipo: me acuerdo en 2010 De Andrés y Arribas hablando de las excelencias de Brailsford, como colocar un destello luminoso encima del autobús para que, al acabar la etapa, los ciclistas supiesen donde estaba. Es exactamente igual que lo que se decía de El Gordo y su famoso altavoz en las cronos, pero el de Torrelavega y sus numerosos amigos jamás fueron más allá de “los pequeños detalles” como slogan.

      En que momento se verbalizó y se propagó lo desconozco, así como la primera vez que lo use en el blog importándolo.

       
  9. Bueno mi interés por conocer el primer post en que lo usaste es símplemente por leerlo para ver si consigo entender completamente su contexto y comprender exactamente lo que quieres decir. Es como cuando cuando llegas a un sitio y todo el mundo hace gracia con alguna coña pero no estabas el primer día y no lo entiendes…

    Yo lo interpreto algo así como una estrategia de sacrificar ciertas carreras, ciertos corredores y jugar el juego del gato y el ratón con los controles anti-doping, jugando al filo del reglamento… Una estrategia que finalmente te dará más en el futuro de lo que se pierde en el momento del sacrificio. Por ejemplo: te pillan dando positivo y te dicen retírate de la carrera y deja ganarla a otro, no sacamos esto a la luz y en el futuro ya te pasaremos la mano y te dejaremos ganar el Tour.

    ¿Me he montado una película yo solo? ¿O quieres decir esto más o menos?

     
    • No, no quiero decir eso. Lamento que muchas veces maneja una jerga propia y para lectores habituales del blog, y la barrera que eso pueda suponer para los que se pierden algunos capítulos que es este gran culebrón llamado “el ciclismo que cambia”. Básicamente las “ganancias marginales” es la gran mentira montada en torno a esa mentira generacional de que esta generación de ciclistas compite limpia: usando “ropa inteligente”, big data, poniendo los nombres de los corredores en el maillot y otros ejemplos de estupideces del mismo nivel quieren hacernos creer que alguien como Froome ha ganado el Tour limpio. Esas son las “ganancias marginales”. Sin embargo, ahí está el paso de Geert Leinders por el equipo -el médico del Rabobank cuando se dopaban hasta las cejas- y otras cosas que cito en el post, y que es donde se obtienen las “relevant gains”. Lo demás es creer en cuentos de hadas.

       
        • CdA: El maillot negro fino, ajustado y con una rugosidad especial que probablemente les hace ganar aerodinámica incluso en las etapas en línea.

           
  10. Acabo de leer tu articulo sobre el Tour de Sastre en 2008, que lo gana con 33 años. Cuando hablas sobre el decepcionante noveno puesto de Valverde, comentas “bueno, el también cumplirá 33 años, y a esa edad se sigue mejorando” Dicho y hecho. Y con 34, 35 42…

     

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *