Que empiece ya el quinto Tour de Froome

Con una semana de retraso respecto al calendario de los últimos años, este sábado comienza el Tour de Francia más previsible de los últimos tiempos. No contentos con el HORROR de edición 2017 de la carrera, los organizadores dejaron bien claras sus preferencias cuando anunciaron un recorrido con una única crono de 30 km el penúltimo día, y una CRE de 35 km. el tercer día.

Por un lado se enviaba el mensaje a Dumoulin -que en el momento en que se cerraba el recorrido del Tour había derrotado de manera muy contundente a Froome en el Mundial CRI- de que no iba a adaptar la carrera para que el Sky tuviese un rival de entidad, y por otro se enviaba el mensaje al equipo británico de que podían volver a dejar sentenciada la carrera -cogiendo el liderato, que rara vez pierden- ya en la primera semana, y después todos al chucuchú del trenecito.… Leer más

 

El Sky gana su sexto Dauphine en ocho años

ASO no ha aprendido nada de anteriores experimientos y planteó para este 2018 una edición del Dauphiné que no era reconocible ni para los más osados apóstoles del ciclismo, que en buena hoguera estén. Tras la bochornosa edición 2014 de la París-Niza -no en vano ganada por Betancur-, el que en un tiempo no muy lejano fue conocido como el pequeño Tour pasa a formar parte de las carreras con asterisco, como la París-Roubaix del asfalto en 1965, o la Vuelta 2013.

Se puede decir, y sin equivocarse un ápice, que la carrera quedó sentenciada con la CRE. Fueron nada menos que 35 km. -por comparar: más larga que las CRI del Giro o el Tour de este año- totalmente llanos, un regalo para un equipo como el Sky, de siempre mimado por ASO en los recorridos. Así se pudo presentar en la salida con el equipo B, consistente en rodadores como Castroviejo, Moscon, Kwiatkowski o Hart, que en caso de dudas también pueden subir, aunque nunca al nivel de Poels o Henao.… Leer más

 

Una edición de Tirreno-Adriático para olvidar

Se puede decir que la Tirreno-Adriático, con su actual formato, ha vuelto a tocar fondo. Ya lo había hecho en fechas no muy lejanas con aquellas ediciones para sprinters, luego las ediciones para contrarrelojistas, y ahora se arrastra lastimosamente con las ediciones para escaladores: los dos triunfos de Quintana se lograron con un único ataque respectivamente, y hoy mismo Kwiatkowski ha ganado una edición soporífera donde ni siquiera los sprints, de siempre una de las características principales de la carrera, han merecido atención.

Movistar se dejó la carrera el primer día en la CRE. 50″ perdidos con el BMC y 41″ con el Sky, todo un anticipo de por donde puede ir la prueba de similares características en el próximo Tour de Francia. Por muy bueno que pueda ser Landa eso es muy difícil de remontar en una carrera con una única montaña, y tampoco es tan bueno porque ni siquiera logró entrar en el podio final.… Leer más

 

Demare vuelve a ganar en un día para los más fuertes

Ya avisé que no se podían menospreciar las primeras etapas de la París-Niza, que en tiempos recientes han dado un espectáculo a la altura de los mejores de la temporada, además de decidir la carrera. La primera etapa de la edición 2017 ha estado a ese nivel, dejando muy claro que donde esté una etapa llana así, que se quite cualquier prólogo y cualquier etapa con final en cuesta de cabras. Y gran parte de las etapas de montaña del ciclismo contemporáneo.

Apenas 150 km. en dos vueltas por el sur del Gran París, no lejos de Versalles, en un recorrido circular que hacía, por su propia definición, que el viento que era lateral pasase a ser frontal, de culo y del lado contrario, alternativamente, y era un viento fortísimo, al nivel de Gante-Wevelgem, con las farolas temblando y los espectadores con la capucha puesta. Cuando quedaban 90 km. a meta, y con la fuga del día a 6´, el Quick Step entró a relevar con FdJ, hasta entonces en cabeza del pelotón con el único fin de controlar para Demaré y un posible sprint.… Leer más

 

¡Ataque de Nairo Quintana!

¿Qué? ¿Repuestos del BODRIO de Tour de Francia 2016? Lo dudo: el horror de carrera vivido será difícil de olvidar, y quedará como referente para ediciones futuras. Sin tener en cuenta las ediciones dominadas por Michele Ferrari y su burro convertido en caballo de carreras, ha sido la peor edición de la carrera que se recuerda, con una inexistente competición por la victoria final y, lo que es peor aún, con una inexistente competición por las posiciones de prestigio.

La cronoescalada también fue decepcionante en grado extremo. Porque no era cronoescalada, era un híbrido donde los mejores tiempos rondaron los 33 km/h de media, y aún así gente como Aru (3º) o Bardet (5º) estuvieron muy delante. No tanto como Froome, que ganó con 21″ sobre Dumuoulin, un corredor sin mentiras aparentes en su discurso, y que reconoció que, aunque hubiese limado en alguna curva o descenso, jamás hubiese podido ganar al británico.… Leer más