El ciclismo de hoy en día (II): “una nación de ciclistas (dopados)”

RolfSorensen joven
Rolf Sorensen, uno de los pioneros de la EPO

Así se define Dinamarca en una página de propaganda institucional: “una nación de ciclistas”. Y una nación con ciclistas profesionales, nada menos que 18 en esta temporada, algo muy destacable en un país de 5´7 millones de habitantes y que no tiene un equipo WT, que siempre ayuda a incrementar la cuota racial. Y no es solo el número, es también la calidad. En 2018 los daneses obtuvieron 20 victorias, 7 de ellas WT con cinco ciclistas diferentes, además de otros resultados extraordinarios como el segundo puesto de Mads Pedersen en el Tour de Flandes.

Lo cierto es que Dinamarca lleva arrasando en categorías inferiores desde hace algunos años. En juniors, Mads Pedersen fue plata en el Mundial de 2013, Rasmus Pedersen bronce en 2015, al año siguiente el oro fue para Jakob Egholm y doce meses después Julius Johansen repetía metal. En crono han ido cayendo medallas con la misma frecuencia, quizás algo más espaciada. En sub23 apenas han rascado un bronce en ruta, y tres oros en 2015 con Mads Würtz -que es profesional en Katusha sin mayor relevancia- y en 2017 y 2018 con Mikkel Bjerg, que este último año también subió al tercer escalón del podio a Jorgensen.

Impresionante, ¿verdad? Quizás no lo sea tanto sabiendo el historial delictivo de los ciclistas daneses (“una nación de ciclistas”), con records absolutos conseguidos gracias a no vivir acomplejados por su pequeño tamaño. A saber superar sus limitaciones, como ese capricho geográfico de no tener ni una montaña. Por ejemplo, el primer ciclista muerto por dopaje fue un danés que se desplomó en los JJ.OO de Roma 1960 mientras competía en la CRE de los 100 km. Knud Jensen, y su cóctel de anfetaminas y Roniacol (encontrados en la autopsia, aunque el olimpismo y sus paisanos dicen que murió por un golpe de calor) son historia viva del ciclismo, que nunca cambia.

Records como el de Kim Andersen, actualmente director deportivo en el Trek, que es un ciclista sancionado de por vida tras haber dado positivo ocho veces por anfetaminas, y que a pesar de sus muchas limitaciones consiguió ser diez días líder del Tour de Francia. Y qué decir de los Rasmussen, Rijs, Sorensen o mi muy querido Johnny Weltz, que fue el que inició la peregrinación rociera a Girona. ¡Un hotelito para ciclistas, decía! Un país de ciclistas dopados, eso es lo que siempre han sido.

jensen Roma 1960
Knud Jensen desplomándose de lo ciego que iba

Y dopados legalmente. Gracias a Fancy Bears -cuya página ha sido cerrada por el FBI- supimos la punta del iceberg del sistema TUE, del que se han sabido aprovechar muy bien los daneses. En los JJ.OO de Río 2016, a pesar de llevar una delegación olímpica de 121 miembros, seis de ellos contaban con un TUE para doparse (Pernille Blume, Ottesen, Casper Mortensen, Niklas Larsen, Rikke Moller Petersen y el ciclista Fuglsang), como símbolo del extenso estado del bienestar danés, que permite competir a gente que se medica como enfermos terminales.

Vamos a ir sumando dos más dos. Un país de ciclistas dopados de manera aberrante e histórica (¡Riis ganó un Tour! ¡Rasmussen casi!), que hace un uso extensivo del dopaje legal con TUE, empieza a arrasar en categorías inferiores de ciclismo, e incluso produce monstruitos de fondo de armario como Asgreen o Honoré, capaces de obtener contrato en el equipo más competitivo del mundo.

Pues como siempre en el ciclismo, si piensas mal acertarás. Hace unas semanas se supo que Mattias Skjelmose Jensen estaba cumpliendo una sanción por dopaje de diez meses. ¿Es uno de esos 18 ciclistas daneses que están el WT? ¿Es un sub23 de esos que están en el equipo que arrasa? No, pero tiene todos los méritos para llegar. Y todo lo que se pide para llegar, como verán.

Mattias Skjelmose Jensen, Tour du Pays de Vaud 2018
Mattias Skjelmose Jensen en el podio del Tour du Pays de Vaud

El Tour du Pays de Vaud es una prueba por etapas para juniors que se lleva disputando desde hace décadas en la región francófona de Suiza. Es una prueba muy prestigiosa, un escalón por encima de su equivalente español, la Vuelta a Besaya cántabra. La organiza un club de aficionados, muestra de la opulencia suiza y de un amor por este deporte que explica que todavía se tenga en pie.

En la edición 2018 el equipo nacional danés arrasó. Primero pusieron de líder en la segunda etapa a William Levy, y en la crono ganó nuestro protagonista, a un día del final. En la última etapa subieron ambos al podio, como primero y segundo. Pocos días después, aunque no se conociese hasta diciembre, Mattias Skjelmose Jensen daba positivo por metilhexanamina, una vieja conocida de este deporte (¡un saludo a Rui Costa!), y que es una potente droga de la familia de las anfetaminas, especialmente si tienes 17 años de danés.

Como siempre, aquí volvemos a tener los elementos que confluyen de manera mágica en estos casos: el corredor que gana la carrera va dopado. Un compañero de equipo logra ser segundo, pero no va dopado. O no da positivo. Corren con el mismo maillot que arrasa en los mundiales de su categoría, y también de la categoría inmediatamente superior, y que en profesionales no ganó a cargo de Valgren porque habían metido una cuesta de cabras al final de Innsbruck 2018.

Y el último elemento, el que nunca falta. Mattias Skjelmose Jensen volverá a correr en marzo -antes de ganar en Vaud ya venía arrasando tras haber sido 3º en la Roubaix y 2º en la Carrera de la Paz-, sin haber dado ni una explicación de donde consiguió la droga siendo menor de edad, y mucho menos su entrenador y preparador físico (ya los tienen a esas edades, e incluso piso buscado en Toscana para estar cerca del gurú).

Esto es posible gracias a este deporte, especialista en reintegrar en su seno a todo aquel que no diga públicamente de qué está compuesto, y también a la tremenda hipocresía de Dinamarca, el País de la Hipocresía. El país del 0´7% para ayuda internacional, pero que confina a los inmigrantes en una isla, y tantos otros ejemplos. El único país junto con Suiza que, lindando con Alemania, no fue invadido por los nazis, porque entre primos hermanos no hay que pelearse.

Mattias Skjelmose Jensen con vino
¡Ese vino con metilhexanamina! ¡Y taninos!

Resulta que mientras los ciclistas daneses arrasan en categorías inferiores y hacen numeritos de órdago en profesionales, el país investiga por medios políticos sobre el dopaje masivo que había en el CSC, y también por medios científicos, porque esos 5´7 millones de habitantes y la prosperidad les dan para todo. Para acabar con el problema no, porque en todos los países pequeños y ricos la bandera surte efectos muy provechosos, y el deporte es siempre bandera.

Desde 2013 se sabe que según un equipo de investigadores daneses, se pueden detectar las microdosis de EPO, que es el clavo -o alcayata- al que se han venido aferrando tantos deportistas desde que las dosis masivas de los noventa ya no están permitidas. Han pasado más de cinco años y ese estudio pionero, pagado con fondos públicos y con el respaldo de un gurú como Asheden, no ha conseguido plasmarse en un test eficaz para detectar esas microdosis. Porque no interesa.

Y en fechas mucho más recientes, coincidentes con el boom del ciclismo danés y el pequeño plof de Mattias Jensen, otro equipo de daneses investigando casualmente sobre doping han descubierto la relativa difusión de las transfusiones autólogas de sangre, también en dosis micro, si pueden ser micro cosas de 135 ml. ¡Micro era lo de Ballan, sancionado por dopaje por hacerse una cura de ozono que incluía microdosis de sangre en viales de 10 ml!

Ya ven que Dinamarca es un país a la vanguardia. Científica, y deportiva, con huestes de jóvenes que arrasan allá donde van -bueno, y que acaban ingresados en cuarentena en un hospital australiano-, mientras todos aplauden a rabiar ese trabajo de cantera, que huele más bien a trabajo de laboratorio y a dopaje de Estado. De Estado que mira a otra parte, porque así funciona la hipocresía de proclamarse “una nación de ciclistas” siendo compatriotas de Riis, Sorensen, Rasmussen y Mattias Jensen, el más joven de todos, pero el más preparado.
***
El programa de recuperación para el ciclismo de Esteban Chaves, que no se pone un dorsal desde el inicio del Giro, incluye una concentración en febrero en Almería.
***
La Flecha Valona, organizada por los mismo que el Tour de Francia, invita al Murias. Visto lo que hizo en la Camperona, debería ser el objetivo de la temporada de Óscar Rodríguez, aunque seguro que el muy tolai de Odriozola ya está vendiendo que esto es el primer paso para una invitación al Tour. Que lo es, pero mejor llegar con algo debajo del brazo.
***
El pedaleo excéntrico -en su más pura definición etimológica, no en su acepción popular- no produce ningún beneficio en ciclistas. Un chasco para el timo institucionalizado de Rotor, para los tolais que compraron sus productos, y para los que defienden los rendimientos metahumanos de Froome en Ventoux, Pierre St. Martin y Finestre en base a estas puras MONGOLADAS.
***
De manera poco sorprendente, todas las provincias españolas (incluye Orense, Jaén, Zamora y Teruel, entre otras) necesitan deportistas profesionales y entrenadores porque no son capaces de cubrir esos puestos. Bueno, o que el deporte es una excusa para la inmigración irregular.
***
“¿Cómo va lo del dopaje? Sabes que en el extranjero hay una Leyenda Negra sobre nosotros”

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

50 comentarios en “El ciclismo de hoy en día (II): “una nación de ciclistas (dopados)”

      • Si, es muy buena. Pense en poner este otro pie de foto: “cualquier excusa es buena para poner una foto de Sorensen” El maillot es magnífico, de cómo entiendo yo el ciclismo, que debe ser el deporte de la alegría y el color.

         
  1. Aunque se dedique al MTB, estaría bien que incluyeras a Simon Andreassen, también hace sus pinitos en carretera.
    Con 21 añitos ya tiene 3 medallas mundiales y 2 europeas.

     
    • No sigo nada esa modalidad ciclista, pero encaja perfectamente en lo que explico en el post: en Dinamarca tienen un programa nacional de mejora del rendimiento deportivo.

       
  2. Del abstract del papel que enlazas: Further research is required to ascertain whether the present findings reflect an actual lack of efficacy, negative effects or a delayed response to eccentric cycling training.

     
    • Es una nota que ponen el 90% de los papers científicos. Hasta que no se hace Ley, toda investigación es susceptible de ser mejorada, impugnada o modificada.

       
      • El problema es que ley sólo se hace de las Matemáticas y la Física. En casos como este esa nota se pone para dejarse la puerta abierta a futuros papers. Este estudio (que además se circuncribe a ciclistas entrenados) tiene la misma validez que los otros que hay diciendo que los platos ovalados sí mejoran el rendimiento

         
  3. Buenos días, Sergio…

    El pedaleo excéntrico no tiene nada que ver con los platos ovalados. Es un tipo de trabajo muscular distinto al concéntrico, que es el habitual. Y no tengo nada que ver con Rotor.

    Un saludo.

     
    • Exacto; sobre los ovalados habra quienes estén a favor o en contra, en mi caso los utilizo y he notado algunos beneficios, eso si tras pasar por un periodo de adaptación algo extenso

       
      • Exacto, con ese tipo de platos se necesita mucho tiempo usándolos y no a todos les vienen bien. Además, no es sólo cuestión de rendimiento, sino que mucha gente los usa por temas de lesiones. Pero a Sergio en estos casos los detalles no le importan y prefiese quedarse con el titular

         
  4. La mención al papel de Dinamarca en la Segunda Guerra Mundial me ha traído a la memoria a mi escritor danés favorito, Sven Hassel, cuya vida y obra tan bien encaja en ese concepto de “el país de la hipocresía”

    Gran post, y como se menciona en los comentarios, muy buena la primera foto y precioso el maillot. Se me da un aire al del Amore e Vita de los 90, que tantas veces me he arrepentido de no haber comprado cuando tuve oportunidad.

     
    • Sven Hassel también me gusta mucho y como bien dices encaja al 100% con este post, que por cierto es una maravilla. No se puede leer algo así sobre ciclismo en ningún sitio. Enhorabuena.

       
  5. No sé muy bien qué tiene que ver Froome o esa marca de componentes con el pedaleo excéntrico.
    Me da la impresión de que confundes excéntrico con oval (platos que utiliza Froome)

    Por otra parte, gracias por toda la información que muestras en estos últimos artículos!

     
  6. Buenas,

    Respecto a Dinamarca y la segunda guerra mundial, hay que decir que no se puede comparar con Suiza, en Suiza ningún soldado alemán puso la bota, aunque si utilizaron a Suiza para cuestiones económicas , básicamente la utilizaban de intermediaria en las transacciones económicas internacionales, ya que nadie quería negociar directamente con la Alemania nazi, cuestión de imagen supongo.
    Dinamarca y Noruega fueron ocupadas dentro de la operación denominada ” Wesererübung”. También es cierto que la ocupación danesa fue bastante “light” comparada con otros estados ocupados, básicamente por que los nazis consideraban a los daneses primos-hermanos y por que la resistencia armada fue muy débil, por no decir nula. Aunque después de la derrota en Stalingrado la cosa se tenso bastante y después de la entrada de USA en la guerra los nazis necesitaban extraer recursos de donde fuera.
    Pero lo que dignifico a los daneses, fue el rescate de los aproximadamente 8.000 judíos daneses que salvaron su vida cuando fueron ayudados por el resto de sus compatriotas, facilitándoles la huida a la neutral Suecia. Ademas hay que decir que llevaron a cabo varias huelgas generales y manifestaciones de rechazo a la ocupación y a los nazis.
    A pesar de no haberse enfrentado a los nazis con las armas, también hay que decir que como pueblo se comportaron dignamente, algo que otros no lo pueden decir muy alto.

    Saludos.

     
      • Menos en el nombre de la operación, que se llamó Weserübung (sobra una er ahí). Ejercicio en el Weser (río alemán)

        Sólo por ser tiquismiquis xD

         
    • La neutral Suecia le estuvo vendiendo ingentes cantidades de hierro y acero a Alemania hasta el último día de la guerra.

       
    • Lo que dices es así. Dinamarca no significaba gran cosa para los alemanes pero la necesitaban para controlar la entrada del Báltico para negar un posible socorro a la URSS por “puertos de aguas cálidas” y para poder proyectarse hacia Noruega que sí consideraban clave para desarrollar su estrategia naval y logística. Ciertamente la ocuparon en 1940 pero, si no fue con la connivencia de los ocupados con algo muy parecido: Hicieron aterrizar en el aeródromo de Copenhague varios transportes de tropas SIN QUE NADIE PEGASE UN TIRO, ni cuando se aproximaban ni cuando empezaron a salir granaderos. Durante la ocupación —y esto se estudia en los manuales de acción noviolenta— tomaban “medidas de resistencia” como NO HABLAR A LOS SOLDADOS ALEMANES. Yo me imagino a un soldado alemán al que le podía tocar ir a pelear a Stalingrado o ser destinado a Copenhague y que no me hablasen y, francamente, no sabría qué preferir. Es cierto que empezaron a mandar guiños a los Aliados y cuando la guerra estaba decidida fueron “liberados”. La liberación consistió en un general —americano, creo— que monto en un camión en Hamburgo y fue la por la carretera hasta Copenhague sin que nadie hubiera nada (bueno, los alemanes, rendirse y ser liberados casi de inmediato). Lo mismo les daban unos que otros. Ejemplares.

       
    • Chapeau por tu comentario. No sabia de esa resistencia pacífica danesa. También es justo decir que su peculiar orografia puede que influyera

       
  7. Lo de las anfetaminas en los 80 y primeros 90 es digno de estudio. ¿Recordais el positivo de Etxabe en plena vuelta al País vasco?

     
    • Y más atrás también,los de los 60/70s iban”Centraminados perdidos”,dicho a mis oídos por un profesional de aquellas épocas

       
  8. Yo también me he acordado de Bo!

    Los de los platos ovalados. Juan García Lopez de la universidad de León. Creo que tienen estudios con profesionales, con los mismos resultados. Mentira cochina.

     
    • Llevé rotor en la BTT durante un tiempo y a parte de sentir la pedalada bastante rara, si que es cierto que en determinadas irregularidades del camino te daba la sensación de aprovechar mejor la fuerza. Per cuando se trataba de piso limpio tenías la sensación de ir un poco dandole a aspas sin poder redondear la pedalada. Pero son sensaciones personales. En lo de si es más o menos eficiente pues no he notado demasiado cambio. En la montaña no es tan importante sino tenerlos bien puestos para bajar por trialeras :)

       
  9. Poco puedo aportar sobre Dinamarca y sus gentes. Copenhage me pareció la típica capital europea moderna, ordenada y bonita pero sin más (nada que ver con Estocolmo por ejemplo). Supongo que tendrán su buena calidad de vida acorde a esos salarios estratosféricos gravados con un 55% de impuestos, pero por otro lado sus guetos de los que se habla menos. Como pequeño apunte La Sirenita me parece como símbolo una de las mayores farsas junto con el Manneken Pis de Bruselas.

     
    • A mi me da que su mayor excentricidad reside en tener prostituido por el turismo un barrio de hippies como Christiania. Lo de las amfetas no seria de extrañar que fuera coto de su cultivo. En susodicho barrio un turista cualquiera puede adquirir marihuana sin problemas. La ciudad coincido en que más allá de esa excentricidad carece de encanto. Eso si, son avanzados. No tienen pinta de tener puestos de trabajo supérfluos. En el albergue no había recep`ción alguna. Te mandaban el código para entrar y el de la puerta de tu habitación. Me pareció una idea genial aunque va acorde con su carácter frío y distante. Ir en bici si que van, en un repor de “30 minuts” https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/30-minuts/torna-la-bici/video/5636765/ analizan bastante bien su uso en Copenaghuen

       
  10. El consumo de efedrinas,(efedrina level es la favorita),cafeinas y anfetaminas como el rubifen está muy extendido tanto en entrenamientos ,venga vamos a hacer una hora más!,como en competición ,en concreto en el campo amateur .Si te fijabas bajo el culote en la zona del cuadriceps se veían las pastillas.

     
  11. Añado a la caja de “Danish buter cookies” a Per Pedersen, a quien recordarán por su paso por el BH-Amaya y que también cantó años después que corría puesto de cortisona hasta las uñas… como mínimo. Como no podía ser de otro modo, fungió tras su retirada como director deportivo en el CSC.

    Cuenta la leyenda que en la famosa etapa del tour del 96 en la que Indurain se vino abajo, Riis se puso a vacilarle a Miguelón señalándole como no había quitado el plato grande desde el inicio de la ascensión a Hautacam… como debía de ir de “centraminao” el guacho… La foto es buenísima, y no es solo que el ciclismo sea el deporte del color, es que con todo lo que llevaban encima, algunos tenían que percibir mas gama cromática que el club de amigos de Timothy Leary.

    Aprovecho para comentar algunos datos que miré el otro día para matar un poco el aburrimiento -y espero no aburriros con ellos-. A raíz de los posts y comentarios del blog sobre el acortamiento progresivo de las etapas de montaña, me dio por investigar si esos tijeretazos repercutían en la duración total de las grandes vueltas, centrándome en Tour y Vuelta. Pues bien, si consideramos los últimos 20 años, podemos ver algunas cosas curiosas:

    Por poner dos ejemplos extremos, en los días de gloria de los arriba mencionados, el kilometraje total de un Tour se acercaba a los 4.000 kmts, sin bajar en ningún caso de 3.500. Así, por ejemplo, en el Tour del 93, Indurain se tiró 103 horas encima de la bicicleta para cubrir 3978 kmts, y había habido algunas ediciones en los 80 por encima de los 4.000. Es cierto que también en esa época se registraban algunos años de recorridos más cortos, como el Tour de Perico del 88, de 3.200 kmts, pero eran la excepción (no puede consultarse el dato de desnivel).

    El caso es que desde los años de Armstrong el techo de kilometraje ha estado en torno a los 3.500. De las 10 últimas ediciones del Tour, 6 han estado por debajo de 3.500 km, y la norma parece estar en 3.300, con Tours como el que se llevó Thomas en 2018: 3.351 kmts

    Más significativo parece el dato del tiempo total: El último Tour que pasó de 100 horas fue el de Ullrich en el 97, y el último que superó las 90 fue el de Andy Schleck en 2010. Thomas invirtió en 2018 83 horas para ganar… 20 horas menos que Induráin 25 años antes o, si lo preferís así, el equivalente a la duración de unas 4 etapas.

    Con kilometrajes y duración total decrecientes, las medias de velocidad se estabilizan. En época de de Indurain se alcanzaron por primera vez los 39 km/h de media y desde entonces la horquilla ha estado entre esa cifra y los 40. Solo un Tour ha pasado de 41, aunque como fue de los del ramillete de Armstrong, a efectos legales habrá que quedarse con la media de Ivan Basso, que acabó a casi 5 minutos del amigo americano y que como todos sabemos, iba mas limpio que Maradona.

    En el caso de la Vuelta, también hay un salto hacia abajo a finales de los 90. Desde 1999, ninguna edición ha alcanzado los 3.500, con años de menos de 3.000 y una media ligeramente por debajo de la del Tour. El caso extremo sería la vuelta del 2003 de Heras: no llegó a 3.000 km, el ganador invirtió menos de 70 horas en “apretar el culo y dar pedal” y la media de velocidad sigue siendo la mayor de la historia, con 42 km/h. El escalón se traduce también en tiempo: la última Vuelta cuyo ganador estuvo más de 90 horas sobre la flaca fue la de Olano en 1998.

     
    • La traca de la falta de km contra el crono ya es de sobra conocida, ahí ya pierdes 50 si o si. Creo que terminaré por mirar cuantas etapas sobrepasan los 200km en las últimas ediciones porqué me parece que muy pocas. Y aún más si descartásemos las llanas, que entre 180 o 210 poca diferencia hay; bueno sí, media horita más de siesta para la mayoría. Pronto nos quedaremos solo con el Giro. Que brutal fue esa etapa de 240km sin tener montaña cuestacabrista ni tan siquiera puertos de entidad. Como etapa Pata Negra tuvo un ganador a la altura: Mohoric

       
  12. Qué comentario tan interesante! Muchas gracias por tu tiempo.

    Y aunque todos conocemos la respuesta, cada vez que subo Hautacam (y ya van unas cuantas y cojo precisamente no soy…) a pesar de tener muchas zonas donde te puedes lanzar me pregunto lo mismo: “cómo podía subir por allí el Riis a plato!”

     
  13. Siguiendo con Dinamarca ¿no os llama la atención la cantidad de deportista de máximo nivel que tiene? Entre el ciclismo, el futbol, el balonmano el hockey, el esqui (principalmente en estilo nórdico, un saludo para Juanito Mueleg)…..

     
    • Dinamarca en esqui nordico?
      Te estarás equivocado con Noruega, deporte del que se podría hacer un post aparte.
      Un saludo

       
  14. Me acabo de leer los dos últimos posts y sendos comentarios y de verdad felicitaros a todos por vuestras aportaciones. Pasarse por aquí siempre es un placer y una fuente de aprendizaje continua. Me disculpo de antemano por no poder estar a vuestra altura. Quizá es que yo crecí engañado viendo a ese americano impasible humillar al pobre de Ullrich al que llegué a sentir lástima como los franceses la sintieron con el bueno de Pupu (Merckx estuvo hace nada por Barcelona).

     
  15. Sven Hassel también me gusta mucho y como bien dices encaja al 100% con este post, que por cierto es una maravilla. No se puede leer algo así sobre ciclismo en ningún sitio. Enhorabuena.

     
  16. Despues de vivir en los paises nordicos seis anyos y llevar leyendo este post unos tres, puedo afirmar con total rotundidad y sin miedo a equivocarme que:

    El esqui de fondo siempre estara peor que el ciclismo.

     
  17. Sergio! No has hablado del Gran Brian Holm! De sus adicciones y de sus dotrs de asalta cunas, lo recuerdo en el Tour con su maillot de campeón Danés, de lo poco que ganó!
    Era director de Quick step, no sé si este año aún esta en el staff? Seguro que la fotito del tontorron Iljo Keise serà de su gusto! Jajajajajaja

    Saludos a todos!

     
  18. Gensanta!!!!!
    Antes de hablar de los sistemas de platos ovalados…
    Alguien se leyó el artículo de la investigación???
    Mezclais peras con manzanas.
    El articulo trata de entrenar mediante pedaladas excéntricas, es decir, frenando, no impulsando.
    En una contracción muscular concéntrica se vence la resistencia externa.
    En una contracción excentrica la resistencia externa es mayor que la fuerza muscular… con lo que solo se consigue frenar dicha accion.
    Es la diferencia entre subir y bajar escaleras. Trabaja el mismo grupo muscular, pero de forma diferente.

    Mejor ver el video del cicloergometro utilizado, y luego si tal, hablamos de los resultados del estudio:
    https://youtu.be/RBZCulLAmZ8
    Saludos

     
    • No me estoy enterando de nada en vuestro debate Platos ovalados vs Pedaladas excéntricas, pero vaya “patas” que tiene el maromo del video.

       
  19. Y yo me pregunto:
    ¿Cómo es posible que Dinamarca, cuya altitud máxima es de 175 metros, exporte “talento escalador”?
    ¿Cómo podía ser escalador Andrew Talansky, oriundo de Miami (Florida), una ciudad (y un estado) plana como un plato?
    ¿Cómo pueden ser escaladores gente de Estonia/Letonia/Bielorrusia/Ucrania (Taaramae, Kangert, Saramotins, Smukulis, Siutsou, Kiryenka, Grivko…), países casi completamente planos?
    ¿Cómo lo hacen en estos países y estas regiones para sacar escaladores, teniendo una geografía tan plana?
    Creo que aquí podrían influir más cosas que la mejora del rendimiento deportivo. Saludos.

     
    • Bueno, son características de cada uno. En el caso de Talansky ten en cuenta también que en EE.UU hay una gran movilidad geográfica. Oscar Sevilla era de un sitio plano y azotado por el viento, y era escalador. Alfonso Gutiérrez era sprinter siendo cántabro, y no subía ni un repecho.

       
      • Cierto: Jan Ullrich es de Rostock y subió Ordino Arcalís sentado; Sergio Pardilla es de Membrilla (Ciudad Real), un sitio muy llano, y es escalador; Manuel Jorge Domínguez es asturiano, sprinter y no subía mucho; Gaviria es un sprinter colombiano y tampoco sube mucho; Kristoff, noruego, también es sprinter y tampoco sube mucho; y si nos ponemos a elencar los holandeses que han tenido y tienen habilidades escaladoras podríamos tirarnos horas.
        Saludos.

         

Leave a Reply to Emilio Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *