Roglic gana la renovada Itzulia

¿Donde lo habíamos dejado? Ah sí, la Vuelta al País Vasco, la carrera que languidecía con la crono final, y que este año ha experimentado dejando la montaña para los dos últimos días, y la crono larga en mitad de la carrera, totalmente llana. Todavia no se podía responder a la pregunta planteada de ¿ha cambiado la carrera?, y ahora sí: lo ha hecho para mejor, aunque la crono haya sido de nuevo la etapa decisiva.

Ni bonificaciones, ni nada. Roglic ganó de manera imperial la etapa de Lodosa (4″ por km. a los escaladores del Movistar, se dice pronto) y después se ha dedicado a gestionar, de manera muy exitosa, su renta. El equipo no daba para más -la estructura del Jumbo no está acostumbrada a esto, y no suelen ganar generales- y tampoco se vio en situaciones muy comprometidas. Cuando pasa esto, el corredor aislado se suele beneficiar del trabajo del equipo que quiere ganar, y es muy difícil salir de la dinámica.… Leer más

 

¿Ha cambiado algo en la Vuelta al País Vasco?

Hay un helicóptero que ofrece paisajes, sí. El mismo helicóptero que deleitaba en las dos primeras etapas con tomas de la costa vasca, e incluso la tercera etapa con la llegada a un pueblo de Álava, ha decidido no ofrecer ninguna panorámica hoy mismo, será porque Lodosa y el paisaje hortofrutícula navarro no lo merece, o que están ahorrando combustible. Por lo demás, la principal novedad de la esta Vuelta al País Vasco -la reintrodución de las bonificaciones está siendo irrelevante- debería empezar a surtir efectos mañana y pasado.

Hasta ahora la carrera ha sido exactamente igual que todos los años. El elemento más descorazonador es que los dos primeros que lograron entrar en meta el primer día hicieron lo mismo el segundo, en una etapa que fue un calco: cuesta de cabras antes de llegar a meta, y descenso vertiginoso. Cambiar Zarautz por Bermeo, y poco más. El resultado fue una etapa bonita desde el punto de vista del recorrido, y mucho menos desde el deportivo.… Leer más

 

Una edición de Tirreno-Adriático para olvidar

Se puede decir que la Tirreno-Adriático, con su actual formato, ha vuelto a tocar fondo. Ya lo había hecho en fechas no muy lejanas con aquellas ediciones para sprinters, luego las ediciones para contrarrelojistas, y ahora se arrastra lastimosamente con las ediciones para escaladores: los dos triunfos de Quintana se lograron con un único ataque respectivamente, y hoy mismo Kwiatkowski ha ganado una edición soporífera donde ni siquiera los sprints, de siempre una de las características principales de la carrera, han merecido atención.

Movistar se dejó la carrera el primer día en la CRE. 50″ perdidos con el BMC y 41″ con el Sky, todo un anticipo de por donde puede ir la prueba de similares características en el próximo Tour de Francia. Por muy bueno que pueda ser Landa eso es muy difícil de remontar en una carrera con una única montaña, y tampoco es tan bueno porque ni siquiera logró entrar en el podio final.… Leer más

 

Quintana quiere lo que merece: un equipo a su servicio

Existe la gente apegada a su tierra, y Nairo Quintana sin duda lo es. Se encuentra mucho más agusto en Colombia que en cualquier otra parte, y por eso entrena y vive en su país. Esa querencia hace que, cuando llegan aquí imágenes o actos que hace, se le vea sonriente y en una actitud completamente diferente a la que muestra en carrera o en los escasos actos protocolarios a los que acude fuera de sus obligaciones al ganar o correr una carrera.

Es en este contexto donde se tiene que enmarcar la entrevista que le ha hecho recientemente Lisandro Rengiflo, uno de los periodistas de ciclismo más famosos de Colombia, en el no menos importante diario El Tiempo. Las declaraciones de Quintana, muchas de sentido común y a la vista de todos, han causado resquemor en España, país no acostumbrado a que alguien pueda dudar que uno que ha ganado la Vuelta a Burgos y el Trentino se autoproclame líder para el Tour, o que una Momia Murciana tenga que hacer más roles en el equipo durante esa misma carrera.… Leer más

 

Otra carrera única sacrificada en aras del “espectáculo”

Otra carrera única sacrificada en aras del “espectáculo”

El sábado comienza la temporada 2018 con la disputa de la Het Volk, la primera gran carrera de un día en el calendario ciclista, un deporte que pasa prácticamente cinco meses sin competiciones relevantes. El ciclismo que representa la carrera que abre el circuito belga está en auge, porque en un deporte cada vez más mecanizado e irrelevante, este tipo de pruebas sigue ofreciendo cierto margen a la incertidumbre, al espectáculo a bastantes kms. de meta, y a las alternativas.

En la última década casi todas las carreras de un día que se disputan en el norte de Europa se han ido endureciendo, animadas por el creciente interés, y por una discutible concepción de lo que tiene que ser una carrera ciclista. La Gante-Wevelgem ha aumentando su distancia hasta los 240 km. e incluso ha incluído tramos sin pavimentar, A través de Flandes ha aumentado los tramos de pavés y, al rebufo, pequeñas pruebas francesas también han querido experimentar poniendo tramos en tierra, o directamente a través de caminos de animales de tiro.… Leer más

 

Vuelve la peste naranja

La capacidad del ciclismo para sorprender con situaciones vergonzosas para este deporte parece no tener fin. A los conocidos casos de ciclistas humillándose personalmente de las maneras más ignomiosas para un adulto, y organizadores e incluso la UCI comportándose como enemigos del propio ciclismo, se une ahora lo que parecería una broma macabra, si no fuese porque está a punto de hacerse realidad.

No hace falta recurrir a la memoria para acordarse del Euskaltel, el malhadado equipo que desapareció a finales de 2013 de una de la más maneras más gloriosas que se recuerdan: habiendo fichado una serie de corredores que no entrarían ni en la primera escapada del Mundial, estos lo agradecieron dejando un reguero de positivos, sin duda un homenaje sincero a González de Galdeano y su salbutamol.

Robert Vrecer, esloveno, dio positivo por clomifeno en la Vuelta a Polonia; Serebryakov, ruso, optó por la tradicional EPO en marzo; el marroquí fue despedido después de agosto por bajo rendimiento, y el griego agradecía al equipo haberle dado la oportunidad de realizar el sueño de su vida: participar en una Roubaix, donde consiguió acabar.… Leer más

 

Una atención especial para…

AndySingerLa temporada 2018 que todavía tiene que comenza se caracteriza por una gran movilidad de corredores entre equipos, con algunos que se han reforzado espectacularmente (como el UAE) y otros que se han empobrecido notablemente (como el Movistar). Sin embargo, esta sección fija del blog se caracteriza por el análisis personal de aquellos ciclistas que, bien por edad, bien por haber cambiado de formación, están ante una temporada decisiva.

Roglic: gana etapas de alta montaña en el Tour con el Galibier de por medio, gana cronos de grandes vueltas, gana etapas como llegador en vueltas WT, gana medallas en mundiales…todo lo que no sea ganar este mismo año una vuelta de prestigio será un fracaso, aunque con estos corredores multiherramienta surgidos de la nada nunca se puede esperar nada bueno. En el Jumbo no hay nadie que le pueda hacer sombra.

Kelderman: se descarta para el Tour y pone como objetivo de la temporada la Vuelta, donde habrá acabado en el podio final una vez se ejecute la condena por dopaje a Froome.… Leer más

 

La gota (de Stilnox) que colma el vaso

“Nunca fiches un español” es un viejo adagio que circula entre muchos equipos profesionales. Estructuras históricas como FdJ jamás ha tenido uno, y no debe ser casual que haya hecho de su supuesta limpieza una de las banderas más reconocibles en sus 20 años de existencia. La fama que precede a los corredores de nuestro país es legendaria, y en gran medida ha sustituido a la de los italianos. Lo que ha protagonizado el gaditano Lobato en los últimos días es simplemente la punta del iceberg de un gran problema en el ciclismo.

Por seguir con otra cita, esta vez con autoría, el estrellado Taylor Phinney dejó una de sus escasas contribuciones al ciclismo allá por 2012, cuando lo vendían como figura en ciernes: “hay que expulsar la cultura de la pastilla del deporte”.  El estadounidense había publicado un tweet celebrando un éxito de su entonces compañero Cummings (“como yo, tampoco toma pastillas de cafeína ni analgésicos”), seguramente desconociendo que el británico tenía un TUE de tamaño galáctico, y los medios aprovecharon su proverbial locuacidad y, ¿por qué no?, estupidez de juventud, para tirarle de la lengua.… Leer más

 

La Vuelta de Froome

Con sus cuatro Tour de Francia ya ganados (y 3 Dauphine y 2 Romandía) Chris Froome es ya uno de los grandes del ciclismo; es cierto que está lejos de las siete grandes vueltas como mínimo que tienen los más grandes de este deporte, pero el Tour es el Tour porque es el Tour: las cuatro rondas francesas lucen más que, por ejemplo, el Tour, los dos Giro y la Vuelta de Nibali, aun siendo el mismo número. El palmarés de Froome podría ser mucho más grande de no haber tropezado, una y otra vez, con su deseo de ganar la Vuelta, donde ha sido tres veces segundo y una cuarto, y  donde sale el sábado con la intención de ganar de una vez por todas.

Para Coppi la Vuelta nunca existió, y solo vino cuando era un viejo que se arrastraba por el pelotón en busca de flashes y dinero; para Anquetil fue una anécdota en su palmarés, igual que para Merckx: una única participación, una victoria; Hinault fue el primero de los verdaderamente grandes que honró la Vuelta, con dos victorias en otras dos participaciones; Indurain corrió la Vuelta mientras no ganó el Tour, y no pasó del segundo puesto: cuando dejó de ganar en Francia, volvió a la carrera española a la fuerza y acabó abandonando la prueba y el ciclismo, sin ganar ni siquiera una etapa en sus ocho participaciones; Contador solo ha venido a la Vuelta de rebote, y jamás ha defendido ninguno de sus títulos: en 2008 porque no lo quisieron en el Tour, en 2012 porque venía de su sanción por drogarse, en 2014 con la meseta tibial destrozada.… Leer más

 

La triste costumbre de alegrarse por el final del Tour

La triste costumbre de alegrarse por el final del Tour

Se cerró una de las ediciones más tristes que se recuerdan del Tour de Francia, y un suspiro de alivio resonó clamorosamente entre los aficionados que quedan a este deporte. Seguimos instalados en la era Froome-Sky, apenas diferente a la de Armstrong-UsPostal, y el tedio y el aburrimiento son las notas predominantes a lo largo de las tres semanas de competición adulterada, con etapas pactadas, montañas sin ataques y cronos jibarizadas.

Froome lleva siete años seguidos siendo primero o segundo de grandes vueltas por etapas, al menos una vez cada año. Empezó en aquella Vuelta de 2011, y acaba de cerrar su tercer Tour consecutivo. Es completamente indiferente que no haya logrado ninguna etapa y que sea su primera victoria del año: LeMond ganó así en 1990, y lo único importante es la victoria. Para eso ha trabajado todo el equipo, capaz de colar a un gregario a un solo segundo del podio, y de tener el liderato de la carrera durante 19 de los 21 días de la misma.… Leer más