La Gante-Wevelgem más rápida de la historia

La Gante-Wevelgem más rápida de la historia

Ha sido otra Gante-Wevelgem loca, como cuando viento el sopla. Esta vez no fue en el tramo de circuito en torno al Kemmelberg, sino en los primeros 100 km. al lado de la costa del mar del norte: se formó un gran grupo delantero con corredores muy potentes que llegaron a estar 180 km. en fuga, una salvajada en este tipo de pruebas y con estos grandes nombres.

El primero de ellos, Peter Sagan. El rey de la carrera -tres victorias, otras tantas veces en el podio- dijo en meta que no era ninguna táctica preconcebida: cuando el viento sopla así, tienes que decidir estar delante o detrás. Optó por la primera solución y hay poco que reprochar al corredor. Su valentía y su peligrosidad explican gran parte de lo sucedido en el resto de la carrera.

Lo que no se explica es que la descomunal media alcanzada. 46´27 km/h, la edición más rápida de una carrera que solo en épocas recientes ha alcanzado los 250 km.… Leer más

 

Una Sanremo sin levantarse del sillín: metafóricamente y de verdad

Una Sanremo sin levantarse del sillín: metafóricamente y de verdad

Hace menos de un mes Julien Alaphilippe no tenía ninguna victoria en Italia. Ahora tiene cuatro, que son las mismas que las conseguidas en toda su vida deportiva por Valverde y Boonen (dos cada uno). El nuevo Bettini ha encontrado su nuevo paraíso particular y el mundo del ciclismo transalpino parece encantado con ese corredor de bolsillo, a tenor de las reacciones a su victoria en la Milan-Sanremo 2018.

¡Qué diferencia respecto a 2016 y el incontestable triunfo de Demaré! La primera vez en 20 años que un francés ganaba la carrera y todo fue encogimiento de hombros, críticas despediadas por parte del periodista estrella de Gazzetta, y altavoz contínuo a las invenciones de un par de ciclistas mediocres italianos sobre falsedades que ellos habrían hecho de haber tenido alguna vez opción de ganar la carrera.

Con Alaphilippe viene todo más rodado. Y viene así porque viene con el pack de un equipo muy conocido, de una nación histórica del ciclismo que ha vuelto -por qué había desaparecido saldrá veladamente en el post- y, la parte más importante, viene porque era el máximo favorito en la salida.… Leer más

 

Los que siempre fracasan en la Milán-Sanremo

Los que siempre fracasan en la Milán-Sanremo

Jurgen Roelandts terminó quinto el año pasado en la Milán-Sanremo, que tal y cómo fue a la carrera significa que fue cuarto en el sprint más importante del año. Batió a Sagan, a Matthews, a Cort Nielsen, a Colbrelli, a Stuyven, a Kwiatkowski, a Modolo, a Van Avermaet y a Viviani. Para que nadie piense que fue un accidente, en 2016 fue tercero, pero también habrá el que diga que ese año hubo caída, o que se remolcó de un coche, como todavía dicen los de siempre del que ganó.

Roelandts tiene 33 años y este año ha fichado por el Movistar, un equipo que tiene como mejor puesto en la carrera un cuarto puesto conseguido por casualidad por un corredor que jamás volvió a hacer nada ni remotamente parecido -y son 40 años de historia de la franquicia-, y que hace poco se pavoneaba en redes sociales de salir por primera vez en la Het Volk.… Leer más

 

El dilema del Bora

En Decadencia-Adriático tocó entrenamiento con dorsal. Escapada concertada, siguiendo el esquema descrito aquí, en la que dejaron meterse a dos Bardiani, un Gazprom-RusVelo, un Cofidis, un Neri Sottoli y un Israel Cycling Academy. Ni uno más, ni uno menos. Y sí, exactamente los equipos invitados. Y sí, sin ningún World Tour. En los medios tradicionales ponen vídeos de caídas -un gran día con la CRE inaugural-, pero esto jamás, porque forman parte de la Mafia que les da de comer.

Era una de las dos etapas largas de 220 km. -otros años llegaba a 240 km- y era un entrenamiendo de fondo para la Sanremo, como toda la carrera en sí. Llamarlo competición sería excesivo, porque aplicaron el metrónomo a fuerza de bien con los infelices de la fuga: les dejaron a 5 km. del final, un territorio donde no hay ninguna esperanza para el 95% de los corredores del pelotón, que un día más han preferido ir en el grupo a intentar el asalto de la etapa.… Leer más

 

Hay Mundial

Hay Mundial

El otro día Carlos de Andrés terminaba su retransmisión del Mundial CRI de manera abrupta, sin mostrar el podio y cuando Dennis estaba hablando ante las cámaras. Es el modo de hacer de su canal, y no es el tema de hoy: antes de irse a las bravas, tuvo tiempo de comentar la carrera de este domingo (en adelante, “El Mundial”) con estos términos: “es una carrera a la que tengo muchas ganas”, como si fuese a correr, o como si le hubiese ofendido en el honor.

Lo que quería decir el periodista catalán es que tiene ganas de Mundial, porque este año el Mundial es más duro o más apto para los corredores que le gustan (españoles y andorranos, por este orden). Para los que nos gusta el ciclismo, todos los años Hay Mundial, independientemente del recorrido mientras se reconozcan en el mismo los elementos que han hecho grande este deporte.… Leer más

 

Una Vuelta que hay que completar con la imaginación

Por una vez la Vuelta de Guillén se ha acercado a la fronteriza, aislada y despoblada comarca de Zamora donde el Duero pasa a Portugal, una zona que estuvo de moda durante el franquismo por la sucesiva construcción de embalses para la producción de energía eléctrica. Durante su construcción la zona se convirtió en un El Dorado, para después volver a lo que ha sido siempre: un territorio tan agreste que nadie se acerca por ahí.

La Vuelta por lo menos ha honrado el paso, e incluso incluyó en el recorrido la subida a un pequeño puerto, algo muy raro en sus anteriores pasos por la provincia, incluyendo el muy recordado de 2008. La fuga del día solo tenía dos integrantes, y menos mal que al primer ataque de Ezquerro se unió después el portugués Machado, porque la primera reacción fue dejar solo al corredor español.

Machado siempre acostumbra a ir en fuga cuando no tiene un líder sólido por el que trabajar, y este parece ser el caso de Zakarin en esta Vuelta.… Leer más

 

Mitad de la Vuelta, y diez corredores en menos de un minuto

Sería injusto decir que la Vuelta 2018 está siendo una carrera mala. Las etapas al menos han sido entretenidas, la estrechez de tiempos en la lucha por la general augura una buena carrera y se ha pasado por zonas de España poco exploradas, o olvidadas por el ciclismo desde hace mucho tiempo. La Vuelta, que ya ha consumido prácticamente una mitad, es una carrera que aprueba, porque el recuerdo del pasado Tour hace que todo mejore.

El corredor que parecía favorito para ganar, por recorrido y trayectoria, demostró desde el primer día que venía a pasearse y preparar el Mundial CRI de Innsbruck. Richie Porte acabará su vida deportiva sin ganar una gran vuelta por etapas, y parece muy contento con ese estatus, tanto que en el equipo le hicieron salir de los primeros en el prólogo de Málaga, lastimosamente escaso de público en una ciudad renovada y que se intenta vender como polo cultural con colecciones de serie Z.… Leer más

 

Etapas muy de transición, con la colaboración de Movistar

El Tour de Francia dejó de programar etapas de montaña los fines de semana por razones que ahora mismo está sufriendo Vincenzo Nibali. Desde entonces, el menú de la carrera más aburrida del mundo deja para las etapas con más seguimiento potencial -tanto por televisión como en vivo, y todo por el calendario- unas jornadas propensas a la fuga, y que pasan por parajes muy atractivos para el turismo y la realización audiovisual.

Así fue la etapa del viernes, un recorrido este-oeste atravesando el Ródano, esquivando Grenoble y el macizo de Vercours tan explotado en Dauphiné, para una llegada tristísima en la también triste Valence, una ciudad referencia para los camioneros por su importante función de nudo de comunicaciones. En consonancia, la fuga volvió a ser tristísima y sin ningún interés al margen de De Gendt, que poco puede hacer con 4´ sobre el pelotón.

Tras la gran sangría de sprinters en los Alpes -se fueron a casa los prometedores Gaviria y Groenewegen, ya con el Tour cumplido, y los carcamales Cavendish, Kittel y Greipel, a recuperar en septiembre- solo quedaba un auténtico hombre rápido en el Tour, al menos a tenor de los resultados de las etapas ya disputadas.… Leer más

 

Bretaña intranscendente: lo que los ciclistas han querido

Bretaña intranscendente: lo que los ciclistas han querido

Poco han dado de sí -lo que se esperaba- la dos etapas con tachuelas con las que el Tour de Francia ha festoneado la primera semana de la edición 2018. Todo podía dar mucho más de sí, y no ha sido de otra manera por un recorrido que los propios ciclistas ningunean al permitir escapadas formadas en el primer kilómetro de la etapa, y siempre integradas por los equipos invitados a la carrera.

Ayer fue una excepción. Por alguna razon milagrosa se permitió una fuga con siete corredores, alguno de ellos muy bueno, y también tres corredores WT, precisamente de los equipos más débiles. Sylvain Chavanel, Lilian Calmejane, Jasper De Buyst, Julien Vermote, Toms Skujins, Elie Gesbert y Nicolas Edet tenían, además, un buen recorrido de sube y baja bretón, vendido pretenciosamente como una clásica, y que solo se pareció a esta en el resultado final.

De entrada, el pelotón no dejó que cogiesen más de 4´, a diferencia del día anterior donde la ventaja se fue a 8´.… Leer más

 

Cumplido el sueño del aldeano

Debe ser realmente difícil que el Tour de Francia, con un siglo de historia, no haya llegado a alguna parte de Francia. Conocemos bien las zonas que la Vuelta jamás ha visitado y también la que ha visitado una única vez (Mallorca, Canarias, Huelva), pero Francia…se daba por hecho que el Tour habría visitado cualquier confín, dada su querencia a visitar pequeños pueblos en vez de grandes ciudades.

Sarzeu es un pueblo tan remoto que hoy ha sido la primera vez no ya que la carrera ha acabado ahí, sino que se ha acercado por la zona. Está al sur de la Bretaña, justo cuando la línea recta de la fachada atlántica se rompe con la protuberancia de esa extraña provincia de casas bajas, tejados de pizarra y costas rocosas. Está en una zona demasiado cercana al estuario del Loira y pegada a un mar interior salpicado de islas y recovecos.… Leer más