La Gante-Wevelgem más rápida de la historia

La Gante-Wevelgem más rápida de la historia

Ha sido otra Gante-Wevelgem loca, como cuando viento el sopla. Esta vez no fue en el tramo de circuito en torno al Kemmelberg, sino en los primeros 100 km. al lado de la costa del mar del norte: se formó un gran grupo delantero con corredores muy potentes que llegaron a estar 180 km. en fuga, una salvajada en este tipo de pruebas y con estos grandes nombres.

El primero de ellos, Peter Sagan. El rey de la carrera -tres victorias, otras tantas veces en el podio- dijo en meta que no era ninguna táctica preconcebida: cuando el viento sopla así, tienes que decidir estar delante o detrás. Optó por la primera solución y hay poco que reprochar al corredor. Su valentía y su peligrosidad explican gran parte de lo sucedido en el resto de la carrera.

Lo que no se explica es que la descomunal media alcanzada. 46´27 km/h, la edición más rápida de una carrera que solo en épocas recientes ha alcanzado los 250 km.… Leer más

 

Schachmann a lo De Gendt

Al final está resultado una magnífica Volta a Cataluña, y una vez más lo es por la calidad de los corredores. Hoy, en una etapa que no ofrecía mayor atractivo sobre el papel, ha salido uno de los momentos ciclistas del año: la fuga del día ha llegado a meta y en los últimos 10 km. un corredor en solitario ha ganado la partida al pelotón. La maravilla ha venido a cargo de Schachmann, que ya fue al ataque en la primera etapa y también la segunda, y que todavía tenía fuerzas para la machada de hoy tras los dos días de montaña.

Se salía de la muy bonita Puigcerda y los organizadores hicieron pasar la carrera por Toses, para favorecer la formación de una fuga como la que se formó: cuatro corredores, los cuatro de nivel medio alto,  una jornada muy entretenida con final con gran premio, lo que no estaba en absoluto garantizado.… Leer más

 

Una Sanremo sin levantarse del sillín: metafóricamente y de verdad

Una Sanremo sin levantarse del sillín: metafóricamente y de verdad

Hace menos de un mes Julien Alaphilippe no tenía ninguna victoria en Italia. Ahora tiene cuatro, que son las mismas que las conseguidas en toda su vida deportiva por Valverde y Boonen (dos cada uno). El nuevo Bettini ha encontrado su nuevo paraíso particular y el mundo del ciclismo transalpino parece encantado con ese corredor de bolsillo, a tenor de las reacciones a su victoria en la Milan-Sanremo 2018.

¡Qué diferencia respecto a 2016 y el incontestable triunfo de Demaré! La primera vez en 20 años que un francés ganaba la carrera y todo fue encogimiento de hombros, críticas despediadas por parte del periodista estrella de Gazzetta, y altavoz contínuo a las invenciones de un par de ciclistas mediocres italianos sobre falsedades que ellos habrían hecho de haber tenido alguna vez opción de ganar la carrera.

Con Alaphilippe viene todo más rodado. Y viene así porque viene con el pack de un equipo muy conocido, de una nación histórica del ciclismo que ha vuelto -por qué había desaparecido saldrá veladamente en el post- y, la parte más importante, viene porque era el máximo favorito en la salida.… Leer más

 

Quick Step reactualiza y reorienta carreras deportivas

Quick Step reactualiza y reorienta carreras deportivas

El año pasado, dentro de su fabulosa temporada, el Quick Step ganó la mayor parte de las clásicas del norte, incluyendo por primera en vez en su longeva carrera algunas de las de asfalto. Solamente se escaparon de su zurrón las que se disputan en febrero y abren el calendario belga, algo que era casi tradicional: Boonen nunca ganó la Het Volk, y el último triunfo de la cuadra de Lefevre en la carrera se remontaba a Nick Nuyens en 2005.

Se comentaba mucho la supuesta debilidad del equipo ante la pérdida de Terpstra y Gaviria, y lo que ha pasado en el fin de semana de apertura del calendario belga -el fin de semana de apertura del ciclismo competitivo- es que Quick Step ha ganado tanto Het Volk como Kuurne-Bruselas-Kuurne, y no con dos corredores de casualidad ni  usando la estrategia de aplastamiento masivo del equipo.

Tanto Stybar como Jungels habían facturado un 2018 extremadamente decepcionante: el checo no había sumado ninguna victoria a la borrachera de más de setenta entorchados de su equipo, y el luxemburgués, a pesar de su increíble destello en Lieja, fracasó de manera muy notable en el Tour de Francia, su objetivo de la temporada.… Leer más

 

Sagan se rescata en París-Roubaix

Sagan se rescata en París-Roubaix

Por mucho que sus fans anden ahora henchidos, Sagan llegaba a la Roubaix 2018 no muy diferente de cómo llegó al Mundial 2015: en busca de un rescate tras una serie de prestaciones muy decepcionantes, porque a un corredor así solo le vale la victoria. De hecho, la victoria de ayer es solo la segunda de este temporada en el circuito europeo, muy lejos de sus cifras habituales, reflejo de su pérdida de confianza en el sprint, y de tácticas más que discutibles en Sanremo o Flandes.

Ganó Sagan, y lo hizo con un movimiento brillante a 53 km. de meta, riéndose del poderío del Quick Step, que previamente había mandado al ataque a Gilbert -al paso de Aremberg, en compañía del talento Teunissen- y también a Stybar, ambos incapaces de enlazar con la poderosa y esperanzadora fuga del día, en uno de los pocos días en que el ciclismo se libra de mafias y pactos y decreta el sálvase quien pueda desde la línea de salida.… Leer más

 

Van Avermaet convierte el ozono en adoquín

Van Avermaet convierte el ozono en adoquín

Ahora ya está claro. El domingo pasado, de no mediar la caída de Sagan que se lo llevó por delante junto a Naesen, Van Avermaet hubiese ganado el Tour de Flandes. Lo ha dejado muy claro hoy mismo, al imponerse de manera sobrehumana en la París-Roubaix, completando una primavera muy similar a la de Boonen en 2012: donde uno ganó la Het Volk el otro ganó Flandes, y los dos Harelbeke, Gante-Wevelgem y la joya de la corona llamada por algunos Infierno del Norte.

El Infierno del Norte ha sido Van Avermaet, para sus rivales y para el ciclismo. En una edición de Paris-Roubaix realmente prescindible por el circo montado en torno al adiós de Boonen, su compatriota belga ha hecho una aportación realmente importante al ciclismo que cambia: incluso yendo parado en la vuelta final al velódromo -cosas del drama-, ha conseguido batir el record de velocidad de la carrera, disputada a una increíble media de 45´204 km/h.… Leer más

 

Reaparece Kwiatkowski

Reaparece Kwiatkowski

El secreto de Strade Bianche, la ghymkana ideada por RCS sport en 2007 para copiar el éxito de la cicloturista L´Eroica, es que a los corredores profesionales les encanta disputar -un matiz muy importante respecto a participar- la carrera. Se la toman como una especie de aventura-desafío, seguramente porque tiene bastante de las primeras salidas en bicicleta, siempre por carreteras por donde no pasen muchos coches, y trazadas a la manera antigua: rampas imposibles al final de rectas, curvas de grados por encima de 180º y esa superficie sin pavimentar, que en principio era el mayor reclamo.

Un reclamo que, desde el principio, siempre se ha querido que se convirtiese en barro, no en vano los organizadores siempre han vendido eso de “El infierno del Sur” como copia de la París-Roubaix. Y, para una edición en la que les llueve, tampoco hubo tanto barro, por no decir que no hubo ninguno.… Leer más

 

A temporada pasada

cocodriloLlega uno de los momentos más esperados de la temporada, el del repaso a los señalados con mirada aviesa en el pasado mes de enero (conviene leer el post de entonces antes que este), cuando no se sabía nada de la temporada, pero ya se podían intuir los derroteros de cada uno. Tengo que decir que esta temporada, salvo Stybar, lo he clavado. El ciclista que no se quiera ver señalado de cara a 2017 puede enviarme un jamón, a modo de extorsión, a una dirección que le facilitaría en caso de estar interesado en no ser gafado.

Intxausti: un desastre sin paliativos. Un virus de esos de naturaleza intrínsecamente pérfida ha dejado en blanco todo su temporada. Apenas salió en la Vuelta a Polonia, para cerrar el pelotón un día sí y otro también. Son cosas que pasan, el problema es que le ha pasado lo mismo a otras incorporaciones del Sky.… Leer más

 

Gaviria, un sprint atómico en Montalto di Castro

Gaviria, un sprint atómico en Montalto di Castro

Antes Tirreno-Adriático tenía finales en encerrona, o en cuesta, y ahora tiene un recorrido donde la CRE es la etapa más decisiva antes de la única jornada de montaña; se ha pasado de una prueba para sprinters -que llegó a ganar gente como Petacchi, Pozzato o Freire- a otra para escaladores -Scarponi, Garzelli- y ahora no se sabe muy bien qué, aunque la ambicionan los mejores vueltómanos, al menos esos que, al revés de Froome y Quintana -de profesión, sus labores- están disputando.

La CRE fue para el BMC, campeón del mundo de la especialidad, que aprovechó para colocar de líder al magnífico corredor que es Oss, todo un homenaje a un corredor local y bastante estimado por la aficción. El equipo suizo saco 2″ a Etixx, aunque el mejor tiempo durante gran parte de la jornada fue para FdJ, que finalmente acabó tercero a 9″. El equipo francés tenía una competición particular con Euskaltel a ver quien hacía peores CRE y ahora, espoleados por la presencia de Pinot, han ganado su primera prueba en 20 años de patrocinio -en el Tour del Mediterráneo- y se permiten el lujo de este tiempazo en la CRE más larga de la temporada.… Leer más

 

¿Puede Matthews ganar la París-Niza?

¿Puede Matthews ganar la París-Niza?

No es muy normal que un corredor gane su primera carrera de la temporada, especialmente cuando esta ya es en marzo y en una prueba tan importante como la Paris-Niza. Menos aún que lo haga un corredor con marchamo de sprinter -aunque apunta a mucho, mucho más- como Michael Matthews, el fenómeno australiano de 25 años que debutó el año pasado en Sanremo con un fenomenal tercer puesto, igual que hizo su ídolo Freire en el año 2000.

Matthews ganó ayer el prólogo de París-Niza, casi 7 km. Es algo que jamás hizo el campeón de Torrelavega, igual que tampoco logró jamás domar el Cauberg de la manera que lo hizo el australiano el año pasado, capaz de aguantar a un Gilbert desatado en su terreno. Veremos donde acaba Matthews, pero su evolución apunta más a un Jalabert que a un Freire, con lo que eso supone.

No se puede decir otra cosa de alguien que ha ganado en su terreno a Dumoulin, y que ha metido considerable ventaja al resto de competidores no especialistas.… Leer más