Andalucía recibe a la Vuelta como mejor sabe

Allá por agosto la estúpida cuenta de Twitter de @lavuelta decía que la carrera se decidiría en Andalucía, una pretensión algo boba y cateta considerando que no hay ninguna crono y que este año, a diferencia de otros más recientes con hasta ocho etapas en la regional meridional, solo había cuatro. Disputadas dos de las mismas, se puede decir que ninguna Vuelta se decidirá jamás en Andalucía, salvo aquella que dieron a un gallego en una crono final en Jerez de la Frontera, usando el helicóptero de la organización para molestar a Robert Millar, el legítimo vencedor no drogado de esa carrera.

Treinta años de aquel 1986, y nada ha cambiado ni en la zona, ni en la carrera. La organización sigue teniendo un favorito, y le ayudan con la moto y con lo que sea, y la zona sigue siendo un sitio de frontera entre Europa y África, donde suceden cosas que no se ven en todo el año de carreras ciclistas.… Leer más

 

La Vuelta de Froome

Con sus cuatro Tour de Francia ya ganados (y 3 Dauphine y 2 Romandía) Chris Froome es ya uno de los grandes del ciclismo; es cierto que está lejos de las siete grandes vueltas como mínimo que tienen los más grandes de este deporte, pero el Tour es el Tour porque es el Tour: las cuatro rondas francesas lucen más que, por ejemplo, el Tour, los dos Giro y la Vuelta de Nibali, aun siendo el mismo número. El palmarés de Froome podría ser mucho más grande de no haber tropezado, una y otra vez, con su deseo de ganar la Vuelta, donde ha sido tres veces segundo y una cuarto, y  donde sale el sábado con la intención de ganar de una vez por todas.

Para Coppi la Vuelta nunca existió, y solo vino cuando era un viejo que se arrastraba por el pelotón en busca de flashes y dinero; para Anquetil fue una anécdota en su palmarés, igual que para Merckx: una única participación, una victoria; Hinault fue el primero de los verdaderamente grandes que honró la Vuelta, con dos victorias en otras dos participaciones; Indurain corrió la Vuelta mientras no ganó el Tour, y no pasó del segundo puesto: cuando dejó de ganar en Francia, volvió a la carrera española a la fuerza y acabó abandonando la prueba y el ciclismo, sin ganar ni siquiera una etapa en sus ocho participaciones; Contador solo ha venido a la Vuelta de rebote, y jamás ha defendido ninguno de sus títulos: en 2008 porque no lo quisieron en el Tour, en 2012 porque venía de su sanción por drogarse, en 2014 con la meseta tibial destrozada.… Leer más

 

A temporada pasada

cocodriloLlega uno de los momentos más esperados de la temporada, el del repaso a los señalados con mirada aviesa en el pasado mes de enero (conviene leer el post de entonces antes que este), cuando no se sabía nada de la temporada, pero ya se podían intuir los derroteros de cada uno. Tengo que decir que esta temporada, salvo Stybar, lo he clavado. El ciclista que no se quiera ver señalado de cara a 2017 puede enviarme un jamón, a modo de extorsión, a una dirección que le facilitaría en caso de estar interesado en no ser gafado.

Intxausti: un desastre sin paliativos. Un virus de esos de naturaleza intrínsecamente pérfida ha dejado en blanco todo su temporada. Apenas salió en la Vuelta a Polonia, para cerrar el pelotón un día sí y otro también. Son cosas que pasan, el problema es que le ha pasado lo mismo a otras incorporaciones del Sky.… Leer más

 

Cantabria a 45 km/h

Cantabria a 45 km/h

La mierda de recorrido ideada por Escartín y Giner, y refrendada por Guillén -todos los días hay que poner el nombre del Sindicato del Crímen- tenía previsto para después de la primera jornada de descanso una etapa absurda, otra más en la larga lista de diseños con tiralineas y final en cuesta de cabras, que desvirtúa la competición y somete al deporte más bonito del mundo a un absurdo determinismo, justo lo que quieren los organizadores.

La carrera la está salvando el duelo entre Quintana y Froome, que se alargará hasta los últimos días como es marca de Guillén desde que sentó sus reales sobre el semicadáver que le habían dejado. Mientras tanto, el único aliciente para seguir las etapas antes del km. final es ver los paisajes, cuando los hay. De entrada, una etapa entre Colunga y Peña Cabarga, entre Asturias y Cantabria, es suficiente aliciente para perder dos horas de la tarde ante la pantalla.… Leer más

 

La Vuelta que no interesa a nadie

La Vuelta que no interesa a nadie

Fue un espectáculo a la altura del evento y del lugar desde donde, a partir del sábado, comienza. Una explanada realizada con excavadora para la ocasión, unos asistentes que eran únicamente cargos del PP -el poder local y regional, llueva o truene- y ataviados con los sombreritos de paja típico de las convenciones de partido, una cantante ajada en riguroso playback, unos presentadores fuera de tono, un homenaje a una persona tóxica para el ciclismo y unos chorros de agua de fondo, dignos de Bielorrusia.

Es Orense y es la Vuelta 2016. No hay más. Guillén ha vuelto a ejecutar su butrón y ha engañado a la provincia más pobre de España para que gaste un dinero que podría haber sido dedicado a cosas más interesantes en “promoción turística” a través de la Vuelta. La gala de presentación se retransmitió por La Dos de El Ente, mientras en La Uno y en TeleTenis atronaban con los JJ.OO.… Leer más

 

El milagro de Nibali

El Astana ha ganado las dos últimas grandes vueltas disputadas: la Vuelta con Aru, y el Giro con Nibali. No ganó el anterior Giro por favorecer al corredor local, y en el Tour fueron cuartos con Nibali, que fue de menos a más. Esa parece ser la característica de los jefes de fila del equipo: en contra de toda lógica, ir a más en las grandes vueltas por etapas. En contra de el ciclismo que cambia, enfermar en mitad de una grande y no quedar descartados para la general.

Es bien conocida la trayectoria de Nibali, que con su segundo Giro alcanza las cuatro grandes vueltas ganadas, lo que le asegura un lugar en la zona de plata de la historia del ciclismo. Tiene 31 años y parece que puede alcanzar otra victoria de este rango, especialmente en el Giro: al fin y al cabo, estuvo en los equipos que ganaron la edición de 2007 (Di Luca) y 2010 (Basso), cumpliendo labores de gregario.… Leer más

 

“Es solo una carrera ciclista”

“Es solo una carrera ciclista”

Ha sido la mejor edición del Giro de Italia desde 1994, la mítica edición de Berzin, Pantani e Indurain. Al margen de los gustos de cada uno, o de cosas aún más volubles como la memoria, varios datos objetivos vienen a sustentar la afirmación: tres corredores diferentes han llevado la maglia rosa en los últimos cuatro días, algo que solo había pasado en otra ocasión. A diferencia de otras ediciones de las dos últimas décadas, ha habido una alternacia real en pos de la victoria; además, cada una de las etapas han sido muy interesantes, ha habido lucha real en clasificaciones secundarias (montaña y regularidad), han salido nuevos nombres para las grandes vueltas y ha habido de todo lo que hace al ciclismo el mejor deporte del mundo. Con mucha diferencia.

Nibali y el Astana lo habían dejado todo maduro para la última etapa, apenas 134 km. con cuatro subidas y tres descensos, por una zona escasamente transitada por la carrera (por ser Francia) y también por el Tour, porque la zona es pobre y no paga por los finales.… Leer más

 

Una caída aparta a Kruijswijk de la gloria

En un Giro inesperadamente intenso -hoy un nuevo cambio de líder, a dos días del final-, donde prácticamente todas las etapas tienen múltiples acontecimientos, la etapa del Agnello fue una ópera wagneriana, con casi todos los elementos del ciclismo: ataques, hundimientos, rencillas, heroismo, escenarios que recuerdan que es el deporte más duro y con mucha diferencia, resurreciones, caídas lamentables que sin embargo forman parte de este deporte, gregarios abnegados y todo vivo para la etapa de mañana, que promete contar con muchos de estos elementos.

Un Giro para recordar, a la altura de los de 2002 o 2009, y seguramente mucho mejor, porque todavía no ha acabado y ya es equiparable. Y un elemento nada baladí: está siendo el Giro más rápido de la historia, con todas la etapas de la última semana disputadas a velocidades ultrahumanas, que casan muy, muy mal con el ciclismo que, dicen algunos, ha cambiado.

Difícil de creer cuando en la etapa de Agnello-Risoul, con salida de Pinerolo -la localidad tiene un imán para las etapas épicas, incluyendo la cronoescalada más dura de la historia, la de 1993, 55 km.… Leer más

 

Kruijswijk cruje a todos sus rivales en los Dolomitas

A Nibali le bastó un único ataque para quitar la máscara del Movistar, construida en torno a un corredor que siempre ha tenido problemas con los puertos de más de 2000 metros, y que con 36 años quería hacer como mínimo podio en su debut en la carrera. Un único ataque, y saltaron por los aires las aspiraciones -en orden decreciente- de la clasificación por equipos, la clasificación de la montaña, el liderato bicéfalo español-costarricense y, si acaso, una victoria de etapa para endulzar algo la eventualidad de quedarse sin nada.

Mediada la mitad de la etapa ideada para promocionar la Maratona dei Dolomiti -el equivalente en el ciclismo al Festival de los Monegros en cuanto a drogas se refiere- nada apuntaba a que se iba a vivir, con bastantes argumentos a su favor, la mejor etapa de montaña en una gran vuelta desde la del Galibier en el Tour 2011, hace cinco años.… Leer más

 

El camino hacia el Giro (y II): dos favoritos y mucha igualdad

El camino hacia el Giro (y II): dos favoritos y mucha igualdad

Mañana empieza la 99º edición del Giro de Italia, la primera gran vuelta de la temporada. Este año cuenta con una participación bastante compensada, algo que no se puede decir de su recorrido, reducido a dos semanas de competición tras una absurda excursión recaudatoria a Holanda. Por supuesto, como estamos hablando de Italia y del Giro, el recorrido ha cambiado desde su presentación hace ocho meses, cuando ya fue analizado.

De momento, en la cuarta etapa y con final en Praia Mare -profundo sur, intento de promocionar un destino turístico al que no va nadie- los organizadores han metido una subida de dos km. al 7´7% a 8 km. del final (arrivederci, sprinters puros) y en la etapa 18º, la del final en Pinerolo tras 234 km., ahora incrementados hasta los 237 km. al incorporarse una cuesta de cabras horrible y urbana en la etapa más larga de la carrera.… Leer más