Demare vuelve a ganar en un día para los más fuertes

Ya avisé que no se podían menospreciar las primeras etapas de la París-Niza, que en tiempos recientes han dado un espectáculo a la altura de los mejores de la temporada, además de decidir la carrera. La primera etapa de la edición 2017 ha estado a ese nivel, dejando muy claro que donde esté una etapa llana así, que se quite cualquier prólogo y cualquier etapa con final en cuesta de cabras. Y gran parte de las etapas de montaña del ciclismo contemporáneo.

Apenas 150 km. en dos vueltas por el sur del Gran París, no lejos de Versalles, en un recorrido circular que hacía, por su propia definición, que el viento que era lateral pasase a ser frontal, de culo y del lado contrario, alternativamente, y era un viento fortísimo, al nivel de Gante-Wevelgem, con las farolas temblando y los espectadores con la capucha puesta. Cuando quedaban 90 km. a meta, y con la fuga del día a 6´, el Quick Step entró a relevar con FdJ, hasta entonces en cabeza del pelotón con el único fin de controlar para Demaré y un posible sprint.… Leer más

 

A temporada pasada

cocodriloLlega uno de los momentos más esperados de la temporada, el del repaso a los señalados con mirada aviesa en el pasado mes de enero (conviene leer el post de entonces antes que este), cuando no se sabía nada de la temporada, pero ya se podían intuir los derroteros de cada uno. Tengo que decir que esta temporada, salvo Stybar, lo he clavado. El ciclista que no se quiera ver señalado de cara a 2017 puede enviarme un jamón, a modo de extorsión, a una dirección que le facilitaría en caso de estar interesado en no ser gafado.

Intxausti: un desastre sin paliativos. Un virus de esos de naturaleza intrínsecamente pérfida ha dejado en blanco todo su temporada. Apenas salió en la Vuelta a Polonia, para cerrar el pelotón un día sí y otro también. Son cosas que pasan, el problema es que le ha pasado lo mismo a otras incorporaciones del Sky.… Leer más

 

Una atención especial para…

BiciNubeOtra temporada más con la cita habitual de analizar a esos corredores que, por uno u otro motivo, se encuentran en una encrucijada de sus carreras, y que en 2016 van a dilucidar qué tipo de corredores van a ser en el pelotón. Si sobreviven a ser mencionados en esta sección fija y periódica del blog, seguro que unos grandes campeones.

Intxausti: el vizcaíno ha recalado en el Sky, donde hará el mismo calendario que en Movistar. El año pasado le fue bastante bien -etapa en el Giro y 4º en Dauphiné-, y veremos qué margen de mejora tiene con el equipo científico. Yo creo que bien poco, y acabará convertido en un gregario tipo Poels, en este caso de Landa. Cualquier otro horizonte es sencillamente increíble.

Kiserlovski: un clásico de esta sección. El año pasado fichó por Tinkoff, que se lo agradeció no llevándole a ninguna de las tres grandes.… Leer más

 

Tercera victoria en la Valverde-Bastogne-Valverde

Tercera victoria en la Valverde-Bastogne-Valverde

Nadie quería llegar al sprint con Valverde. Nadie pudo escaparse del milimétrico control táctico de la carrera que hizo el equipo Movistar y el Katusha para dejar toda la decisión de la carrera en la subida a Ans. Valverde lo hizo todo bien, al igual que en la Flecha Valona de cuatro días antes: entonces tenía 34 años, ahora tiene 35 años y un día. Respecto al año pasado, parece que haya pasado un siglo. Respecto a su primer doblete en las Ardenas, en 2006, parece que haya pasado un milenio.

En Haute-Levee, a 70 km. de meta, atacaron Scarponi y Kangert, compañeros de Nibali. Junto con Chaves del Orica formaron un trío que estuvo 20 km. escapado, manteniendo una distancia de 1´sobre un pelotón donde José Herrada se bastó el solito para mantener y después reducir la diferencia con los fugados. Poco antes de La Redoute, y unos 42 km.… Leer más

 

Una gran edición de la Volta

Una gran edición de la Volta

El pobre de Bart De Clerq, que tan bien aguantó su ventaja en la etapa reina de la Volta, no duró más que un día con el maillot de líder. De manera bastante semejante a cuando el pelotón se alió en la misma carrera para dejar fuera de combate al hijo del presidente de la Federación Española, un sputnik apellidado Castaño, la que parecía una etapa intranscendente y cuesta abajo de los Pirineos a la costa, acabó convertida en un vendaval.

Los 195 km. se recorrieron a gran velocidad y, a partir del paso de Tárrega, ya con tele, se formaron unos abanicos muy bien aprovechados por Movistar, que logró dejar retrasado a Bart De Clerq y Dani Martin. Sky y Quick Step secundaron muy bien al equipo de Valverde y, de pura inercia, subieron el Alto de Lilla, a sólo 10 km. de meta, a toda velocidad y por una de esas espantosas carreteras que matan el ciclismo.… Leer más