Una atención especial para…

¡Ya está aquí! ¡Casi a final de enero! ¡La época que nos ha tocado vivir obliga a esto! El domingo empieza la temporada de ciclismo con el Trofeo Luis Puig -rebautizado para la ocasión de manera que agradaría a los alcaldes vacunados contra el Covid-19- y, aunque todos sabemos que no se van a disputar ni la mitad de las carreras anunciadas, aquí está un clásico de este blog, uno de esos que no necesita rebautizarse

Barceló: el corredor español tuvo problemas en la patata el día que la Vuelta llegaba a su pueblo. Se emocionó, y tal. Después tuvo un extraño asunto con que el seguro no quería pagar su operación. Ahora tiene todos los ojos encima para ver si es tan bueno como dicen (no lo es), o si se va convertir en un bailarín de jotas antes de los 30 años.

Bisseger: el talento suizo que brilla contra el crono, escala con los mejores -ganó una etapa en L´Ain en 2019- y se mueve de maravilla en carrera tuvo un 2020 un poco decepcionante.… Leer más

Mikel Landa mantiene su nivel

Impresionante lo del llavero, ¿verdad? Mucho hablar de la gorra, mucho hablar del maillot, pero el auténtico complemento ciclista es el llavero…sales a montar en bici (a “entrenar”, según los de los calcetines combinados), y lo que nunca te puedes olvidar son las llaves para volver a entrar en casa. O en el coche, que me consta que muchos de ustedes se montan en un vehículo con motor de explosión para después practicar la intermodalidad con la bici.

Es por eso que nada más ciclista que el llavero. Además, hecho de aluminio para que no se desvirtuen tus datos de potencia. ¡No vas a tener toda la tornillería de titanio para después ir con un llavero de hierro colado y la inscripción “Recuerdo de Santillana del Mar”! ¡No, hombre, no! Irás con el llavero oficial de ciclismo2005, con su nombre grabado a láser, y con forma de bici.

Por solo 44€ más gastos de envío te llevas el maillot, la braga para el cuello, los manguitos y el llavero.… Leer más

Miseria del ciclismo cántabro

Miseria del ciclismo cántabro

Con la caída de Cobo termina por cerrarse el círculo del ciclismo cántabro, abierto a mitad de la década pasada con la irrupción en el ciclismo del Saunier Duval. Era un equipo de nuevo cuño al que su director quiso darle una impronta regional con ese guiño a los corredores de la zona, en una acción parecida a la que Juan Fernández hizo con sus andaluces escaladores. Al final, lo que contaba era la impronta del otro tipo. La de siempre.

El primero en destacar fue Ventoso, uno de los pocos corredores de la historia del ciclismo que pueden decir que ganaron su primera carrera profesional. Fue la primera etapa del Tour de Qatar 2004, batiendo a gente como Boonen y McEwen, y con solo 22 años. Después fue evolucionado hacia un tipo de sprinter poderoso y que subía mucho, e incluso acabó cuarto en la Gante-Wevelgem 2007.

Fue su último año en Saunier.… Leer más