Otro paseo con dorsal

Los juntaletras que siguen la caravana del Tour habían convertido el día de descanso en una especie de Alpe D´Huez por la obligatoriedad de pasar una prueba del SARS-Cov-19. Que pendía una “espada de Damocles” -como cuando dicen “situación dantesca”- sobre la carrera, porque algunos equipos no podrían seguir en carretera.

En este espacio se ha dado a la coyuntura particular de los ciclistas la importancia que merece: ninguna. Cuando el circo está en marcha no lo va a parar nadie o, dicho en otros términos, nada humano le derrota. Estamos hablando de un sector como el deportivo, que jugó partidos de fútbol con atentados masivos horas antes, o que desde el inicio de la pandemia disfruta de tests, seguimientos y protección del que no disfruta la población general, incluso cuando había escasez de reactivos y otras medidas analíticas o preventivas.

Los deportistas siempre han vivido en una burbuja, no es algo nuevo de este Tour.… Leer más

Schachmann acude a tiempo

Entre la multitud de bajas en la París-Niza -solo 137 corredores de partida, y eso que se han permitido 8 ciclistas por equipo- se debe destacar la de Mikel Landa, que a última hora adujo un acusado dolor en la ceja derecha -una lesión que arrastra desde que estaba en el Euskaltel- para excusar nuevamente su presencia, sin que nadie lo extrañe.

Ni siquiera su equipo, que ha presentado lo mejor que tiene y fue clave en la resolución de la primera etapa. La etapa era la típica que organiza ASO como apertura de la gran carrera desde que abandonó la estupidez del prólogo: un recorrido circular en una ciudad del Gran París, de tal manera que en algún momento de los 360º se queda a merced del viento.

Hubo eso, y también hubo caídas. Lamentablemente, en el ciclismo actual son el juez de muchas carreras, especialmente las que se deciden por un puñado de segundos.… Leer más

Demaré ennoblece una vulgar etapa del Giro

Mientras los ciclistas cruzaban ramplonamente la llanura padana hasta Módena, los enemigos del ciclismo tenían la imaginación en montañas nevadas (¿se subirá? ¿no se subirá?), batallas nada garantizadas y etapas para las que todavía quedan bastantes días. Con un ojo en el monitor -y porque están obligados- y con el otro en la previsión meteorológica, exactamente igual que todos los años con la Roubaix. Que lllueva, para que haya barro. Que la carretera esté abierta, para que suban entre paredes de hielo de varios metros.

La belleza intrínseca de etapas como la de hoy, ciertamente fumada por el pelotón, pero que ha tenido espectaculares precedentes no hace muchos años -como aquella ganada por el Bardiani en bloque, en una buena exhibición de preparación médica-, no necesita explicación. Es tan ciclismo un recorrido llano como uno de montaña, y si hubiese habido una montonera con un favorito estarían hablando del hay que estar atentos, cada etapa cuenta y todo ese arsenal de frases hechas.… Leer más

Espantoso criterium en Terracina

Espantoso criterium en Terracina

A saber qué presiones habrá recibido Tom Dumoulin de su equipo y especialmente de la organización del Giro para seguir en carrera. El día ha amanecido muy lluvioso en Roma y el gran holandés ha tenido que hacer el paripé de pasar el control de firmas y decir esta gilipollez, ampliamente difundida por RCS sport. Media hora después, cuando los ciclistas iban en la neutralizada, ha abandonado la carrera.

Ni 140 km. de etapa, apenas tres horas y media de carrera  por afrontar. El gran problema era la rodilla, y especialmente saber que como mucho podía aspirar a un podio en la carrera. Cualquiera hubiese abandonado, como apuntado ayer aquí. Ahora se supone que irá al Tour en mejor estado -el año pasado completó un doble histórico a lo Chiappucci- y quizás después a la Vuelta, una carrera que tuvo que haber ganado en 2015.

Mientras tanto, Nibali se despachaba a gusto en Gazzetta sobre la caída de ayer, provocada porque Puccio -siciliano como él, hay que leer esto también bajo esta óptica- se puso a mirar atrás e hizo el afilador.… Leer más

Mucho Giro para poco Landa

Mucho Giro para poco Landa

“Si fuera mis rivales estaría cagado”. De esta manera tan explícita se ha referido Simon Yates a la edición apenas comenzada del Giro de Italia. Como ya apuntado, su decisión de salir el último de los favoritos en la crono del primer día ya indicaba mucho de su estado de euforia actual, pero verbalizarlo de esa manera…en fin, supongo que será un efecto secundario del tratamiento recibido para ganar el Giro de Italia.

Unas declaraciones de ese tipo, en un deporte tradicionalmente pacato como el ciclismo -y ojalá sea así siempre- tienen que traer consecuencias, como en su día las padecieron Wiggins o Armstrong. Quizás no en el mismo momento en que eyaculan verbalmente los restos de la droga que llevan en el organismo, pero con el tiempo, inevitable juez en este deporte .

Como pronto, a Simon Yates no le llovió en el recorrido. Su apuesta, en todo caso, queda ahí.… Leer más