Roglic nos salva de una victoria de Valverde

Roglic nos salva de una victoria de Valverde

La Vuelta 2019 salió lastrada por la falta de participantes, y así ha llegado a Madrid una edición que será recordada por los aficionados a este deporte por algunas etapas muy brillantes y por la nula disputa de la clasificación general, en la que Roglic ha sido infinitamente superior a sus inexistentes rivales, ya muy condicionados de salida.

Un buen indicador del nivel de esta Vuelta es que seis etapas (más de una cuarta parte del total) han ido a parar a debutantes en grandes vueltas, esto es: corredores que nunca antes habían afrontado tres semanas seguidas de competición. En este sentido, es especialmente significativo que tres de esas etapas hayan sido ganadas en la tercera semana, la del desgaste, Pedro.

Lo que refleja esta estadística, simple y llanamente, es que la Vuelta no ha tenido ritmo competitivo. Por eso insistía tanto De Andrés en lo de “hemos llegado con adelanto”, “mucha batalla”, cuando la realidad es que ha habido fumada tras fumada, incluyendo todas las etapas reina de montaña, donde Tony Martin iba marcando el ritmo.… Leer más

 

Abran paso a Rémi Cavagna

La lluvia deslució la primera parte de una etapa elevada a la categoría de obra maestra por su vencedor, y es una pena porque discurría por una zona muy escénica para el ciclismo: salida de Ávila, y rumbo a Toledo pasando por la N-403, para después desviarse a la altura de San Martín de Valdeiglesias esquivando Gredos hacia Sotillo de la Adrada, y volver a la Comunidad de Madrid por Cenicientos.

El pelotón iba enfilado y con abundantes chubasqueros: imposible fijarse en los estragos del incendio forestal de este verano, que ha dejado arrasado el monte de la zona. Quedaban 80 km. a meta y la fuga estaba en el orden de los 2´, compuesta por los corredores en forma de esta Vuelta (Craddock, Arndt, Cavagna) y una resolución que parecía descontada al sprint.

A 25 km. de meta, cuando la lluvia ya había desaparecido y el asfalto estaba seco, cuando los fugados ya iban a la vera del Tajo desecado para llevar agua a los campos de golf de Murcia, atacó Cavagna.… Leer más

 

Gilbert remata un día inolvidable

EEMp_E2WwAIfddyTiene que haber otro nombre para lo vivido hoy. Si se escapan 47 corredores en el primer compás de una inusual etapa de 220 km. no puede ser una abanico. Como dijo el vencedor después de 4 horas de frenético espectáculo por el llano “nunca había vivido una jornada así”, y lo decía uno que durante años ha sido el corredor que más kilómetros realizaba en una temporada.

Es tendencia, y sólo un ciego se niega a verlo. La superioridad del llano sobre la montaña, el terreno que hoy por hoy ofrece mayores diferencias y mayor espectáculo, baste ver todos los años la París-Roubaix y, si me insisten que ahí el factor diferencial son las piedras, pues la París-Tours. No hay nada que supere al espectáculo de una etapa de llano con todos exprimiéndose.

Lo vivido hoy camino de Guadalajara y pasando por la zona menos poblada de Europa -una Siberia demográfica, y que en gran parte nos hemos perdido porque la etapa ha acabado con una hora y cuarto de adelanto- será recordado durante mucho tiempo porque, a diferencia de los abanicos que se ven en el Tour o en otras carreras, esta vez fue a 220 km.… Leer más

 

Asturias intranscendente

Si hubiese que escoger un momento especialmente patético de la etapa de La Cubilla fue cuando, en unos tendidísimos kilómetros finales, J. Rodríguez estalló y dijo “decían que no estaba pasando nada, y mira si están pasando cosas, eh”. Fue asumir como cierto, después de horas de propaganda sobre la fatiga, lo duro que es esto, que la carrera era y es una mierda, y que nadie se pierde nada por no ver este tipo de etapas. Tres etapas en Asturias, las tres prescindibles, las tres con amargura.

Como era previsible, menos para los que viven de este cuento (vean esta entrevista a Carlos de Andrés, donde confiesa que “yo nunca me creí a  Armstrong”, pero se tiró más de una década cantando sus virtudes) la etapa fue una absoluta MIERDA. Una mierda típica de Guillén, que programó tres etapas en Asturias por la facilidad para el gasto de dinero público de esta región-soviet, completamente subvencionada, y que vive una perpetua decadencia que no sobrevivirá a la siguiente crisis.… Leer más

 

La Vuelta está agotada (continua la agonía)

Al ritmo de Tony Martin. Esta frase bien podría servir como titular alternativo al post de hoy, porque es un perfecto resumen de lo que ha sido la cacareada etapa por el suroccidente de Asturias, una región ninguneada sistemáticamente por la Vuelta, y ahora también por los corredores. Segunda etapa en Asturias -pagada con dinero público-, segunda etapa soporífera en la que nadie se habrá perdido nada de no haberla visto.

En la primera hora de carrera se hicieron 42 km. y, como explicó en meta el ganador, “había que estar atentos por si los grandes equipos metían gregarios”. Ahí estaba él, y también estaban Soler y Ion Izagirre. No había nadie más porque, sencillamente, no hay grandes equipos en la carrera. El resto eran los típicos integrantes de esta Vuelta sin participación y nadie destacado, que al menos sirve de promoción de los jóvenes talentos -y de una Momia Murciana-, que habrá que ver cómo rinden en otras pruebas.… Leer más

 

Una Vuelta acabada a nueve etapas del final

CabraNo se imaginan la cantidad de mensajes que estoy recibiendo en plan estás siendo muy crítico con la Vuelta y con Guillén, todos los post van de lo mismo. Ya. La realidad es la que es, y la propaganda es lo que es. Por supuesto, la culpa siempre la tiene el mensajero, el que si ve las vergüenzas de cada etapa del Juguete de Javier Guillén las cuenta tal y como son: una vergüenza continua, a su vez enmarcada en España.

Durante el Tour de Francia se conoció que la etapa de hoy saldría del estadio de San Mamés, muy conocido y venerado por los que les gusta el fútbol. Ni la Vuelta necesitaba hacer eso -muchas veces la salida está cerca de instalaciones similares y no se hace la mongolada- ni mucho menos el Athletic, seguramente puesto entre la espada y la pared para aceptar el ofrecimiento de la Vuelta.… Leer más

 

A Roglic le basta con seguir la rueda

Hoy Guillén se va a la cama sollozando. Su juguete ha vivido una de las jornadas más ilustrativas de lo que es su mandato, basado en el cartón piedra y la plastilina. Una crono en Pau para sablear un poco de dinero foráneo -aplicando la tarifa más elevada-, saldada con un balance netamente guilleniano: solo había público en la meta, y la carrera he quedado semisentenciada, a falta de diez etapas para el final.

Hace falta ser un genio para lograr algo así. Roglic había anunciado en la pretemporada que iría a por el Giro, y así lo hizo. Sin embargo, ya mediada la carrera italiana, anunció que no iría al Tour y que preparía la Vuelta, donde brillaba esta crono de 36 kilómetros que no son nada en la historia del ciclismo, pero que en el ciclismo actual donde el Tour ha hecho una crono en la misma ciudad de solo 25 km, pues es un potosí.… Leer más

 

Quintana lidera la Vuelta pese a su equipo

Hay etapas del ciclismo que es mejor dejar pasar un margen sustancial para poder comentarlas adecuadamente. No, no crean que me he dejado subyugar por el guillenismo a cambio de más canapés en el buffet frío para periodistas. La etapa de Andorra, ideada sin disimulo por la Rata de Parets del Vallés -ya lo hacía cuando era corredor, sin conflicto de intereses alguno- y con una distancia propia del cicloturismo,  fue un desastre sin paliativos.

Ni épica, ni histórica, ni decisiva, ni nada. La misma mierda de todos los años en Andorra salvo, significativamente, el año que acabaron en la capital subiendo la Comella antes de meta. En contra de las evidencias más lógicas, es mucho mejor insistir en el carrusel de puertos que no hacen nada, e incluso pasar por tramos sin pavimentar para poder enlazar puertos que nadie demanda, mientras la yeguada médico-deportiva asentada en El País de los Pirineos (y de la mafia rusa) se incrementa mes tras mes.… Leer más

 

Quintana gana a cota de mar

El escalador Nairo Quintana ha ganado la segunda etapa de la Vuelta 2019 a nivel de mar, después de una brillante carrera deportiva compuesta por los puertos más selectivos del circuito ciclista. La victoria podría corresponder a un escalador que, en un día de fumada general y cuando ya piensa en su retirada, consigue dar la sorpresa y sumar un último triunfo, pero es todo lo contrario: es una victoria de raza, de un corredor que si se retirase hoy mismo sería el mejor de la historia de los de su especie, y que aun así sigue con la ambición de las cotas más altas, las más alejadas de Mar Mediterráneo de Calpe.

A Quintana nadie le ha regalado jamás nada. Ni en su equipo -que dejó huir a todos sus gregarios, y los que quedan no los convocan para las grandes vueltas-, ni en los medios -los mismos de los que presumía Iñako el del As/El Mundo que hacían la vista gorda con J.… Leer más

 

Se cae el único cabeza de cartel de la irrelevante Vuelta

Qué divertido es el ciclismo. Resulta que el Pequeño Reino de Javier Guillén -también conocido como La Vuelta- cuenta este año con una participación paupérrima, fruto de múltiples circunstancias. Una participación en línea con la mierda de recorrido que año tras año propone el mandamás del circo, con las orejas llenas de miel de sus aduladores, y también en línea con la consideración que tiene la carrera en el pelotón profesional.

Durante años -demasiados- la participación en la carrera se disimulaba con el concurso de Froome, extrañamente obsesionado con la carrera. Desaparecido y saciado a partes iguales el campeón británico, la Vuelta de Guillén se ha quedado totalmente desnuda, con unos contendientes de serie Z en el panorama ciclista actual, acompañados de unos equipos indignos de una carrera de tres semanas.

Así era la Vuelta 2019 desde hace unos meses, el periodo en que Guillén ha aprovechado para dulcificar aún más el recorrido: la CRE ha pasado de tener 18 km.… Leer más