Tres cronos y tres monstruos alpinos: el Giro 2020

De forma previsible, el Giro de Italia ha vuelto a ganar la batalla por ser la mejor gran vuelta por etapas sobre el papel. Lo dicen todos, obviando que no deja de ser igual que el resto de sus rivales: tres etapas regaladas por Hungría buscando el parné -un prólogo de 8´6 km por Budapest y final en cuesta como lo único destacado- y traslado al día siguiente, sin etapa de descanso de por medio, a Sicilia.

Veremos si les sale bien el puente aéreo de 2000 km. y 24 horas de margen. Y ese “veremos” tiene que ser una constante al analizar el recorrrido de la edición 2020 del Giro de Italia, donde los colosos del Agnello y el Stelvio tienen un protagonismo especial, sin tener ninguno una alternativa viable en caso de problemas con la nieve.

Sicilia, por contra, ya no provoca ningún problema, salvo las largas colas que tendrá que sufrir la caravana de auxiliares para cruzar el escaso kilómetro que separa Messina de Reggio di Calabria.… Leer más

 

De santuario a santuario, y Lombardía porque toca

De momento el encadenado de pruebas de un día por el norte de Italia está siendo un éxito, hasta el punto de que algunas pruebas van a intentar sumarse en los próximos años al calendario de otoño, como la Copa Agostoni o la Sabatini, ahora mismo perdidas en mitad de septiembre y con una participación bajísima, casi tanto como su relevancia. Gran parte del auge de estas carreras centenarias -que en fechas recientes han tenido ediciones sin disputar- se debe al hype con las pruebas de un día, y también al interés que suscitan en los grandes campeones.

Un buen ejemplo ha sido estos dos días en el Piamonte, la cuna de gigantes de la ruta como Girardengo, los hermanos Coppi o Saronni. El miércoles se disputó la Milán-Turín en su edición del centenario, con el previsible desarrollo de la carrera desde que volvió en 2012 con el final en Superga: todo queda para la subida final, y los que conocimos las ediciones clásicas con final en el Corso Casale -paralelo al Po- o en el ya impracticable Autovelodromo Fausto Coppi añoramos esa carrera que no se decidía necesariamente en el kilómetro final.… Leer más

 

Roglic nos salva de una victoria de Valverde

Roglic nos salva de una victoria de Valverde

La Vuelta 2019 salió lastrada por la falta de participantes, y así ha llegado a Madrid una edición que será recordada por los aficionados a este deporte por algunas etapas muy brillantes y por la nula disputa de la clasificación general, en la que Roglic ha sido infinitamente superior a sus inexistentes rivales, ya muy condicionados de salida.

Un buen indicador del nivel de esta Vuelta es que seis etapas (más de una cuarta parte del total) han ido a parar a debutantes en grandes vueltas, esto es: corredores que nunca antes habían afrontado tres semanas seguidas de competición. En este sentido, es especialmente significativo que tres de esas etapas hayan sido ganadas en la tercera semana, la del desgaste, Pedro.

Lo que refleja esta estadística, simple y llanamente, es que la Vuelta no ha tenido ritmo competitivo. Por eso insistía tanto De Andrés en lo de “hemos llegado con adelanto”, “mucha batalla”, cuando la realidad es que ha habido fumada tras fumada, incluyendo todas las etapas reina de montaña, donde Tony Martin iba marcando el ritmo.… Leer más

 

Solo se tiene 20 años una vez en la vida

Solo se tiene 20 años una vez en la vida

¿Cómo se puede retransmitir una etapa de ciclismo cuando has pactado no hablar de ciertos temas? Pues con la cara de mármol que lucen día tras día Probenecid, Carlos de Andrés y Joaquím Rodríguez. Como ya saben, el dopaje no existe. Cuando hay un caso, se dice rápidamente para dar cumplido servicio, y contar chistes o que una cuadra convertida en iglesia tiene tres naves -visto ayer en las montañas de Ávila-, no vaya a ser que la gente piense que esto es un deporte de trampas y engañifas continuas.

Como quizás no sabían, en el ciclismo todo es seda y “una gran familia”, de ahí que la declaración de M.A López sobre el ataque de ratas navarras apenas fuese mencionado durante las cinco largas horas de excursión por Gredos. Esa autocensura provocó momentos divertídisimos, como que se estuviesen viendo acciones de carrera que solo se explicaban por ese motivo olvidado conscientemente, y que los tres que se ponen al frente de los micrófonos no podían narrar como eran.… Leer más

 

Abran paso a Rémi Cavagna

La lluvia deslució la primera parte de una etapa elevada a la categoría de obra maestra por su vencedor, y es una pena porque discurría por una zona muy escénica para el ciclismo: salida de Ávila, y rumbo a Toledo pasando por la N-403, para después desviarse a la altura de San Martín de Valdeiglesias esquivando Gredos hacia Sotillo de la Adrada, y volver a la Comunidad de Madrid por Cenicientos.

El pelotón iba enfilado y con abundantes chubasqueros: imposible fijarse en los estragos del incendio forestal de este verano, que ha dejado arrasado el monte de la zona. Quedaban 80 km. a meta y la fuga estaba en el orden de los 2´, compuesta por los corredores en forma de esta Vuelta (Craddock, Arndt, Cavagna) y una resolución que parecía descontada al sprint.

A 25 km. de meta, cuando la lluvia ya había desaparecido y el asfalto estaba seco, cuando los fugados ya iban a la vera del Tajo desecado para llevar agua a los campos de golf de Murcia, atacó Cavagna.… Leer más

 

Asturias intranscendente

Si hubiese que escoger un momento especialmente patético de la etapa de La Cubilla fue cuando, en unos tendidísimos kilómetros finales, J. Rodríguez estalló y dijo “decían que no estaba pasando nada, y mira si están pasando cosas, eh”. Fue asumir como cierto, después de horas de propaganda sobre la fatiga, lo duro que es esto, que la carrera era y es una mierda, y que nadie se pierde nada por no ver este tipo de etapas. Tres etapas en Asturias, las tres prescindibles, las tres con amargura.

Como era previsible, menos para los que viven de este cuento (vean esta entrevista a Carlos de Andrés, donde confiesa que “yo nunca me creí a  Armstrong”, pero se tiró más de una década cantando sus virtudes) la etapa fue una absoluta MIERDA. Una mierda típica de Guillén, que programó tres etapas en Asturias por la facilidad para el gasto de dinero público de esta región-soviet, completamente subvencionada, y que vive una perpetua decadencia que no sobrevivirá a la siguiente crisis.… Leer más

 

A Roglic le basta con seguir la rueda

Hoy Guillén se va a la cama sollozando. Su juguete ha vivido una de las jornadas más ilustrativas de lo que es su mandato, basado en el cartón piedra y la plastilina. Una crono en Pau para sablear un poco de dinero foráneo -aplicando la tarifa más elevada-, saldada con un balance netamente guilleniano: solo había público en la meta, y la carrera he quedado semisentenciada, a falta de diez etapas para el final.

Hace falta ser un genio para lograr algo así. Roglic había anunciado en la pretemporada que iría a por el Giro, y así lo hizo. Sin embargo, ya mediada la carrera italiana, anunció que no iría al Tour y que preparía la Vuelta, donde brillaba esta crono de 36 kilómetros que no son nada en la historia del ciclismo, pero que en el ciclismo actual donde el Tour ha hecho una crono en la misma ciudad de solo 25 km, pues es un potosí.… Leer más

 

Quintana lidera la Vuelta pese a su equipo

Hay etapas del ciclismo que es mejor dejar pasar un margen sustancial para poder comentarlas adecuadamente. No, no crean que me he dejado subyugar por el guillenismo a cambio de más canapés en el buffet frío para periodistas. La etapa de Andorra, ideada sin disimulo por la Rata de Parets del Vallés -ya lo hacía cuando era corredor, sin conflicto de intereses alguno- y con una distancia propia del cicloturismo,  fue un desastre sin paliativos.

Ni épica, ni histórica, ni decisiva, ni nada. La misma mierda de todos los años en Andorra salvo, significativamente, el año que acabaron en la capital subiendo la Comella antes de meta. En contra de las evidencias más lógicas, es mucho mejor insistir en el carrusel de puertos que no hacen nada, e incluso pasar por tramos sin pavimentar para poder enlazar puertos que nadie demanda, mientras la yeguada médico-deportiva asentada en El País de los Pirineos (y de la mafia rusa) se incrementa mes tras mes.… Leer más

 

Etapa regalada por la organización

En lo que al ciclismo nacional se refiere, vivimos tiempos de hambre y pobreza. Buenos tiempos pues, dado que es un ciclismo que jamás se ha regenerado y donde al frente de la federación está uno que hizo de carnicero ambulante, el único equipo representativo lleva de jefe de filas a su aire a Piti, la Vuelta a España ha vuelto a la participación de principios de los noventa y todo huele a rancio y gol en Las Gaunas.

La etapa de hoy ha sido una muestra magnífica de lo apenas esbozado. Tras dos sprints en el horror urbanístico del Levante español que fueron a parar a Bennet y su futuro compañero Jakobsen, la organización había propuesto llegar el quinto día de carrera al desconocido puerto de Javalambre, en la indómita Teruel. Existía en el ambiente una expectativa de gran etapa, puesto que ha calado en el aficionado eso los corredores llegan sin fatiga, hay ganas y tal y cual.… Leer más

 

Quintana gana a cota de mar

El escalador Nairo Quintana ha ganado la segunda etapa de la Vuelta 2019 a nivel de mar, después de una brillante carrera deportiva compuesta por los puertos más selectivos del circuito ciclista. La victoria podría corresponder a un escalador que, en un día de fumada general y cuando ya piensa en su retirada, consigue dar la sorpresa y sumar un último triunfo, pero es todo lo contrario: es una victoria de raza, de un corredor que si se retirase hoy mismo sería el mejor de la historia de los de su especie, y que aun así sigue con la ambición de las cotas más altas, las más alejadas de Mar Mediterráneo de Calpe.

A Quintana nadie le ha regalado jamás nada. Ni en su equipo -que dejó huir a todos sus gregarios, y los que quedan no los convocan para las grandes vueltas-, ni en los medios -los mismos de los que presumía Iñako el del As/El Mundo que hacían la vista gorda con J.… Leer más