Una gran Vuelta a España

Solo 24″ han separado a Roglic de Carapaz en la clasificación final de la Vuelta. Es un diferencia que no es justa con el dominio que ha tenido el esloveno durante toda la carrera, desde el primer día: mientras el númeno uno del mundo ha ganado cuatro etapas, el gregario del Ineos -como tal fue fichado, y salvo lesiones de sus compañeros jamas será líder en el Tour- ninguna.

Las razones de por qué tan estrecho margen hay que encontrarlas en la peculiar forma de correr de Roglic, que cuando gana en línea lo hace siempre dentro de su distancia, y que en esta Vuelta ha ido a menos, incluso más de lo que acostumbra. No estuvo super en la crono, y el resto de su ventaja se debe a los segunditos que ha arañado en montaña, y a las bonificaciones.

Sus muchos detractores -ninguno abiertamente- no han tardado en incidir que ha ganado por esos segundos extra que se dan a los que cruzan la línea de meta en las primeras posiciones; bueno, esto último no lo han dicho, porque son tan lerdos que pretenden hacer creer que Roglic ha ganado la Vuelta sprintando en los puntos intermedios, como Contador en 2008 en Almodóvar del Campo.Leer más

Otra etapa reina tirada por la borda

Si los dos primeros de la general salen igualados a tiempo en la etapa reina, y siguen igual tras la disputa de la misma, es que estamos ante un nuevo caso de etapa infanta. Una de tantas ocasiones en el ciclismo, un deporte que insiste una y otra vez en cercenar etapas por poner al día siguiente otra supuestamente más decisiva.

Hubo un momento en que pareció que no iba a ser así. La fuga tardó en formarse, y no le pareció bien al Cofidis, el equipo que está corriendo esta Vuelta de una manera desconocida. Se subió la Colladona, el primer primera del día, a un ritmo vertiginoso, mientras el equipo francés tiraba abajo la pequeña ventaja de los primeros valientes.

No tenían ninguno suyo delante, y no pararon hasta que consiguieron formar la fuga adecuada. Aprovechando el paso por el puerto, y la disputa por los puntos de la montaña, consiguieron colar delante a Guillaume Martin, en una fuga con Oliveira, Storer y Donovan (los ataques a parese del omnipresente Sunweb), Eg, Gaudu y Armirail del FdJ, y Wellens.… Leer más

Otro gregario del Sky para ganar el Giro

Entre los múltiples lamentos que puede dejar este Giro (los que se han quedado en casa cuando se ha celebrado la grande más barata en décadas o el plante mafioso del pelotón, por ejemplo) el principal siempre será que no se haya podido celebrar la etapa prevista para hoy.

El apaño provocado por el cierre francés ha dejado una etapa muy pobre, donde sin duda han pasado cosas, pero muchas menos de las que cabría esperar con Agnello e Izoard. Bueno, al menos hubo hubiese pasado exactamente igual: el Ineos controlando con un corredor -ponga aquí el nombre que quiera-, para que después se lleva la general otro.

Antes de la primera subida a Sestriere -la más fácil, desde Pinerolo y pasando al lado de la maravilla de Fenestrelle- el ritmo lo llevaba el Astana, pensando en una remotísimas opciones de que Fuglsang pudiese hacer algo, o directamente porque siempre hay alguien que le hace la carrera a los demás.… Leer más

El túnel del tiempo

El túnel del tiempo

De aquí a una semana habrá empezado el Giro de Italia, con esa crono en bajada en Sicilia, ideada para que Ganna estrene su maillot de campeón del mundo. Ese día será el penúltimo de promoción del #maillotciclismo2005, la prenda que está revolucionando el sector, y despertando las más encendidas envidias. Estamos en España, en definitiva.

Y si es envidiada ahora, ni se imaginan cómo lo será cuando sus afortunados patrocinadores la luzcan por las carreteras y los caminos de trotones -en su versión camiseta técnica, otro éxito soslayado-, especialmente por los que se han quedado fuera por indecisión, o por aborrecimiento.

A lo largo de estos cinco años largos desde el anterior maillot he recopilado múltiples testimonios de quejas y hayes varios de todos aquellos que entonces no pudieron patrocinar el maillot de puntos azules. Avistamientos furtivos en carreteras que se traducían en pena infinita al llegar a casa, tras varias horas dándole vueltas a la cabeza.… Leer más

HirschiMeister

HirschiMeister

Habrá que aprovechar, hasta donde llegue, uno de esos rarísimos casos de comunión en el ciclismo. Es parecido a lo que pasó tras Richmond 2015, y de hecho este post empieza igual adrede. En un deporte que arrastra lo que arrastra es rarísimo encontrar un motivo de concordia como el de que Hirschi merecía la etapa, mezcla de su arrojo y también de su impresionante manera de rodar.

La etapa más larga del Tour, 220 km. por el centro de Francia, verde y con bosques, y final en Sarran, porque el año pasado se murió el hijo más ilustre de lo que no deja de ser un pueblo de 200 habitantes. Durante la etapa se vieron imágenes dignas de Corea del Norte, y que sonrojarían al más republicano de los republicanos.

Al menos la fuga fue consistente desde el inicio, con la Patrulla Canina metiendo a Erviti por eso de la clasificación por equipos, el Astana a SMS Sánchez, Deceuninck a Asgreen…muy buenos corredores, y buena actitud, pero el pelotón tampoco dejó coger mucha ventaja.… Leer más

A temporada pasada

FernandelJeanGionoCon el fin de la temporada ciclista llega el momento de repasar el post de enero donde, cual sibilla délfica desnortada, establecía y discriminaba entre los corredores que merecían una atención especial en 2018 y los que no, una inmensa mayoría silenciosa. Viendo la lista de hace 10 meses casi todos han cumplido el pronóstico, no excesivamente difícil. Alguno de ellos repetirá para 2019, porque es un habitual y no puede salir de su personaje ciclista. ¡Ánimo! Ya solo quedan cuatro meses, y recuerden que es conveniente leer el post del enlace antes de afrontar este.

Roglic: no una, sino que ha ganado dos vueltas de prestigio WT. Además, cuarto en el Tour, tras ganar la última etapa de montaña donde fue el que más atacó y que le permitió estar en el podio hasta su decepcionante crono final. Para 2019 será el corredor favorito en estas mismas pruebas, y esperemos que no se obsesione con la gran cita de julio, porque tiene todas las carreras por etapas a su alcance.… Leer más

Una atención especial para…

AndySingerLa temporada 2018 que todavía tiene que comenza se caracteriza por una gran movilidad de corredores entre equipos, con algunos que se han reforzado espectacularmente (como el UAE) y otros que se han empobrecido notablemente (como el Movistar). Sin embargo, esta sección fija del blog se caracteriza por el análisis personal de aquellos ciclistas que, bien por edad, bien por haber cambiado de formación, están ante una temporada decisiva.

Roglic: gana etapas de alta montaña en el Tour con el Galibier de por medio, gana cronos de grandes vueltas, gana etapas como llegador en vueltas WT, gana medallas en mundiales…todo lo que no sea ganar este mismo año una vuelta de prestigio será un fracaso, aunque con estos corredores multiherramienta surgidos de la nada nunca se puede esperar nada bueno. En el Jumbo no hay nadie que le pueda hacer sombra.

Kelderman: se descarta para el Tour y pone como objetivo de la temporada la Vuelta, donde habrá acabado en el podio final una vez se ejecute la condena por dopaje a Froome.… Leer más

“Los organizadores tienen lo que querían”

Zas. Zas. Zas. Tres caídas han dejado fuera del Tour al segundo, al quinto y al décimo de la general. ¿Ataques? Si, decenas. Incluso cienes. De un equipo local hasta la cejas, en la más pura tradición del ciclismo francés en la carrera de Francia (¡un saludo al Europcar y al inolvidable Christopher Kern!), y del Astana, un equipo que no necesita presentación, incluso en sus acciones más traicioneras. Pero al final del día, lo realmente significativo ha sido la eliminación de favoritos por caídas.

Que las caídas forman parte del ciclismo es un mantra que se repite una y otra vez para justificar a los bienpensantes, el problema es cuando las caídas están buscadas por el organizador. De la etapa entre Nantua -por cierto, menudo sitio más bonito- y Chambery se había dicho que sería “la etapa reina del Tour” (¿¿¿el noveno día???), y que los descensos serían tan decisivos como las subidas: se buscaba lo que pasó, y ahora los organizadores tienen el papelón de un Tour que sigue dominado por el tirano del último lustro, acosado por corredores de tanta valía como Aru, Fuglsang, Uran o Bardet.… Leer más