A través de Morbihan

El título del post recuerda una carrera a la que cercenaron el nombre. Continúa hoy en día, en medio del rico calendario francés. Nadie se interesa por ella. Los corredores franceses, y algún extranjero circunstancialmente en esos equipos.

Pocos conocían las carreteras de hoy. Hubiese sido más útil que la enésima visita a Tignes o al Tourmalet, cuya carretera no ha cambiado desde la última vez. Por supuesto, esto no justifica lo visto hoy. Tampoco la aborrecible actitud del pelotón. La de siempre. Después vienen los lamentos.

Morbihan es una de las regiones de Bretaña. De manera no casual, la etapa ha acabado en una ciudad que jamás había albergado la meta del Tour, carrera con cien años de historia. En la última vez que la Gran Carrera pasó por la región, se hizo parada y fonda en un pueblo recóndito por el simple hecho de que Lappartient es de ahí.… Leer más

Pagar por esto

No entiendo por qué una región o país paga un pastizal -a veces, hasta el 50% del presupuesto total- por albergar las primeras etapas de una gran vuelta. Rara vez se ve de manera espectular la zona, rara vez se ve espectáculo, y dudo muchísimo de ese retorno siempre estimado en “mil millones de espectadores de 180 países diferentes”.

Se está viviendo estos días en la bellísima región del Piamonte italiano que, no contenta con pagar por los tres primeros finales del Giro 2021, también albergará dos etapas en el final de la carrera. En total cinco etapas totales o parciales, una cuarta parte de la carrera. Una exageración, sin correspondencia alguna con la inversión que habrán hecho.

Vean si no el prólogo de ayer en la bellísima Turín. En las dos últimas horas de emisión no se mostró nada de las muchísimas bellezas que puede ofrecer la ciudad-capital, que se concentraron antes de las tres de la tarde, cuando la probabilidad de un espectador conectado para ver una crono eran bajísimas.… Leer más

Una vuelta pequeña con los ganadores de las tres grandes

Tras un año de ausencia que nadie ha extrañado, el lunes regresa la Vuelta al País Vasco. Con el Covid-19 ni se plantearon un aplazamiento: bajaron el portón, y hasta 2021. Es una carrera con serios problemas presupuestarios -de ahí el lamentable espectáculo de mendigar el dinero del Banco Sabadell hace unos años- y que vivía desde hace muchos años en un bucle de aburrimiento.

Cualquiera que haya visto la prueba lo puede corroborar. Un recorrido previsible, insulso, y la insistencia mezquina en situar la contrarreloj el último día, ahogando cualquier otra situación de carrera que no fuese aguantar entre segunditos hasta el último día. La propaganda local vendía, como no podía ser menos, lo de “se subirán 40 puertos” (cuestas, en su mayor parte) y la “altísima calidad de los participantes”.

Algo ha cambiado. Y para mejor, porque peor no se podía estar. En un giro copernicano, la crono pasa a disputarse el primer día y, aunque el último será la manoseada y soporífera subida a Arrate (un sitio donde el que mejor entra situado en la curva final gana, o se pega una ostia como El Babayu), por el medio queda lo que llamaríamos la carrera, que forzosamente será mejor porque habrá que recuperar el tiempo perdido del primer día.… Leer más

Una llegada para un llegador

Küng sigue empeñado en que tiene un sitio en este Tour y volvió a ir en fuga con otro gigantón, el venido a menos Theuns. Formaron un duo fugitivo de grandes rodadores, a los que el pelotón dejó un margen de 5´, pero que acabó devorando porque este año hay disputa en una clasificación secundaria.

No es la montaña, que vive su disputa más triste desde que ganase Charteau en 2010, y que obligó a una modificación de la competición, porque a Proudhomme le parecía que era indigno del mérito. Ahí está la estampa de Cosnefroy, el líder de la montaña que se cree Alaphilippe, y que es el primero en quedarse de la fuga robapuntos, y que no tiene a nadie que le dispute las migajas de los puertos de tercera y cuarta.

No es la de jóvenes, donde los dos primeros son el segundo y tercero de la general y, por tanto, están más preocupados del maillot amarillo que de una competición que se pensó para ciclistas jóvenes que estarían peleando en la moto 3 por acabar el 18º o el 21º a 45´del líder, y que resulta que han quemado muy rápido sus fases como ciclista.… Leer más