La victoria más bonita de la temporada

WallaysVictoriaCuando llega la fuga siempre es una buena noticia para el ciclismo, porque premia a alguien que ha atacado en vez de seguir en la mansedumbre del pelotón. Cuando esa fuga se ha producido en el primer kilómetro de una carrera de casi 240 km., la última gran cita del año, y ha sido 5 horas y media antes, el premio final se puede ver en múltiples facetas: el del ganador, el del aficionado al ciclismo y, especialmente, el del ciclismo en sí, este maltratado deporte que en días como el de ayer vive una de sus cumbres, en una de las mejores carreras del año, año tras año.

No corren buenos tiempos para la Paris-Tours. La carrera se cayó del World Tour hace unos años, a pesar de estar amparada por ASO, y su participación y relevancia han caído en picado. Baste decir que Cavendish sólo ha competido en la misma en 2011, pero esto dice más en demérito del decadente corredor británico que de la espléndida carrera francesa; o añadir que este año apenas han tomado la salida 160 corredores.

La puntilla la ha puesto el adelanto del Lombardía, desde la temporada pasada,  a la semana siguiente al Mundial: ya ahí fueron pocos -de los seis primeros en la cita de Ponferrada, solo acudió Valverde-, pero el panorama en Tours es de desolación. Desde que Freire ganase en 2010 llegando desde Australia y pasándose por el sobaco la diferencia horaria -y ya entonces la participación fue pésima-, la decadencia es brutal: ayer salieron como favoritos Demaré -que lleva 15 victorias esta temporada, ninguna World Tour- y Degenkolb, el vigente campeón, tras una temporada intensísima. No había nadie más.

Da igual: cuando en el ciclismo pones los elementos de distancia+intensidad sale un brillante espectáculo. Además, para todos los que pudieron gozar de la retransmisión por TeleDeporte, la brillante labor de narrador de Juan Carlos García fue un aliciente más: un prodigio de profesional, al tanto de las últimas novedades en el pelotón, identificando corredores al momento y despidiéndose con dolor de lo que era la última vez que se podía ver ciclismo en directo en el canal público especializado en deportes.

Cuando conectó la retransmisión, hacía 4 horas y 190 km. que se había ido la fuga del día, formada por Voeckler como corredor más destacado, y con Wallays, Van Melsen, Benedetti, Paillot, Gouault y Duval, corredores todos que ni un aficionado al ciclismo nivel experto podría citar ni elencar con su trayectoria, siquiera con sus nombres. Todos, absolutamente todos, representantes de equipos continental o aún más bajo.

Voeckler, toda la temporada en blanco y con 34 años, intentaba hacer un Virenque: la supuesta clásica llana y de resolución al sprint que es la Paris-Tour (y donde llega más veces la fuga que el pelotón) se resolvió en 2001 con victoria para el escalador francés, todo el día fugado y que, con ayuda de las motos, llegó a meta en solitario hace ahora trece años, mientras Freire ganaba el sprint del pelotón, y fue uno de los mejores sprints de su vida: porque por una vez disputó una plaza de honor.

Al corredor alsaciano le salió casi todo bien: consiguió llegar con la fuga a meta, y eso ya es meritorio, pero no consiguió la victoria. El ciclismo acaba premiando a los atacantes, y a Voeckler ya lo ha hecho en múltiples ocasiones y escenarios tras su mutación a partir de 2010, pero hay que estar satisfecho cuando lo has dado todo, has roto la jerarquía del pelotón, la tuya propia como corredor, y aún así no has logrado el premio final. Eso es lo que Voeckler no ha entendido, y por lo que siempre será un corredor más recordado por su actitud infantil que por su brillante filosofía atacante.

La fuga, atenazada por Voeckler -que subía arriba y abajo mirando fieramente a todos los integrantes, para que nadie se escaquease, o para dar rienda suelta a su tensión vital- colaboró muy bien y llegó a 30 km. del final con 2´ de ventaja, insuficiente para plantearse la victoria. Por detrás tiraban con fuerza Giant y FdJ, y empezó a pasar lo impredecible. Se pareció mucho a la situación vivida durante el último Tour en la fuga camino de Nimes, pero esta vez llegaron.

La lluvia convirtió el tramo final de la Paris-Tours, cuando se sale de las larguísimas rectas y se pasa a subir una serie de cotas menores entre urbanizaciones, en una pista de patinaje. Múltiples caídas -incluyendo una del corredor que iba en cabeza del pelotón en esos momentos, y donde nadie más se cayó, en algo casi milagroso- mermaron el ritmo del grupo y, especialmente, el número de gregarios de los dos grandes favoritos.

Inesperadamente, la fuga cobró brio. En las primeras cotas se quedaron los franceses, y a Voeckler solo lo acompañaban ya Wallays y Van Melsen, que no aguantó mucho más. En la subida a Beau Soleil -típico nombre de urbanización- Van Marcke atacó en el pelotón, de una manera tan violenta que solo pudieron seguirle los favoritos, incluyendo a Degenkolb pero no a Demare. El alemán pasó pronto al relevo, de una manera tan pasional como en 2011, y con el mismo resultado.

Como Van Marcke es un corredor que no corre para ganar, y ya se ha visto en múltiples ocasiones en las clásicas del norte, no tuvo reparos al dejar en twitter este comentario. No sabía ni que Voeckler y Wallays iban delante. Es un mulo, un animal de tiro, que solo sirve para trotar y saltar a destiempo, o para lanzar al sprint a Cancellara. El apodo de el nuevo Flecha le queda incluso grande, porque Flecha diría que no sabía que iban tres por delante. Y no se pierdan cómo se pone flores por lanzar un sprint para un top-10: efectivamente, Van Emdem acabó décimo. Un auténtico top-10 de un clásico corredor que corre para ese resultado, pero jamás para un top-1.

Sin embargo, nadie quería enlazar con Degenkolb a rueda. Su gregario Silkemdan lo intentó con otro corredor tras los aspavientos del alemán al resto de favoritos, cuando ya era evidente que no había colaboración y que los fugados seguían con un sólido margen. Voeckler, en el peligroso descenso de L´Epan, intentó sus últimas argucias para dejar colgado a Wallays -se abrió de manera teatral en una curva para cerrar el giro a su compañero, y después hacer un amago de ataque-, pero todo estaba decidido para el Boulevar du Grammont.

Ahí llegó la desigual pareja: uno de los corredores más conocidos del pelotón contra un auténtico desconocido del Topsport-Vlaanderen, cuyo mayor éxito a sus 25 años -cuatro de profesional- era haber ganado en 2010, y cuando todavía no era profesional, la Paris-Tours de aficionados. Un desconocido que era el doble de grande, y que había colaborado como el que más en la fuga, salvo el tramo final donde a Voeckler le podía su personaje  y la necesidad de llegar a meta así.

El sprint no tuvo color. Voeckler salió antes, y Wallays -que tiene apellido de cantón suizo- lo superó con facilidad, ofreciendo una celebración de victoria genuina, auténtica, sin gritos, sin dientes apretados con fiereza de animal: una auténtica demostración de ciclismo y de lo que supone ganar una carrera así de esa manera. Por detrás, el pelotón alcanzó al grupo de Degenkolb y el sprint fue para Debusschere del Lotto, con un top-ten de auténtica carrera de octava fila belga, dicho sea con todos los respetos.

Si ha sido así, es porque Demare no llegó al sprint. Ni Degenkolb, que quemó todas sus naves en el corte propiciado por Van Marcke y su espantosa visión de carrera, para nada disimulada. Si estos corredores desconocidos están en el top-ten es porque otros más afamados no quisieron entrar, o están de vacaciones en Maldivas, como Greipel: nunca ha ganado esta carrera, ni ninguna de su categoría equivalente. Son, por tanto, dignos de ese puesto, siquiera por ausencia de los demás. Igual que los fugados a primera hora de la mañana buscaron la victoria de esa manera que propone el ciclismo, y que es jugar al ataque.

WallaysDe ahí salió la espléndida victoria de Wallays. Para mí, una de las mejores carreras de la temporada por desarrollo y resolución. Lástima que vaya a ser recordada por el espantoso niñato malcriado que es Voeckler, que se negó a subir al podio. El speaker no salía de su asombro, mientras el cámara cerraba el plano sobre Wallays y Debusschere: el ganador tenía cara de incredulidad, y no sabía si celebrar la victoria. Lo hizo, y lo hizo con una sonrisa resplandenciente, de esas que tan rara vez se ven en el ciclismo.

A Voeckler lo han sancionado con 200 euros de multa y la perdida del premio en metálico por su brillante segundo puesto, obtenido con sus armas: las que tiene que usar un escalador en un recorrido así. Sin embargo, no fue suficiente para este prototipo de francés repelente, capaz de ensuciar uno de sus días más brillantes como corredor, y uno de los mejores de la temporada. Después lo intentaron maquillar diciendo que “llegó tarde”, y una foto en el podio con la gente de ASO, pero si alguien podía hacer una perrería así era Voeckler. De hecho, casi mejor que no salga en la foto del podio, y nos quedamos con Wallays y su espléndida victoria. Todos los sinsabores que da este deporte se compensan con tardes como la de ayer.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

49 comentarios en “La victoria más bonita de la temporada

  1. Lo peor es que no me sorprende que voecker haya hecho eso.

    Gran entrada sergio, me parecio brillante la narracion.

    Me parecen buenisimas tus uotimas entradas. Enhorabuena

     
  2. El final de la carrera fue muy bonito, en cuanto entraron por la zona de las urbanizaciones de alrededor de Tours se hizo muy difícil la persecución, y el ataque de Van Marcke hizo imposible la caza de los fugados porque nadie quería a colaborar con Degenkolb.

    Hubo un momento gracioso, un Giant se puso a tirar como un mulo del pelotón y el único que le siguió fue un BMC, el de Giant se dio cuenta y paró y el BMC intentó la persecución en solitario.

     
  3. Se me ha olvidado comentar que, en mi opinión, la caida de la Paris-Tours del World Tour se debe al plan de la UCI de darle relevancia al Tour de Pekin (aunque creo que este año celebra su última edición y el año que viene no se va a disputar), con el que coincide en fechas. Me imagino que la apuesta por el Tour de Pekin se ha debido a intereses económicos por parte de la UCI.

    A ver si con un poco de suerte, en caso de que no se celebre el Tour de Pekin el año que viene, podemos ver la Paris-Tours en la categoría World Tour con una mejor participación.

     
    • Ayer noche estuve viendo en Internet ambas carreras, la Tours y la etapa ganada por Gilbert en Pekín tras recortar varios kilómetros. No hay color. Donde se vio ciclismo de verdad fue en Francia. Disfruté también mucho viendo ciclismo de verdad.
      Lo primero que hice fue ver quién era el ganador, ver su palmarés, y me alegré elpr doble

       
      • Perdonad la mala redacción del comentario anterior. Lo realicé con el móvil mientras andaba por la calle. Casi me atropella un coche…
        Lo que quería decir es que entre la gimkana que ví en China (creo que quedó en 106 km) y la Paris-Tours, pues eso. Ya está todo dicho. Y empecé viendo la prueba pekinesa por nombre de participantes; creí que la Tours acabaría en un esprint tras unos últimos kilómetros de desgana generalizada por fín de temporada. Afortunadamente me equivoqué y me lo pasé bomba viendo la prueba francesa
        Lo de Voeckler, impresentable. Saludos

         
  4. Muy buen análisis de la carrera. Un apunte: del top 6 de Ponferrada junto con Valverde estuvieron en Lombardia Kwiatkowski y Gallopin (no hicieron gran carrera de acuerdo).
    Me alegro por la victoria de Wallays muy merecida por todo y por aguantar a Voeckler. Respecto a este un impresentable por no acudir al podio, tienes razón será recordado más por los gestos y todas las tonterias que hace que por lo echo como ciclista. Pienso que esa forma de hacer las cosas le ha granjeado más antipatías entre el público que simpatías.

     
    • Se me olvidaba, la celebración de Wallays me ha parecido muy buena y ojalá se vieran más así en nuestro querido deporte.

       
  5. Sólo vi los últimos 10 km, pero fueron bien emocionantes. Muy novato Voeckler en los 2 últimos quilómetros, la verdad es que al sprint no tuvo ninguna opción. Me gustó el movimiento de Demare para enlazar con el grupo de Degenkolb, aunque no entiendo como ninguno de los dos se metió en el sprint por el tercer lugar. Buena crónica, como siempre.

     
  6. Un placer como siempre. El ganador Jelle Wallays, ya fue tercero en el nacional de ruta de su país, uno de los más disputados, en 2011.

     
  7. De los 6 primeros en Ponferrada acudió tb Kwiatkowski, aunque sufrió un tirón, calambre o algo en el abductor y tuvo que parar a 10 de meta por ahí

     
  8. Muchas gracias por la narración. No sabía que el ciclismo también se despedía de Teledeporte. En fin, pues para los que no tenemos TV de pago ni parabólicas, se acabó el ver ciclismo en directo. Un razon más para seguirlo por aquí.

    Una pena que TdP no haya aprovechado más a Juan Carlos García.

     
    • Pero en qué época vives Garrote? Hoy en día en internet puedes seguir muchas más carreras de las que dan en canales de pago. Y sinceramente mejor que tdp es ver las retransmisiones en inglés y hacer un poco de oído. Para oir las bobadas que sueltan ..

      El post muy bueno, al nivel de la carrera. Creo que te ha faltado hacer más incapie en el último km de la carrera donde parece que Wallays es el veterano y Voeckler el nuevo. El primero mantiene la calma perfectamente y no se separa de la rueda del francés en ningún momento, espera pacientemente su momento y remata con muchísima clase. Demostró un gran nivel, me gustó su estilo.

       
      • No se, nunca me recreo mucho en la resolución de la carrera, eso es como de periodista deportivo (malo). En general, Wallays mantuvo un tono muy sobrio durante toda la prueba. Si ves la grabación, la perrada que le intenta hacer Voeckler en la curva esa que toma como un payaso hubiese sacado de las casillas a más de uno.

         
      • Exactamente en eso me fijé yo también. Al tontolnabo de Voeckler le puede su personaje, mientras que Wallays no se pone nervioso en ningún momento, consciente de la superioridad de su sprint. Reportarse es una cosa difícil de hacer por parte de alguien joven. Alegría por partida doble: por la victoria del chico y por la bofetada que fue la derrota para Voeckler

         
  9. La verdad es que las carreras francesas de un día o una semana suelen ser muy bonitas y emocionantes al final; por ejemplo Dunquerque, el nacional francés, Plouay y Paris-Tours que se les han escapado a los sprinters…

    Lo peor es que se pueda perder el poco ciclismo en abierto que queda en TV con Teledeporte, ya de por sí escaso. Lo mejor Juan Carlos García, me sorprendió lo rápido que identificó a algunos ciclistas.

     
  10. Acojonante el último kilómetro de juvenil de Voeckler. Primero le hace un gesto a Wallays con el pulgar señalando atrás, avisándole que si no tira los van a pillar. Como Wallays no le hace ni puto caso y en una actitud de manual juega a ver quien se pone nervioso antes, el veterano Voeckler se pone a tirar a bloque hasta los últimos 200m. Tenían margen para hacer un poco de surplace y en principio el menos veterano es el que se pone más nervioso. Pero Voeckler no le da ni la opción a pensar y le lanza el sprint a la perfección.

    Me imagino a Wallays a rueda de Voeckler pensando “no me puedo creer que esto vaya a ser tan fácil”

     
  11. Hola a l@s forer@s,

    Coincido con ustedes. Para mí también ha sido una de las mejores carreras del año, quizás junto con la de Talansky en Dauphiné.

    Me tiraba un poco para atrás la participación pero al final me animé a verla, y menos mal! porque fue un verdadero espectáculo, con una victoria que a todos nos alegró. Ganadores así conectan con el espectador de inmediato.

    Respecto a Voeckler… tiene mil defectos, a cada uno le molestará algo de su escéntrica personalidad. Lo de ayer es una mezcla de desprecio e infantilismo. No me gusta cuando eso pasa en el ciclismo, y menos ayer, con un sprint limpio tras fuga colaborativa. No obstante, y pese a que ayer hizo algo inadmisible, creo realmente que corredores como Voeckler hacen más bien que mal al ciclismo. Es un ciclista valiente que lo intenta siempre, alejado del modelo “calculadora” que se ve ultimamente. Yo recuerdo más de Voeckler en el Tour que ganó Evans que del propio ganador, por ejemplo.

    Como comentario fin de curso, creo que este año han habido victorias en grandes vueltas que han caído en manos de ciclistas que ilusionan a la gente y, en algunos casos, en corredores en los que el aficionado cree. Quintana, dignísimo ganador del Giro o Kwiatkowski en el mundial son corredores de futuro que cuentan con el cariño de la gente. Froome se va en blanco, y Contador ha ganado una vuelta a cambio de perder seguidores, porque todo lo que le ha rodeado esos meses postcaída no le ha acercado al aficionado imparcial.

    Un saludo a tod@s.

     
  12. Se te ve disfrutando en los últimos meses y se nota en tus posts.

    Esperando como agua de otoño tus clásicos posts de final de temporada de “qué fue de” y “atención especial para”, otro año que cae.

    Gracias como siempre a tu altruista dedicación, y también a la gente que comenta, ha sido un gustazo leer sobre el Mundial.

    Saludos, Germán.

     
  13. Increíble lo de Voeckler, no se puede ser tan infantil. Wallays es un corredor que ayer, por una conjunción de los astros (y su buen hacer, todo hay que decirlo) ha tocado lo que con toda seguridad va a ser su techo como ciclista profesional (y es más alto de lo que él se habría atrevido ni siquiera a imaginar). Le ha ganado en buena lid, colaborando y siendo más listo al final y el imbécil de Voeckler, que con su palmarés no le hace falta ganar la Paris-Tours aunque sin duda le habría gustado), le hace un desprecio enorme.

     
  14. Muy de acuerdo, fantástica carrera. No sé por qué, pero los obvios problemas de participación no se traducen en esa sensación de carrera venida a menos. Esos fantásticos últimos kilómetros de recorrido, que aparentemente no tienen nada especial (la entrada a través los suburbios a una ciudad de provincia, por dios), pero en los que la combinación de kilometraje previo, repechos, carretera estrecha, falta de pinganillo y larga recta final dan muchísimo juego.

    Por cierto, también muy buena edición de la Binche–Chimay–Binche (la tenéis en eurosport player), con algún denominador común respecto a la París-Tours: la clásica pero siempre graciosa torpeza táctica de BMC, y las dificultades que tiene (y va a tener) Degenkolb en ese salto a verdadero ganador de clásicas. Las piernas para el fondo, los repechos o el adoquín las tiene, pero cualquier escenario que no sea un sprint lanzado le descoloca muchísimo.

     
  15. Yo creo que al “payasete” de Voeckler no le quedaba otra opción. Cuando daban relevos se veía que los de Wallays eran mucho más poderosos y el francés se intuía más débil para el final.

    Para mi la mejor etapa o carrera fue la de Dauphine con Alberto Mentidor persiguiendo por detrás. Por no sé qué cusas Alberto Mentidor suele estar en algunas de las mejores carreras todos los años. Puede ser a veces por su “querer y no poder” en donde, pesando que era el que fue, lo da todo en la carretera y lucha hasta el último aliento, o por su simple “nada humano me derrota” cuando compra buen alpiste.

     
    • Sí, desde luego eso fue la mejor etapa, y lo es de muchos año. Yo solo digo que esta ha sido la más bonita de este año, igual que la de Van Summeren en Roubaix también fue muy bonita.

       
    • Alberto Contador suele estar en las mejores carreras porque es uno de los mejores ciclistas de todos los tiempos. Deal with it.

      Personalmente, una que me gustó mucho de él en este año fue la de la Tirreno-Adriático, donde ganó etapa y vuelta, dejando tirado a Kwiatowski, alcanzando a los fugados, llevándonos sin pedir relevo para cruzar en primer lugar la línea de meta.

       
  16. Muy bonita la carrera, para qué queremos a los mejores del protour si con corredores de “menos” entidad se realizan mejores carreras. Muy digna la retransmisión (en solitario) y esplendido el final. Fantásticos los últimos kms y la resolución final.
    Ni en sus peores pesadillas creo que Voeckler hubiese pensado que iba a perder el mano a mano. Me gustaría saber que dice la prensa francesa de su niño mimado. Menuda verguenza para sus equipo, para su patrocinador, para sus paisanos y para el ciclismo.Tremenda la falta de respeto. Pero no se como no me sorprende eso de este corredor.

    Muy “arreglao” que te ha quedao el post Sergio. Una delicia leerlo. Un oasis en el desierto de este finde de selección de fútbol F1 y motos.

     
  17. Sí que está siendo un placer leer las últimas entradas. Lástima que la temporada llegue a su fin. Y ha habido sin duda justicia poética en esa derrota de Voeckler.

    Por cierto, ¿alguien ha leído el texto de Arribas en El País sobre el proyecto de Pitsiladis para bajar de dos horas en la maratón?: http://deportes.elpais.com/deportes/2014/10/12/actualidad/1413143454_779579.html
    Este experto (director del Centro de Deporte, Ejercicio y Medicina de la Universidad de Brighton, Reino Unido) busca financiación, y a lo grande, para conseguirlo. Cita como modelo el ejemplo del equipo Sky, con sus 15 millones de euros anuales de presupuesto. Lo curioso es que colabora además con la Agencia Mundial Antidopaje. Pobres maratonianos.

     
    • El artículo sobre bajar de las 2 horas en maratón pone un poco los pelos de punta de ver mezclados en un mismo párrafo a gente tan mítica como Gebrselassie con otra mas “gris” como Mo Farah o Gallen Rupp.

      Y para colmo Pitsiladis colabora con la Agencia de Mundial contra el dopaje. Blanco y en botella….

       
  18. Da gusto leerte majo, buena cronica para una gran carrera, no hace falta muros imposibles (Donosti no me gusto y tampoco el cambio de Lombardia), me perdi a Juan Carlos , lo vi por Eurosport, ciclismo de el último maricón, pena de Voeckler ,mira que me había ganando,hasta en el Tour hable con el mientras bajabamos Hautacam enrollado en toallas,tienes razón , se le recordará más por lo extra que por lo deportivo, venga que llegue pronto el proximo año.

     
  19. Yo ayer disfrute como un enano del ciclismo. Me alegra que ganara Jelle Wallays. Lo de Voeckler no tiene nombre. Hace falta ser sinvergüenza y mal deportista para dejar plantado en el podio a alguien que ha hecho tantos o mas méritos que tu para ganar. Incluso en un día que te congracia con este deporte siempre tiene que haber gente que agüe la fiesta.
    Muy buena crónica, Sergio.

    PD. Mención a parte una de las caídas, causada por una moto. La verdad que este año en las carreras que he visto he observado bastantes molestias provocadas por los vehículos que acompañan las carreras. No se si por su masificación o por la ausencia de urbanidad. Se lo deben hacer mirar antes de que pase algo grave.

     
  20. Muy bonita carrera. Me quedo, como todos los años, con la pena de que se ha acabado la temporada. Pero bueno, al menos ha acabado con un espectáculo muy entretenido y un post a la altura.

    En otro orden de cosas: buscando sobre temas que no tienen nada que ver con el ciclismo, he encontrado esta web, http://www.iusport.es . No sé si habrá aparecido por aquí alguna vez. Es una web de derecho deportivo, sin más. Todavía no la he analizado de arriba a abajo, pero los tres o cuatro artículos que hablan sobre el caso Contador me han parecido más serios que cualquier otra referencia que haya leído hasta ahora sobre ese tema en medios más o menos habituales. No es mucho decir, pero vaya, por si a alguien le puede parecer útil o entretenida la web, ahí la dejo.

     
  21. Mucha gente defiende la basura de Mundial de 2011 con el argumento de que los hombres rapidos tambien tienen que tener sus oportunidades, pero se presenta un clasica que les va bien y no participa ni dios. Si bien para ganar esta carrera el equipo tiene que ponerse las pilas y hay que poder subir algo mas que un bordillo.

     
  22. Buenas noches,

    Este Voeckler creo que tiene el cerebro alquilado, como una furgoneta de su sponsor, que tio! y Wallays que temple, anda que se puso nervioso! me gustó mucho el chaval, y el otro no aparece en el podio, ahora ya entiendo la historia de su padre: que se fué a por tabaco en un barco, y no lo vió más, vaya mendrugo!!!
    Eso Voeckler no lo hace si gana un corredor veterano, seguro que no.

    Saludos y gracias por tu trabajo.

     
  23. Muy buena entrada. Me uno a los comentarios acerca del nivel que tienen el blog en los últimos tiempos, creo que tus análisis han sido realmente acertados.
    Sólo me disgustó un poco el comentario de hace unos días acerca de los corredores jóvenes que están saliendo en Asturias, veremos si el tiempo te da la razón… ojalá que no.

     
  24. ¿En las carreras que no son World Tour se corre sin pinganillos, no es así? Aunque quede muy Probenecid mi comentario, la ausencia de pinganillos puede explicar muchas cosas. Por ejemplo la debilidad de Fdj y Giant para pillar a los escapados, faltos de las referencias habituales. También los extraños movimientos de los Giant y BMC en el grupo perseguidor (Sinkeldam se queda, y cuando conecta se marcha escapado con un BMC, tirando de él como un bestia, cuando los dos podrían haber intentado tirar para sus líderes, Degenkolb y Van Avermaet).

    Wallays hizo unos últimos kilómetros de auténtico veterano. Y la actitud de novato de Voeckler creo que se debe, dado el personaje, más a una mezcla de autosuficiencia y desprecio al rival que a falta de luces. Por cierto, en el sprint del grupo se vió a los mismos protagonistas que en el campeonato belga: Jens Debusschere y Roy Jans.

     
  25. Te dará igual la opinión de uno más, pero igual que decía que me gustaba tu forma de escribir, cuanto más te leo más me doy cuenta de que no tienes ni idea de lo que es ir en bici, casi me meo de risa al ver lo que dices de la curva de Voeckler, que “se abrió teatralmente y luego le cerró” dice… madre mía… y luego está lo de la edición de Virenque: como Freire -que por lo visto es tu ojito derecho- dijo que, como iba el pelotón, era imposible no pillarlo, que seguro que le ayudaron las motos, entonces es verdad; repasa el vídeo si tienes ocasión y verás que el figura español se pasó tres pueblos, ¿acaso tenía tele portatil en el manillar? (recuerdo que esas declaraciones las hizo sobre la marcha nada más acabar).
    En fin, no dejo de admitir que tu forma de escribir me parece entretenida, de hecho, he leido varios posts y son interesantes, pero vamos creo que hay que tener algo más de idea de lo que es ir en pelotón, en carrera, para entender realmente lo que es el ciclismo, a no ser que lo único que se pretenda es verlo y disfrutarlo, que no es tu caso, ya que te dedicas a criticar a todo lo que se menea. Pero bueno, el blog es tuyo y nosotros somos libres de leerlo si queremos. Un saludo

     

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *