El estado real del ciclismo (y VI): un deporte que honra a sus caídos (los suyos)

ConAnquetil
Pingeon, con otros dos franceses

El año pasado el Tour de Francia pasó por la región del Jura, e incluso disputó una supuesta etapa reina por la zona. Ni es un sitio muy habitual de paso, ni lo es a la hora de producir ciclistas, en parte por su relativo aislamiento, difíciles condiciones -gran parte de la región está por encima de los 1000 metros- y porque otros sitios tiene mayor fama.

El ciclismo, además, es un deporte empeñado en maltratar su historia. Resulta que el Jura ha producido un campeón del Tour, nada menos que Roger Pingeon. Ganó la carrera en 1967 y fue segundo en 1969, el mismo año que ganó la Vuelta. El año pasado se iba a celebrar el 50º aniversario de su victoria, con la mala suerte que el campeón francés se murió durante la primavera, a la edad de 76 años.

En el momento de su muerte surgieron los habituales obituarios, alguno de ellos tan lamentable que destacaba en el titular que “le ganó (sic) el Tour a Julio Jiménez”, porque la escoria y la miseria siempre afloran en momentos así. Eso, por una parte. Después están los que relatan sus gestas como si las hubiesen vivido, a base de mirar por google los dos periódicos que tienen digitalizado su archivo, inventar tres o cuatro cosas, y pillar del Maria Moliner un puñado de adjetivos que jamás usarían en otro contexto.

ParquedelosPrincipes
El último campeón en el Parque de los Príncipes

Sin embargo, lo más lamentable estaba por venir. Durante las dos etapas que el Tour pasó en el Jura no hubo ni un homenaje digno de tal nombre a Pingeon por parte de la organización, sin motivo aparente. El ciclista fallecido ganó su Tour en una época en la que las victorias caían del lado francés de forma más o menos habitual y carecía de carisma, esa palabra tan vacía que hará que, cuando muera Caritoux, algún mercader de la muerte destaque que “le ganó su Vuelta a Alberto Fernández”, campeón de nada. Como el abulense Jiménez.

Así es el ciclismo. Poulidor más querido que Anquetil, Jiménez II más apreciado que Olano, y lo que vendrá. Ni que decir tiene que nadie colocará una estela en donde el escalador Pingeon atacó para ganar su Tour, en una etapa llana con pavés el quinto día de carrera. La épica trae la gloria, o como se digan esas sandeces en la revistas que pululan ahora mismo, esas de anuncios de relojes, colonias, y artículos deportivos para lisensiados.

Entonces, ¿cómo se explica la actualidad que vivió el verano pasado Tom Simpson? El apestoso británico, una de las mayores calamidades que jamás le hayan pasado al ciclismo, tuvo la gracia de morirse en el Tour de Pingeon. El corredor que jamás se había clasificado entre los cinco primeros en una gran vuelta, que había abandonado en los dos Tour anteriores, y que era más un corredor de clásicas que otra cosa, quería ganar la carrera.

La historia es bien conocida, y no merece abundar mucho: hizo lo que el ciclismo le imponía hacer para ganar algo para lo que no estaba capacitado, y lo pagó con su vida mediante una combinación de alcohol y anfetas mientras subía el Ventoux. El que debía ser objeto de oprobio y rechazo por parte de todos los ciclistas ya fue recuperado por Wiggins, pero lo peor se vivió el pasado año.

Tirando
Llevándolos en fila india por el llano. Me encanta el contexto de la foto.

Un libro así como de lujo y del género coffee table book publicado por los vendehumos de Rapha, el puto put me back on my bike repetido hasta la saciedad y homenajes en los tabloides y otros sitios aún menos serios fueron apenas unos ejemplos de un 50º aniversario nausebundo, como no se podía esperar en un país que todavía tiene que asumir el ascenso de Wiggins y Froome, sus dignos herederos.

Ni una crítica a un tío que murió como un auténtico drogadicto, e incluso críticas al Tour por no recordar al inglés politoxicómano. De Pingeon, el legítimo vencedor de aquel Tour, ni palabra. En parte por la cultura arribista y de nuevo rico de los anglosajones, los más interesados en limpiar y maquillar a Simpson, y en parte por la sangrante incapacidad del ciclismo para establecer una divisoria clara entre los que ensucian este deporte y los que lo ennoblecen.

El Tour 2017 podía haber sido una buena ocasión para eso. En contraposición a Simpson, poner a Pingeon, que vivió 49 años más y lució dos victorias en grandes vueltas que Simpson ni podía soñar, igual que el francés tampoco podía soñar con ganar el Mundial, el Lombardía o el Flandes que ganó el británico. A cada cual, su espacio y sus carrera. A cada cual, su lugar en la historia.

La organización del Tour optó por no recordar a ninguno de los dos, probablemente por el que recuerdo de uno engarza con el del otro, pero una solución salomónica no es ningún avance en la lucha contra el dopaje, que campa a sus anchas en el terreno de la memoria. Recientemente se ha vuelto a pasar el bochornoso 14 de febrero que supone, año tras año, el recordatorio de la muerte de Pantani, siempre vestido como un héroe y no como la piltrafa que fue, un mostruo de la #EPOGoldenAge.

1967 - Miroir des Sports - 1192 - 01
Así fue el Tour 1967: heroico

Con toda probabilidad, si el Tour y el ciclismo hubiese optado por una toma de posición clara durante el pasado Tour, en otoño no hubiesen inaugurado una estela en homenaje a Simpson en su pueblo natal, que ha tardado 50º años en hacerlo por cuestiones obvias. Como todo el Ventoux fue jauja, para la sabiduría popular Simpson murió por un golpe de calor en una “montaña asesina”, como si el ciclismo fuese un deporte de riesgo y el antiguo volcán provenzal el Nanga Parbat.

Pingeon no tiene fotos ye-yes en el swinging London de los sesenta, ni una cultura pujante que ensalce su memoria por medio de la propaganda oficial. Ha muerto en el olvido, sin que ni siquiera la carrera más importante que ganó le dedique un pequeño homenaje al paso por su región. De Simpson, que murió intentando lograr lo que no podía, nos esperan muchos años más de turra. Porque el ciclismo es un deporte que honra a sus caídos. A los suyos.
***
Burgos quiere ser la salida de la Vuelta 2021. Deben correr buenos tiempos para Guillén, que ya tiene medio asegurada una salida holandesa para el año anterior, incluso el impuesto revolucionario que les va a calcar. ¿La excusa? El VIII centenario de la catedral. Así es España.
***
“Que había llegado a engancharse, más que a las propias sustancias, que no producen adicción física, a los resultados que obtenía con ellas” Es que precisamente esa es la adicción, igual que los que padecen tabaquismo fuman más por hábito social que por la nicotina en sí. Y lo mismo vale para el dopaje, ahora que los ciclistas de la #EPOGoldenAge han pasado los 50 años y van por ahí ufanos presumiendo de que no les ha dejado secuelas.
***
40 años y cree que hay otros motivos para no seleccionarla. Ojo a cómo la mítica mano negra que atenaza el destino de todos los vascos (y vascas, que diría Ibarretxe) hace acto de presencia. Como no podía ser de otra manera.
***
Lo que venimos hablando de las “causas solidarias”.
***
En breve se abrirá el tropela 2018, la competición ciclista más vertiginosa del mundo virtual. No olviden hacer su equipo en este juego sin ánimo de lucro que ya cumple 13 años de pasión ciclista al más puro estilo vasco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

60 comentarios en “El estado real del ciclismo (y VI): un deporte que honra a sus caídos (los suyos)

  1. Muy bien definido todo el aparato propagandístico británico, ese que tal y como ha venido al ciclismo se irá cuando se retiren Froome y Cavendish, o simplemente cuando la generación siguiente no responda a las expectativas. Ha sido desde 2011 una continua campaña publicitaria (que ha dejado cosas buenas, todo hay que decirlo), para crear la falsa idea de que el ciclismo, desde la llegada del sky, ha abandonado sus viejos patrones continentales, “católicos”, de mentira y engaño, para pasar a una nueva era dominada por el impoluto pedigrí británico.

     
  2. Lo de Olaberria es acojonante: “la ciclista guipuzcoana cree que la decisión del seleccionador, que considera discriminatoria POR RAZÓN DE SEXO y maternidad…” ¡Por razón de sexo!, cuando estamos hablando de una selección femenina

     
    • Hombre se sobreeentiende que alude a razonas intrínsecas de su sexo biológico, es decir, que la maternidad al darse en una mujer (por contraposición con la paternidad) le supone una discriminación que no se daría en el caso de ser un hombre(cuando un hombre tiene un hijo no se le insta a abandonar su carrera profesional).
      Yo creo que al tratarse de deporte profesional, el sumun de la competitividad, no se debería tratar como un caso de trabajo al uso, pero se entiende la queja y me parece bien que se estudie si existe ese agravio.

       
      • Dice que la discriminan por razón de sexo y maternidad. Ahí ya distingue ella misma, por lo que lo de “por razón de sexo” es una cosa absurda, ya que al ser la selección femenina la persona a la que llame el seleccionador será por fuerza una mujer

         
        • La discriminación no tiene porque ser un agravio con sus rivales para entrar a la selección sino por comparación a lo que pasaría si fuese hombre. Es decir la discriminan por ser mujer, porque si fuese paternidad no pasaría nada y la discriminan por ser madre respecto a sus rivales del mismo sexo. Siempre según su perspectiva claro.
          Lo entiendes ahora?

           
          • Pues el argumento no se sostiene, Diego. En “la discriminan por ser mujer, porque si fuese paternidad no pasaria nada” se mezcla su condición de mujer con la paternidad y no con la de ser hombre.

             
    • Cierto… yo, de hecho, aunque quede un poco de cortito, he releído porque pensaba… “me estoy perdiendo algo, seguro que es una selección mixta”.
      Tremendo. Y el artículo, aunque a veces Sergio me crispa, es tremendo :)

       
  3. La gran frase y que resume este deporte es: ” que el ciclismo tiene problemas para distinguir a los que lo ennoblecen de los que lo manchan”. Jamás entenderé la admiración por sucios tramposos como Pantani o el Chava.
    Riccó o Landis podrían haber sido como ellos, pero nacieron 10 años tarde

     
  4. Va a ser mas reconocido Voeckler que Pingeon.
    Hace poco leí un libro sobre anecdotas del Tour. Del Tour de 1967 cuanta lo de Simpson, Pingeon lo nombra de resbalon

     
      • Hace poco intenté leer “En París se han vuelto locos”, de Jon Rivas, y me fue imposible. Es una interminable sucesión de minicapítulos de 2-3 páginas contando algún chascarrillo o anécdota irrelevante, saltando entre épocas, carreras y protagonistas sin ningún orden aparente, y que cuenta muy poco o nada sobre la historia del Tour de Francia o del ciclismo en general. En serio, me cuesta creer que alguien se haya molestado en editar esa cosa horrible. ¡Al menos no pagué por leerlo!

         
        • Pues ese no es de lo malos-malos. Quizás el momento más patético es cuando nos cuenta sus recuerdos infantiles de ver la Vuelta en Bilbao, por lo demás esta por encima de la media.

           
  5. No sois justos con Tom Simpson. No lo sois. Murió una tarde de julio debido al abuso de anfetaminas, al calor y al sobreesfuerzo. Anfetaminas habrían tomado seguramente más de la cuarta parte de los ciclistas que salieron ese día de Marsella . ¿Alcohol? En un día de terrible calor de Julio como el de ese día era como para beberse el agua de los floreros y todos sabemos qué pasaba cuando se paraba en los bares y ¿sobresfuerzo? es algo que forma parte de todos los recorridos del Tour.
    En 7 años se había hecho con el Tour de Flandes, Burdeos-Paris, Milán-San Remo, Campeonato del Mundo, Giro Lombardia, Paris-Niza y dos etapas de la Vuelta . Pero quería ganar el Tour. En la más valverdiana de las ideas, a pesar de parecer más un ciclista para clásicas, o quizás por eso, quería ganar el Tour y puso todo lo que tenía a su alcance para conseguirlo. Fue víctima de esto. No parece, como argumentáis, que ofreciera su vida para manchar la historia del ciclismo.
    El ciclismo ya estaba manchado y está manchado. Su principal competición, el Tour, nació con unas dimensiones de recorrido, esfuerzo y exigencia que exceden la limitación humana. ¿Os extrañáis que no haya habido más muertes súbitas a lo largo de la historia del Tour? Yo sí. Es más. Creo que desde que tuvo lugar la muerte de Tom Simpson se desarrolló más la medicina deportiva permitiendo a muchos drogarse de una manera más sana. Porque claro, no se puede diseñar algo así y pretender de que, en modo competición y nivel profesional, el ganador esté 100% limpio. Si el ciclismo no ha cambiado ¿cómo os puede extrañar que en su historia haya habido sucesos como el de Simpson, Pantani, Armstrong, Landis, etc. que no son más que la parte visible del uso del dopaje? A veces ganan, a veces pierden y otras veces mueren. Sobre la bicicleta o mucho antes de lo que de manera natural les correspondiera.
    Por eso no me arrepiento de que cuando por segunda vez ascendí el Mont Ventoux , al llegar a la altura del monolito levantado en su recuerdo me puse la mano en el pecho y en un respetuoso silencio giré la cabeza hacia el norte. Lo hubiera hecho también la primera vez pero cuando llegué a esa altura mis constantes vitales no eran mucho mejores que las que Tom Simpson llevaba cuando iba dando tumbos aquel 13 Julio. Descanse en paz.

    “El que sube al Mont Ventoux no está loco; el que repite sí”. Proverbio provenzal.

     
    • Pues fíjate que yo pienso que cualquier cicloturista preparado (los que van a las marchas), son capaces de completar el recorrido del Tour o Vuelta, o Giro. Eso sí, hay que ser un heredero de Simpson, Chava o Pantani para alcanzar las medias que se están logrando en estas carreras.

       
    • El problema no es drogarse para “aguantar” (eso vale para Kimmage, por ejemplo), sino en drogarse para ser mejor que el resto, drogarse por ambición desmedida. Armstrong no se drogaba porque el Tour le pareciese demasiado duro, sino para superar a sus rivales.

       
    • En el segundo párrafo parecía que ibas a currarte un paralelismo con Valverde que resultaba interesante, pero no. Has cerrado con una anécdota al más puro estilo folklorica.

       
      • Por lo visto todavia hay gente que se cree que se dopan para poder acabar las vueltas. Se dopan por ganar, por poder hacer mas rapido que nadie las etapas, ….; hay tienes el ejemplo de los 100 metros lisos, una de las pruebas de atletismo con mayores escandalos de dopaje; ¿tambien hay se dopan para poder acabar la prueba?

         
    • “permitiendo a muchos drogarse de una manera más sana”…terrible frase que define la catadura moral de quien la escribe.

       
  6. Gracias por acercar una época de la que no conozco nada. Según lo que veo aquello era peor que hoy en día, pero no hay que complacerse porque la cultura de la trampa impregna todavía las carreteras.

    Sin ir más lejos creo que hay un ruso que ha vuelto de sanción y ganó una carrera continental.

    Y Froome disputando carreras, en un segundo plano, porque no hace falta, sus gregarios se bastan para ganar las etapas a pares. De la Cruz, Poels, Thomas o Kwiatkoski, da igual.

    No sé si son los británicos o lo anglosajón en general los que entraron en el ciclismo como un elefante en una cacharrería. En EEUU con Armstrong se vivió el auge y caída del tejano.Hoy ese testigo a pasado a los británicos con el entramado SKY-Cookson-Brailsford. Todos quieren reinventar el ciclismo, con marginal gains, salbutamol, TUES o lo que haga falta.

     
  7. Bueno, Fabio Parra diciendo algo que yo, medio en serio medio en broma, siempre he dicho: que el campeón del Tour 88 fue él, ya que Perico dio positivo y Rooks tb.
    Lo mismo vale para la Vuelta 89.
    https://as.com/ciclismo/2018/02/20/mas_ciclismo/1519083456_005738.html

    No sé si Parra se chutó, aunque desde luego, su estilo sugería cualquier cosa menos laboratorio: puro golpe de riñón, casi botando sobre la bici, balanceando su chepa a los lados, poca ortodoxia… a mi me gustaba mucho y me parecía un pedazo de ciclista. También le veía muy pánfilo, como que le levantaron la cartera y se rieron en su jeta los españoles, holandeses, franceses… No entró en los pactos-pasteleos de principios-mediados de los 80 que cuenta Fignon, promovidos por un Hinault que no se fiaba un pelo de los escarabajos, básicamente Lucho Herrera, a los que (siempre según Fignon) se les dejaba ganar las etapas estelares de montaña a cambio de que atacaran en el último puerto, no antes y así no machacar al pelotón ni lograr grandes diferencias.

    Le das caña a Alberto Fdez, que EPD y citas a Caritoux… dos ciclistas que me encantan y me recuerdan tiempos mejores. Qué Vuelta… Caritoux sacándole 32 segundos, luego 14, luego 6… y aguantó.
    “Alberto” venía de hacer 3ª en Giro y Vuelta y en el 83, con 29 años, muchos pensaron que era su gran oportunidad, que igual no se presentaba nunca más. Y, al revés, si hubiera ganado esa Vuelta, parecía llamado a un gran palmarés… nunca sabremos qué habría sido de su vida.

    Gracias por hacer artículos de este tipo.

     
  8. artículo muy interesante y profundo para vindicar una figura completamente olvidada, muchas gracias Sergio, ya sé que no te gusta prodigarte mucho en estos artículos históricos, pero son los mejores.

     
  9. Esto te va a gustar, un ciclista muy “trending topic” te enseña como ir a una carera y bajarse al coche:

    De el se dijo que era el sucesor de..

     
  10. Otro clásico periquense: que se droguen un poco (cada uno lo que quiera o pueda)y el que se ponga «golosón», para casa.

     
  11. No es justo señalar a unos ciclistas de la Epo Golden Age como a Pantani y a otros no. Pantani era un desastre de persona a nivel emocional, inseguro, enfermo y era adicto a la cocaína y otras sustancias, le tocó vivir en la época del ciclismo que le tocó y no supo o pudo gestionarlo y desgraciadamente está muerto.

    Dicho esto, que no es poco, nadie le podrá quitar esa aura de héroe de las montañas, primero porque estaba dotado físicamente para escalar como nadie en el pelotón, su imagen era singular en el pelotón, su actitud atacante era inugualable en la base de los puertos, sus records de ascensión al el Alpe d’Huez. Estoy harto de tragarme etapas de alta montaña con 4-5000 m de desnivel en los que los favoritos se atacan a 2 km o a 500 m de la meta. Para atacar a pie del Alpe d’Huez se ha de estar loco o ser valiente…y Pantani mostro valentía.

    En la época que el corría casi todos usaban las mismas sustancias, y por mucho que cualquiera de nosotros nos doparamos con el programa más sofisticado del mundo jamás subiremos el Alpe d’Huez en menos de 38 minutos, jamás, ni entrenando toda la vida, ni con una bici de 3 kilos. Por supuesto que Pantani sin doparse tardaría más en subir el Alpe d’Huez pero si eliminas el factor dopaje de sus resultados, es evidente que era un superdotado cuando la carretera se inclinaba. A los aficionados les gusta ver proezas, salgan bien o mal, su ataque en el Mortirolo del 94, el ataque que hizo en el Galibier entre la niebla y la lluvia en el 98, sus 3 ataques a pie de puerto en el Alpe d’Huez, su resurgimiento en el Mont Ventoux del 2000, su duelo contra Armstrong en Courchevel…tmb a pie de puerto… busca un ciclista del pelotón que lo haya intentado tantas veces a un TODO o NADA…ya no quedan ciclistas de esos y por mucho que os moleste, Pantani es quién gracias a eso y cada puto 14 de febrero lo vais a tener en la sopa.

     
  12. Muy buen artículo; bueno, es la magnificencia del mundo anglosajón, si nos hemos dejado finalmente dominar en lo cultural (hollywood) político (Tatcher, Reagan) y deportivo, no es culpa de ellos, es nuestra. Si De Gaulle levantara la cabeza…

     
  13. fenomenal remate a una gran serie sobre el estado real del ciclismo. Lo de Leire Olaberria en fin… un amigo siempre dice “en el deporte, como en el encierro, la clave es saber cuando apartarse”.

    Ahora que te he hecho la pelota… ¿para cuando tendremos el maillot de esta temporada?

     
  14. Pois lo devias saber, en ciclismo lo segundo es sempre el mejor! Todavia hay por vezes los que ganham de muita sorte, porque la sorte sempre es precisa para vencer, pero por vezes só ela ganha e hay los tramposos que vencem e nadia les quita lá vitória, e desses quase nunca se diz que o segundo era o mejor, pero en las situações como descrives nomeadamente lá de poulidor, a todos les gusta ao segundo e esse sempre és el mejor, no lo consigo entender en un 80% de las situações, pero parece ser ele manual!

    Gracias por dares a conhecer una história que desconhecia e da qual vou querer saber mas, esta no tenia a rapha de propagandista como lo de Simpson, e por lástima no és lá única que le passa esto!

     

Leave a Reply to Bizikletero Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *