Ganar perdiendo

Ganar perdiendo

Tras unos achaques de hace unas semanas -en donde todos los periodistas ya aprovecharon para dejar escrita su necrológica, noten la hora de publicación del tocho del buitre carroñero de Arribas, que ya veía a la parca encima desde el Tour-, hoy ha fallecido Raymond Poulidor, un ciclista que transciende el marco de este deporte y cuyo apellido ha pasado a formar parte del acervo popular de la cultura europea.

¿Suena demasiado transcendente? Pues no lo es. Ser un Poulidor se entiende en cualquier sitio, en otro de los muchos trasvases que el lenguaje del ciclismo ha hecho al idioma, especialmente en el campo de las metáforas. En este caso en concreto, sucede como pasaba no hace muchos años con los más grandes arquitectos: su apellido transcendía a la obra y se usaba para denominarla, al margen de su uso.

Es quizás el mayor honor que le puede pasar a alguien, porque ya sabe que el lenguaje es de todos y no de nadie.… Leer más

 

¿Habrá una era Bernal en el ciclismo?

Hace cinco años, con la espléndida victoria de Quintana en el Giro de Italia, me planteé la misma pregunta sobre la sensación de entonces. Había ganado la tercera grande en la que participaba, al primer intento en la carrera, y de manera autoritaria. Tenía 24 años y todo el futuro por delante.

Un lustro después, estamos ante el mismo dilema: ¿puede un escalador puro marcar una era en el ciclismo? No, nunca podrá, salvo que se vea beneficiado por los recorridos de los organizadores, porque quizás la mayor fortaleza de Bernal sea que es contemporáneo de la mejor generación de ciclistas franceses en tres décadas, con los que comparte las mismas características.

La temporada 2019 de la última sensación del ciclismo -un deporte que se ha abonado a la fábrica de fenómenos como churros- ha sido muy evidente: ha ganado las tres pruebas por etapas más difíciles del calendario, y siempre con las mismas armas.… Leer más

 

El auténtico lugar de Contador entre los grandes del ciclismo por etapas

Oficialmente, Alberto Contador ha dejado de ser ciclista. Podría haber alargado un poco más su carrera y optar al campeonato del mundo CRI de Bergen, ese que acabará en una subida muy exigente, tal y como habían diseñado los organizadores de Ponferrada 2014 para mayor lucimiento del ídolo de Pinto. Cuando la UCI tiró abajo ese plan -que prevía hacer expropiaciones de terrenos, entre otras salvajadas propias del Tercer Mundo-, Contador se quedó muy disgustado y ni siquiera fue al Mundial que se celebraba en su país, ese que supuestamente lo ha despedido con grandes muestras de afecto. No va a Bergen porque solo corre para ganar, dicen.

“Beteta con Contador”, “Fans de Villar del Río” o “Morcín te quiere” han sido algunas de las pancartas que se han visto a lo largo de la Vuelta, demostrando la poca memoria de nuestro país, y también las tragaderas con según quienes. Contador se retira con una única victoria en la temporada de su adiós (y en una etapa de 117 km.), y con el cariño de gran parte de la afición ciclista, porque ha encarnado los valores de un deporte que sigue teniendo un gran arraigo en nuestra sociedad -es, con diferencia, el deporte de masas en el que ha habido una presencia más constante y duradera de grandes protagonistas españoles a lo largo de su historia- y que, supuestamente, lo va a extrañar.… Leer más