Un gran Giro (y lo que viene)

Para el etapón de ciclismo que se vivió ayer en el Giro hacía falta el ingrediente básico del ciclismo, que es resistencia. Doce días de competición seguidos llevaba la carrera merced a la herencia de Zomegnan, la estúpida excursión a Dinamarca y el día de descanso el cuarto día.

Hasta Ventoso, un corredor experimentado, reconocía que jamás había hecho doce días de competición seguidos. Aparte de lo ya recorrido y comentado, los ciclistas habían acumulado en los últimos días etapas de esas de “transición”, como por ejemplo la que ganó Roberto Ferrari con 242 km. y 6h 30´ en la bici. Ganó por el desorden de una caída -Cavendish tuvo que frenar y sólo fue cuarto- y porque el rival era Chicchi, el supuesto sprinter treintañero que jamás se había colado entre los tres mejores en el sprint de una gran vuelta.

También porque recorrió toda esa distancia, claro, y ha seguido ganando porque es de los pocos sprinters que no se han ido a casa antes de la primera etapa de montaña (Goss, Demare, Haedo, Renshaw, Lancaster, Bonnet), o no han tenido la connivencia de los jueces tras dejarse remolcar en etapas que no eran de montaña, como Cavendish. El británico pudo ganar el jueves en la etapa-farsa de Cervere (121 km., una etapa de descanso camuflada antes del fin de semana de montaña) en un sprint de nuevo caótico donde se impuso por poco a Kristoff, otro Katusha que vuela.

El día anterior el pelotón disputó una etapa muy interesante por Liguria, donde la escapada llegó y se impusó Bak del Lotto, un especialista en la Roubaix que este año se perdió las clásicas por una caída en la Het Volk. Casar, segundo en la etapa, estuvo rozando el liderato durante mucho tiempo -acabó cuarto de la general ese día- y Andrey Amador, el tenaz costarricense del Movistar, acabó tercero. Era su presentación en sociedad, pero tras este fin de semana ya no podrá pasar inadvertido, o sólo advertido por su nacionalidad o su filiación materna con Ucrania.

En la etapa del sábado camino de Cervinia -casi 50 km. de ascensión de los 206 km. de la etapa- también llegó la escapada, y también iba en ella Andrey Amador. Con 13´ de ventaja al pie del primer puerto, el mal tiempo reinante y que no había nadie peligroso en la fuga, el pelotón dejó ir hasta tal punto que parecía que los fugados no importaban a nadie. Ya saben, el soniquete de “la primera etapa de montaña, atacarán los favoritos, habrá el espectáculo que os prometíamos”.

En contra de lo esperado, hubo ataques, y los hubo en el primero de los dos puertos: atacó en la fuga Jan Barta, el extraño checo del NetApp que ya ganó la Coppi&Bartali, quizás porque pensaba que iba a ganar con 22 km. del Col de Joux por subir, o los 28 km. de Cervinia, ese puerto que nunca se mete en los colosos, quizás porque sólo se ha subido tres veces, una de ellas muy recordada. Fue en 1997 y Gotti, con un ataque a cuatro km. de meta, fundió a Tonkov, que parecía el seguro ganador de aquel Giro que en España sólo retransmitió EITB y TeleMadrid. No, no había streaming por Internet.

También atacaron en el pelotón Cunego y Rujano, escaladores livianos y, en el caso del italiano, con ambiciones en la general, donde sólo estaba poco más de un minuto del liderato. El venezolano no fue muy lejos -aunque no llegó a abandonar por la lluvia, como en 2006-, y Cunego llegó a empezar a escalar en solitario Cervinia, pero su apuesta de “o todo, o nada” -siempre elogiable, y más cuando lo ha intentado varias veces- queda ahí como demostración que otro ciclismo es posible.

Entre los fugados Amador se lanzó en un descenso loco-loco, dio caza a Barta y se fue solo, otra cosa loca-loca. Sólo fue cazado de nuevo por el checo y otro fugado como De Marchi a 11 km. de meta. Sorprendentemente, no se descolgó y aguantó el ritmo mientras el pelotón se acercaba por detrás, dejando su diferencia al pie de Cervinia de 7´ en apenas un minuto de margen.

Hesjedal demostró estar muy bien y atacó a 5 kms. de meta con Nieve, y sólo J. Rodríguez salió tras ellos. Reintegrado de nuevo, el canadiense de origen escandinavo repitió la jugada a dos kms. sacando un botín de nada menos que 26″ en meta al resto de favoritos. En el sprint por la etapa, Amador batió a un fundido Barta, con Hesjedal entrando cuarto a sólo 20″ de la victoria de etapa. A la velocidad que iba, 400 metros más le hubiesen bastado. Se tuvo que conformar con recuperar el liderato.

Con el cansancio acumulado, la etapa de ayer se convirtió en un magnífico espectáculo y una escabechina. 172 km., ningún puerto por encima de los 1.600 metros de altura, pero entre la lluvia, el frío y el desgaste, además del ingrediente más necesario -un puñado de ciclistas valientes- se convirtió en un día de esos que recuerdan los aficionados, aunque sólo sea por las escasas veces que se ha subido el puerto final.

En Pian de Resinelli, ocho kms. muy constantes, sólo había pasado el Giro en 1962, cuando ganó el español Angelino Soler. Sobran las montañas alrededor de Bérgamo y Lecco, y siempre que pasa el Giro por esa zona hay un buen espectáculo. El héroe de la jornada se escapó de salida con el francés Bonnafond, que no llegó al final, y acabó ganando la etapa tras 150 km. de fuga, los últimos 75 en solitario. Se llama Rabottini y quizás les suene su nombre porque su padre, profesional en los ochenta, ganó la Tirreno-Adriático de 1986 gracias a una fuga.

A lo mejor al hijo le pasa lo mismo que al padre: recordado por una única victoria, pero ¡qué victoria!. Cuando en el grupo salió otro grupo de fugados Rabbotini ya llevaba 7´ de ventaja, y ahí detrás se juntaron los habituales de los últimos días: Cunego, Bruseghin, Txurruka o Andrey Amador, además de los peones de J. Rodríguez Alberto Losada y Petrov.

El pelotón seguía dejando hacer, de tal manera que a 50 km. de meta Rabottini tenía 9´ de ventaja y los otros fugados más de cinco minutos, lo que convertía a Cunego en líder virtual. En la cumbre de Culmine di San Pietro -donde se despeñó Horrillo en 2009-, penúltimo puerto de la jornada, Rabottini pasó con 2´45″ sobre Cunego, Losada, Txurruka, Amador y Pirazzi, los únicos supervivientes de la fuga, mientras el pelotón  estaba a 6´.

Rabottini se cayó bajando, y realizó un agónico esfuerzo final en Pian de Resinelli. Lo más duro estaba al inicio, y ahí mantuvo a la fuga, donde el que más lejos llegó fue un sorprendente Losada. El catalán, que es profesional por esa condición y la de amigo de J. Rodríguez, jamás había rendido así en carrera alguna. Hasta ayer. Otro Katusha. Otro de Mikhailov y Holczer.

Por un momento parecía que Losada se lanzaba a por la etapa, pero un ataque de Scarponi (¡qué poco le pudo ayudar un fundido Cunego!) liberó a J. Rodríguez, que atacó en su distancia, pero no en su pendiente, aunque logrando el mismo resultado: una diferencia sorprendente para tan poca distancia. Alcanzó a Rabottini tras el suspiro de ayuda de Losada, pero no pudo descolgarlo.

El italiano se aferró a su rueda ante el delirio de los comentaristas de gazzetta.it, que acabaron desgañitándose cuando ganó la etapa. ¿Cedió J. Rodríguez la victoria? Si fue así, lo hizo de una manera muy convincente: entre la grosería de Contador o Armstrong, y el freno de Induráin, J. Rodríguez habría encontrado el tono perfecto para esta desagradable lid. A mí me pareció que Rabottini se enganchó bien, le favoreció el terreno y el rival, y ganó bien. Con eso basta.

Además, como apunta hoy López-Egea, con su gesto o derrota J. Rodríguez se gana el respeto y el cariño de los aficionados y periodistas italianos, lo que no es poco con las tres superetapas de montaña que quedan por delante. El español afronta estos desafíos como líder de la general, tras meter 25″ a Basso y Scarponi, y encabezar la general con 30″ sobre Hesjedal y 1´22″ sobre Basso. Otro año más, otro español se jugará el Giro en los cuartos de final del ciclismo español, el Mortirolo, donde sólo Contador en 2008 salió victorioso, y donde cayeron Induráin (1994), Olano (1996) y Arroyo (2010). Eso por no hablar de la maldición del Stelvio, donde Galdós perdió el Giro en 1975.
***
Como era esperable, Frank Schleck abandonó el Giro ayer, aduciendo problemas en un hombro. Bruyneel, ha dicho que no le parecían para tanto, y que confiaba en un podio final del luxemburgués. El RadioShack de este año va camino de ser uno de los equipos más ruinosos de la historia.
***
La competencia que la UCI ha puesto al Giro este año ha salido rana, por mucho que algunos digan que este Giro es sólo la última semana. De ocho días de competición que ha habido este año en California, cinco han sido para Sagan, incluyendo las cuatro primeras etapas de manera consecutiva. Competencias así las querrían muchos. El quinto día la crono fue para Zabriskie, especializado desde hace años en este competición -que no modalidad- y del que se sabe muy poco en el resto del calendario profesional, y al día siguiente ganó escapado Sylvain Georges, un francés del Ag2r. ¿Segundo y ganando el sprint del pelotón? Sagan. Total, que la carrera se decidió el penúltimo día en la etapa de montaña (de 126 km., tiene narices), donde Gesink voló como acostumbra a hacer de vez en cuando. Se lleva la general sobre Zabriskie, Danielson y Van Garderen.
***
El Tour de California ha sido la última carrera de Robbie McEwen, que cumpliría 40 años dentro de un mes, y donde al menos los últimos cuatro de profesional han sobrado. Se retira con 12 etapas en el Tour y 12 etapas en el Giro, pero sin ninguna gran victoria a pesar de ser sprinter -durante algunos años de los más rápidos del pelotón- y tener un calendario apto: su mejor éxito en una clásica fue un 4º puesto en una París-Tours de 2005, y 2º en el Mundial de Zolder 2002, cuando se cayó medio pelotón y fue la comparsa de Cipollini. Macarra, desafiante y marrullero, deja tras de sí un legado escasamente edificante y lo que dice su palmarés: etapitas, simplemente eso. Etapitas. Lamentable la cadena de despedidas en el twitter: la previsible a cargo de los anglosajones (Leipheimer e Hincapié, quizás porque tienen una edad parecida a la del australiano) y de algunos italianos muy tontos (Bennati y Chicchi, que lo califican de “leyenda” o “uno de los mejores sprinters de la historia”, simplemente porque ha ganado más que ellos, lo que tampoco es mucho).
***
Visconti abandonó el Giro el domingo, presa de una crisis asmática. Después de conocerse durante la carreera que Urán y Leezer eran alérgicos, la infame bacalá que han colado a los navarros abandona por esa dolencia que afecta al 66% de los ciclistas profesionales, cifra no comparable con la población normal.
***
Cavendish, un profesional como la copa de un pino. Aquí se puede ver cómo, a pesar de los esfuerzos del campeón del mundo por quitarse ese seguidor de encima, el intruso no ceja en su empeño de empujar a tan noble corredor. Menos mal que fue sólo un momento y no se volvió a repetir.
***
Lo más destacado de la noticia es la posibilidad cierta de José Campos pasando su dieta a Manolo Sáiz.
***
La AMA se gastó 312.000 euros en el caso Contador.
***
Entrevista muy interesante a Unai Osa en una página que, aprovecho para decir, también es muy interesante. No estoy de acuerdo en mucho de lo que dice, pero al menos lo dice sinceramente y hay que tener en cuenta eso. Las preguntas están muy bien, y aún mejor las explicaciones. Sólo por esta que dejo de colofón merece la pena: “En mi época de juveniles corrían 200 ciclistas y ahora salen 70. Todo está cambiando. Los chavales están demasiado ocupados. Salen de la escuela, y si no es la Play Station, tienen música, inglés o Espíritu Santo. Están medio amariconados y no les gusta sufrir”

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

20 comentarios en “Un gran Giro (y lo que viene)

  1. Pues a ver en las etapas de montaña que quedan. De momento la general muy abierta, acorde al recorrido hasta ahora, pero quedan tres exámenes de auténtica nota.Sigo pensando que algunas de estas montañas serán demasiado para Purito pero en su favor juega que no hay nadie más fuerte que él. Pase lo que pase su Giro está siendo excepcional por resultados y por su actitud.

     
  2. Yo creo que Andrey Amador lo hizo bastante bien el día que ganó su etapa: bajo muy bien y después regulo mucho mejor que sus dos contrincantes más directos. Iba siempre con buena cara y muy buena frecuencia de pedaleo. Después impuso ese puntito más que llevaba y en mi opinión ese punto superior de clase que tenía sobre los otros dos fugados. Loable Cunego en sus intentos de romper la carrera desde lejos y aprovechar su gran habilidad en los descensos. Mejor quedar 10 en la general con esos ataques un tanto suicidas que quedar 6to yendo todo el rato a rueda. Y mucho mejor no ser el gregario de Scarponi.¿Y qué decir de Rujaneitor y sus descensos?

     
  3. Ciertamente cuesta creer que Rabottini (simpático apellido) haya ganado, después de estar todo el día en fuga, un sprint en cuesta al corredor más en forma del momento, pero bueno… con el valor que le ha echado en cada descenso con la carretera mojada, a mí también me vale el resultado. Los corredores que "regalan" etapas ostentosamente deben ser sancionados. No hacen bien a nadie salvo a sí mismos, que es lo que buscan claro. Por cierto, cómo andan los equipos continentales italianos; ya han mojado todos.Nos espera un final de Giro apasionante con los primeros once de la general a menos de 3', más algún otro como Pozzovivo o Nieve que podrían hacer saltar la banca con alguna fuga. Esperemos que no quede todo para el Stelvio.

     
  4. Hasta el momento uno de los peores Giros que recuerdo, lo ganará Basso con un ataque de los suyos, un ganador ideal para la lamentable carrera que estamos viendo.

     
  5. La sensación es que Purito tiene que "fallar" algún día. Pero no tiene pq pasar. Perico no falló en su Tour aunque Lejarreta si se vino abajo en el Giro…, y cómo se hundio…, hasta los infiernos. –Maertens

     
  6. Para todas esas personas que opinan que lo importante es ganar. SEA COMO SEA."El éxito es deformante, relaja, engaña, nos vuelve peor, nos ayuda a enamorarnos excesivamente de nosotros mismos; el fracaso es todo lo contrario, es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones, nos vuelve coherentes. Si bien competimos para ganar y trabajo de lo que trabajo porque quiero ganar cuando compito, si no distinguiera qué es lo realmente formativo, y qué es secundario, me estaría equivocando.Yo aprendí por el deporte que la generosidad es mejor que la indiferencia, aprendí el valor de la significación del coraje, aprendí la importancia del esfuerzo y aprendí lo transcendente de la rebeldía. No permitan que el fracaso les deteriore la autoestima. Cuando ganas, el mensaje de admiración es tan confuso, te estimula tanto el amor hacia uno mismo y eso deforma tanto… Y cuando perdés sucede todo lo contrario.En cualquier tarea se puede ganar o perder, lo importante es la nobleza de los recursos utilizados, eso sí es importante, lo importante es el tránsito, la dignidad con que recorrí el camino en la búsqueda del objetivo. Lo otro es cuento para vendernos una realidad que no es tal." MARCELO BIELSA

     
  7. A mí este Giro tampoco me está entusiasmando mucho, entre los favoritos pasa como en el Tour del año pasado: que lo fían todo a la última semana y ahí todos a lo loco a ver quien se salva porque no hay ningún croner al que recortarle distancias ni una fuga peligrosa para la general, nadie se ha implicado en serio por la victoria salvo Cunego. ¡Que listo Ulissi diciéndole que pasara! Por eso me alegro que en el Tour arriesguen con el tema 2 cronos y menos montaña, por probar algo distinto y que los escaladores de verdad se impliquen en las primeras rampas porque… uf, ver Joux, Cervinia y Resinelli de marcheta hasta el último km… El que mejor lo tiene es Birillo para su machada habitual en el Mortirolo para enfangar la carrera como de costumbre, aunque la etapa de Pampeago será la decisiva. J. Rodriguez reventará en una de las tres, simplemente no le veo… es demasiado para él, son como tres etapas Gardeccia. Rabottini y Rubiano, sin comentarios. Savio la armará.Los sprints también me están pareciendo muy pobres. Todos los sprinters con problemas, se van a los dos días y gana el de siempre, y si no es porque hubo una caída de por medio. Todos juntitos gracias al Sky 2.0 y ojo a Henao. Quien no se consuela es porque no quiere, como dice el refrán. Las llegadas a Rocca di Cambio y Sestri Levante fueron muy bonitas, y también a Assisi aunque solo fuera por el escenario local, me arrepiento de no haber pasado por ahí cuando estuve por Italia… ains…

     
  8. Lo de Cavendish, efectivamente, es una vergüenza, y más con el maillot que lleva. De todas formas, este tipo de ayudas por parte del público han sido corrientes a lo largo de la historia del ciclismo. Pero lo peor de Cavendish son las ayudas que recibe por parte del coche cuando nadie le ve, como denunció el año pasado Ventoso en el Tour. Pero, bueno, el mono de circo es conveniente que siga en carrera, que hay que vender en los países anglosajones…

     
  9. Sobre lo de purito, opino que si hubiera habido bonificacion habria ganado si o si, pero sin ella, ya sea x falta de tension o porque de verdad se trago el farol del trilero del año, perdio en buena lid, y ha sido su mejor victoria cara a los tifossi.Del giro en general, bastante pobreton en cuanto a ataques. los que quieren (cunego, hesjedal) dan para lo que dan, y los que pueden (basso+liquigas) no dan para mas (gregarios de lujo!). Y en medio purito que no se ha visto en una asi en su vida! Al final me da que esto se lo va a llevar el gotti de turno.Otra cosa, lo del equipo americano sin el cowboy es tremendo, no dan pie con bola…. Ni que fuera este el encargado de la mandanga! Eso si, es gracioso ver al inaccesible bruynel hablando con todos medios…

     
  10. Pues sí, muy buena entrevista a Unai Osa. ¿Qué tendrá Lastras que lo quiere todo el mundo? Al menos, desdes fuera, a mí siempre me ha caído bien.Lobo: No quiero meterme en una discusión de fútbol porque es off-topic y no me interesa, y por mi parte lo dejaré aquí. No se lo cree ni él. Pretende haber ganado aún cuando le metieron un 3-0 muy bonito. Otro filósofo del deporte y la competición pretendiendo elevar su disciplina a una categoría que ni tiene ni jamás tendrá. Perdió y esa es su única lección, que lo vaya asumiendo.

     
  11. Me ha encantado la entrevista a Unai Osa. Creo que como profesional no llegó a destacar todo lo que se esperaba de él,dada su trayectoria en aficionados dónde arrasaba todo lo que corría Recuerdo perfectamente la primera Challenge a Mallorca codeándose con los mejores. Tengo mis dudas de si Purito aguantará la última semana. Se encuentra ante la oportunidad de su vida. Me encantaría que ganara; gran corredor y buen tipo

     
  12. Para jefe.¿Discusión de fútbol?Te equivocas. Filosofía de vida. Aplicable a todos los ámbitos. Ay! que visión más reducida la tuya.Un saludo a clembutador y amigos. Mejor ganar chutado que perder siendo 'honrado'.

     
  13. ¿Tanto poder le das a la mafia rusa como para controlar a Petrov aún estando en Astaná?Porque o te he entendido mal,o consideras a Petrov un peón de J.Rodríguez…¿después de la etapa de Pian dei Resinelli también serán peones del Katusha los Farnese?Es posible que aún siga vigente el funcionamiento de los estados satélites de la CEI y Kazajistán haga el trabajo sucio que la "madre Rusia" no está dispuesta a hacer.Bueno,perdón por elucubrar de mala manera pero me ha hecho gracia ese error tuyo(¿o estás insinuando algo?,porque tengo la sensación de que nunca das puntada sin hilo).Alegrón ver a Cunego apostar a lo valiente en este Giro y a Txurruka moverse bien en fuga(sin éxito por el momento),también soy de la opinión de que Joaquim petará algún día de esta última semana(veremos si le vale para ser podio)aparte de que está la crono final,en la cual no creo que haga una actuación tan buena como en la CRE,la que,dicho sea de paso,me parece la actuación en grupo más sospechosa de un equipo en una GV en años.SaludosDavid Sánchez

     

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *