El nuevo Indurain™ gana su primera grande

DA7XhBKXcAIgoQn¿Qué pasa cuando la montaña no decide? Pues que decide la contrarreloj. Pocas excusas caben (¡un saludo a Quintana!) cuando, en vísperas de una etapa de montaña con la subida al tremendo Monte Grappa los seis primeros de la general están en un kleenex de 1´30″, y cuando acaba la etapa siguen más o menos así. Se esperaba muchísimo de la última etapa de montaña del Giro del Centenario (el otro: el auténtico Giro del Centenario fue el de 2009), y no paso gran cosa.

Quien más lo intentó fue el Katusha, resucitado de manera sorprendente para la ocasión, incluyendo al zombie ambulante Kiserlovski, uno que hasta la fecha había ejecutado un Giro al nivel de Carlos Verona. A 76 km. de meta, y todavía con gran parte de la ascensión al Grappa por hacer, atacó Zakarin, uno de los más en forma han acabado una carrera de agotamiento, pero tampoco le sirvió de mucho.… Leer más

 

Un piccolo Giro de Lombardía

“Se corrió todo el día como una clásica”, dijo el ganador de la brillante etapa de Bérgamo. Sí, el ritmo y la velocidad -y ya se tratará este asunto- hacen de cualquier etapa una clásica, pero la evocación es aún más pertinente cuando el final de la misma es exactamente igual que el Giro de Lombardía. Sin su desnivel acumulado y sin su kilometraje, de acuerdo, pero lo vivido ayer en el Giro fue una versión pequeña de la clásica de las hojas muertas.

Con el pelotón todavía conmocionado por el fantástico triunfo de Dumoulin en Oropa, la etapa se afrontó como suele pasar en las jornadas previas al día de descanso: una mecha de pólvora quemándose a toda velocidad, y esperando la explosión final. A este efecto contribuyó muchísimo una fuga formada nada más bajar el banderín de salida, y con Roy, Devenyns, Hofland (sí, esta corriendo) y los trotones Barta y Zhupa.… Leer más

 

Cuando los llegadores llegan

Entre la muchas cosas que devoró la #EPOGoldenAgen se cuenta la figura del llegador, el ciclista que, a base de potencia y saber rodar, robaba la cartera a los pelotones, manteniendo un pulso en solitario en los kms. finales o, en la mayor maestría, en el kilómetro final. La propia inercia de la medicina a través de las siglas EPO hacía que auténticas bandas de ciclistas que antes serían carne de cañón pudiesen llegar a los últimos km. indemnes y, como pueden atestigar Cipollini o Petacchi, dejar a sus líderes justo bajo la pancarta de meta, anulando incluso el intento de fuga de cualquiera.

Antes de esa época ominosa muy buenos ciclistas como Thierry Marie o Skibby dejaron grandes muestras de ese arte de saber escoger el momento justo para atacar y ganar la etapa a toda un pelotón, después llegó el gran invierno donde se cuentan con los dedos de la mano los que consiguieron romper la disciplina del Gran Grupo: Bugno en el Giro 1994, Tchmil en Sanremo 1999, Rubens Bertogliatti en su one hit wonder, y poquito más.… Leer más

 

El milagro de Nibali

El Astana ha ganado las dos últimas grandes vueltas disputadas: la Vuelta con Aru, y el Giro con Nibali. No ganó el anterior Giro por favorecer al corredor local, y en el Tour fueron cuartos con Nibali, que fue de menos a más. Esa parece ser la característica de los jefes de fila del equipo: en contra de toda lógica, ir a más en las grandes vueltas por etapas. En contra de el ciclismo que cambia, enfermar en mitad de una grande y no quedar descartados para la general.

Es bien conocida la trayectoria de Nibali, que con su segundo Giro alcanza las cuatro grandes vueltas ganadas, lo que le asegura un lugar en la zona de plata de la historia del ciclismo. Tiene 31 años y parece que puede alcanzar otra victoria de este rango, especialmente en el Giro: al fin y al cabo, estuvo en los equipos que ganaron la edición de 2007 (Di Luca) y 2010 (Basso), cumpliendo labores de gregario.… Leer más

 

No funciona la comunicación en Movistar

No funciona la comunicación en Movistar

Es muy triste que una empresa que vende comunicación -proveniente de un monopolio estatal, como todas las grandes empresas españolas salvo los bancos y la del narcotráfico gallego- patrocine un equipo ciclista donde la comunicación no funciona, y donde todos operan como una banda de pollos sin cabeza, porque supuestamente la cabeza está encima de los hombros de Vicente García Acosta, conocido popularmente como Txente.

Natural de Tafalla, en la zona agrícola navarra, jamás se ha caracterizado por estar dotado de manera diferencial con visión estratégica, al contrario: de ciclista, lo suyo era fuerza bruta, incluyendo amedrentar a Simeoni en uno de los días más tristes para el ciclismo, en donde ejerció de mamporrero de la Mafia. Entonces, ¿por qué ha acabado de director deportivo del mejor equipo ciclista del mundo, según la clasificación UCI?

Por esos mismos valores indicados, y por ser navarro. No busquen más. Así funciona la meritocracia en Abarca Sports, la denominación mercantil de lo que viene siendo el juguete de Echavarri y Unzue, el equipo que lucha las clasificaciones secundarias en vez de la general, el equipo del catenaccio y lavarse las manos (¡Fertonani, no te olvidamos!).… Leer más

 

Un Giro de abandonos afronta su primera etapa para héroes

Un Giro de abandonos afronta su primera etapa para héroes

Las dos últimas etapas del Giro de Italia han servido para acercar a los corredores a la montaña, y también para que otros dos corredores punteros de la carrera se hayan ido para casa. Al abandono anunciado de Dumoulin, que llevaba quejándose varios días de un forúnculo, y que acabó con una bajada de la bici nada más salir la etapa de anteayer y con final en Asolo, ayer se sumó la de Greipel, que anunció que dejaba la carrera prácticamente en el mismo momento que ganaba su tercera etapa en la carrera, a los 34 años.

El alemán lucía, con cierta holgura, el maillot rojo de líder de la regularidad, pero ni eso ha sido suficiente reclamo para que continuase en carrera y poder llegar a Turín luciendo la distinción. Seguro que si llega a ser el Tour no lo hace, pero así es como respetan los ciclistas la carrera italiana; concretamente, el alemán que más etapas ha ganado en la carrera en toda su Historia.… Leer más

 

Blancazo de Landa cuando buscaba el rosa

Tony Rominger se planteó la temporada 1994 como la del asalto definitivo al Tour de Francia. El año anterior había sido segundo, ganando tres etapas: dos por la magnificencia de Indurain, y otra, la que le dio más alas, la crono final. Se presentó en la línea de salida con ese aval, y el de tres Vueltas a España consecutivas, además de una preparación específica de dos meses en Colorado (EE.UU). Pasada la primera crono, el suizo preparado y evolucionado por Michele Ferrari, se quedó en una etapa de llano, abandonando antes de la montaña.

De ese momento queda una de esas grandes frases que produce este deporte de vez en cuando: “Rominger Colorado, Indurain Amarillo”.  25 años después, incluyendo caso Festina, fiambre de Pantani, Operación Puerto, T-Mobile, UsPostal, Phonak y lo que quieran añadir, seguimos exactamente igual, hablando de colores: Landa iba a por el rosa del Giro, y se ha quedado blanco.… Leer más

 

La crono decisiva no decide nada

Como es casi una norma en el ciclismo, se esperaba mucho de la crono decisiva en Chianti, y no pasó nada. Los favoritos y la sorpresa de cada Giro han salido agrupados en un ramillete de segundos de la primera parte de la carrera (segunda, si alguien considerada la excursión en Holanda), tras una crono de 40 km (2/3 partes del total de crono de la carrera) en la que era imposible coger el ritmo, y azotada además por una lluvia que era en muchos casos torrencial.

El día anterior se había vivido una bellísima etapa-encerrona, que como siempre lo fue porque el puerto estaba antes meta. Es inútil interpelar a Guillén o los responsables del ciclismo en España, porque no cambiarán, pero en el ciclismo actual la parte del león de las etapas de montaña tienen que ser así. Además, se movieron los favoritos y sorpresa, sorpresa, el Movistar jugó con estrategia: colocó en la fuga del día a Jasha Sutterlin y José Joaquín Rojas -que no hubiesen hecho nada de ir en el grupo-, que trabajaron dentro de sus posibilidades cuando llegó la ocasión.… Leer más

 

Ulissi inhala la victoria

Ulissi inhala la victoria

Se esperaba mucho de la primera etapa en suelo italiano del Giro de Italia, y ha colmado en gran medida la expectativas. Disputada a casi 42 km/h de media durante 200 km., hubiese sido un espectáculo mayor de no ser por la realmente horrenda retransmisión de la RAI, que impidió ver los momentos decisivos por una sencilla razón, que hunde sus razones en las mismas características del evento.

Se salió de Catanzaro, la ciudad en la que en 1996 el ultradopado Pascal Herve (y después con pisos francos para dopar a ciclistas) obtuvo la etapa y la maglia rosa, y por la que rara vez para el Giro, puesto que está en el profundo sur. Hasta el indecible Cancellara, cuyos padres son de la cercana Basilicata, decía que nunca había estado tan al sur de Italia…

El día anterior los ciclistas habían aterrizado en el aeropuerto de Lamezia Terme, ideado para atraer turismo a Calabria, y que básicamente se nutre de la diáspora calabresa por el mundo.… Leer más

 

El camino hacia el Giro (I): lecciones de Romandía

El camino hacia el Giro (I): lecciones de Romandía

La mejor edición del Tour de Romandía en muchos años ha dejado una serie de lecciones muy instructivas tanto para el Giro como para el Tour, merced a la tremenda batalla entre los favoritos, un recorrido realmente exigente -agravado por las penosas condiciones climatológicas- y el resultado final, donde Quintana engarza su cuarta vuelta de prestigio a su impecable palmarés. La segunda de la temporada, más el tercer puesto en País Vasco.

El colombiano presenta la misma trayectoria iniciada por Cadel Evans en 2011, y continuada por Wiggins y Froome en años sucesivos: antes de ganar el Tour, ganar y brillar en al menos dos vueltas de máximo nivel. Además, gran parte de lo logrado se ha cimentado en un magnífico rendimiento contra el reloj, e incluso recuperando su característica distintiva como corredor: los ataques a varios km. de meta.

Como ya escrito, la ventaja que obtuvo junto con Zakarin en el primer final en alto (26″, un mundo en una vuelta de una semana) fue suficiente para que, gestionada en la más pura escuela navarra, le diese el triunfo en Ginebra.… Leer más