Días que toca, y días que no toca

Este espantoso Tour 2021 -no por menos anunciado hay que dejar de repetirlo-, en línea con todos los anteriores, ha arrojado en las dos últimas etapas nueva luz sobre la extraña actitud del pelotón respecto a las etapas llanas y, especialmente, de los corredores más aptos para ese perfil.

Como es ya sabido, hay etapas en que se permite la fuga, y hay etapas en las que no, porque hay un consenso borrego en ir todos juntos hasta meta para que gane el mismo que está ganando todos estos días. Brillante, ¿eh? Tanto en Nimes como en Carcassonnne se ha plasmado magníficamente este ying y yang de las etapas llanas, convertidas en mero pasto para ovejas con miedo al lobo.

Resulta tan desasosegante que hasta los bellos paisajes se atragantan, y era prácticamente el único aliciente de gran parte del Tour de Francia. Un día se pasaba por el famoso desfiladero que forma el Ardeche, lleno de actividades de turismo activo como el descenso en kayak.… Leer más

Campeones nacionales de verdad

A falta de otro aliciente, al menos este año los campeonatos nacionales han dejado una relación de ganadores que aseguran que se vea su maillot distintivo durante los próximos doce meses. Es la característica común entre los países donde es una prueba de primer nivel (Francia, Italia y Bélgica), y también en los otros donde ha decaído, como España.

Aquí hubo un buen ritmo muy lejos de meta, en una prueba que antes era monopolizada por la Patrulla Canina, y donde el péndulo ha basculado desde hace unos años al Astana, un equipo que se preocupa bastante por esta prueba, allí donde tenga corredores representados. Es todo lo contrario que la banda navarra, que ni ha llegado a alienar a los corredores que irán al Tour de Francia, exactamente igual que hacía Manolo Saiz.

Solo llegó al sprint final, en cuesta, el madrileño Gonzalo Serrano, que está haciendo una temporada de debut en WT de bastante relieve.… Leer más

Un hemofílico explica la Mafia del pelotón

Desde hace años se viene observando cómo la Mafia del pelotón -actua como Fuenteovejuna- paraliza y maniata lo que antes te decían que era uno de los lances más interesantes de una carrera: la formación de la fuga. Ahora, con emisiones íntegras desde el primer instante, se ve cómo en el primer kilómetro se consiente sin disputa alguna una fuga de jornaleros del pedal, sin ningún riesgo para el pelotón.

La inmensa mayoría de las carreras ciclistas quedan así condenadas al sopor, sin ningún viso de incertidumbre. ¿Por qué se escapa Politt en una jornada de media montaña, midiendo más de 1´90 metros, y no en una de llano con Bodnar y Cavagna? Porque en la primera nunca va a ganar, y en la segunda sí, con gran desgaste para la mayoría de ciclistas. ¿Denuncian Politt o Küng estas situaciones? No, nunca. Aceptan la Mafia del pelotón. Si no gano yo, que gane un compañero, se llame Sagan o Demaré, en volandas hasta meta.… Leer más

Si pierde Van der Poel gana el ciclismo

Si pierde Van der Poel gana el ciclismo

El Tour de Flandes 2021 empezó muchas horas antes de la salida, cuando el equipo favorito para la prueba retiró al poderoso Zdenek Stybar porque se tuvo que operar de urgencia del corazón. Resulta que el corredor clave en Harelbeke y tantas otras carreras se encontró mal tras Gante-Wevelgem, y el ciclismo que cambia.

Lo que no cambia es la maestría de Lefevre, su mentor y su único director en profesionales. Ya se había advertido por aquí que era raro lo de un Deceuninck sin capitán claro, y que la vacante estaba libre para el que la quisiese coger. El elegido, por aplastamiento -al menos hasta que su corazón diga lo contrario- es Kasper Asgreen. Hoy ha quedado claro para todos que no es inferior a nadie en el Norte.

La carrera en sí volvió a ser una mierda, con dos corredores para decidir la carrera en los kilómetros finales, exactamente igual que hace unos meses, en la edición 2020 de octubre.… Leer más

Rodar y ganar

Rodar y ganar

Que Deceuninck haya vuelto a ganar en Harelbeke no es ninguna sorpresa. Estamos hablando de la misma prueba que Boonen ganó cinco veces, o que el equipo había ganado en las dos últimas ediciones a cargo de Terpstra y Stybar. Es la prueba por excelencia de Lefevre, en donde se despliega de manera más efectiva su única táctica: tres o cuatro corredores capaces de ganar, y el primero que lo intenta se lleva la palma.

Se han oído cosas aberrantes sobre lo realizado por Asgreen el viernes pasado. A mí no me ha parecido para tanto. Las capacidades del danés son sobradamente conocidas. No es inferior a ningún corredor del pelotón en el llano, el terreno donde se decide esta prueba, y la gran mayoría de las citas del norte. De hecho, se podría decir que es superior a los corredores que aspiran a ganar en esas carreras, y lo es en gran parte por el equipo en el que corre.… Leer más

Un señor y un niñato

El juego de calendario que la UCI permite y ampara desde hace años al solapar la disputa de la París-Niza con la Tirreno-Adriático permite una comparación evidente y necesaria entre ambas carreras, especialmente porque este año los kilómetros finales de las diferentes etapas estaban coincidiendo. Hasta hoy.

Mientras en la prueba francesa el nivel es bajísimo, en la italiana es todo lo contrario. Eso se nota en el nivel de las fugas -cuando las hay-, en la disputa por la etapa, o en lo abierto que pueda estar la general. Parecen dos ciclismos diferentes, o dos realidades paralelas de lo que puede ser este deporte según se comporten sus principales protagonistas, los ciclistas.

Es lo que ha pasado hoy, y todos los días precedentes. En París-Niza, una prueba que por segundo año consecutivo verá cercenada su última etapa, los corredores volaron durante todo el día, llegando a meta con gran adelanto.… Leer más

Alaphilippe a lo Freire

Alaphilippe a lo Freire

Si ayer el Jumbo hizo doble en París-Niza y Tirreno-Adriático, hoy ha sido el turno del Deceuninck, de una manera más colectiva (la manada de lobos, ¿no?) y coral, como corresponde a su espíritu. Tanto la victoria de Alaphilippe, como por supuesto la del mediocre Bennet, responden a los sacrificios de los compañeros más que al mérito propio.

Y si otra cosa tienen en común ambas etapas es que han sido una mierda. A 50 km. de meta no había ni fuga, ni ritmo competitivo, ni nada, simplemente corredores yendo a orinar y el Duo Cómico de TVE insistiendo en la peligrosidad de cunetas, tránsitos por poblaciones, y el resto de palabras hueras con las que llenan la retransmisión cuando el pelotón decide hacer una etapa de piernas caídas.

En la carrera francesa se ha llegado con media hora de retraso. No hubo ningún aliciente, y el interés residía en ver los pinchazos y cómo, a pesar de todos los protocolos que pone la UCI para la seguridad de los ciclistas, los equipos siempre intentan que continue el esclavo cuando se ha caído.… Leer más

Sprint masivo en Ninove

Ya se avisaba por aquí tras su extraño fichaje por el Deceuninck en 2020. Algo habría visto Lefevre a un italiano tirando a normal para ficharlo, y desde luego no era por sus resultados. Dos años después de aquel extraño movimiento, Ballerini gana la Het Volk en un sprint masivo que refleja todas las miserias del ciclismo flamenco de Flanders Classics.

Fue una edición bonita, con un resultado lastimoso. El nuevo recorrido -remedo del Tour de Flandes de los años ochenta y noventa- ya tuvo un debut muy poco prometedor, lo que no se esperaba ninguno es que, en tan solo tres años, acabase en un sprint masivo. La historia empieza a parecerse a la de la Amstel Gold Race, y seguro que no tardarán mucho en hacer otra innovación a otra carrera que funcionaba perfectamente cuando acababa en el centro de Gante, y la última cota se subía a 40 km.… Leer más

Triste cierre a una gran Vuelta

En la llegada a la Puebla de Sanabria hubo un sprint masivo, donde no llegó Bennet porque es un corredor mediocre. El equipo dejó a Bagioli para pastorear al inútil irlandés hasta meta, en un día de perros con frío, lluvia y viento, un clima al que no está acostumbrado por su procedencia.

Bagioli podía haber ganado ese día. Ya ven quien ganó, o quien quedó segundo, o tercero, un compañero de equipo al que le dieron su oportunidad. El joven italiano, debutante en una gran vuelta, había disfrutado de la suya en Suances: tercero, y era un final mucho más exigente, pero asequible.

Al día siguiente de la humillación zamorana, Bagioli abandonó la carrera. El equipo no facilitó mayor información. Quedaban tres días para llegar a Madrid y, a diferencia de su compañero Steimle, no se cayó en ninguna cuneta de Las Hurdes. Se piró de la carrera en Cáceres, que no está cerca de ningún aeropuerto conocido, ni nada que se pueda relacionar con abandonar la carrera prematuramente.… Leer más

Un mediocre que llora cuando gana

Sí, Sam Bennet es un ciclista mediocre, incapaz de llegar a Vía Roma con los favoritos, e incapaz de pasar el Kemmelberg con los mejores, a pesar de militar en el mejor equipo del mundo para esos menesteres. Un ciclista irlandés que “ha ido conquistando objetivos”, con esa retórica deportiva de viene desde abajo, es bueno.

Este año está con el subidón-subidón de haber reemplazado a Viviani en el puesto fungible y fácilmente amortizable de hombre rápido de Lefevre, el mismo que garantiza del orden de diez victorias al año -más de la mitad WT- al agraciado, so pena de que, una vez fuera, se arrastrará a niveles de amateur.

Entrar como los gorilas y señalando el nombre de la camada

Ahí está el ejemplo clarividente del que llegó a ser campeón europeo e italiano (¡incluso en un circuito duro!), incapaz de ganar una sola carrera este año, ni de acabar entre los cinco primeros en ningún sprint del Tour o del Giro.… Leer más