Un Mundial semiprofesional y no para jóvenes

bjrn-erik-nesse-dsc-2274[1]Fue Verbrugghe el que comenzó todo: dejó participar a corredores recalificados o que ya militaban en equipos profesionales, y así sigue el ciclismo. El Mundial sub23, que en teoría debería consagrar y presentar a las nuevas figuras de este deporte, se ha convertido poco a poco en una carrera apta para cualquiera que sea incapaz de ganar entre los grandes, pero con la cara dura suficiente para bajar de escalón y dar lecciones a sus compañeros. Que no lo son, puesto que no ha corrido en todo el año con ellos.

Es el caso ya comentado de Cortina, que ha corrido todo el año con profesionales -incluyendo todo el Norte, y la Vuelta completa- y que estaba entre los favoritos para la carrera de hoy. Y es el caso del primero y segundo, oro y plata, los únicos que han podido desmarcarse del pelotón en un circuito que se ha revelado como insidioso, pero escasamente selectivo. Es bochornoso que esto pase, y el nuevo presidente de la UCI debería cambiar esto, igual que ha dicho que en 2020 se disputará el último Mundial de CRE.

La carrera ha sido muy emocionante, con la escapada del día llegando bastante lejos, tanto que el americano McNulty se puso nervioso y, cuando iba a caer en el enésimo paso por la colina del Salmón -que se llama así por uno de los patrocinadores del Mundial, el salmón de noruega- se unió a ellos. Ya había hecho un muy buen Mundial CRI, y su acción provocó que, a falta de cuatro vueltas para el final, un grupo de favoritos se desmarcase del pelotón.

Entre ellos había un noruego -la selección anfitriona había estado controlando toda la primera fase de la carrera- y, especialmente, Sivakov, el enésimo el nuevo Merckx que propone el ciclismo. Para eso, primero tendrá que vencer su nacionalidad -el 90% de los rusos que prometen en categorías inferiores luego no sirven ni para gregarios- y el halo de figura que tiene, después de haber ganado L´Isard, el Giro  y el Giro del Valle d´Aosta, las pruebas por etapas más importantes de su categoría.

Bergen Goldcar-2Con esos miembros, y hasta un total de otras seis selecciones, la fuga fue se fue hasta 1´30″ sin que en el pelotón nadie cogiese la responsabilidad, y en algún momento se vio a un español haciendo aspavientos en cabeza. Fue el momento clave para el desarrollo del Mundial, porque España se puso a trabajar y quemó a sus mejores hombres -fantástico Carretero, pero también Castrillo- en la persecución, únicamente ayudados por un belga.

Cuando llegó la última vuelta, ya no había ningún español con fuerzas para el ataque que siempre se produce en todos los Mundiales y en la última subida. Lo hizo el alemán Kamna, profesional con el Sunweb y octavo en la crono de Logroño de la Vuelta, demostrando que tiene mucho motor. Coronó en solitario con suficiente ventaja como para pensar que, siendo contrarrelojista -estuvo el domingo pasado en el seis que se coronó campeón del mundo CRE-, podría llegar.

Por detrás se había movido el francés Cosnefroy, aprovechando el trabajo de su compañero Benjamin Thomas, mucho más constante que el oportunismo de siempre de los italianos, este año con un tal Vincenzo Albanese que promete ser un ratero al mismo nivel que Visconti, uno del Molise, y el otro de Sicilia. Francia corrió como una selección, y llevan así unos cuantos años. Se había movido, pero no lo suficiente para contactar con Kamna que, en contra del manual ciclista en los kilómetros finales, esperó a su rival.

La ventaja no era muy grande, pero el pelotón no pudo anularla. El único que se movió fue Ivan García Cortina, que hizo todas las nueve vueltas anteriores del Mundial entre los 20 primeros del pelotón, para encontrarse demasiado solo en el tramo decisivo: el grupo delantero había más de 20 corredores, y alguno podría haber sido compañero de no haberse quemado en la persecución en la que nadie ayudó. Neutralizado el asturiano cuando se pasaba por Bryggen -la zona de Bregen Patrimonio de la Humanidad, resto de su pasado hanseático-, quedaba la emoción de si los fugados llegarían, y quien de los dos ganaría.

Cosnefroy se impuso sin ninguna dificultad, porque Kamna iba fundídisimo. Es el cuarto arcoíris francés sub23 en los últimos años, tras los de Sicard, Demare y Ledanois. Parece prometedor, además. En 2016 fue segundo en el nacional francés de su categoría, y este repitió el puesto, adornándolo con uno semejante en el Campeonato de Europa. Pasado a profesionales en agosto por el Ag2R, acababa de ganar el GP d´Isbergues, una prueba de nivel donde competían Cavendish y Bouhanni. Ya es más de lo que ha hecho en toda su carrera el vasco-francés de Hasparren citado anteriormente.

En el sprint del grupo Cortina llegó fundido -pero con la cabeza bien alta, porque al menos intentó neutralizar la fuga- y ganó el danés Svendgaard, batiendo al gran favorito Oliver Wood, para el que había trabajado la selección británica en la última vuelta. Quinto Albanese, que como buena rataza italiana se había dejado algo para el sprint, mientras todas las fugas que provocaba naufragaban.

Ullrich announces retirementComo siempre en esta categoría tan llena de gente que promete y después no llega a nada como profesional, hay que tomar estos nombres con sumo cuidado. La última vez que el Mundial se disputó en Noruega ganó un tal Jan Ullrich, que tres años después y con 22 años estaba disputando el Tour, que no ganó a su compañero Riis en la última crono por puro milagro. Era 1993 y el joven de Rostock fue visto como el último producto de la RDA, y no estaba nada mal la presunción. Batió al letón Kaspar Ozers -premio al que sepa algo de él- y al checo Lubor Tesar, conocido en su casa y a la hora de comer. Al menos los batió sabiendo que ninguno de ellos era profesional, al revés de lo que sucede hoy en día con las pruebas sub23.

Una vez ensayado el circuito en competición, es improbable imaginar un escenario distinto del visto hoy para la gran prueba del domingo. O alguien se inventa algo en la última subida -al estilo de que hizo Sagan en la última Sanremo-, o apunta a sprint masivo al estilo de Lisboa 2001. Masivo de 50 o más corredores. Todas las zonas duras que atraviesan los corredores ofrecen puntos de recuperación inmediatamente después, y en profesinales no corren seis corredores por cada una de las grandes selecciones, sino nueve.

En Bélgica, tanto Wellens como Naesen han filtrado cual será su estrategia en carrera: “crear el caos”. Italia, que ha aprovechado el intervalo entre la prueba junior femenina y el Mundial Sub23 para dar una vuelta al circuito -la única gran selección que lo ha hecho- se puede unir a la fiesta, porque no tienen ningún gran llegador y si mucho potencial vencedor en un grupo reducido. Veremos que hace España, y si Mínguez se une a esos postulados. Difícil de creer. Hoy había un potencial ganador, que ha corrido como un campeón, y la estrategia de la selección ha estropeado sus posibilidades. El domingo, si acaso, será todavía peor.
***
Degenkolb, que finalmente no está en el Mundial, ha sido hospitalizado con problemas en los pulmones y en el corazón.
Se nota que había preparado la prueba a conciencia: como apuntado en la previa, el recorrido era perfecto para sus características, y por eso abandonó la Vuelta a las primeras de cambio. Estaba corriendo la Vuelta a Dinamarca, y también se fue para casa: primero nos dijeron que por una caída, ahora porque apenas podía respirar. Tan grave como para lo que hayan tenido que meter en un hospital. Ingresado.

Estará familiarizado con las fechas y el entorno. En 2014, cuando el Mundial de Ponferrada, tuvo tiempo para ganar la regularidad de la Vuelta en Madrid (con cuatro etapas en la buchaca), pasar por el hospital por una infección en los ganglios linfáticos, y acabar noveno el Mundial. También era otro Mundial que se adecuaba a sus características, pero se ve que lo que no ajusta bien es la dosis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

15 comentarios en “Un Mundial semiprofesional y no para jóvenes

  1. Aunque sea un poco offtopic, se le menciona al principio del post… ¿Qué sabemos y/o podemos esperar de David Lappartient?

     
    • Pues que fue el vicepresidente de Cookson cuando este partía el bacalao, por lo cuál sería cosa de ilusos esperar cambios importantes y de calado en el funcionamiento institucional. Ahora eso sí, seguro que algunos primos, cuñados suegros y conocidos varios del nuevo mandamás encuentran acomodo en puestos creados ad hoc.
      Respecto al desarrollo de la carrera del Domingo coincido con lo expuesto por el usuario Zamek en tú anterior post. Hay muchos equipos, muy potentes (a bote pronto Bélgica, Francia, Holanda, Polonia, Italia etc) interesados en que no se produzca el sprint masivo. La clave estará en que esos equipos manden por delante buenas liebres para que la carrera vaya lo más dura posible y sin respiro.

      Ojalá veamos una bonita lucha…………..

       
  2. Kaspars Ozers fue un auténtico mito del Motorola de Armstrong. De la quinta de Dainis Ozols, bronce en Barcelona.
    Ambos cotizadísimos en las porras del colegio!
    Sólo por compartir bandera con el ogro Ugrumov ya se merecían respeto y temor

     
  3. Aunque muchos dirán que se ha equivocado Cortina ha corrido para ganar. Se la ha jugado a enlazar hipotecando un tercer puesto, pero no ha podido ser. Visto lo visto apostaría por Mathews para el domingo al sprint siguiendo con el dominio Sunweb

     
  4. me gustó mucho la carrera, como siempre que hay pocos corredores por equipos y opciones más abiertas. Para mi la categoría sub-23 no tiene mucho sentido. Deberían cambiarlo a sub21, entonces sí habría más promesas y un marco en el que los ciclistas hiciesen su carta de presentación.

    Si no me equivoco, Sivakov, el ruso campeón, ganó el Giro y no el Tour de promesas. En esta última ganó una etapa, pero no pudo hacer nada ante la tiranía de Egan Bernal. Ambos han fichado por el Sky, junto al noruego Halvorsen, desde ayer ex-campeón del mundo sub-23.

    Ojalá en la carrera profesional hubiese tanto descontrol como en la sub23. Me huele a que se parecerá mucho al mundial de Richmond, que no estuvo mal pero tampoco fue una gran carrera.

     
    • Para mí el criterio es sencillo, y no es la edad, sino que se tenga o no contrato profesional. Mundial de profesionales y mundial de aficionados, como tradicionalmente había sido

       
  5. En Italia Viviani podría pasar el circuito con los mejores y disputar la llegada. La selección que puede jugar las dos bazas, no se si les beneficia o les perjudica!!

     
  6. En Cortina hay ciclista. Y de los buenos. Ese no conformarse con quedarse en el grupo para pelear por el bronce le delata. El año que viene habrá que poner la lupa en él.

     
    • Yo creo que en Cortina si hay ciclista, pero no por lo de ayer. Si eres pro y corres con sub-23 se da por hecho que solo te vale la victoria. De que le vale a un pro ser el 3 en un mundial sub-23.

      Todo lo wue no fuese ganar es un fracaso

       
  7. Esta claro que Kamna no espero a Cosnefroy, le cogió porque el alemán iba fundido se vio en el sprint y en los relevos que daba cada uno

     
  8. Por cierto, el domingo viene calentito también para los amantes del atletismo: maratón de Berlín con Kipsang, Bekele y Kipchoge a por el récord del mundo (perdón por la intromisión).

     
  9. No creo que Kamna esperara. Coronó sufriendo muchísimo y creo que se lo dejó todo allí, se vio que en los llanos iba sin soltura. Al contrario que Cosnefroy, que bajó apartando a las motos y con una energía y hambre por ganar que te hacía desear su victoria. Estuvo bonita la carrera.

    Veo que la moda de sentarse en la barra y pedalear se ha extendido a todas las categorías. En algunos casos, sobretodo en juveniles, se sentaban en la barra cuando todavía les quedaba desarrollo por mover. Me gustaría saber cuantas castañas están habiendo por esta moda absurda.

    Y por cierto, la planta del danés que ganó en juveniles era espectacular. Habrá que estar atentos.

    Gracias por los posts

     

Leave a Reply to Kikepr Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *