Samuel Sánchez ya tenía una estatua y ahora tiene un libro

Portada 2Uno coge estos libros de ciclistas con un reparo que no hace falta explicar: por el tema, por la forma, por el sujeto. Sin embargo, parece mentira que un libro escrito por un periodista de Marca sobre Samuel Sánchez no deje ser un producto que, sin salir jamás del nivel de fanbook tan propio del entorno futbolero -incluye abundantes fotografías, como marca el cánon del género-, esté bastante bien.

A ver si consigo explicarlo. El libro no sirve para nadie medianamente familiarizado con este deporte y con su protagonista, el pagado de sí mismo S. Sánchez. Es un libro que omite deliberadamente su positivo con 19 años, que no cita el bajón de rendimiento en el Euskaltel tras la detención de su médico Jesus Losa por dopaje y que, sin embargo, ni pestañea para incorporar al palmarés siempre abundante en puestos de honor del ciclista carbayón “la segunda plaza final” del Tour 2010 tras “las descalificaciones de Contador y Menchov”, sin mencionar que fueron por dopaje.

Es una palabra tabú en este tipo de productos editoriales, y también para el lector objetivo al que se destinan. ¿El dopaje? Cuando nos viene bien pues entra así como de rondón, cuando nos viene mal dejamos un hueco en el palmarés del corredor homenajeado, que total nadie se va a enterar. Samuel, el ciclista de oro es un libro ideado para blandir como amuleto por parte de los escasos seguidores del ciclista asturiano, que jamás ha sido popular a nivel masivo, con todos los matices que adquieren estos términos al hablar de nuestro deporte.

Y sin embargo es un libro muy pasable. Nacho Labarga es un joven (1988) e hirsuto periodista riojano que hace buenos contenidos para el periódico que le paga y en lo que le dejan, porque las carreras importantes están en manos del idiota profundo que sustituyó a Garai, tan bien que apenas se nota su celebrada pérdida. Es una biografía autorizada que le ha permitido tener acceso al círculo íntimo de S. Sánchez, y lo ha aprovechado para hacer un libro que combina en 140 páginas -se lee de una sentada, se lo juro- el nivel deportivo y familiar de este deportista. A mí esta última faceta no me acaba de convencer mucho como lector -se incluye una foto del viaje de novios de Benjamín Noval en una piscina de un resort cutre mexicano-, pero como es un fanbook que será mayoritariamente consumido por ese mismo círculo íntimo y cuatro asturianos nacionaliegos, pues allá se lo coman.

El libro empieza con un prólogo de J.E Cima, antiguo ciclista profesional con el Kas, y desde hace varias décadas periodista especializado en ciclismo de La Nueva España, el periódico del lugar de nacimiento de S. Sánchez. Famoso por sus constantes errores y exageraciones, Cima es otro periodista de la vieja guardia para el que el dopaje no existe, y solo sacrificados héroes de la ruta. Tiene un punto entrañable porque carece de la maldad de los repugnantes Carabias, Urraburu o López-Egea, pero sin duda forma parte de ese eslabón que tanto ha contribuido a que este deporte no tenga ninguna credibilidad. Confiemos en que Labarga, aún en tierna edad, no se sienta atraído por el lado oscuro.

Es un prólogo que rinde en este tipo de producto editorial, y está medianamente justificado. Lo que no tiene sentido es el engendro -no tiene otro nombre, parece metido con calzador- que lo cierra como “epílogo”, a cargo de un tal Oliver Martínez y que es un “psicólogo del deporte” que nos vende lo de la fuerza mental de Samuel Sánchez y otras cuatro gilipolleces propias de su campo de especialización, siempre sin factura. Ya es triste que un libro de 140 páginas tenga algo llamado “epílogo” que no firma el autor del libro, y que encima no vaya referido a que S. Sánchez sigue su vida deportiva.

El producto editorial parecía destinado a publicarse con la retirada del longevo ciclista asturiano, pero a última hora consiguió reengancharse un año más en el BMC y ahí sigue, esperando que la 5º o 6º edición del libro ya pueda llevar un colofón digno de llamarse “epílogo” donde se cuenten sus últimos puestos de honor, como el tercero recientemente conquistado en la prestigiosa carrera Tour de Yorkshire, como el perro. Ya les digo que estos fanbook siempre son algo extraños y como de temporada.

El libro no se anda por alharacas y sigue un esquema cronológico lineal. De padres divorciados cuando tenía 10 años, hijo de extremeño transplantado en Asturias y asturiana, vamos conociendo detalles a adecuadas pinceladas, porque el libro está escrito por encima de la media del género. Tiene algún exceso por falta de conocimiento local (“Albandi era una localidad muy conocida de Asturias” en la pág.14 me ha arrancando una carcajada, puesto que es un pueblo destrozado por la industrialización masiva y en absoluto conocido), pero apenas cae en las fantasmadas tan típicas del personaje biografiado, que son un subgénero en sí mismas.

Las hay, eh: “Cuando llegue a profesionales, voy a ganar más perras en un año que tu en toda tu vida” (pág. 16), espeta un todavía adolescente Sánchez a su padre. No consta que el progenitor le soltase una hostia al vástago, especialmente cuando se dedica a la mecánica de la automoción, simplemente consta que el padre le apretaba las tuercas -nunca mejor dicho- y que ahora es un fan más. De hecho, se dedican dos páginas del libro a relatar donde vivió el triunfo en los JJ.OO de Pekín. Incluso hay una foto de la tele donde lo vió. Ya les digo que es un fanbook muy para consumo interno.

Otra asturianada de órdago es cuando una persona de su infancia afirma que (pág. 17) “se decantó por la bici, pero le hubiese ido igual de bien si hubiera apostado por las motos, el esquí o el atletismo”. Yo añadiría que también con el badminton, la petanca o el tirachinas, tal era la fortaleza del chaval. Poco más adelante (pág. 19), en una anécdota intrascendente -por eso se llaman anécdotas-, se cuenta que tenía una bici tan pesada cuando era amateur que “la furgo casi no tiraba de lo que pesaba. Era un hierro“. O un plomo, como este tipo de añadidos en el libro, que casi parecen que para satisfacer el ego de tal y de cual personaje de su vida. Hay capítulos que se cierran con párrafos de cómo iba su relación con su pareja.

Conjeque
Presentando el último fichaje del Euskaltel

De toda esa época pre-salto a Euskadi destaca como una vez ganó una carrera en el territorio de Benjamín Noval, y lo hizo entrando en meta con un corte de mangas dedicado “a todo el pueblo”, que no es tal pueblo, sino Mieres del Camino, 60.000 habitantes en la época, y mucha afición al ciclismo. “¡Vaya, ya ha vuelto a ganar este cabrón!” (pág. 20) era una expresión común según la mascota de Alberto Contador. S. Sánchez era un ciclista odiado: por chulo, por prepotente, y porque ganaba siempre. Es falso que haya evolucionado de hombre rápido a escalador: ha evolucionado de niñato malcriado a un adulto con problemas cognitivos -como cuando se pone a elencar su palmarés- pero, como ha llegado más lejos que Mieres, ahora es admirado en su región, siempre dispuesta a adular al que triunfa o la que llega a Princesa, aunque cague para lo suyo.

“Como ciclista aficionado tenía la sangre caliente”, dice Gerrikagoitia, “Después, en profesionales, se hizo más frío” (pág. 27). Será eso, claro, o la extraordinaria cura de humildad que tuvo con su positivazo con 19 años, precisamente en una etapa ganada en la Vuelta al Bidasoa. Seis meses en la nevera, exonerado por la federación tras unos gimoteos, y paso a profesionales en el 2000, donde estuvo la friolera de cinco años sin ganar ni una puta carrera, ni las de su pueblo. Eso te hace más frío, desde luego.

Pero no adelantemos acontecimientos. Labarga pinta una estancia de S. Sánchez en Güeñes -Vizcaya, comarca de Encartaciones- a medio camino entre monje y cartujo, unos happy times solo oscurecidos por la pérdida de su madre a los 44 años de edad y por dejar los estudios (“no quería perder el tiempo estudiando materias que luego no me servirían para nada” pág. 28), pero que parecían conducir a un destino manifiesto, el de ser profesional. El sueldo de 20.000 pesetas mensuales que cobraba en el Olarra “lo entregaba a mi madre y ella decidía que se hacía con él” (pág. 29) es una historia dickensiana, otra más.

PresentacionLabarga
Presentación del libro en Madrid, vaya tropa

Hasta que llegó ese primer triunfo profesional, S. Sánchez disputó dos Tour, los dos con abandono. En 2002 en la etapa de La Mongie un esguince cervical procurado esa misma mañana en un encuentro fortuito con Horrillo, hizo que, aunque acabase la etapa, lo hiciese entre mareos y “en el hospital los médicos le aconsejaron volverse para Oviedo cuanto antes” (pág. 53). No quiso, salió al día siguiente y entró fuera de control. “En la etapa vomitó decenas de veces”.

Ayyyy. Al año siguiente, aún mejor. En la etapa de Alpe d´Huez en la que su compañero Mayo se salió, de nuevo abandono. Labarga no abunda nada (nada significa nada) en la jornada, muy sintómatica del rendimiento del Euskaltel pre-detención de Jesús Losa. Lo que a unos les siente muy bien, a otros les sienta muy mal. El día anterior había sido el corredor más joven en aguantar en el grupo delantero. Cosas del ciclismo, como también lo es que en la Lieja 2004 acabase 4º, y desde el primer hasta el corredor nº 15 en la clasificación hayan sido unos dopados de aupa, todos con positivos, sanciones por dopaje o hematocritos altos. T-o-d-o-s, menos nuestro protagonista. Gorospe (pág. 56) llega a decir sobre el año 2003 “creo que Samuel es el que permitió ganar a Mayo la Vuelta al País Vasco, e hizo también que fuese segundo en Lieja”. Samuel, y el médico de ambos, que sois todos unos sinvergüenzas.

El libro sigue toda la mitología de S. Sánchez: que si su primera victoria fue en la etapa de la Vuelta a Asturias donde fue justamente descalificado, que si su primera victoria fue en la escalada a Montjuic, que si su primera victoria fue en la ridícula etapa de la Vuelta 2005 donde Ardilla y Pereiro se confundieron de pancarta -y efectivamente lo fue, menudo debut-, pero con matices. Labarga escribe (pág. 64) sobre “una dinámica negativa” inaugurada al pasar a profesionales, y rota en La Bien Aparecida.

Más bien rota porque en 2006 empezó con Pepe from Valencia, el médico dopador sancionado de por vida por la USADA, y que tantos cariños recibe del corredor carbayón. Por supuesto, no aparece citado en el libro. Tan bien le sentó el cambio a S. Sánchez, que ese año fue el mejor de su carrera deportiva, empezando por la victoria 3×1 en el País Vasco. Como les digo que es un libro bien escrito, les reproduzco este párrafo entero de Labarga (pág. 66)

“Había conseguido victorias, sí, pero la gente no parecía tomarle demasiado en serio por el valor de las mismas. Las de Barcelona habían llegado en un criterium, y la de la Vuelta tras un despiste. Por eso, el éxito en casa le sirvió para desquitarse de la fama de nuevo Poulidor que le habían colocado. En esa Vuelta al País Vasco redescubrió la receta para triunfar”. Yo creo que lo de Poulidor no se lo ha quitado nunca de encima -ahí están sus tres segundos puestos en Lombardía, y un tercer puesto, por no hablar de otras carreras-, y es un poco definición de su trayectoria, siempre en el “casi”, algo en lo que abunda el propio biografiado al contar siempre puestos de honor como victorias.

Escayolado
Hay que beber siempre, incluso sin brazos

¿La receta para triunfar, dicen? En la Vuelta de ese año se dice que en la crono final rindió por debajo de lo esperado porque (pág. 69) “se puso a beber seis veces en una jornada que no requería más de dos tragos para no perder la aerodinámica”, pero esa receta ya nos la ha explicado Thomas Frei. Al año siguiente ganaría la crono final de la Vuelta -ganó dos etapas seguidas en la última semana- con esta dedicatoria tan especial y relacionada: “Me acordé de Alvaro Neil, un payaso asturiano que dejó su trabajo para repartir sonrisas por el mundo a los más necesitados. Lo hace en bicicleta, ejerciendo como profesional” (pág. 76). Amén.

Los problemas de S. Sánchez con el agua también se reprodujeron en su gran y único éxito deportivo (pág. 81), porque para ganar el oro olímpico “tuvo que beber litros y litros de agua para no deshidratarse en una jornada marcada por el calor y la humedad”. No solo eso: tras el quedaron Rebellin (positivo), Cancellara (Operación Puerto) y Kolobnev (drogado por un médico español, positivo más adelante), Rogers (positivo, trayectoria de Al Capone) y A. Schleck (abandona el ciclismo con 29 años). Pero nuestro Samu, a base de beber agua como Toni Colom subiendo el Mortirolo en 2008, oro olímpico. Ni una mención a que era el más flojo de una selección con el vigente campeón de la Lieja, un tricampeón del mundo, el vigente campeón del Tour y el vigente campeón del Giro. Una selección irrepetible en la historia del ciclismo.

Su segundo puesto en la Vuelta de 2009 dice que se debe al tiempo que perdió en Aitana en la primera semana, tras una caída. Es todo muy nada humano le derrota, y bastante patético, y es el momento del libro donde más da rienda suelta a su naturaleza (pág. 94): “para mí fue bastante frustante, más incluso que la Lieja que perdí en el último instante [¿qué Lieja? Menuda fabada mental la de este tío] Tenía piernas para ganarla pero todo se fue al traste por un mal día. Alejandro fue el que menos falló”. No el mejor, no: el que menos falló. S. Sánchez pertenece a esa raza de ciclistas que van a más en las grandes por etapas (“por exagerado que parezca, al asturiano parecían hacérsele cortas algunas rondas de tres semanas”), además de los que beben mucho en competición. Muchísimo.

A partir de ahí, el libro entra una vorágine, y todo transcurre más rápido, quizás por problemas de espacio. Los mismos de este post que ya es demasiado largo. Es francamente gracioso como, refiriéndose a la Vuelta 2014, saca un ramalazo auténtico al decir (pág. 119) “fui el ciclista del BMC que quedó a menos tiempo de un gran líder en las tres grandes vueltas del año”, típico detalle en el que solo se fija el. ¡Tiembla Van Garderen, tus 26 años y un 5º puesto en el Tour palidecen ante el 6º puesto en la Vuelta y los 37 años de este narciso sin remedio!.

El libro se cierra con un palmarés cronológicamente inverso, que acaba siendo la enésima mueca torcida de este corredor, con cosas como “13º Tour de Pekín”, “4º en la Subida al Naranco”, “15º Amstel Gold Race”, “18ª GP Miguel Indurain” o “10º en el GP de Llodio”. Se lo juro que es así, y así aparece reflejado en el libro: resultados que serían despreciables hasta en el más modesto de los gregarios, para este extraño personaje son dignos de destacar. En este sentido, el libro es un buen reflejo del corredor y su particular concepción de las victorias y las derrotas.

S. Sánchez ha sido un buen corredor, con merecida fama de cuidarse y de ser bastante profesional de lo suyo. Sin embargo, el siempre se ha creído más de lo que realmente ha sido. Quizás ese sea el secreto de su longevidad. El libro suple sobradamente la función de servir de amuleto para los que piensan como el, pero tiene escasa utilidad para cualquier otro, empezando por cualquiera mínimamente familiarizado con este deporte.
***
Muy buen reportaje en La Stampa de Turín sobre 10 ciclistas del pelotón del Giro. Es un medio generalista. ¿En serio no se puede hacer esto en España? ¿Tanto cuesta?
***
Joaquim Rodríguez, de profesión sus labores, tiene problemas en la aduana andorrana. Pero por culpa de la Guardia Civil y su exceso de celo, ¿eh? “Que voy a perder un día de entrenamiento”, argumenta.
***
El consejero de Economía de Asturias lo dice más o menos claro: la Vuelta siempre llega a cumbres nuevas en su región porque ellos lo piden. Si es así, que algún día vayan por la zona del suroccidente, pero claro, como eso no vende…
***
En Bruselas, que jamás ha sido una ciudad ciclista, se invierte la tendencia descendente: un subida del 30% el año pasado. Trabajo de oficina, mucho tráfico, raíles de tranvía, orografía colinosa y, especialmente, la falta del “efecto contagio”. A 15 km., en Lovaina, es un vergel de bicis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

79 comentarios en “Samuel Sánchez ya tenía una estatua y ahora tiene un libro

  1. jajaja, no es lo mismo ser Oliver Martinez, que Martinez Oliver.

    Por cierto, ya que lo mencionas, en la tercera de Yorkshire (la verdad que el final de la rimera con Nordhaug Voeckler, Samu, Deignan y Rosetto a alos estuvo bonito tambien), gano Ben Hermans.

    Me hizo gracia, porque la etapa iba a ganarla Van Avermaet, ero Hermans igual que en Brabantse ataco de lejos, y le salio, con un Sky persiguiendo pero pensando solo en mantener el liderato de Nordhaug. El caso es que tuve todo el rato la misma sensación: Para dos carreras que iba a ganar uno de sus líderes, Gilbert en Brabantse y Van Avermaets en esta etapa, y coge el chaval, ataca y llega.!! LE VAN A COGER MANIA !!

     
  2. Es curioso lo de Bruselas. Llevo un año moviendome unicamente en bici, y el trafico es una locura. Ni cuando hay atascos kilometricos ves mas ciclistas. Y la orografia…cada dia para volver a casa tengo 2km al 6%…
    una pena porque el resto de ciudades belgas viven en bici

     
      • ¡¡¡Error de traducción!!!

        “le nombre de cyclistes a crû de près de 30% en 2014″ : el número de ciclistas ha CRECIDO cerca de un 30% en 2014 (con respecto a 2013).

        Es verdad que inter-barrios siempre pillas alguna cuesta jodidilla (sobre todo para bicis sin buena relación de cambios) pero dentro de la misma comuna son desplazamientos adsequibles.

         
      • Sergio, no me jodas. El artículo dice que hay un aumento del 30%.

        “Après l’essoufflement de 2012 et 2013, le nombre d’adeptes des deux-roues est reparti à la hausse en 2014, selon le dernier rapport de l’asbl Pro Vélo, dont Le Soir fait écho samedi. “Sur un total de 99 heures de comptage, Pro Vélo observe une moyenne régionale de 204 cyclistes par heure de pointe (en matinée, entre 8h et 9h). Ceci représente une augmentation de 28,2% par rapport à 2013″ ”

        Vamos, yo voy a diario en bici por Bruselas -no sé la cantidad de kilómetros que puedo hacer- y es horrible, sí. Por eso choca tanto ver a tantas bicis. Estoy harto de circular cerca de puertas de coches, de ver cada X minutos cristales por el suelo por culpa de las caóticas intersecciones, de los agujeros de mala muerte que abundan en esta ciudad pobre, de los raíles (dentro de lo malo, el tranvía me parece lo de menos)… Curiosamente, no paro de ver bicicletas, como bien explica el artículo.

        Un apunte: cuando este tipo de estadísticas no proceden del Ayuntamiento, no sé si creérmelas. Los de En Bici Por Madrid a veces publican sondeos absolutamente falaces a partir de metodologías extrarrestres.

         
          • Maldita prioridad… No sé que pensar. En rotondas e intersecciones me parece racional que los de la derecha puedan tener prioridad; en avenidas por las que se circula rápido, que la prioridad la tenga el que se incorpora desde otra calle por la derecha, como sucede en Bruselas, me resulta demencial por peligroso.

             
        • A raíz de todo lo que comentais me habeis recordado que Villo! (el sistema público de bicis en Bruselas) en uno de sus newsletters que me enviaron no hace mucho hablaban de sus datos y concuerdan con la noticia, aquí os pongo algunos por curiosidad (en Inglés);

          In 2014, the number of annual subscriptions went up to over 37,000.
          More than 60% of users being men.
          Some 41% of subscribers are in the 26 – 35 age range.
          During 2014, users rented out bikes more than 1,600,000 times, a figure 220,000 higher than in 2013.
          And 11 new stations were opened in 2014, bringing the total up to 342 by the end of the year.
          574 bikes were sent to the Villo! repair workshop to have the saddle replaced, while a further 367 had to have a new bell put on.

           
      • Sergio, hay un pequeño error en tu último comentario: la noticia dice que, tras un par de años de descenso, el año pasado el número de ciclistas en Bruselas subió un 30%.

         
      • La verdad es que hace tres años no me gustaba, pero tuve la ocasion de poder conocerla ayudando en un curro, y me decidi a venir a vivir, quede enamorado de barrios y sitios menos conocidos. Estoy trabajando aqui.
        en cuanto a la bici, incluso con nieve me he movido aqui con ella. Es cierto que al centro no he bajado excepto para salir con la grupeta los domingos a las 8:30, por lo que no hay mucho trafico, pero incluso sin ser centro centro…el trafico y el tema prioridades es caotico. En 8 meses llevare unos 3000 km de moverme por ciudad (contador de km del trabajo) y hay que decir que he tenido sentimiento de respeto al ciclista, con excepciones, y a veces con una excepcion vale…menuda parrafada

         
  3. Mi muy querido Sergio.

    El libelo perpetrado por Labarga es, aunque mejor escrito que otros de su fauna, una indecorosa labor propagandística del astur.

    No es baladí olvidar lo del positivo, como tampoco sacar la artillería pesada para festejar el podio del Tour 2010 que los abogados de Samuel (hasta donde consta) no han reclamado.

    La mayor de las bondades del libro es que, al haber accedido a la esfera íntima de Samuel, habla con conocimiento de causa de las salidas de tiesto del ciclista (que saliera ileso de la del padre y de la del corte de mangas dice mucho a favor de la democracia y el civismo).

    Gran post que servirá (asumo) para que muchos no dediquen ni la hora que requiere (incluyendo 10 minutos para adivinar la fecha de las fotos sin caer en la tentación de leer los pies) la lectura del folletón.

    Abrazo

     
  4. No sabía el detalle del corte de mangas en Mieres. Me cuadra con el personaje, siempre le pudo el ego y llamar la atención. En cuanto a Cima, no dudo que sepa de ciclismo, pero desde luego no sabe transmitirlo y escribe horrible. Son infumables sus crónicas.

     
  5. Llevaba tiempo sin entrar en ciclismo2005….. por lo que veo “Sergio” sigue en su línea de ciclista frustrado que desde el ANONIMATO, no tiene mejor cosa que hacer que meterse con SSanchez, Zakarin y los “drogados” participantes del Giro…….. impresentable…dáis miedo… última vez que entro en ciclismo2005….Saludos

     
  6. Buenos días, Sergio, me estreno comentando en el blog. He leído del tirón los dos últimos. Gran análisis el de los favoritos del Giro y el de Samuel, pues eso, que es Samuel, ¿Qué vas a esperar de un resumen de su vida conociendo su trayectoria deportiva?
    Me ha sorprendido que no he encontrado en los sueltos ninguna referencia a las visitas de Messi al médico italiano de los “milagros”, como le denominaba la prensa del movimiento en Barcelona la semana pasada. Giuliano Poser. El astro argentino ya no tiene vómitos. Aunque parece que ha recuperado otras cosas…

     
  7. Siempre me he preguntado cómo tributa (si es que lo hace) el dinero que perciben algunos corredores de equipos aficionados (de todos los deported, no sólo del ciclismo)

     
    • O va en mano o transferencia bancaria en concepto de dieta aunque llegue a ser una cifra “casi salarial” (600 euros).
      No se si lo preguntaras por ser los causantes de esta supuesta crisis, como equipo aficionado no hay contrato PROFESIONAL.
      Yo me hago la misma pregunta pero con esos jeques arabes de la Premier,Wang el del At.Madrid con Cerezo…menudo lavadero de pasta…igual que un ciclista aficionado pero con unos cuantos mas ceros a la derecha.
      Quieres lavar pasta? Invierte en deporte.

       
      • Simplemente lo preguntaba por curiosidad. Alguna vez me habían comentado también que en algunos casos al corredor (el que más cobre, que puede llegar al SMI) lo dan de alta en la empresa del patrocinador principal del equipo, y cosas similares

         
  8. Creo recordar que Samuel dio positivo DOS veces en aficionados, no una. Quizás alguien con mejor memoria nos lo pueda aclarar

     
  9. Hoy el “becario” está juguetón con las letras:

    “…en la Lieja 2004 acabase 4º, y desde el primer hasta el corredor nº 15 en la clasificación hayan sido unos dopados de aupa, todos con positivos, sanciones por dopaje o hematocritos altos. T-o-d-o-s, menos nuestro protagonista..”

    Clico en el enlace:

    14. FREIRE GÓMEZ, Óscar
    15. Menchov, D.
    16. Vandenbroucke, F.

    :O

     
      • Justo iba a comentar lo mismo, me soprendió que justo estuviera Freire en el 14… Aún así hay unos cuantos más que iban “a tope” debajo de ese puesto!

        A parte de esto, siempre que paso por la calle de Samu de noche, me dan ganas de hacer una foto a los cubos de basura con su nombre; un poco de mal gusto quizá, pero me sigue pareciendo gracioso.

        Saludos!

         
        • Lo de Freire no lo puse conscientemente; bueno, desde el caso Rabobank tampoco hay ninguna duda. También hay que indicar que Freire siempre se movió en todas sus Lieja entre el puesto 10 y el 15, y su mejor resultado en la carrera lo realizó el último año, ese que compitiendo con el Katusha logró también su mejor resultado en Amstel. Con 36 años. Ya sabes, una vela a Dios y otra al Diablo.

           
  10. Sobre su primera victoria en la vuelta 2005, menudo lujo que puedas auto-citarte, y como suele ser regla general en esta casa, bien envejecidos el post (en relación al caso Pereiro-Hincapie).

    Para quien como yo no recordase/viese esa llegada aquí tenéis el genial número de gabi, fofó y miliki

    https://www.youtube.com/watch?v=BaN0FLDSNpw

    ^_^

     
  11. No lo pienso leer. Siempre me pareció un paquete de cuidado.
    Aún sigo sentado esperando una victoria suya tras “un descenso vertiginoso de uno de los mejores bajadores del pelotón mundial”
    Igualico que Konyshev oiga!
    Me ha gustado el post.
    Un saludo

     
  12. Desde luego, una cosa está clara con este post: se puede comprobar que Samuel Sánchez bien, lo que se dice bien, no te cae.

    Dicho esto, yo nunca he sentido especial predilección por Samuel Sánchez (aunque si que celebré su oro de Pekin, intuyo que por un ataque de chovinismo propio de los días de juegos) pero si que me parece que hay algo en él destacable y que encima poco (o nada) tiene que ver con malas artes: el tipo siempre ha bajado muy bien. Y eso es pura técnica (o huevos, según quiera interpretarse).

    Sólo una cosa más, Sergio. Tienes varios pronombres por ahí puestos sin tilde (dos ‘él’ en los párrafos útimo y antepenúltimo, y un ‘tú’ en el entrecomillado donde citas que iba a ganar más pasta que su padre). Es una tontería (y algo normal en un escrito tan largo), pero yo creo que es bueno avisarte de estas cosas para que el post no pierda ni un mínimo de la riqueza que tiene.

    ¡Que estamos de Giro señores!

    Un saludo a todos.

     
    • Estoy de acuerdo en que al hablar de la carrera de Samuel Sánchez, es adecuado comentar que ha sido uno de los más grandes bajando (al menos en su época, de lo mejor en este sentido), pero también es verdad que en todos sus años de profesional, apenas le ha sacado provecho a esta herramienta. Se me ocurren algunas variaciones tácticas en las que, usando sus superioridad bajando, podría poner a su equipo con clara ventaja para ganar la etapa/carrera… ¿pero cuántas veces hemos visto eso? Pues me parece que muchas menos de las que podrían haber sido.

      También te doy la razón en lo de que la acentuación en los pronombres es un error recurrente de Sergio. Da cosilla, ante un gran post, hacer un comentario solamente para señalar dos tildes, pero es verdad.

       
      • Totalmente de acuerdo en lo que dices, Urko. Muy pocas veces le ha sacado provecho Samu a sus habilidades bajando. Al menos a él, porque en la famosa etapa de Bales del Tour’10 de Contador, al madrileño le vino genial hacer el descenso con él.

        Y lo de las tildes es eso. Da cosa decirlo ante la calidad de lo que escribe Sergio. Pero los que lo leemos, si podemos echar un pequeño cable en ese sentido, pues hacemos de este espacio aún mejor. Al menos, esa es mi intención al señalárselo. Soy muy consciente de que cuando escribes un post tan largo es muy, muy difícil que no se te escape alguna pequeña tilde o errata.

         
        • Se os ha ocurrido pensar que no ha sacado partido a esa cualidad de “uno de los mejores bajadores del mundo” sencillamente porque se trataba de una etiqueta infundada extendida por los periodistas palmeros españoles?

           
            • También es que es mucho más difícil hacer diferencias bajando (y ya no digamos determinantes para ganar carreras). Bajando, por muy bien que lo hagas, muy técnico tiene que ser el descenso para sacar una distancia reseñable.

              Yo destacaba eso en Samuel Sánchez porque creo que es evidente que baja bien. Se me ocurren pocos ciclistas en esta última década con más habilidad en los descensos.

              Ahora, que otra posibilidad es que yo esté equivocado. Lo cual tampoco sería nada extraño.

               
              • Hombre, es más difícil sacar ventaja bajando, pero también parecía imposible que Purito ganase una gran vuelta y para eso están los organizadores, para que lo imposible sea posible. Si era el mejor del mundo en su especialidad, con poner 11 de 21 etapas con descensos difíciles cerca de meta ya tienes ahí un nuevo figurón.

                El año pasado, en galicia, se escapó un Astana desconocido y luego saltó SS. No recuerdo el puerto, creo que al final ganó un lotto, pero en el descenso no fue capaz de recortarle 10 segundos al ruso…

                 
      • ¿¿¿¿Bueno bajando??? no mejor que Valverde, que Contador…
        La vuelta gano Valverde intento soltarle en 7 revueltas y ni un metro le despego, en la etapa de Bales con al famosa salida de cadena, casi bajo mejor Sleck que si era un tronco bajando y a Contador le recorto unos segunditos.
        Bajo mi punto de vista hay demasiada flipada con eso de que bajaba muy bien….

         
        • En la etapa de Bales, creo recordar, Samuel paso el puerto cortado y fue incapaz de contactar con el grupo de Contador en la bajada, y en el poco llano a meta iba solo y ya no puedo llegar con el grupo de contador.

           
  13. Uf, este post dura más que los méritos deportivos de Samuel Sánchez. Está gracioso aún así, el libro debe ser toda una labor de equilibrismo para ir sorteando todos los obstáculos y zancadillas que le pone SS y su carrera deportiva. Me pregunto qué harán con los libros de Valverde y Contador, porque ahí imagino que la cuestión del dopaje no se podrá evitar… bueno, en el caso de Contador es un poco reivindicativa por lo de la conspiración judeomasónica contra España, pero en el de Valverde puede ser divertido.

    En todo caso, parece un libro preparado únicamente para ocupar los apartados de “miscelánea” u “otros” en todas las bibliotecas públicas asturianas, o quizás en la deportiva, junto a todos esos libros escritos sobre la selección española de fútbol que nadie compró.

    Hubiera preferido un post sobre George Bennett, la verdad. Esto de Samuel es como muy 2010, jajaja

     
  14. Gracias por el resumen, porque así evito tener que leérmelo. Es que sigo en shock desde que me leí “Cuentos del Tour”, de López-Egea; no he leído una bazofia semejante en años. Lo peor de todo es que fuí a la presentación del libro y encima me lo firmo…

     
    • Te doy la razón con que la ciudad es una pesadilla. Alguien ha comentado por detrás que se va bastante bien. Ni de coña. Otra cosa es que yo vaya a renunciar a la bici, y por ahí no paso :)

       
  15. Oye, solo por curiosidad, ya que paso de pillarlo, ¿qué dice de Avoriaz 2010, haciéndole la llegada a Andy Shleck y Alpe D’huez 2011, cuando le hace a Rolland 2 kilómetros regalándole la etapa a ambos cuando Andy iba a tirar de igual forma porque disputaba la general y Rolland porque quería la etapa? Lo oculta, o cuenta esos dos segundos puestos como meritorios?

     
  16. Siempre me echo unas risas cuando escribes algo sobre Samuel Sanchez. Debería haber una entrada todos los meses con sus mejores citas de los últimos 30 días :)

    No has hecho ninguna referencia a su otra gran victoria, el GP Zurich. ¿Se le da mucha importancia en el libro?

    Otra duda que tengo es sobre la victoria sobre Ángel Edo que le quitaron en Oviedo con uno de los cambios de trazada en el esprint más descarados que se recuerdan . En aquel momento recuerdo que Samuel se indignó completamente y le pareció un robo. ¿Ha entrado en razones o sigue justificándose?

    Un saludo y enhorabuena por el blog.

     
    • Está bien narrada, pero queda la sensación de que es una victoria menor. Para S. Sánchez esa sigue siendo su primera victoria, es muy terco al respecto. Como era en su casa…la realidad es que fue una descalificación justa y sensata.

       
      • ¿Y de su victoria en la montaña del Tour? Sé que no es una victoria oficial, pero subió al podium en los Campos Elíseos, se llevó a casa un maillot mítico y le incluye de por vida en los palmarés del Tour. Me extraña que no se vanaglorie más de esto y en cambio mencione puestitos o eso de que fue el BMC a menos distancia en tiempo de un líder.

         
  17. Por curiosidad, ¿de cuantos libros hablamos en cada tirada?. Hablas de una posible 5ª o 6ª reedición, y sinceramente, Samuel Sanchez es un ciclista menor y que no despierta mucha simpatía.
    Me parece complicado pensar, que sea capaz de vender 2.000 libros en España, y no creo que los aficionados italianos, franceses,belgas u holandeses puedan ser compradores de un libro de un ciclista como Samuel.
    Quizá este equivocado y los libros de ciclistas, se vendan muy bien, pero como bien dices, es un libro para el circulo intimo, y que lo más fácil es que se lo acabe regalando, el propio, Samuel.

     
  18. Buenas noches Sergio,
    me puedes explicar en que te basas para decir que para J.E.Cima el doping no existe?
    me podrías también explicar de que manera contribuye a que el ciclismo no tenga credibilidad?
    y por último, la labor que tú realizas en este blog, si ayuda a mejorar la credibilidad en el deporte o en el ciclismo particularmente

    Gracias!

     
    • Cuando en épocas recientes gente como Sevilla o Vicioso han ganando la Vuelta a Asturias no ha dicho ni mú de su trayectoria. Por ejemplo. Lo que describo responde a las dos primeras preguntas. A la tercera lo hace el Premio Zakarin™, recientemente instaurado: puedes leer las bases al final del último post.

       
      • Gracias por responderme antes de nada.
        En mi opinión no me parece que tu respuesta sea adecuada para el tipo de acusación que haces.
        Has leído alguna vez en alguna crónica, artículo de opinión o que comentara en algún círculo de periodistas o de lo que fuera, si tal ciclista o los ciclistas en general sólo comen arroz con pollo ? O algún deportista que haya dado positivo y que saliera negándolo? O que dijera que el doping o todos los casos que salen de positivos dijera que hay un sector en prensa que esté en contra del ciclismo y que el doping no exista?
        Si cada vez que escribe no le pisa la cabeza al deportista o ciclista que haya dado positivo y cumplido su sanción, no creo que signifique que no exista el dopaje.Al igual que cada vez que se escriba de fútbol y del barcelona no haya que recordar que si Guardiola en su momento dio positivo, Luis Enrique fue un traidor porque jugó en Madrid y Barça, los problemas de messi con hacienda etc, etc. Eso ya es sabido y no por ello en cada artículo hay que recordarlo.
        La diferencia creo que reside en echar mierda sobre casi todo lo que se habla porque en este país gusta mucho, tener más seguidores con la ventaja que ello genera, o la de informar,narrar o comentar alguna prueba deportiva quizá de manera insulsa como leí más arriba, pero solamente con ese objetivo.
        y por último, a mí tercera pregunta no me respondes de manera personal como te pregunté, me derivas a unas bases de un concurso. Eso no es responder.
        Te doy las gracias nuevamente por el tiempo que dedicaste tanto a leer como responder. Un saludo!

         
        • Bueno, en las bases del concurso explico que es mi aportación para construir cosas positivas en el ciclismo, después de diez años de reproches como el tuyo. En cuanto a Cima, el silencio de gente que escribe en prensa ante victorias como las de Zaballa o Mancebo en la vuelta de su pueblo es lo que hace que toda la situación a la que nos ha llevado esa gentuza se reproduzca.

           
          • Sergio, los periodistas que escriben con su firma tienen muchísimas limitaciones. Eso tú lo sabes muy bien. No se les puede criticar tan ácidamente, a no ser que escriban en un periódico de pueblo donde puede, sólo quizá, haber pocas consecuencias, como poca repercusión.

            Tú puedes ser cualquiera de ellos, que tiene que escribir siguiendo un hilo editorial y eso es lo que da el valor a este gran blog. Gracias a tu anonimato eres libre, pero no debes culpabilizar a los periodistas por no hacer algo que tampoco haces tú. Hace tiempo escuché a uno de los fijos de RTVE desde hace muchos años, corresponsal en Sudamérica, llamando a Madrid, para saber si al redactar la noticia había que estar a favor o en contra de un terremoto.

            No es el ciclismo, ni los periodistas de ciclismo, ni los daneses ciclistas, es el hombre.

             
  19. ¿¿Rick Zabel es el niño que siempre subía al podio (antes de que otros ciclistas imitaran la moda de la foto familiar)?? Qué mayores somos

     
  20. Cuando leí lo de la Stampa, cuando te preguntas “¿En serio no se puede hacer esto en España? ¿Tanto cuesta?” Me acordé de una frase de Santiago Segura: “España es un país culturalmente subdesarrollado, por lo tanto es ridículo pensar que el porno vende mucho”. Donde dice “porno” se podría poner cualquier cosa que no sea fútbol y prensa rosa.

    En otro orden de cosas, la colombiana Pajón ha vuelto a ganar, esta vez en Holanda, nada raro sino fuera porque su tiempo en la contrarreloj supera al mejor tiempo de los hombres. Sé muy poco de BMX pero me parece sospechoso que una mujer gane al mejor del mundo en un deporte en el que aparentemente no todo es técnica sino también fuerza explosiva.

    http://www.noticiascaracol.com/deportes/mariana-pajon-por-encima-de-los-hombres-en-la-copa-mundo-bmx

     
  21. “S. Sánchez ha sido un buen corredor, con merecida fama de cuidarse y de ser bastante profesional de lo suyo. Sin embargo, el (sic) siempre se ha creído más de lo que realmente ha sido. Quizás ese sea el secreto de su longevidad. El libro suple sobradamente la función de servir de amuleto para los que piensan como el (sic), pero tiene escasa utilidad para cualquier otro, empezando por cualquiera mínimamente familiarizado con este deporte.”
    Este magnífico párrafo lo resume todo. S.Sánchez es un pagado de sí mismo, con errores en su pasado profesional, como todos. Lo demás es dar vueltas a lo mismo. No me gustan los insultos ni las gracietas gratuitas del estilo del nombre de Sánchez en un contenedor de basura, descrita por alguien más arriba.
    Según cuentas, es un libro bien escrito que no aporta nada. Demasiado largo el artículo para contar esto. También Garai escribía muy bien si nos ceñimos al estilo, haciendo buenas crónicas. Lo que no significa que, efectivamente, fueran certeras en su contenido.
    Un saludo de nuevo.

     
    • Razón tienes en parte, pero no pretendía ser un insulto ( no estaba llamando “basura” a nadie ). Simplemente me hace gracia lo ridículo que es ser lo suficientemente importante para tener una calle con tu nombre; y que el sistema de recogida de basura ponga tu nombre en los cubos. Le pasa a Samuel – en este caso un personaje que no me despierta gran simpatía – y a cualquier otro sí pueda mercerla desde mi punto de vista; pero no deja de tener la misma gracia.

      Disculpas si a alguien le pareció de mal gusto.

      Saludos.

       
  22. TVE ha vuelto al Giro con los comentarios de Carceller y Sastre. ¡qué desastre! . En el caso del segundo, la nada con una dicción ehhhhhhhhhhh penosa. ¡qué desastre!

     
  23. Escuché el otro día (08/05) en la radio “a las tantas” a Labarga hablando de su libro, con el ciclista comentando a la par tambien.
    Entre las pocas cosas que recuerdo de la entrevista (uso la radio para dormir), se dijo que Samuel era el ciclista que mas había sacado partido de la medalla olímpica obligando a la UCI a permitir el uso de calcetines, pendientes y mangas de maillot con los aros olímpicos, magnífico rendimiento, sin duda…

    Creo que ni esto es cierto, me viene a la memoria a Paschal Richard con el maillot del Casino y sobre los hombros unos aros olimpicos grandes y horribles.-

    Lo mejor del libro es que los derechos de autor van destinados a la Fundacion de Lucha contra el cáncer, y esto si es muy loable.

     
  24. Hola. Dado que no hablas de ella, y no sé si el libro, se ve que no conoces la trayectoria deportiva y personal de Vanessa, la mujer de Samuel. Más que interesante y escabrosa. Esto demuestra una vez más que escribes bien, pero pero tirando de hemerotecas y wikipedia, no por estar dentro del mundillo.

     
    • Me lo tomo como un piropo: jamás he hablado de las parejas de los protagonistas de este blog, que son los ciclistas. Y me la suda lo que puedas saber de ella en tu ridículo mundo de cotilleos asturianos de pueblo. Valga la redundancia.

       
  25. Un saludo a fofito, aquel ciclista solidario que todos sus compañeros recuerdan con cariño, sobre todo Samuel cuando ganó en Pekín y todavía está esperando su felicitación.
    Es cierto no acabo esa carrera el señor fofito, seria por eso entonces.
    PD: te sientes bien machacando y machacando a quien te interesa desde el anonimato y la absoluta cobardia?

     

Leave a Reply to Angel Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *