Un libro ideal para aprender los fundamentos de la bicicleta

Raleigh Chopper, King Edwards Park, Kensal Rise, London, 1973
Si, en el libro hablan de las Raleigh Chopper

Desde hace unos años en España hay un boom de libros sobre ciclismo que va paralelo al incremento del interés sobre la bicicleta. Al margen de editoriales especializadas, que publican libros sobre ciclismo de ruta de interés muy dispar -traducidos y de encargo-, el fenómeno también ha anidado en editoriales en teoría poco propensas al género, como es el caso que nos ocupa.

Captain Swing es una editorial surgida en 2009, no precisamente un año muy propicio para emprender una actividad comercial y mucho menos de libros. Con el propósito inicial de publicar un puñado de ensayos al año, ha acabado convirtiéndose en una referencia en lengua española para el libro recuperado, el nuevo -con algunos bestsellers de dudoso gusto, como la cagarruta de Lenore y el engañabobos de Rendueles- y el fondo de catálogo de calidad, en ediciones cuidadas y de precio contenido.

Ellos mismos se definían como militantes y bueno, parece ser que eso explica la publicación en castellano de un libro aparecido originalmente en inglés allá por 2012, y todavía inédito en  nuestra lengua a pesar de su temática en boga. Una editorial con ensayos que tratan sobre el derecho a la vivienda, emancipación femenina, la deuda externa, el sistema de producción de alimentos y el KKK no podía no tener un libro sobre bicicletas, y así ha sido.

La bici lo es todo. La búsqueda de la felicidad sobre dos ruedas es una obra ligerita obra de Robert Penn, un periodista británico bastante famoso en su país porque publica en muchos medios sobre la bici como ocio y aventura -tiene una empresa de biciturismo-, y que cumple todos los requisitos que se sobreentienden en alguien así: ha dado la vuelta al mundo en bici (o algo así, pero vamos: que se ha ido con ella al Himalaya), pontifica sobre sus virtudes y tiene una aproximación naturalista al entorno que le rodea.

Con estos mimbres, su libro llega a sorprender. Con la nada original excusa de construirse la bici de sus sueños, Penn traza un recorrido muy completo por la historia y los diferentes componentes de una bicicleta, y lo hace de manera no lineal y nunca aburrida. La cuidada edición española -una marca de Capitán Swing- abunda en ilustraciones insertadas al lado del texto sin caer en los penosos pies de página que lastran la lectura, que es ágil y amena en todo momento.

El libro no es la rareza de un loco obsesionado con las bicis que va en busca del mejor artesano de potencias de Italia y después a Japón a construirse un manillar de las manos del mismísimo Hattori Hanzo, sino una estupenda puerta de entrada al mundo del ciclismo -hay algunas referencias a la competición, pocas- y especialmente de la bicicleta. Es cierto que es un poco tedioso cuando elenca a los pocos fabricantes artesanales que quedan en Inglaterra -por supuesto escoge el acero como material predilecto- y cuando viaja a Italia a ver la fábrica de Cinelli y Campagnolo, pero se ve compensado por un estilo llano y poco erudito.

Queda así un estupendo producto editorial para los que tengan un conocimiento escaso del mundo de la bicicleta, perfecto para estas fechas. La traducción es impecable -y da que pensar que la autora tenga conocimientos previos del tema- y, salvo una fecha mal puesta, no hay errores formales aparentes. El mayor reparo viene en gastarse los 18€ de venta al público en un producto de escasas 200 páginas, y más si consideramos que en el mismo catálogo editorial tienen monumentos como La formación de la clase obrera en Inglaterra de EP Thompson (primera edición en castellano en más de dos décadas, la anterior se cotizaba a precios de oro en segunda mano) por apenas 10€ más y son mil páginas sin desperdicio alguno, o La guerra “buena” de Terkel (uno de los mejores libros de periodismo y guerra jamás escrito) por el mismo precio y 750 páginas.
***
Agradezco a la editorial el envío de un ejemplar para esta reseña
***
Me he descojonado bastante con esto: “La última carrera por etapas que se adjudicó Alberto Contador fue Burgos”. Por cierto, noten como los estragos del consumo continuo de alcohol hacen que una persona que dice tener 59 años parezca que tiene diez más.
***
En Cáceres se van a gastar otros 670k euros en ampliar un carril bici que no usa nadie, como demuestra que el 58% de los alumnos que van al recinto universitario acuden en coche. Por supuesto, a pesar de ser uno de los colectivos con mayor potencial de uso, no hay carril-bici a la zona, ni se le espera.

Lo mejor de todo son las declaraciones de la alcaldesa, que asocia la infraestructura “a la práctica del deporte”, al mismo tiempo que inaugura una tienda de bicis. Huelga comentar que Cáceres, como todas las capitales agropecuarias, tiene un serio problema de atascos, aparcamiento y sobreexplotación del uso del coche, perfectamente compatible con ser Patrimonio de la Humanidad.
***
Las vías de tren son uno de los mayores obstáculos a la movilidad que puedan existir, especialmente cuando se juntan muchas en las proximidades de grandes estaciones, eso que muy cursimente se denomina “playa de vías”. En Helsinki, para superar los problemas que causa su famosa estación central, van a gastar 23 millones de euros en un túnel solo para bicicletas, de solo 220 metros de longitud. Sí, a millón de euros cada 10 metros.
***
Y no, que se que lo están pensando: Cáceres no es Helsinki, ni España es Finlandia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

35 comentarios en “Un libro ideal para aprender los fundamentos de la bicicleta

  1. Varios asuntillos:
    - Mil gracias por el consejo literario. Lo leeré con gusto, seguro.
    - Seguramente es una apreciación mía, y por lo tanto discutible, pero me he dado cuenta que prefiero los traductores legos en la materia sobre la que trata el libro. Se nota mucho (por lo menos yo lo he percibido en demasiadas ocasiones) cuando el traductor es un entendido. “Manipula” el sentido de un párrafo para querer decir lo que el autor original no dijo nunca y la “tradición” de los años nos ha hecho creer que sí dijo Lo he comprobado varias veces en traducciones de obras de autores científicos clásicos. No hay nada como un traductor que tiene un par de erratas en su trabajo precisamente por no tener mucha idea de lo que habla el texto, pero cuyo resultado final es limpio y cristalino, sin interpretaciones.
    - Estoy hasta las narices del mito “modelo finlandés”. Sobre todo cuando uno se dedica a la educación.
    Muchas gracias y Feliz Navidad.

     
    • Sólo hay que ver a Kimi Raikonnen … Totalmente de acuerdo. Educación que suprime la escritura en papel (Caligrafía). Así están todos en invierno saltando por la ventana (y eso que se creen “felices”). Viva el Vodka y el jabugo. El primero a consumir con moderación.
      Los ingleses apestan. Cueva es a velódromo? Eso no se lo cree nadie.

       
  2. Vivo en Escandinavia desde hace 10 anhos, por razones familiares. Me parece ridiculo glosar la excelencias de las sociedades por aqui. Caceres no es Finlandia, menos mal. En Caceres la gente habla con sus vecinos. En Caceres la gente respeta su patrimonio historico, le dedica el tiempo necesario a comer bien, charlar, disfrutar de la vida, trabajar… En Finlandia la gente vive en sus silos para no tener que encontrarse con otros, se piensan que ser ciudadano es pagar impuestos y que ser persona es tener una cuenta en las redes sociales para no tener que ver a un congenere. Comparas un lugar lleno de humanidad e historia, con un infierno postmoderno y lúgubre. Y si te centras en lo material te sorprenderias con lo que se puede hacer con un buen sueldo como el mio, que no sirve para vivir la mitad de bien, o acceder a bienes materiales basicos a los que acceden mis familiares en Caceres con sueldos menores en términos absolutos.

     
      • Lo ha dicho ya, razones familiares…vaya hipoteca vital, ten hijos e hipotécate para el resto de tu vida ( al menos la manera que la gente entiende por tener hijos), aunque seguramente sea por salario x3 , en el curro le tratarán bien no como acá, que si no chupas ojete…, buenos colegios para sus hijos, consulta con el especialista en 10 días y no en 10 meses, servicios sociales, etc etc, vaya todo lo bueno que tienen esas sociedades y él no dice. Cáceres es muy bonito y la gente muy maja y tal, pero todo el mundo joven se tiene que pirar, Madrid, Barcelona, Valladolid o…Todo es diferente y eso es lo bonito, también en Cáceres me jode que todo el puto mundo me juzgue y sea una sociedad de iletrados y ya…más reclusión = más lectura.

         
  3. El hecho de que visite me ha acabado de convencer: caerá la versión inglesa usada de 2£ estas navidades

     
  4. El Campus de Cáceres es un despropósito en sí mismo, y por mucho carril bici que construyan no va a cambiar demasiado la situación. A 4 o 5 Km de la ciudad, en medio de la más absoluta nada y en una ciudad en la que 4 o 5 meses del año académico hace mucho calor. Si el panorama no fuera suficientemente desalentador, la ciudad está en un alto respecto al campus.

    Ir andando está totalmente descartado, en bicicleta no es un paseo agradable (la única ventaja es que la ida es en bajada, con lo que no se suda, pero eso implica que la subida coincide con las horas de más calor) y el transporte público tampoco es el ideal (https://www.hoy.es/caceres/quejas-exceso-viajeros-20180927003514-ntvo.html).

    Hay carril bici más o menos usable, a través de la ronda de puente Vadillo y de ahí a la Universidad, pero no creo que nunca llegue a usarse de forma masiva por mucho que se potencie. Cosas de la buena planificación.

     
    • El trozo de arcén lleno de grava y baches en el que se mete la vegetación (árbustos, que no hierbecillas), sin separación física de una vía urbana donde los coches circulan tranquilamente a 70km/h que acaba en un semáforo te parece “usable”? Con el enganche al siguiente tramo en 100m y un cruce muy transitado hasta alcanzarlo. Y estuve un par de años o tres yendo en bici a la facultad.

      No soy Sagan, pero he pasado mucho tiempo encima de una bici y ese tramo concretamente me parece peligroso, especialmente para los no habituados a circular en bici o coche, más en horas punta, cuando en ese cruce no es raro ver cada pocos meses algún leve accidente entre coches. Imagínate con una bici. Lo que sea ganar metros para los peatones y las bicis en las ciudades me parece un adelanto, pero eso no es un carril bici. Y el tramo de la ronda norte, psché, más paseantes que otra cosa, no me extraña, no está pensado para las bicis, es incómodo, hay cruces continuamente. El único que es más interesante es el tramo paralelo a la a58, pero va entre esta y la n521, que tiene muy poco tráfico. Suma las pendientes que hay en Cáceres para ir de un lado a otro en el centro al poco respeto y los carriles bici ornamentales y, voilá, aparcamientos del campus llenos, carriles bici, vacíos. Y mira que hay kms de caminos y carreteras entretenidos para hacer por la zona!

      Esta alcaldesa ha dejado entre otras cosas muy claro que no quiere árboles en el centro, pero sí zona azul y parking y que tiene muy poca vergüenza pero una bandera mu grande que salió mu bien de precio. Qué paciencia hay que tener.

      Ahora, con lo de los atascos me has sacado una sonrisa. Que Cáceres no es Manhattan.
      Saludos.

       
  5. El libro de “La formación de la clase obrera” cuesta 29 pavos y el de “La guerra buena” también. Yo creo que te has liado.

     
  6. Yo creo que no has leído bien. Podría existir la opción de que la frase está mal escrita, pero me decanto por la interpretación torticera por tu parte.

     
  7. ¿pero qué p***a mierda es ésta, Sergio? ¿y el post sobre la desaparición del Sky que debería haber aquí?

     
  8. ¿Por qué Rendueles engañabobos? El libro de Sociofobia me parece que estaba bien, y es un tipo inteligente. Lenore ya es otra cosa, sí (mejor no comentar).
    Pues te agradezco la recomendación, caerá por navidades. Yo tengo otra: Ubú en bicicleta, pequeña recopilación de textos del gran Alfred Jarry, en la editorial Gallo Nero. Un entusiasta de la bicicleta a principios del siglo XX.
    Un saludo!

     
    • Sí, lo conozco. Es el típico caso que comento de editoriales de otros géneros que tienen su “libro sobre bicicletas”, aunque estos de Gallo Nero tienen varias cosas de deportes.

       
    • Habla del récord de la hora anterior a Moser? Entonces yo también he leído ese libro de joven. Sus consejos de como entrenar fueron una guía inestimable para mi, aunque no me sirvieron de mucho.

       
  9. Tomo nota del libro y os recomiendo a todos “Ordesa” de Manuel Vilas, aunque no venga a cuento, pero lo creo necesario para vuestra salud mental.

    Lo mismo pensé que por ahí arriba dicen: que ibas a sacar post sobre la retirada de SKY. ¿Tendrá ya algo Brailsford? Me da que sí, que por ahí van los tiros.

     
    • Ordesa es una montaña de mierda de un autor pusilánime, cursi y bobo. Sería el último libro que recomendaría a alguien, si su padre nunca le dijo “te quiero” que vaya al psiquiatra.

       
      • No estoy de acuerdo en absoluto, Sergio, a mí me gusta mucho Vilas, sobretodo, hasta ahora, su obra poética. Ordesa me encantó, me flipó que conozca un sitio como Urdós. La vida es una cuestión de gustos. De todos modos, siento curiosidad por tus filias en novela, porque tu personaje y su curriculum me resultan interesantes, no puedo evitarlo. No gustándote el cine creo que tu mente va por otros derroteros con más cuadrícula.

        Me he acordado hoy de tí leyendo el artículo de Jot Daun sobre Walkowiak. Hay un par de párrafos al final sobre dopaje, en 1956, por lo menos curiosos.

        Navidad, dulce navidad, Sergio.

         
          • La verdad es que la revistilla me ha empezado a gustar no hace mucho. Me caían un poco gordos, pero me han terminado por enganchar. No me creo que detestes todo lo que publican.

            Saludos.

             
  10. Me alegro de leer tu reseña de este libro ya que a mí me sorprendió muy gratamente.

    Lo encontré de rebote, sin buscarlo y lo empecé a leer con algo de desconfianza pero me enganchó muy pronto y a medida que pasas las páginas no dejas de imaginarte la bici que dará como resultado todo ese proceso.
    La felicidad es un concepto muy personal pero claramente Robert Penn supo disfrutar tanto el camino como la meta final.

    En sus páginas descubrí a Chris King y sus codiciados bujes con ruido de abejas furiosas (angry bees), a Cinelli o la historia de Tulio Campagnolo.

    No he leído la versión traducida al español pero sabiendo que existe ya sé que regalar en cuanto algún amigo cumpla años.

    Podría estar muy bien un listado de libros recomendados (antes o después del post sobre el Sky).

    Saludos.

     
  11. «Hay libros salvajes, como la lubina del Cantábrico, pura plata brillando al sol que te duele cuando la pescas. Libros que lees boqueando, como si acabaran de sacarte de la atmósfera, o que te arrastran a las profundidades del océano. Libros como “Ordesa”, de Manuel Vilas, al que Dios confunda por rompernos el alma.»
    Juan José Millás

    «Ordesa es una montaña de mierda de un autor pusilánime, cursi y bobo. Sería el último libro que recomendaría a alguien, si su padre nunca le dijo “te quiero” que vaya al psiquiatra.»
    Sergio

    Una de las dos consiguió que le echara un ojo al libro.

     

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *