Otra Vuelta buscando la pasta

Por esas cosas del querer y no poder, ha acabado presentándose antes el recorrido de la Vuelta 2021 que del Giro 2021. La carrera que sólo es salvada año tras año por su participación -benditos sean Froome y Roglic-, intenta presentar un recorrido sin tantas cuestas de cabras, y le sale un bodrio típico de la hégira de Guillén, pero con los palmeros de los canapés aplaudiendo a rabiar.

Baste ver el recorrido para interpretar que el director de carrera va a lo suyo: a sacar pasta, y si tiene que hacer una carrera de retales y jirones, lo hará. Por eso eso la carrera vuelve a acabar con una crono en la capital autonómica gallega, como ya hizo de manera tristísima en 1993 y 2014. Hay Xacobeo (Año de Orgullo Gallego), hay pasta pública, y ahí que se ha ido el butronero de Guillén.

Como ya anunció en su día -incluyendo Carlos de Andrés relamiéndose con la fake news de Proudhomme sintiendo envidia-, la carrera saldrá desde la Catedral de Burgos con un prólogo de 8 km “para especialistas”.… Leer más

Demare por un milímetro

Como era previsible en un ganador del Tour de Francia y máximo aspirante a la victoria final en el Giro, esta mañana no ha tomado la salida Geraint Thomas. Dada su temporada, es muy probable que acuda a la Vuelta a España, y tiene exactamente el perfil de corredor que suele ganar la carrera.

No vendrá mal a una carrera que corría el riesgo de padecer lo mismo que el Giro: una carencia total de figuras internacionales. Ya se vio en 2019, donde únicamente acudió Roglic, y por algo se llevó la victoria ante la nula oposición de la Momia Murciana. Al menos en el Giro las etapas son bonitas, y hoy incluso han tenido un ganador de prestigio.

En una etapa cortísima y disputada a velocidad de vértigo -acabaron antes de las cuatro, una media de 41´5 km/h incluyendo un subida de más de 20 km.- se ha visto muchísimo más ritmo que en toda la primera semana del Tour.… Leer más

Jumbo gana (por ahora)

Aunque su medio de propaganda generalista no se lo haya dicho, ha seguido disputándose la Vuelta a Polonia tras la caída de Jakobsen. Fue en la primera etapa, y había otras cuatro para poder interesarse por el ciclismo al margen de imágenes espectaculares.

Es muy interesante que, aprovechando la gran siega de sprinters por la caída, el Trek se lanzase a preparar el sprint del día siguiente a Mads Pedersen, el huérfano campeón del mundo. Recuerden que hace solo diez días este danés de rendimiento lagunar (¡un saludo a Valgren! ¡Y otro a Kragh Andersen!)  se quedaba en el llano a 35 km. de meta en la Vuelta a Burgos.

Bien, pues en tan breve lapso temporal se ha puesto en forma, hasta el punto de que su equipo confiase en sus opciones y le hiciese un lanzamiento como no se ha visto en los años en que tenían a Nizzolo o Degenkolb en nómina.… Leer más

¿Qué pasó en Salice Terme?

 Siete años después, y a saber por qué intereses, la prensa recuerda súbitamente que Cipollini era cliente de Eufemiano Fuentes. Que compitió en todo su mágico 2002 completamente mamado de todas las drogas disponibles en el mercado, y que se estuvo chutando algo en vena durante al menos 200 días del año.

La relación de Cipollini con el Eufemiano Fuentes se sabía desde ¡verano de 2006!, cuando lo publicó Capodacqua. Aquí nadie dijo nada, pero tampoco en Italia, donde Cipollini goza del estatus de estrella más allá del deporte, una condición que se ha trabajado -con sus artes- toda la vida.

A pesar de saberse claramente que Cipollini era un politoxicomano, la relación de Il Bello con el ciclismo ha continuado: tiene una marca de bicis de un gusto muy dudoso, y está detrás del Fantini Vini y su equipo femenino, donde aparece un vídeo promocional como si fuese un sabio cuando siempre ha sido un vividor del ciclismo.… Leer más

Arrivederci Franco

Hace ya más de una semana que Franco Ballerini, el actual seleccionador italiano de ciclismo, fallecía en un accidente de tráfico mientras participaba en un rally. A su funeral, dicen las crónicas, acudieron más de 5.000 personas, un buen termómetro del carisma y el cariño que despertaba el personaje.

Como corredor Ballerini tuvo una única obsesión: la París-Roubaix. Es uno de los primeros casos de corredor superespecializado, puesto que acabada la prueba de un día a mitad de abril el ciclista desaparecía. En 1993 fue segundo por medio tubular ante Duclos-Lassalle. En 1995 ganó la carrera y en 1998 sencillamente arrasó, atacando a decenas de kms. de meta y entrando con más de cuatro minutos de ventaja sobre sus perseguidores. Eran los años de la apisonadora Mapei, que hizo de la carrera del adoquín un coto particular con varios copos muy sonados. Ballerini, a diferencia de sus compañeros Tafi o Museeuw (o Peeters y Bortolami) apenas si tiene éxitos fuera de la carrera francesa, y cuando los tuvo fue muy joven.… Leer más