Una rivalidad muy beneficiosa para los demás (primer capítulo)

Para mí no existe la rivalidad entre Van der Poel y Van Aert. Si ya tenían rivalidad en CX es algo intranscendente: en ruta -la modalidad del ciclismo que cuenta- el belga es mil veces superior a Van der Poel, un niñato mimado que se cree que es alguien, cuando se va a plantar en 26 años despreciando carreras que nunca ha ganado.

Más o menos la Gante-Wevelgem de 2020 se mueve en esas coordenadas. Van Aert venía de un periodo de abstinencia después de sus dos meses a tope, los que van desde Strade Bianche hasta el Mundial de Imola. Van del Poel viene de 25 años corriendo en equipos pequeños, en pruebas pequeñas, y priorizando el gesto antes que la resolución, el espectáculo -entendido a la manera contadoriana y no pragmática- antes que la victoria.

Ambos eran las ruedas a vigilar en la carrera, y entre los dos se vigilaron hasta neutralizarse mutuamente, para ganancia de corredores netamente inferiores, y que sin embargo tienen mejor palmarés a menor edad: comparen el palmarés del ganador Mads Pedersen con el del nieto de Poulidor, por favor.… Leer más

Una atención especial para….

Una atención especial para….

Que mejor manera de pasar los duros meses sin competición ciclista -y sin contenidos relevantes en un deporte incapaz de generarlos más allá de presentaciones de maillots y estupidas encuestas por Twitter- que lanzar ya la demoledora bola de fuego ardiente que supone esta sección fija del blog.

El momento más temido por el mundo ciclista profesional, allí donde quedan marcados por una ojeriza de la que no les libra ni el mejor amuleto comprado como souvenir en Estambul, ni el teléfono de Mario Zorzoli en la cartera. Es el momento de presentar a los ciclistas que, bien por juventud, bien por cambio de equipo, están ante una temporada rompeaguas en su carrera profesional.

Sam Bennet: ha sido el último corredor importante en anunciar su fichaje, y tampoco es tan importante. Así está el deporte, y el irlandés no tiene la culpa: simplemente ganaba carreras en un equipo que no lo lleva al Tour, porque esta Sagan.… Leer más

Roglic, a punto de rematar una temporada irrepetible

Roglic, a punto de rematar una temporada irrepetible

El Giro de Emilia es, con permiso de la Milán-Turín, la clásica de otoño pre-Lombardía más conocida. Se disputa todos los años de manera ininterrumpida, y eso incluye las dos guerras mundiales. Su perfil dialoga de tú a tú con citas muchos más grandes del calendario, y lo hace gracias a la icónica subida final a San Luca y sus dos kilómetros porticados.

Como todas las carreras de su género, la imposición manu militari de la Copa del Mundo y, posteriormente, del World Tour, ha hecho que durante muchos años su celebración se tambalease, más bien por la falta de participantes de nivel que porque el modesto GS Emilia -el club ciclista que organiza la prueba- tuviese especiales problemas.

Desde hace unas cuantas temporadas, y la lista reciente de vencedores y plazas de honor no miente, la carrera ha vuelto por sus fueros, de una manera espectacular. La receta ha sido sencilla: por una parte se ha endurecido, en línea con otras pruebas del calendario, y por otra se ha montado un calendario otoñal de pruebas de un día muy atractivo para escaladores, corredores de pruebas de un día y, especialmente, ganadores de grandes vueltas.… Leer más

“Un tonto callado a veces parece listo” (BABAYU)

“Un tonto callado a veces parece listo” (BABAYU)

Los hechos están relatados aquí. En su tiempo, y su circunstancia. No hay que modificar nada. Ayer el protagonista quiso ampliar, henchido de orgullo por retirarse con un positivo, algunos datos desconocidos: que el día que le hicieron el control estaba en Oviedo -cinco días antes estaba en Polonia, en la exhibición marciana de su compañero Teuns en la vuelta local-, y que la cantidad detectada de la sustancia dopante era de un nanogramo.

Samuel Sánchez es un hombre cuyas entrevistas arrojan material para llenar una escombrera. A su condición de asturiano por nacimiento -a ver quien remonta esa bola de partido de fanfarronería y ganapán- une unas excepcionales cualidades, casi únicas, para mostrarse como un auténtico babayu. Se retira con un positivo, y va por ahí todo orgulloso porque no le han metido la mano en la cartera, y porque ya solo le quedan dos meses y medio de sanción.… Leer más

Quintana vuelve a la París-Niza

Quintana vuelve a la París-Niza

Nairo Quintana no corría la París-Niza desde 2013, cuando era un recién llegado al WT, y solo había disputado una gran vuelta. Ya había ofrecido los destellos de tener El Don en Morzine durante el Dauphiné 2012, destrozando el trenecillo del Sky, y no volvió a Francia hasta el año siguiente. Esa París-Niza no fue su mejor carrera, dentro de que tampoco se esperaba que acabase convirtiéndose en uno de los mejores vueltómanos de su generación, y sin duda en el mejor vueltómano-escalador de la Historia.

Perdió tiempo en todas las etapas que hay que estar atento de la Carrera del Sol, y sólo ofreció un destello -y de qué manera- en la cronoescaladada final a Eze, donde fue superado por dos corredores, Porte y Talansky, a la postre los dos primeros de la general. Desde entonces, hace ya seis temporadas, el mejor ciclista colombiano de la Historia optó por un calendario que se ha revelado muy exitoso, como demuestran sus dos triunfos en Tirreno-Adriático, además de un segundo puesto.… Leer más

Cómo late el corazón del ciclismo

Cómo late el corazón del ciclismo

Esta semana se ha disputado Le Samyn, la prueba que abre el calendario valón de carreras y que, merced al hypsterismo actual con las clásicas belgas, cada año recibe mayor atención. Tiene una situación muy buena en el calendario -es la única prueba que se ha celebrado en Europa entre semana- y en los últimos años ha ido introduciendo más y más tramos de pavés, hasta el punto que -un poco pasados de vino- en Sporza la califican de mini-Roubaix.

Y tan mini. Los dos únicos corredores de nivel alto que tomaron la salida fueron Terpstra y Gilbert, dos que siempre están en este tipo de carreras secundarias, y que no están para figurar, sino que muchas veces salen con la intención de ganar o de exhibirse. No fue el día del valón, que desde el principio se lo tomó como un entrenamiento -dicen que antes de salir había hecho 50 km.… Leer más