¿Qué harías TUE (IV)?: Cummings se sigue riendo

Verdad es que los campeonatos nacionales son siempre lo mismo: se disputan realmente el belga, el italiano y el francés, y el resto son pruebas con más o menos nivel, llegando incluso al choteo del español, un pierde-paga entre los Movistar, que sume a la prueba en la más burda irrelevancia, rayana en la personalidad del presidente federativo.

En España esta vez le tocó el palito largo a Jesús Herrada, el bueno y más joven de los hermanos conquenses, del que se espera mucho en el próximo Tour, y donde podrá lucir en pequeñito la bandera de su país, con lo grande que le gustaría llevarla. Ganó en Soria, la lógica continuación de su anterior nacional ganado en Bembibre, y poco más se puede decir de una prueba que no se emitió en directo, siguiendo la gran tradición de la RFEC.

Mucho más interés tuvo la prueba belga, con un precioso circuito por Amberes donde el talento Naesen consiguió ganar en un apretado sprint a Van Marcke, el Flecha local.… Leer más

 

A la Volta sólo le queda el futuro

A la Volta sólo le queda el futuro

No puede ser que una vuelta por etapas WorldTour reciba el maná de los últimos cuatro primeros del Tour de Francia, el segundo del último Giro, el ganador de la Vuelta y los ganadores de las dos últimas carreras de similar categoría y formato disputadas y todo se acabe decidiendo por un ataque de peseta en el último km. de la segunda etapa. De siete programadas, tres de las cuales han ido a parar al mismo sprinter. Como en los tiempos en que Cipollini y Petacchi engordaban su palmarés en Volta y Setmana.

El recorrido de la Volta ha fallado de cabo a rabo, y no ha proporcionado ninguna emoción ni disputa por la general, a pesar de la exigua diferencia final (apenas 4″, que emparentan con la que separó a Escartín de Casero en la edición de 1997): por culpa de este recorrido se ha malbaratado la excelente participación de salida -al menos de corredores para la general, otra cosa es los sprinters-, que seguramente no se volverá a reunir en cuanto a cantidad y calidad en un buen montón de años.… Leer más

 

Demasiado ciclismo para tan poco país

¿Otro caso de vidas paralelas? Ojalá fuese así, pero en esta ocasión la primera premisa, la de la vida, está en entredicho. Mientras el domingo Frank Schleck conseguía el mayor éxito de su vida deportiva, su compatriota, ex-compañero de equipo y ex- amigo Kim Kirchen estaba en coma inducido tras haber sufrido un colapso en la habitación del hotel donde descansaba, tras haber disputado ambos la etapa del viernes en la Vuelta a Suiza.

El mayor de los Schleck consiguió, contra todo pronóstico, ganar la general de una vuelta por etapas defendiendo su ventaja en la última crono, especialidad donde dice haber mejorado mucho a pesar de sus 30 años de edad. Antes de la crono de 27 kms. era 4º en la general a 38″ del liderato, pero tras desplomarse los tres corredores que le precedían, consiguió la general por 12″ sobre Armstrong y 17″ sobre su compañero Fuglsang, que estaban en los puestos 7º y 9º a 55″ y 1´17″ del liderato.… Leer más

Exhibición de Gesink en los Alpes

Maravillosa etapa reina de la Vuelta a Suiza, que no ha defraudado las expectativas. 213 kms. y más de 4.700 metros de desnivel acumulado en un carrusel alpino con final en la pequeña localidad de La Punt, que ya había recibido la carrera en cinco ocasiones anteriores.

La primera fue en 1992, con victoria de Eric Boyer. En 1995 Tonkov le endosó la belleza de 1´52″ a Zulle, hasta entonces líder de la carrera y que tuvo que esperar hasta 2002 y ya enrolado en el Coast para ser profeta en su tierra. En el año 2000 fue el turno de Garzelli, que venía de ganar el Giro y que se impuso al sprint a otros cuatro compatriotas muy de su época y de una etapa de montaña (Simoni, Bartoli, Belli y Frigo; han leído bien, Bartoli). En 2003 Casagrande sacó 39″ a Vinokourov, que ganaría la Vuelta, mientras el italiano celebraba su triunfo sacando la lengua.… Leer más

Protagonistas, ritmo y meteorología de clásica

ChavanelescapadoHacía un día de perros, con lluvia en todos los 178 kms. que separan Orval de Vichy. El pueblo de infausto recuerdo no suele ser meta habitual de pruebas ciclistas, quizás para que los comentaristas o el simple espectador no recuerde la vergüenza del gobierno títere, de ese Estado Francés que, al igual que otros que se refugiaron en Burgos o Saló, se creía contenedor de las esencias de la nación.

A 50 kms. para meta el Rabobank tomó el mando y, en un abanico, la cabeza del pelotón se quedó en veinte corredores. Contador por detrás y sin compañeros, y sólo fue reintegrado por ayuda de Moreau. También besó el suelo, sin consecuencias. Otra ráfaga de aire y se conformó, con 40 kms. para meta, el grupo que ven en la imagen, en clásica formación de viento lateral: Burghardt del Columbia; Auge del Cofidis; Roelandts del Silence; dos Quick Step (Chavanel y Seeldrayers) y tres Rabobank (Flecha, Gárate y Langeveld).… Leer más

 

C.S.C

SastreRiisGuiñolymaestroLo de menos son las siglas. Carlos Sastre ha ganado el Tour de Francia. Un corredor con cuatro victorias de profesional consigue un 25% más en una mes de julio prodigioso, resumido en: cronoescalada oficiosa a Alpe d´Huez, igual a victoria final en el Tour. Con lo fácil que es el ciclismo, no me explico como el escalador abulense ha conseguido lo que otros corredores más preparados soñaron y nunca consiguieron.

En fin, todo parabienes. De todos los epítetos que siempre han acompañado la carrera de este paisano de Arroyo -descalificado en 1982 de su Vuelta-, el Chaba o Mancebo, aquí el que escribe se traga ya, con el contorno que sea necesario -apuesto por lo el mismo menú que Divine- el calificativo de mediocre. Alguien que gana el Tour de Francia no puede ser mediocre. Es más: es un superdotado. La pena es que haya tenido que esperar hasta los 33 años, edad zoeetmelkiniana para dar el gran golpe sobre la mesa.… Leer más

 

Freire, atrapado por la pinza del T-Mobile en Gante-Wevelgem

FreireGante07 Ayer Oscar Freire iba sin cadena hasta el último km. Como en todas las otras grandes ocasiones, había estado en todos los ataques y movimientos que habían precedido a la creación del grupo de seis corredores que se iba a jugar la victoria final. Se corría la Gante-Wevelgem, una más de la más muchas carreras que se disputan en Bélgica y que jamás ha ganado ningún español.

Y este año había serias opciones, puesto que además de Freire también viajaba en el grupo el rapídisimo y de piernas como columnas Francisco Ventoso. Sólo hacía falta un requisito: llegar en grupo. Sólo había un incoveniente: había dos corredores del mismo equipo. Marcus Burghardt, joven y con gran futuro, y Roger Hammond, el británico veteranísimo fichado por T-Mobile en uno de sus habituales trasvases con el Discovery Channel. Y todo salió mal. O bien, depende como se mire.

Salió mal en el sentido de que los T-Mobile jugaron muy bien las cartas y Freire, como el mismo reconoció con gran sinceridad en meta, se equivocó.… Leer más