Proclamado para la posteridad el IV Premio Zakarin™

Proclamado para la posteridad el IV Premio Zakarin™

El celebérrimo Premio Zakarin™ llega a su IV edición, porque todos podían saber que el ciclismo que cambia se perpetuará siempre a través de este reconocido galardón entre el mundo ciclista. Sus bases, inamovibles como las del Régimen del 78, se esbozaron apresuradamente aquí y solo necesitan ser interpretadas, nunca modificadas porque en sí mismas son ontológicamente perfectas.

Por una vez la encuesta realizada para insuflar algo de teatralidad en esa democracia en la que ustedes creeen algo ha venido a coincidir con el criterio del jurado, y si no se hubiesen cocinado los resultados hasta hacerlos encajar adecuadamente, igual que un bebé mete la figura del trapecio en el espacio destinado a un cilindro. Tal es el criterio y la legitimidad que rodean al Premio Zakarin™.

Por tanto, y en vista de los méritos acaecidos y acreditados durante la temporada 2018, el Jurado tiene a bien proclamar ganador del IV Premio Zakarin™ a Don:

Simon Phillip Yates

(añadan aquí vítores y soflamas)

Son muchos los atributos acaparados por el corredor británico para hacerse con el galardón a la tierna edad de 26 años, solo un año más de la edad que tenía el ilustre Illnur Zakarin, inspirador de la gala que se celebra hoy en el blog, con tanto de buffet frío, vino español y montañitas de harina endulzada para los escasos seguidores de Ciudagramos.… Leer más

 

Sagan se rescata en París-Roubaix

Sagan se rescata en París-Roubaix

Por mucho que sus fans anden ahora henchidos, Sagan llegaba a la Roubaix 2018 no muy diferente de cómo llegó al Mundial 2015: en busca de un rescate tras una serie de prestaciones muy decepcionantes, porque a un corredor así solo le vale la victoria. De hecho, la victoria de ayer es solo la segunda de este temporada en el circuito europeo, muy lejos de sus cifras habituales, reflejo de su pérdida de confianza en el sprint, y de tácticas más que discutibles en Sanremo o Flandes.

Ganó Sagan, y lo hizo con un movimiento brillante a 53 km. de meta, riéndose del poderío del Quick Step, que previamente había mandado al ataque a Gilbert -al paso de Aremberg, en compañía del talento Teunissen- y también a Stybar, ambos incapaces de enlazar con la poderosa y esperanzadora fuga del día, en uno de los pocos días en que el ciclismo se libra de mafias y pactos y decreta el sálvase quien pueda desde la línea de salida.… Leer más

 

Terpstra gana el Gran Criterium Flamenco

La carrera quedó definitivamente muerta cuando Terpstra saltó a falta de 25 km. y consiguió su ventaja de 20″, la que puede sostener ante el mejor de los pelotones. Repitió la jugada de Harelbeke -de manera mucho menos memorable, empero- como si nadie hubiese visto o disputado la carrera, porque el circuito maligno con el que el Tour de Flandes se ha convertido en el Circo de Flandes favorece la fuerza bruta, y el holandés va sobradísimo de eso.

Antes de ese momento decisivo, que no fue respondido en primera instancia por ninguno de los favoritos (¡Terpstra! ¡Ganador de Roubaix y Harelbeke en solitario! ¡A 25 km. de meta!), la que para algunos es la mejor carrera del mundo dio muestras de lo que realmente es: una pesadilla distópica de lo que el ciclismo puede llegar a ser, al menos en las grandes citas.

Un circuito repetitivo y oclusivo que jamás dará espacio a ningún movimiento táctico, y que ahoga las escapadas y las persecuciones antes de la última vuelta de tuerca.… Leer más

 

Niki Lauda Terpstra

Ahora resulta que se han inventado lo de la semana belga, cuando debería ser la semana flamenca: el ciclo de diez días que empieza con Harelbeke y termina con la Epifanía del Tour de Flandes, no en vano disputado en Domingo de Pascua. Diez días de cansarse de masticar, como de una comida obligada, una y otra Berendries, Tainenberg y Oude Kwaremont, convirtiendo a todas las carreras en remedos absurdos del día de exaltación flamenca que es el primer domingo de abril.

Para una que había diferente, y eran los Tres Días de la Panne, la convierten en una insulsa cita de un sólo día y en miércoles, porque sus fechas en el calendario eran demasiado apetitosas. Ahora, en la semana regular antes de Flandes, se queda el GP Waregem -convenientemente endurecido, como todo-, y justo ante de Harelbeke La Panne, con una participación tan horrible que hasta pudo ganar Viviani, el tristísimo sprinter que cuatro días antes había pedaleado hacia atrás en Vía Roma.… Leer más

 

El mejor flandrien es valón

El mejor flandrien es valón

En el mejor escenario posible, uno de los grandes corredores de carreras de un día de toda la Historia se recuperó a sí mismo y recuperó una carrera humillada e irreconocible desde que en 2012, y buscando únicamente la peseta, los organizadores expoliarion un Monumento del ciclismo. Solo un corredor como Philippe Gilbert era capaz de la hazaña vivida en el 101º Tour de Flandes, una de las mejores ediciones de su centenaria historia.

El día comenzó de la manera que está yendo toda la temporada: hay un equipo nauseabundo que quiere ser dominador en todos los terrenos y, como todos los equipos que le han precedido y le sucederán en estos aspectos, va dejando miguitas en el camino para que se pueda ver de donde vienen y a donde van. Keukeleire, uno de los outsiders señalados tras haber sido segundo una semana antes en Gante-Wevelgem, no tomaba la salida por encontrarse súbitamente enfermo, garantía de un gran rendimiento del Orica.… Leer más

 

Van Avermaet consigue el juego, el set y va a por el partido

Todo es un inmenso prólogo para el Tour de Flandes. Tengo mis dudas de que, desde que pasaron Gante-Wevelgem a un domingo, la carrera haya mejorado. Y todo lo que le rodea: han conseguido convertir carreras que antes eran de tamaño medio o pequeño en auténticos monstruos, como se ha visto la semana pasada con el GP Waregem, pasado a categoría WT con funestos efectos en su desarrollo. El mal que se ha cargado el Tour de Flandes -con mucho, el peor Monumento, la carrera más aburrida y más hecha para el lucimiento de estrellitas- corre el riesgo de propagarse al resto de carreras de pavés, todo dentro del actual hype -avivado desde el mundo anglosajón- con estas carreras.

A Través de Flandes era una carrera pequeñita, preciosa, que pasaba desapercibida antes de las grandes citas. En su lista reciente de ganadores se combina algún gran nombre (Boonen, Museeuw) con corredores del pelotón de clásicas, como Hoffman, Eeckhout o Breschel, y rara vez domina un superequipo.… Leer más

 

Cómo late el corazón del ciclismo

Cómo late el corazón del ciclismo

Esta semana se ha disputado Le Samyn, la prueba que abre el calendario valón de carreras y que, merced al hypsterismo actual con las clásicas belgas, cada año recibe mayor atención. Tiene una situación muy buena en el calendario -es la única prueba que se ha celebrado en Europa entre semana- y en los últimos años ha ido introduciendo más y más tramos de pavés, hasta el punto que -un poco pasados de vino- en Sporza la califican de mini-Roubaix.

Y tan mini. Los dos únicos corredores de nivel alto que tomaron la salida fueron Terpstra y Gilbert, dos que siempre están en este tipo de carreras secundarias, y que no están para figurar, sino que muchas veces salen con la intención de ganar o de exhibirse. No fue el día del valón, que desde el principio se lo tomó como un entrenamiento -dicen que antes de salir había hecho 50 km.… Leer más

 

Ciclismo rico y ciclismo pobre

Hoy se presenta el Tour de Francia, el mayor símbolo de lo que se puede entender como ciclismo rico: no tiene problemas de calendario, ni de participación, ni económicos, ni de dopaje, esto último porque así quedó establecido en 2009. El Tour es el Tour, y si tiene algún problema lo es de credibilidad, pero eso es consustancial a su deporte, y al deporte en general. Hace una semana se pudieron ver todos estos elementos en otros dos eventos ciclistas, coincidentes en el tiempo -de hecho, ideados así para menoscabo de uno- y que ejemplifican muy bien que, mientras hay un ciclismo rico, existe otro ciclismo pobre. Y, cual fábula de Frank Capra o de discurso político en tiempo electoral, el bueno es el pobre.

La París-Tours es una carrera fabulosa, año tras año de las cinco mejores que se han disputado a lo largo de toda la temporada.… Leer más

 

La irrelevancia de los campeonatos nacionales

En España y otros países el formato de campeonatos nacionales está caducado. Son carreras que, por sus propias características, tienen poco de competitivas. O bien se disputan en países que apenas tienen corredores, y acaban siendo un pierde-paga entre amigos, o en países como en el nuestro, donde el Movistar alinea 12 corredores experimentados y acostumbrados a competir en las mejores carreras, contra otros que penan en categorías inferiores del ciclismo, o vienen en mucho menor número.

Queda así un simulacro de competición y una prueba devaluada, casi tanto como el título y el maillot que ofrece. La solución pasa porque el campeonato nacional se dispute inserto dentro de una carrera de verdad, con otros corredores de otros países, y donde el título se otorgue al primer nacional que cruce la línea de meta, haya ganado o no  la carrera. Así se hace entre la República Checa y Eslovaquia, que al menos una vez al año remedian el desatino que sus élites dirigentes realizaron en 1993.… Leer más

 

Siete victorias en siete días para un mismo equipo

Siete victorias en siete días para un mismo equipo

Aquí hay gato encerrado, o esto no es ciclismo. A lo mejor ha cambiado en un momento de despiste, y no nos hemos enterado, pero con las cautelas que hay que tener siempre con este deporte, lo del Katusha no es normal: en el arco de siete días han ganado siete carreras, en una solución de continuidad que no entiende de edades, modalidades, tiempos o las más mínimas formas.

Lo habíamos dejado con Paolini ganando la Gante-Wevelgem a los 38 años, y dando un recital en los últimos 15 km. En el vídeo de la prueba se ve como va moviendo un 53×11 en los últimos km. Había viento de culo, el mismo viento huracanado que había azotado a los corredores, y el que quiera aferrarse al I want to believe siempre puede creer en algo tan poco asible como el viento. El auténtico vendaval empezaba dos días después.

El supuesto jefe de filas de Paolini, que ese día le dio vía libre, empezó ganando la primera etapa de La Panne.… Leer más