Samuel Sánchez da positivo por una sustancia conocida como BABAYU

Samuel Sánchez da positivo por una sustancia conocida como BABAYU

Samuel Sánchez tendría que haber cerrado su carrera deportiva en 2015, cuando auspició un libro hagiográfico reseñado aquí. Ya era un ciclista veterano, y había logrado en 2011 su mayor sueño como ciclista: ganar la Vuelta al País Vasco, región donde trabajó durante más de 15 años, y donde jamás aprendió una frase completa del otro idioma local. Un ejemplo de integración, especialmente en el ciclismo.

Sin embargo, se aferró al deporte en el que era profesional desde el año 2000, y donde pasó tras dos positivos: el primero por efedrina, luego de ganar de manera macabra la última etapa de la Vuelta a Bidasoa -una de las pruebas de aficionados más prestigiosas-, escapandose en el llano a cuatro km. del final. Era la #EPOGoldenAge, el problema es que esta sustancia todavía no se detectaba. Tras el oportuno paso por la nevera, incluyendo lloros y sollozos, volvió a dar positivo y se tiró el año 99 en blanco, para pasarlo muuy joven (22 años) con el Euskaltel.… Leer más

 

Un Giro que no termina de arrancar

Habia tantas expectativas generadas en torno la edición número 100 del Giro de Italia que todo lo sucedido hasta ahora -seis etapas, siete días desde que comenzó la carrera- saben a poco o muy poco. En gran parte ya se sabía que algo así iba a pasar con las tres etapas sardas, no muy diferentes de cuando hacen salir la carrera de Holanda, Irlanda o cualquier otro sitio exótico: un prólogo de tres días, y después un día de descanso que nadie necesita, simplemente unos organizadores que tienen que mover la caravana.

El problema es que este Giro ha tenido dos prólogos alargados, porque tras Cerdeña y un día de descanso, ha habido dos días en Sicilia de muy poca cosa también, y el tránsito posterior a la península, que hoy ha vivido su primer día, tiene pinta de que va a ser igual, contando los días hasta el domingo y lo que se espera vaya a ser una subida pantagruélica al Blockhaus, el puerto más duro como final de etapa de este Giro que ha empezado al tran-tran.… Leer más

 

Blancazo de Landa cuando buscaba el rosa

Tony Rominger se planteó la temporada 1994 como la del asalto definitivo al Tour de Francia. El año anterior había sido segundo, ganando tres etapas: dos por la magnificencia de Indurain, y otra, la que le dio más alas, la crono final. Se presentó en la línea de salida con ese aval, y el de tres Vueltas a España consecutivas, además de una preparación específica de dos meses en Colorado (EE.UU). Pasada la primera crono, el suizo preparado y evolucionado por Michele Ferrari, se quedó en una etapa de llano, abandonando antes de la montaña.

De ese momento queda una de esas grandes frases que produce este deporte de vez en cuando: “Rominger Colorado, Indurain Amarillo”.  25 años después, incluyendo caso Festina, fiambre de Pantani, Operación Puerto, T-Mobile, UsPostal, Phonak y lo que quieran añadir, seguimos exactamente igual, hablando de colores: Landa iba a por el rosa del Giro, y se ha quedado blanco.… Leer más

 

Quintana salva el Giro

Quintana salva el Giro

La terrible semana final del Giro, anunciada así por los organizadores y los fans-cheerleaders, se ha saldado de esta manera tan poco gloriosa: la etapa del Zoncolan no ha producido ningún cambio en absoluto en la clasificación general. Es la lógica consecuencia del que ha sido uno de los peores Giros de la historia, sentenciado en dos únicas etapas: Val Martello y la impresionante cronoescalada al Monte Grappa del viernes.

No se ven cronoescaladas así fácilmente. De hecho, no se ven cronoescaladas frecuentemente en las grandes vueltas. En España, tras las dolorosas experiencias de 2003 y 2004 no ha vuelto a haber ninguna; en el Tour, salen cada cinco o seis años, pero jamás han vuelto a plantear algo como lo de Alpe D´Huez 2004; en el Giro las hay de vez en cuando, pero suelen ser a puertos menores, o a circos como aquella pista asfaltada para mayor gloria de Zomegnan, Garzelli y Pellizotti, y que se llamaba Plan de Corones.… Leer más

 

Un apellido vasco

ArredondoEsta es la terrible semana final del Giro. Etapa de montaña por Trento y Belluno, final en el inédito Refugio Panarotta, en medio de los espléndidos bosques de la zona, gran parte de ellos de repoblación. Se forma la fuga del día en el primer puerto -el paso San Pellegrino, tan importante en el pasado, tan olvidado en el presente- con los habituales de la carrera, entre ellos el más habitual, llega a meta y entre los favoritos solo hay ataques de fogueo. Hoy, la cronoescalada a Monte Grappa, con la bellezza de 28 km.

14 corredores hicieron la etapa escapados, con la bendición del pelotón, y todos fueron tras Arredondo, el incombustible líder de la montaña: el fue quien hizo el primer ataque, y el que se llevó la etapa 4 horas después. Cataldo y Deignan por parte de la ciencia, Sella y Pellizotti por parte de Savio, el espléndido belga Wellens por parte del futuro de este deporte, Rovny, Thomas de Gendt, Keizer, Fabio Duarte, Losada, Basso, Rabottini y Zardini, el inevitable Bardiani.… Leer más

 

La cama redonda del ciclismo

La cama redonda del ciclismo

Uno de las muchas paradojas que dejó la Operación Puerto fue la constatación de la escasa inteligencia de la mayoría de ciclistas. No ya dejarse llamar como perros, si no el hecho de que los máximos aspirantes -por escalafón- al Tour de 2006 (Basso, Ullrich, Mancebo) compartiesen el mismo médico y el mismo arcón de sangre congelada, en contra de la más mínima lógica entre supuestos rivales en la carretera.

¿Cómo podían estar seguros de que Eufemiano del Gran Poder no favorecía a uno sobre el otro? ¿De que no hablaba de como iba el italiano o el abulense? ¿Cómo podían ser tan estúpidos de fiar su preparación de dopaje a la misma persona, precisamente la misma que había optado por Casero frente a Sevilla, siendo ambos clientes, en la Vuelta 2001, y a saber con qué oscuros fines?

Hay algunas respuestas parciales a estas preguntas, pero ninguna oculta que el problema era de base: no puede ser que todos estén en el mismo sitio, siquiera por la mínima sospecha de favoritismo de uno sobre el otro.… Leer más

 

Un talentino para salvar un Giro

Un talentino para salvar un Giro

Ehhhh….el Giro, ah sí. Que se está disputando el Giro. Que quedan seis etapas. Que ha pasado un fin de semana de montaña -flojita- y ha pasado bien poco cosa. Que los ganadores de etapa, y la disputa por la misma, están a la altura de la Vuelta a Turquía. Que nadie es responsable de nada de lo que está ocurriendo, pero todos esperando en que una etapa-mágica de un vuelco a la clasificación y haya emoción, disputa, o lo que sea. Que haya algo, por Dios. O por Acquarone.

El viernes, en otra etapa-farsa en cuanto a recorrido y distancia (140 km., circuito final semiurbano) los ciclistas pillaron un buen chaparrón de lluvia y frío. Un puñado de valientes salió al ataque y, vista su intranscendencia para nada, consiguieron llegar a meta, después de que el pelotón calculase mal el tiempo que quedaba, el circuito o vaya usted a saber qué.… Leer más