Roglic, a punto de rematar una temporada irrepetible

Roglic, a punto de rematar una temporada irrepetible

El Giro de Emilia es, con permiso de la Milán-Turín, la clásica de otoño pre-Lombardía más conocida. Se disputa todos los años de manera ininterrumpida, y eso incluye las dos guerras mundiales. Su perfil dialoga de tú a tú con citas muchos más grandes del calendario, y lo hace gracias a la icónica subida final a San Luca y sus dos kilómetros porticados.

Como todas las carreras de su género, la imposición manu militari de la Copa del Mundo y, posteriormente, del World Tour, ha hecho que durante muchos años su celebración se tambalease, más bien por la falta de participantes de nivel que porque el modesto GS Emilia -el club ciclista que organiza la prueba- tuviese especiales problemas.

Desde hace unas cuantas temporadas, y la lista reciente de vencedores y plazas de honor no miente, la carrera ha vuelto por sus fueros, de una manera espectacular. La receta ha sido sencilla: por una parte se ha endurecido, en línea con otras pruebas del calendario, y por otra se ha montado un calendario otoñal de pruebas de un día muy atractivo para escaladores, corredores de pruebas de un día y, especialmente, ganadores de grandes vueltas.… Leer más

 

Abran paso a Rémi Cavagna

La lluvia deslució la primera parte de una etapa elevada a la categoría de obra maestra por su vencedor, y es una pena porque discurría por una zona muy escénica para el ciclismo: salida de Ávila, y rumbo a Toledo pasando por la N-403, para después desviarse a la altura de San Martín de Valdeiglesias esquivando Gredos hacia Sotillo de la Adrada, y volver a la Comunidad de Madrid por Cenicientos.

El pelotón iba enfilado y con abundantes chubasqueros: imposible fijarse en los estragos del incendio forestal de este verano, que ha dejado arrasado el monte de la zona. Quedaban 80 km. a meta y la fuga estaba en el orden de los 2´, compuesta por los corredores en forma de esta Vuelta (Craddock, Arndt, Cavagna) y una resolución que parecía descontada al sprint.

A 25 km. de meta, cuando la lluvia ya había desaparecido y el asfalto estaba seco, cuando los fugados ya iban a la vera del Tajo desecado para llevar agua a los campos de golf de Murcia, atacó Cavagna.… Leer más

 

Gilbert remata un día inolvidable

EEMp_E2WwAIfddyTiene que haber otro nombre para lo vivido hoy. Si se escapan 47 corredores en el primer compás de una inusual etapa de 220 km. no puede ser una abanico. Como dijo el vencedor después de 4 horas de frenético espectáculo por el llano “nunca había vivido una jornada así”, y lo decía uno que durante años ha sido el corredor que más kilómetros realizaba en una temporada.

Es tendencia, y sólo un ciego se niega a verlo. La superioridad del llano sobre la montaña, el terreno que hoy por hoy ofrece mayores diferencias y mayor espectáculo, baste ver todos los años la París-Roubaix y, si me insisten que ahí el factor diferencial son las piedras, pues la París-Tours. No hay nada que supere al espectáculo de una etapa de llano con todos exprimiéndose.

Lo vivido hoy camino de Guadalajara y pasando por la zona menos poblada de Europa -una Siberia demográfica, y que en gran parte nos hemos perdido porque la etapa ha acabado con una hora y cuarto de adelanto- será recordado durante mucho tiempo porque, a diferencia de los abanicos que se ven en el Tour o en otras carreras, esta vez fue a 220 km.… Leer más

 

Ewan se impone en el Criterium de Nimes

Una vez más han sido los ciclistas y los equipos los que mejor han sabido interpretar el recorrido. Si a una etapa de descanso le sucede una etapa en línea sin ningún tipo de dificultad, los ciclistas se la tomarán como una segunda jornada de descanso: 44 km/h de media, 35º grados y todo lo que quieran, pero el mismo esquema de siempre de fuga consentida de 4 o como mucho 5 corredores, con los que juegan durante toda la etapa para cazarlos en los últimos kilómetros.

El criterium de Nimes fue para el especialista en criteriums que era Caleb Ewan, propulsado al estrellato de los sprinters -el primero que repite en esa edición- en el Tour de su debut. El año pasado se tomó muy a pecho que el Mitchelton lo excluyese de la carrera y se fue del equipo, repitiendo lo que ya le había sucedido a Matthews. No se puede decir que lo extrañen mucho: el equipo australiano lleva tres etapas en la carrera, y no ha tenido que llevar un bloque de sprinters para apoyar a ningún velocista.… Leer más

 

Buscando desesperadamente a los nuevos Posthuma y Monfort

Quizás el lugar común más repetido en este día de descanso del Tour haya sido “todavía queda toda la tercera semana”, aderezado con los adjetivos “durísima”, las apreciaciones “no hay nada decidido”, el “Tour abierto” y ojalá también un improbable “hasta la última línea de meta todo es carrera”. La verdad es que no es así, al menos en el Tour.

Al inicio de la carrera L´Equipe publicó un estudio estadístico donde se incidía en que, desde el Tour del año 2000, la semana más decisiva de la carrera había sido la segunda, con un 44% de acciones concretas que se habían traducido en la victoria final. No debería ser una estadística que sorprendiese al seguidor habitual del Tour: la última semana -que ni es semana, porque son seis días- regala una etapa todos los años en París, y suele incluir también otra etapa de llano que se toma como lo que es:

Una invitación a prolongar el día de descanso.… Leer más

 

La Mafia se enseñorea del Tour

La Mafia se enseñorea del Tour

Cuando la Mafia no se combate contundentemente, extiende su poder. En los días precedentes se vieron diversos vídeos de cómo el Quick Step y el Jumbo utilizaban metodos coercitivos para impedir que la fuga del día fuese numerosa. También se vio como Würtz Schmidt se dejaba descolgar tras alcanzar la fuga, porque excedía el número máximo permitido de cuatro ciclistas.

¿Qué han hecho los comisarios? Una multita que será pagada por el equipo, y nada más ¿Qué ha hecho la organización? Nada ¿Qué han hecho los vejados? Absolutamente nada, porque la omertá funciona así. Mientras tanto, este deporte se muere como espectáculo -baste repasar la mayoría de las preguntas de la encuesta de la UCI-, porque en una vuelta de tres semanas la mayoría de las etapas son llanas, actualmente sinónimo de fumadas.

Y como no se ha hecho nada -y se podía haber usado el día de descanso para azuzar el tema, por algo el Tour tiene en L´Equipe a su Pravda-, hoy se ha vuelto a ver el lamentable espectáculo de una fuga formada en el primer kilómetro, y con únicamente cuatro integrantes de equipos invitados.… Leer más

 

La fotografía del Tour

Ayer se disputó la etapa más larga del Tour 2019, 230 km. por un recorrido precioso paralelo a la frontera suiza, pasando del Franco-Condado al Jura y para concluir en el corazón de la Borgoña, carreteras entre viñedos, antiguos establecimentos balnearios y mucha, mucha carretera de ir de dos en dos, asfaltada para la ocasión e incluso balizada con medidas de seguridad en las zonas más comprometidas. Así durante decenas de kilómetros.

El pelotón no hizo nada. Como siempre que se combinan “etapa larga” + “llano”, saltó la sirena de la omertá -ya descrita en 2017, en un post que sigue vigente- y se formó la fuga del día en el primer kilómetro, a cargo de dos equipos continentales.

Se escaparon Yoann Offredo y Stephane Rosseto, dos de los autorizados a irse en fuga en este tipo de etapas. Los dejaron ir por delante durante más de 200 km, sin alcanzar jamás más de 4´ de ventaja.… Leer más

 

Viviani logra en el Tour lo que no puede en el Giro

La diferencia fundamental es esta: Viviani compitió en el Giro de Italia con un treno conformado por Senechal, Sabatini, Jungels y Honore, y se fue a casa sin ninguna victoria; el Tour de Francia compite con un treno donde están Richeze, Lampaert, Morkov y Asgreen. El primero es magnífico, el segundo es imbatible. Hoy ha logrado su primera etapa en el Tour, y es probable que venga alguna más.

Fue una etapa maravillosa del Tour de Francia, y no se dejen llevar por lo que digan en su medio de propaganda. El Tour -el ciclismo- es lento devenir entre paisajes monótonos salpicados por diferentes hitos, que ora son edificios singulares, ora son ríos, cordilleras o cualquier otro accidente geográfico. Es el dejar pasar las horas, y los días, esperando el clímax de la victoria parcial, o de la victoria final conseguida en pequeños detalles o en grandes ataques.

Para que estos últimos se produzcan, tiene que haber cansancio y fatiga acumulada.… Leer más

 

Carreteras de viñas para Alaphilippe

Carreteras de viñas para Alaphilippe

Antes de que pase por alto, la etapa de hoy -215 km, tercer día de carrera- se ha disputado a una media de 45´99 km/h, una locura bajo cualquier punto de vista, y que entra en media de carreras como San Remo, G-W, o Roubaix. Y no había motivo aparente para la fenomenal disputa que se ha visto, salvo la ambición y la recogida de guante a una organización que había diseñado una etapa pensando en un corredor concreto.

Como si fuese una etapa de la Paris-Niza, el recorrido seguía un eje vertical norte-sur casi perfecto, como si hubiese prisa por llegar a Epernay, desconocida población a la que el Tour no llegaba desde 1963. El atractivo residía en un paso por Reims a 70 km. de meta, y después un prolongado paso por la región donde se produce el champagne, probablemente la variedad de vino más famosa del mundo.

Lo demás lo pusieron los corredores.… Leer más

 

Esperando el Montoso

Pocas veces una gran vuelta por etapas había esperado tanto para subir su primera montaña. Es el experimento de los experimentos: no contentos con poner dos cronos antes de la montaña, los organizadores han demorado todavía más la primera subida con un día de descanso convertido en dos (140 km. de etapa) y una etapa llana de 220 km. para completar la llanura padana.

No pasó nada, como previsto. Fuga desde el primer kilómetro con tres continentales, y charleta en el pelotón hasta que quedaban siete kilómetros a meta. Al menos el ritmo ha sido mucho más vivo y han acabado prácticamente en el tiempo previsto. El espectáculo era tan lamentable que hasta Knees del Ineos ha intentado irse, porque sabe que en su equipo y en una carrera normal jamás podría hacer eso.

Ventoso intentó colocar a Marezko para el sprint ya pasada la barrera de los tres kilómetros, otro signo evidente de la poca chicha de la etapa y la velocidad.… Leer más