Una Tirreno-Adriático fotocopiada

Spring Cleanout Ending wk13 - 728x90

No llegan buenas señales de la Tirreno-Adriático, una carrera que ofrece en 2017 exactamente lo mismo que en 2016 o 2015: etapas calcadas en cuanto a recorrido, ciudades de salida y llegada, subidas y la crono final de San Benedetto del Tronto. Además, este año cuenta con una participación un poco inferior a la París-Niza, que está siendo un carrerón de tomo y lomo.

La repetición de lugares es sinónimo de problemas muy serios para encontrar pueblos dispuestos a poner su dinero por aparecer en la carrera, una prueba que siempre ha tenido graves problemas para atraer al público -discurre por zonas de Italia escasamente pobladas o con la población muy envejecida- y que, a pesar del gran espectáculo de las ediciones de los últimos años -Garzelli ganando por el puestómetro, Nibali batiendo el último día a Horner y al año siguiente a Froome y Contador, Contador en uno de sus mejores ataques, Quintana con una stoccata mortal en el Terminillo-, parece que no termina de afianzarse como lo que es: una de las grandes vueltas por etapas de una semana.

Miren por ejemplo el triste comienzo de la carrera, una CRE por exactamente el mismo sitio que los dos últimos años, y la misma distancia. Una CRE tan triste que solo hay cuatro curvas, y que se convierte de facto en una competición de trenes en un paisaje no muy distinto del que se ve en las carreras pérsicas, rascacielos aparte. El Lido de Camaiore, en temporada baja, es el escenario perfecto para un holocausto zombie.

T01_LidoCamaiore_alt
Bodrio CRE

La segunda etapa es mucho más interesante, con 229 km. que ya se ven muy infrecuentemente en las carreras ciclistas, y final en Pomarance, en una etapa diseñada por Paolo Bettini y que ya se vivió en 2016, con victoria para Stybar. El checo aprovechó la subida final para hacer una de esas llegadas suyas de finisheur, la única que hizo en todo el año. Este año hay 20 km. más de etapa, en un final ideal para Sagan y pasando por algunas de las zonas más bonitas de Toscana, como Volterra y toda la zona conocida como geotermica, por la actividad vulcanológica de la que se extrae energia.

T02_Pomarance_alt_web
Diseñado por Bettini,y lo hace mejor que la Rata de Parets del Vallés

T02_Pomarance_ukm
Subida no de cabras, perfecta para saltos de llegador

De la misma forma, la tercera etapa repite el final en Montalto de Castro, donde el sprint de Gaviria elogiado por los palmeros del ciclismo como “uno de los mejores de los últimos años”, cuando fue un sprint como los nueve que ganó Freire en esta misma carrera, jamás elogiados a ese nivel. Lo cierto es que el colombiano y el cántabro se parecen muchísimo, y este año también será de la partida en la carrera de los dos mares, esperando tener más suerte en la recta de Vía Roma de Sanremo. También será difícil que pille igual de desprevenido al pelotón. No se pierdan la etapa, que atraviesa ya con señal de televisión las espectaculares Termas de Saturnia y la ciudad tufacea de Pitigliano, en una zona de Toscana que no recibe turistas internacionales.

T02_Cascina_alt
Gaviria-bis

TA17_T03_Montalto-DC_ukm_web
En naranja, donde despegó el colombiano

Como en un chicle mascado una y otra vez, la carrera vuelve en la cuarta etapa al Terminillo, que será la etapa reina de la carrera. Es una montaña muy conocida, y que ya se subió en la reciente edición de 2015. Es lo suficientemente exigente como para dejar sentenciada la carrera, especiamente porque solo habrá dos grandes escaladores con una forma contrastada: Quintana y Pinot. 187 km y televisión a partir de Terni (“La Manchester italiana”, se pueden reir si quieren) y paso veloz por la ribera del Vellino, antes de la subida de 17 km hasta cota 1700 m.

T05_Terminillo_alt
Una montaña en la que ha ganado C.A Sorensen

TA17_T04_S01_Terminillo_dett-Altimetria-Salita_web
Subida regular, ojalá Quintana ataque desde la base

La quinta etapa es una encerrona de las que hicieron legendaria esta carrera, 210 km. por la montaña central italiana. En la primera parte se pasará por las zonas arrasadas por la reciente actividad sísmica, pero no se verá por la televisión salvo en imagenes grabadas. Los ultimos 110 km., tras salir de Ascoli Piceno, no tienen un solo metro llano, ni una curva bien trazada: solo son puntuables tres puertos, incluyendo el de la meta, pero podrían serlo otros seis o siete. Una etapa perfecta para Sagan o Van Avermaet.

T05_Fermo_alt
Será la mejor etapa de la carrera
TA17_T05_Fermo_ukm_web
Valverde, estirando las piernas en casa

El penúltimo día es el más corto de la carrera, con apenas 159 km. y final en llano tras coronar un repecho a 9 km. de meta. Nadie que se esté jugando la general tendrá ya terreno, y las diferencias que haya se dirimirán en la también tradicional crono final de San Benedetto del Tronto y sus 10´5 km. a lo largo del paseo marítimo, básicamente un 100 m. lisos en forma de crono y para bicicletas.

T02_Cascina_ukm
Repechito antiCavendish el penúltimo día

Como indicado, la participación es más bien flojita: para la general destacan Dumoulin -al que penaliza la CRE y su flojo equipo-, Costa, Kwiatkowski y, ya más en serio, Pinot y Quintana. No se espera gran cosa ni de Aru, ni de Nibali ni de Majka. El líder del Sky, a tenor de lo visto, será Rosa, con Landa a ver qué puede hacer en el Terminillo, pero al que seguro que pillarán en alguna de las encerronas. El BMC, al que en teoría beneficia la CRE, lleva de líder a Dennis, uno que va por ahí cacareando que quiere probarse en vueltas por etapas, y que pena en las montañas como el que más. Roglic y Adam Yates han conseguido victorias esta temporada y seguro que estarán delante, pero cualquier cosa más allá del quinto puesto sería una sorpresa.

En los sprints hay dos tipos de corredores: los que van a estar en los finales de Pomarance o Montalto di Castro (Sagan, Van Avermaet, Stybar, Felline, Gaviria, Debusschere, Boasson Hagen) y los que no (Cavendish, Ewan, Viviani), al margen de lo que pueda inventar el siempre elogiable Wellens, que en el Giro del año pasado y por una zona no muy lejana ganó una etapa de manera increíble.

Parece bien poco para una Tirreno-Adriático que los años anteriores ganaba por goleada a París-Niza, y donde no hay ningún aviso de mal tiempo que haga que la carrera se vaya a decidir, como el año pasado, entre corredores que luchan las bonificaciones. Todo pasa por el Terminillo y la capacidad de hacer diferencias de los dos corredores más en forma presentes: Pinot y Quintana. Al tiempo.
***
Trepidante segunda etapa de la París-Niza, disputada de nuevo con el cuchillo entre los dientes y bajo una lluvia gélida. Los ciclistas completaron los casi 200 km. a una media de 44,3 km/h de media, y las dos primeras horas casi a 49 km/h de media. En ese momento de la etapa se formaron varios grupos por culpa de los abanicos, pero a 50 km. de meta y estaba todo solventado en un gran grupo y listo para el sprint, con una salvedad: Porte se dejó ir y entró a 14´, impresentable en alguien con sus aspiraciones, y no es la primera vez que muestra esa actitud en carrera.

El sprint fue soberbio, sin ningún lanzador y resuelto de manera sorprendente por Sonny Colbrelli, otro corredor de la inacabable generación de 1990. El italiano arrancó el primero y, sin ninguna pendiente que favoreciese sus características, consiguió imponerse a velocistas como Degenkolb, Demare, Matthews o Greipel, sin duda padeciendo mucho más las condiciones climáticas, aunque no tanto como el triste de Bouhanni, que abandonó durante la etapa.
***
Es imposible no ver en esta noticia rasgos de las mismas cosas que están detrás de las estafas piramidales o el cine de Berlanga. Se podría titular “Milagrerismo en torno a la Vuelta”, que proveerá de bienes, servicios y riquezas. Es todo muy triste.
***
Código de la liguilla del blog en el velogames de Tirreno-Adriático 06204132

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

20 comentarios en “Una Tirreno-Adriático fotocopiada

  1. El sprint de Colbrelli ha sorprendido al visionario de Alix, ha llegado a decir que despega Demare, pero como Greipel no iban ya con muchas fuerzas.
    La media es espantosa, he montado en bicicleta y no entiendo como se puede ir enchufado all time a 60 kms/hora durante dos horas con ese tiempo.

    La noticia del Comercio con esas fotos circulares me ha recordado a aquellos periódicos de antaño tan amarillo, sobre crímenes y hechos escabrosos que mi abuela ponía en el suelo cuando fregaba.

    Contenido y continente siguen teniendo esa misma altura.

     
  2. Con el debido (y mucho) respeto, creo que en este post te has equivocado. La etapa (etapón) de Niza debía ser el corazón del post y el previo de la Tirreno ir en el suelto, puesto que si ellos no se han esforzado en hacer una carrera diferente, tú no deberías haber gastado tiempo y esfuerzo en ellos.

    Dicho esto, vaya dos días de Niza. Supongo que no diré mucha tontería cuando hablo que la del domingo ha sido de las mejores etapas que vamos a ver en cualquier vuelta este año y la victoria de Colbrelli va a estar entre los mejores sprints del año.

    Mucha curiosidad por ver qué pasa a partir del jueves, porque van a llegar a la montaña fundidos.

    Un saludo.

     
  3. Gracias por el post y el resumen.
    En especial el detalle sobre Pitigliano. Lo visité hace algunos años, y la verdad, lo mejorcito de la Toscana. Un saludo!

     
  4. Siempre está bien una previa, si bien con un día de adelanto.
    Sergio, porqué no montas, si te queda tiempo entre un post y un tweet (espero alguno sobre el escaqueado de estos baggy days), una sección dedicada a carreras, episodios o clasicas del pasado, por ejemplo desde Anquetil hasta el día antes del Festina day?

    Saludos y gracias por tu trabajo! Ayer yo tb entre a comprar en Amazon desde el blog, espero contribuir algo.

     
  5. Respecto a los corredores más en forma presentes, hubiese añadido a Rui Costa, pero según dice en twitter parece que anda resfriado…
    Tengo curiosidad por ver el rendimiento de Geraint Thomas, al ir al Giro con aspiraciones tendrá que ir reivindicando galones…
    Por último también añadiría a Mollema como candidato, al menos mas que Pinot.

     
  6. Estos sprints agonísticos, donde parece que sprintan a cámara lenta, me encantan. Son una muestra del desgaste que ha supuesto la etapa. Y este desgaste provocado en las dos primeras etapas va a darnos sorpresas en las etapas de montaña del fin de semana.

     
  7. Me cuesta mucho ver a Rui Costa o Kwiatkowski luchando por la general, aunque hayan empezado fuertes la temporada. El Sky es una incógnita y será tricéfalo con Rosa, Thomas y Landa. A ver cómo torean esa situación.

    Movistar lleva un muy buen equipo para la CRE y para arropar a Nairo. Con la ausencia de Valverde, en cambio, en París-Niza tienen un equipo justito justito. Movistar es de los equipos grandes los más dependientes de 1 o 2 corredores.

    Como haga mal tiempo la carrera cambiará, como está pasando en París Niza, y en vez de Quintana o Pinot se le pone de cara a alguien más inesperado. Que se lo pregunten a Porte.

     
  8. Las dos primeras etapas de París-Niza han sido como dos clásicas belgas: agua y viento, abanicos, aspirantes a grandes vueltas con cara de “¿qué coño hago yo aquí?”… De lo mejor del año. Qué decir de Richie Porte…

    No sé por qué, pero de Colbrelli pensaba que en el Bardiani estaba desaprovechado, que tenía más nivel y merecía más, y que en el Bahrein está de relleno, como cubriendo una “cuota” de italianos. Y mira que me gusta Colbrelli.

    He visto fotos de Pitigliano. Qué bonito tiene que ser con niebla.

     
  9. Me puedo equivocar, pero con ese recorrido la Tirreno no está sentenciada en el Terminillo. La etapa de Fermo puede ser más decisiva -vaya etapa-, y la penúltima de 160 kilómetros parece diseñada para un ataque tipo Formigal ‘à la Contador’, con esa larga tachuela en medio de la etapa.

     
    • Movistar y Sky van con un equipo muy bueno para controlar la carrera en situaciones así, otra cosa sería que el lider tras Mortirolo fuese Pinot o Mollema

       
  10. Sobre la expulsión de carrera de Bardet en la primera etapa de París-Niza, he de decir que este tipo de actuaciones después de que un connacional haga esa vergonzosa treta que es un trascoche jamás se verán al otro lado de los Pirineos o de los Alpes. Y el ejemplo del Mundial de Florencia con Nibali es paradigmático de lo que digo.
    Un saludo.

     
  11. el gran fallo de la Tirreno es esa etapa del Terminillo. Otra etapa de 230 kilómetros rompepiernas y quedaba una carrera prodigiosa, donde podría ganar desde Sagan a Quintana.

    Visto lo visto, la mayoría de los sprinters se han equivocado yendo a Paris-Niza, donde han sufrido como animales.

     
  12. Y si la rotura de las ruedas, fuera una cortina de humo, para que no salgan a la luz los mecanismos de dopaje mecánico de la rueda trasera, pequeñas descargas eléctricas en las llantas de carbono, pueden activarse automáticamente con la frecuencia cardiaca del ciclista o accionado desde el coche..(tres ruedas rotas no es una anomalía, son muchas causas previas).

    Según Jean-Pierre Verdy , 12 señores vestidos de corto usó en el 2015, en el Tour de Francia, motor, es más de un equipo o de diferentes, o de un equipo y tres más.

     

Leave a Reply to Eesti Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *