El valor de una foto

El valor de una foto

Dos fotos de los últimos días muestran el estado real del ciclismo de manera directa. Las dos comparten muchas cosas, a pesar de ser de carreras tan distintas como la Itzulia y la París-Roubaix, separadas por galaxias y unidas por la chapuza, el ciclismo que cambia y, al final de todo, la nadería.

La carrera vasca, francamente venida a menos, se ha llevado el premio de un ganador final de la casa, algo siempre muy apreciado por esa zona. Hacía 15 años que no se veía algo así, y nadie ha aprovechado para recordar que ese Iban Mayo acabó su carrera antes de los 30 años con un positivo, y que en esa edición ganó tres etapas, como si fuese un sprinter, o un corredor talentoso como Schachmann.

El alemán consiguió el antepenúltimo día su tercera victoria (de cuatro posibles) en la carrera, también al sprint y esta vez en el llano, ante la sorpresa Pogacar, aunque el joven que mejor corrió ese día fue el increíble suizo Hirschi.… Leer más

 

Nadie se acordó de Duquennoy en Tours

Nadie se acordó de Duquennoy en Tours

No estaba previsto que corriese la París-Tours, pero su sombra estuvo en la carrera. Dos días antes de la disputa de la prueba que jamás decepciona falleció de paro cardíaco el joven belga de 23 años Jimmy Duquennoy, que había competido cuatro días antes en la Vuelta a Münster. Sin contrato para el próximo año, tenía pocas carreras para brillar y parece que había preparado especialmente una carrera donde el año pasado logró ser 14º, uno de sus mejores resultados como profesional.

Está el ciclismo del bling-bling (el WorldTour y las grandes carreras, con todas su miserias) y está el ciclismo de las clases bajas, ese continental con corredores que apenas pueden competir contra los grandes unos días al año, y a fe que los aprovechan al máximo. Uno de ellos, cuando eres belga y corres en un equipo belga, es la París-Roubaix, que suele invitar a no menos de 6 equipos para disputen la carrera.… Leer más

 

Un Mundial semiprofesional y no para jóvenes

bjrn-erik-nesse-dsc-2274[1]Fue Verbrugghe el que comenzó todo: dejó participar a corredores recalificados o que ya militaban en equipos profesionales, y así sigue el ciclismo. El Mundial sub23, que en teoría debería consagrar y presentar a las nuevas figuras de este deporte, se ha convertido poco a poco en una carrera apta para cualquiera que sea incapaz de ganar entre los grandes, pero con la cara dura suficiente para bajar de escalón y dar lecciones a sus compañeros. Que no lo son, puesto que no ha corrido en todo el año con ellos.

Es el caso ya comentado de Cortina, que ha corrido todo el año con profesionales -incluyendo todo el Norte, y la Vuelta completa- y que estaba entre los favoritos para la carrera de hoy. Y es el caso del primero y segundo, oro y plata, los únicos que han podido desmarcarse del pelotón en un circuito que se ha revelado como insidioso, pero escasamente selectivo.… Leer más