Mitad de la Vuelta, y diez corredores en menos de un minuto

Simon Yates
Líder de la Vuelta tras haber liderado el Giro a dos días del final

Sería injusto decir que la Vuelta 2018 está siendo una carrera mala. Las etapas al menos han sido entretenidas, la estrechez de tiempos en la lucha por la general augura una buena carrera y se ha pasado por zonas de España poco exploradas, o olvidadas por el ciclismo desde hace mucho tiempo. La Vuelta, que ya ha consumido prácticamente una mitad, es una carrera que aprueba, porque el recuerdo del pasado Tour hace que todo mejore.

El corredor que parecía favorito para ganar, por recorrido y trayectoria, demostró desde el primer día que venía a pasearse y preparar el Mundial CRI de Innsbruck. Richie Porte acabará su vida deportiva sin ganar una gran vuelta por etapas, y parece muy contento con ese estatus, tanto que en el equipo le hicieron salir de los primeros en el prólogo de Málaga, lastimosamente escaso de público en una ciudad renovada y que se intenta vender como polo cultural con colecciones de serie Z.

Ganó el hiperespecialista Dennis -ganador de etapa y líder en las tres grandes, en las tres ocasiones por hacer lo de Thierry Marie- y aparentemente no pasó nada más ese día, hasta que ayer decidió el liderato por 80 centésimas. En una carrera con tan pocas etapas para marcar la diferencia, las cronos serán decisivas. Así es el ciclismo contemporáneo y algunos lo han sabido interpretar mejor que otros.

No es el caso de Valverde, un corredor que ganó en la primera etapa en línea y coqueteaba con ser líder de la carrera sin socavo alguno de los intereses de su compañero Nairo Quintana. Tras haber subido ocho veces al podio de una gran vuelta para haber ganado solo en una ocasión -y de rebote-, el murciano ha enfocado por fin una carrera de tres semanas como tenía que haber hecho siempre: ganar el mayor número de etapas posibles, y estar bien situado arriba. Lo que hacía Kelly, y lo que jamás ha hecho en el Tour.

En Caminito del Rey De Plus intentó sorprender a todos y hacer el enésimo campanazo del Quick Step, y los únicos que pudieron rebasarle fueron Kwiatkowski y Valverde. Esos sabios que pueblan el ciclismo daban de favorito al polaco, un corredor de rendimiento lagunar y que llega donde llega gracias a fuerzas incognoscibles, pero fácilmente adivinables por cómo aporrea su bicicleta o su carácter netamente multiherramienta.

Líder de la carrera, el típico líder que depara la Vuelta, las inacabables etapas por Andalucía estuvieron protagonizadas por el dominio de su equipo, conformado para sostener a alguien más sólido que el polaco. ¿Se llega a Alhaurín tras un paso versallesco por los fastos inmobiliarios de la Costa del Sol? Sky controla para que gane Viviani al sprint, el mejor sprinter del año en el mejor equipo del año, el Quick Step.

¿Se llega a una de las infinitas vertientes de Sierra Nevada para que gane la fuga? Controla el Sky y mantiene el liderato en el Alto de la Alfaguara -por cierto, bastante bonito e interesante-, tras múltiples tomas de la Alhambra. El ganador, el prácticamente desconocido Ben King, pasa por ser la sorpresa de la Vuelta, porque ha ganado en los dos finales en montaña que ha habido, y al mismo tiempo ejerce de perfecto termómetro de la calidad del pelotón presente.

772256-600-338
Uno de los mejores en lo suyo, al menos cuando se lo cree

La etapa por la alpujarra almeriense, que se disputó a velocidad de vértigo, tuvo el inesperado resultado de un cambio de líder al modesto Rudy Mollard. Sky, de manera consciente o no, dejó irse a la fuga hasta los 7´, y a ver quien se pone a tirar con esos paisajes y esas cuestas, o ese final de etapa donde los últimos 30 km. eran en descenso entre invernaderos, mostrados por el helicóptero como si fuesen un atractivo turístico. Se llegaba a Roquetas de Mar, uno de los tantos pueblos de la corrupción española, y ganó Simon Clarke, otro corredor que solo existe en esta carrera, tan emocionado de ganar que casi llora ante las pantallas.

Al revés que en el Tour, las escapadas llegan, son variadas y hay corredores de nivel (Mollema, Rolland) que aportan aliciente. Como pasaba hace ya bastantes años en el Tour, el liderato a veces recae en corredores de lo más modesto del pelotón, beneficiados por haber aguantado bien en las trampas de los primeros días, y por haber tenido la valentía de ir en fuga con esos paisajes y esas temperaturas africanas. La Vuelta, en este sentido, parece más auténtica, dentro de lo que es este deporte.

Tan auténtica que hasta el Cofidis, patrocinador no por casualidad de la carrera, consigue ganar una etapa. De Bouhanni se ha escrito mucho -24 horas antes el nausebundo Diario As había publicado una auténtica fake news sobre él- y sigue siendo un corredor que puede ganar en carreras así, logrando lo que jamás podrán Maté -convertido en Torrebruno de Málaga en esta Vuelta-, Navarro o los Herrada. El sprinter es el rey de los ciclistas, y Bouhanni aprovechó Murcia para seguir con su vida de ciclista, bastante en entredicho.

Sin embargo, lo más notable de la etapa se produjo por medio de caídas y abanicos, que dejaron cortados a corredores importantes como Pinot y Kelderman, que perdieron en meta la animalada de 1´44″. Eso, en una carrera como la Vuelta que habitualmente se maneja en un puñado de segundos, y más en una edición sin un dominador claro, equivale a uno o dos puestos menos en la general. Se verá en Madrid.

El séptimo día de carrera se volvió a Andalucía, y concretamente a Jaén, una provincia que desde el año 2010 se ha convertido en fija de la carrera. El recorrido incluía un paso por meta en sentido contrario a 50 km. de meta, y después una excursión dantesca por un pueblo que tenía la carretera en tal mal estado que pasó lo que tenía que pasar: caídas. Kwiatkowski perdió 30″, y muchos corredores se quejaron en meta de lo indecente de la calzada, mientras la mascota Probenecid ladrada desde TVE sus delirios de “campos magnéticos”, “rugoso” y “que se pega”. Después, cuando pase un nuevo Boeckmans, le hacen un homenaje. Dos años después, como le pasó al belga.

Ben King 2013
Ben King en el Tour de California 2013, señalando su carrera deportiva

Por delante, en el espectáculo de Guillén, Gallopin hizo valer sus dotes de llegador y dio caza de manera soberbia a Jesús Herrada, que había intentado exactamente lo mismo, pero con menos capacidad. El francés, que iba para figura en sus años de neoprofesional -incluyendo alguna exhibición en pavés- se ha quedado en una tierra de nadie donde no gana nada, se cae mucho, y no sabe si es corredor para generales o para etapas. Una pena, porque es de talento y debería hacer más este tipo de cosas.

No deja de ser casualidad que su equipo no hubiese ganado ni una carrera WT en todo el año, y en menos de una semana haya sumado dos, incluyendo la de Naesen en el GP de Plouay. Parece que, a la manera de Vinokourov, alguien les haya dicho que basta ya de tanta tontería “muy bien el Ag2r, muy bien, eh, muy valiente ahí” y que lo que cuentan son las victorias. Las de Bouhanni para el Cofidis, y las de Gallopin para el Ag2r, que menudo impacto publicitario estaba teniendo el FdJ con el liderato de Mollard. Un rollo francés.

El sprint por el segundo puesto vio un raro mano a mano entre Valverde y Sagan, que se ha visto pocas veces. El tricampeón del mundo contra el hexamedallista mundial, siempre en plata y bronce. Ganó el perdedor, que al día siguiente volvió a hacer exactamente lo mismo en la llegada a Almadén, que ya no era Andalucía pero como si lo fuese. Llegada controlada, y el murciano que chulea directamente a Sagan, ganando la etapa con superioridad ante un corredor una década más joven. Todo normal, porque es la Vuelta. En el Tour el eslovaco ganó tres etapas, y Valverde ni se le vio. En España, al contrario, campa a sus anchas.

Tanto, tanto, que la jauría de sus acólitos, muy envalentonada y promovida en esta Vuelta porque no hay ningún otra bandera de enganche española -la hay, se llama Ion Izagirre pero por cuestiones obvias El Parte no lo puede vender igual- ya lo daba como líder tras la etapa de Gredos y la Covatilla, vendida por la propaganda como “de montaña”. De montaña de la burra, cabría matizar.

Con todas las posiblidades que ofrece la Cordillera, y la organización optó por la más lesiva para la lucha por la general, esto es: dejando la subida más dura para el final. Se salió de Talavera de la Reina para afrontar Gredos de sur a norte, con la escapada ya formada y con habituales como King, Mate, Mollema o De Gendt. El pelotón dejó que cogiesen tanta ventaja que estuvo muy claro que la lucha por la etapa tampoco iba a estar en el pelotón, del que decían que iba a hacer algo en los ¡50 km! que había entre la última subida de Gredos y la Covatilla.

Como es habitual, no pasó nada. Hace nueve meses que se presentó el recorrido y ya entonces se puso aquí que solo había una etapa de montaña: la de Covadonga. Todo lo demás serán segunditos, o esperar caídas o pinchazos de los demás. Así lo hace Guillén, y así se está cumpliendo. Ni un solo ataque entre los favoritos hasta los kilómetros finales, cuando King ya había ganado su segunda etapa -un corredor que jamás haría entre los 30 primeros en una etapa de montaña del Giro o del Tour- a costas de Mollema, muy esforzado pero con el Mal de los Holandeses.

Ahí, con el viento fortísimo que siempre hay en esta cumbre, poco se podía hacer. Combate de despojos donde Quintana entró en el mismo tiempo que M.A López y Kelderman, y Valverde flaqueó en los metros finales, para quedarse a 80 centésimas del liderato, las mismas que le separaron de Simon Yates en el prólogo de Málaga. Ni las dos etapas ganadas, ni el segundo puesto tras Gallopin le han servido: siempre rige el tiempo de la crono, y así el británico consigue liderar el Giro y la Vuelta en la misma temporada.

Y ojo con este corredor, porque en la Vuelta no hay Finestre, ni Dumoulin, ni Froome. Si aguanta en Covadonga, las ridículas etapas de Andorra, diseñadas por la Rata de Parets del Valles como si todavía estuviese corriendo, son ideales para sus características. Nadie parece más fuerte que los demás en la montaña -Quintana se limita a aguantar, como si no fuese consciente de que esta Vuelta debe ser la de su rescate- y hasta diez corredores están dentro de un minuto.

En este sentido, la segunda semana será decisiva. Tras tres etapas zamoranas-gallegoides llega el turno, llegan tres astur-leonesas, con el remate el domingo de la única etapa de montaña de la Vuelta. Es el único día donde puede haber grandes diferencias, en una montaña que durante 20 años no ha dado grandes diferencias. Se corre el riesgo de llegar a la crono de Torrelavega con decenas de corredores amontonados porque el recorrido no da para más, tal y como fue ideado en origen.
***
Sobre los suplementos proteícos que consumen los aficionados al deporte, e incluso algún deportista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

45 comentarios en “Mitad de la Vuelta, y diez corredores en menos de un minuto

  1. Asi es. Se presentó un cartel de lujo que conformen avanzaron los días, quedó en nombres que tristemente fueron pasando a la cola del pelotón. Una total falta de respeto con una Gran Vuelta.
    Muchos vinieron a “hacer fondo” y a “coger ritmo”. Y los que la disputan es de rebote luego de caídas o fracasos en el Tour. Entre estos últimos, no dificulto que Uran se quede con la General. Si se limita a seguir la rueda de Quintana y a dar todo de si en la CRI, debería tener la Vuelta al alcance de la mano.
    Otro postulante al podio era Kelderman, pero el tiempo que perdió me hace perder esperanzas en él.
    Saludos y gracias por mantenernos “al tanto” y “atentos”.

     
  2. Me alegra hallar esta crónica, se echaba en falta.

    Cuando vi el triunfo de Valverde ante Sagan me acordé de lo que había leído alguna vez en este blog: el eslovaco suele arrancar fuerte en el sprint y luego traza una osada diagonal. Pero a la vista del resultado me pregunto qué habría pasado si Sagan hubiese avanzado perpendicular a la meta. Tal vez habría recorrido dos metros menos y habría llegado primero. Se diría que esta vez la línea recta del cateto (Valverde) fue más eficaz que la diagonal de la hipotenusa (Sagan).

     
  3. Un pequeño apunte: Alfaguara no es una vertiente de Sierra Nevada, está en la Sierra de Huétor, que es vecina y mucho más pequeña pero llueve bastante más, de ahí que sea más verde y más bonita.

     
    • La Cabra tampoco, pero no deja de ser el sistema Penibético… se entiende que da para hacer buenos encadenados, con la opción incluso de hacer puerto de paso la estación de sierra Nevada (subida por güejar/hazallanas) hasta el CAR y bajada por la nacional, luego sube un Purche, vuelve a bajar y acaba en el Alguacil con 0km llanos entre esos tres bichos.

       
  4. Hay que ver cómo la Vuelta siempre crea corredores como Ben King. Tipos que no han ganado absolutamente nada en su vida y de repente vuelan. El año pasado fue el polaco Marczynski, otros años Efimkin, Kasheckin, Nozal o Mosquera. O Cobo y Horner. Al norteamericano al menos se le notó el esfuerzo y es simpático. Al polaco, por ejemplo, no se le vio el pelo (o la calva) en el Tour.

     
  5. Con dos pasos por El Fito, si se quiere y hay fuerzas, se puede. Se buscan valientes para luchar en Los Lagos, la auténtica leyenda de La Vuelta.
    Un saludo

     
  6. Con la calor que hace en Andalucía en Agosto a las 3 de la tarde… Algún día ocurrirá una desgracia a causa del calor

     
  7. Muy buena síntesis de lo que ha sido La Vuelta hasta ahora. Yo soy de los que pensaba que pasarían cosas en La Covatilla aunque solo fuera por la distancia.

    Lo más gracioso de un recorrido tan flojo es que a lo mejor ni siquiera la CRI de 32 km despeja la duda de la general al no haber superespecialistas entre los 14 primeros por debajo de 2′. Uran y Kelderman. Dejando la traca final para el monstruo de recorrido en Andorra.

    Y habrá emoción y Guillén tan contento abundará en su adefesio.

     
  8. Sergio, tu crees que a S.P.Yates le va a durar la mandanga hasta final de Vuelta? Por cierto, Neil Stephens ha decidido dedicarse a otra cosa…

     
  9. Yo creo que soy más crítico que la línea del post en cuanto a la Vuelta. Me parece que está siendo aburrida hasta ahora. No me gusta ver las fugas con las mismas caras. Si triunfan es porque el pelotón por falta de ganas y/o favoritos claros las permite, no porque King o Simon Clark sean la panacea. Cosas de la Vuelta.

    Luego la Vuelta se salvará porque las diferencias son mínimas y tienen pinta de seguir siéndolas tras la CRI donde solo Kelderman y en menor medida Ion Izagirre se pueden aprovechar. Una pena la avería del holandés y muy “curioso” el ninguneo que comentas de la prensa a Ion Izagirre.

    Veo 2 escenarios:
    -Ataque desde la base de los Lagos de Nairo, golpe sobre la mesa y con un minuto tendría la Vuelta en la mano.
    -Igualdad entre favoritos donde habrá sprints en cuesta, las diferencias mínimas y si hubiera bonificaciones se beneficiarían Simon Yates, Supermán López y Valverde.

     
  10. Una vuelta por encima de Giro y Tour. Pocas caídas y un solo abandono en 9 días. Además general muy apretada en los 10 primeros, explorando geografía desconocida, buenas escapadas, que llegan sin tener que ser la tercera semana.

    Herrada atacó a 5,5 km y lo pillaron a menos de 2, se hizo 3,5 km con un grupo con los mejores hombres tirando en fila de uno sin un momento de pausa. Fue entonces cuando atacó Gallopin, en mucho mejor momento claro – vista la resolución final- porque a toro pasado la visión de todos es perfecta. Dicho esto no fue tanto la diferencia de capacidad como la diferencia de acierto. Herrada en llegadas así (ver etapa Dauphiné 2016) tiene piernas para ganar, le falta acierto, creérselo y colocación, y si no vean con detalle el último km de la meta en Almadén.

    Apuesto porque Yates revienta, habrá dos colombianos y un español en el podium.

     
  11. ¿Es cosa mía o cada año va creciendo la sensación de cutreza, de que La Vuelta se hunde en comparación con las otras dos grandes? Fugas que llegan a pesar del bajo nivel de los escapados, el Sky que se presenta con los suplentes de los suplentes, corredores top que vienen a entrenar (Nibali, Porte…), los secarrales que muestra el helicóptero, no hay abandonos, Valverde ganando como lo hace en las carreras de tercer nivel al inicio de la temporada y ese último kilómetro patrocinado por Aceitunas Fragata…

     
      • Pues yo aplaudo a cualquier empresa y empresario que arriesgue su dinero en el ciclismo. Ojalá hubieran más Fragata, o Puertas Mavisa, o colchones CR, o encendedores ZOR …

         
    • Correr bajo el sol del sur de España en pleno agosto, no debe estimular mucho la batalla diaria. Por lo demas, la vuelta siempre tuvo eso que comentas.

       
  12. Vuelta la burra al trigo con lo del viento en la Covatilla, es como lo de “céntrico hotel” que siempre van las dos palabras juntas. ¡¡¡NO HACIA MUCHO VIENTO EN LA COVATILLA!!! alguna ráfaga y nada extraordinario, además salvo que sople del sur, que no era el caso, como vas haciendo zetas unas veces da de cara y otras de espaldas. Lo que sí hacía era un calor tremendo, en mi Garmin tengo registrado desde que empieza lo duro hasta el descansillo donde hay unas antenas todo el rato por encima de 35º y picos de más de 37º y arriba, casi a 2000 m, 30º, yo llegé sobre las 14:00 asi que a las 17:00 sería peor. Respecto a lo desaprovechado de la zona pues sí, Peña Negra por donde bajaron es un señor puerto, y entre este y La Covatilla, en vez de ir por Guijuelo, está el Tremedal que es una trampa, subiendo y bajando. Por último ¿Que te pareció el paso por Candelario? Lo mismo te parece una “charlotá” pero a mi me parece espectacular, para dar a cada uno lo suyo dígase que es Idea de Cubino que lo puso hace un par de años en la vuelta a Castilla y León de la que era director.

     
    • El tremedal no está para que pase la vuelta. Mucha gravilla nos encontramos tanto en la subida como la bajada, la carretera está fatal. Pero estoy de acuerdo que tiene pinta de puerto trampa y se puede encadenar perfectamente con la Covatilla.Vas por Barco haces Tremedal bajas a Beceda subes a La Hoya bajas un poquitín y enseguida empieza la Covatilla. 3 puertos seguidos (contando la Hoya aunque es muy corta y tendida esa subida) en muy poca distancia.

       
  13. Ya que estuve allí quiero comentar una cosa más sobre la subida a la Covatilla, el publico que había o dejaba de haber, ciertamente escaso a partir del descansillo y práctiamente nadie en la meta.

    No sé como se puede solucionar, y ciertamente en un puerto con una sola vertiente es más complicado, tampoco sé si depende de la organización, de tráfico o de los ayuntamientos pero cortando la carretera a las 8:00, con esperas de hora y media para un autubús que te cuesta 10€ (y luego para bajar mas esperas que no se a que hora bajarian los últimos porque sólo habia dos autobuses haciendo el recorrido) o táxis a mas de 30€ es dificil que se llene.

    No todo el mundo tiene una caravana para irse allí a dormir o es físicamente capaz de subir 10 km por esas cuestas al sol cargado con la neverita para llevar algo de comer y beber. Yo creo que algo más de flexibilidad horaria se podría tener. Desde las 8:00 hasta las 5 que empezaron a subir hay 9 horas de margen para mantener más tiempo abierta la carretera, por otro lado no se quien organizó lo de los autobuses pero evidentemente con sólo dos es complicado que suba mucha gente.

    Y otra cosa, una vez llegabas arriba era difícil llegar a la cafetería de la estación, imposible con la bici, por no hablar de que se les terminó todo; comida y bebida. Un cero para los que gestionan la estación, que este caso es el Ayuntamiento de Béjar, no me extraaña que sea deficitaria, un día que tienen para hacer negocio y lo desaprovechan.

     
    • Bueno, no te quito razón, pero yo voy a ver el tour a los pirineos casi cada año y con los mismos inconvenienes (o más) se llena.

      es decir, no te dejan subir en bici si no empiezas el puerto 3 horas antes. No hay autobuses ni nada que se le parezca y luego como no te hayas llevado bedida y comida en una mochila arriba del puerto no vas a conseguir nada. Y aún así, llenazo en todos los puertos.

       
    • Así es, yo subí en bici el domingo a la Covatilla, y el público en los últimos km y meta era muy escaso, no es la primera vez que ocurre en finales de este tipo. Evidentemente con menos horas de restricción y más acreditaciones para vehículos se podría mejorar, pero en el fondo la falta de otra cultura ciclista se hace notar también. En La Covatilla llegué a 300 m de meta a las 16:30, en el Tour en finales similares te bajan de la bici a 3 km de meta, y el tráfico también lo cortan antes, aún así ves muchísimo más público, muchísimas más caravanas, es otra aficción, es otra cultura.

       
  14. Había que tener las expectativas muy bajas para pensar que estos primeros días de la Vuelta no han sido malos. La competitividad es nula, las escapadas las hacen los mismos, no he visto a nadie despeinarse para lanzar un ataque, ¡en más de una semana! Yates se fue en Alfaguara de casualidad. Es más, el máximo favorito, de paseo, otros, apurando la forma porque han venido pasados, (nunca había visto tan gordo a Nibali). Y, efectivamente, los paisajes han sido novedosos, la costa murciana y el paso por Sierra Morena, pero tras un primer momento de interés, llega el aburrimiento de un perfil monótono durante horas. Málaga, Ronda (el mejor plano ciclista del año, o de los mejores, fue el plano desde el helicóptero del paso del pelotón por el Puente Nuevo), Granada, mil veces visto, los olivares, estoy saturado de sus campos grises, las urbanizaciones salvajes, la pobreza de decenas de pueblos sin mayor interés que una vieja ermita. En fin, el país. Desde luego, la Vuelta es un desafío para quien se sienta optimista ante lo que ofrece España en la mayor parte de su extensión. Porque aún nos espera la zona más pobre de la pobre Castilla, Galicia remota, Asturias pueblerina, Cantabria y sus unifamiliares desmenuzando el paisaje, etc.

     
  15. Buenas a todos.

    Unos apuntes.

    Este año por circunstancias, pude ver la etapa 6 desde el puerto de Mazarron, en la zona de la playa del alamillo…
    Y, era curioso ver a Porte resoplar en la fuga en plan, hace mucho calor y yo estoy aquí fugado, que me ha dicho mi equipo que al menos me tengo que dejar ver un par de días como el resto de mis compañeros que me pagan una pasta pero, realmente, yo no quiero estar aquí y ahora…..

    Y un tirón de orejas y collejas varias para TVE.
    Ya sabemos que casi toda la zona del sudeste de Andalucía y la Murcia interior es muy árida y seca.
    Pero, en serio que es imprescindible mostrar minutos y minutos de ciclistas rodando por paramos desiertos de gente con infinidad de rocas y cauces de rios secos?.
    Y que, cuando cogen el desvío para la N-332 (creo) que van a salir y van a ir rodando bordeando la playa hasta que se meten al interior camino del alto del cedadero. La carretera esta plagada de gente(incluidos los guiris que se pasan todo el día en la playa y que, dejaron la playa un rato para salir con sus banderas y animar) animando el paso de los ciclistas.
    La TVE se pone a hacer el chorra y se pone a enfocar y a recrearse por 2 veces (paso de fugados y pelotón) en la roca que da nombre a isla plana, el mar y a un tío en el agua con unas toberas de esas que te hacen levitar encima del agua….

    No digo que no salga eso pero, se puede mostrar un momento antes o después del paso o, cogiendo una panorámica desde el helicóptero con la gente, los ciclistas y las vistas…. que luego parece que aquí la gente no sale y anima a los ciclistas.

     

Leave a Reply to JRMCRSA Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *