El anterior Mundial noruego, cumbre del induranismo

Oslo1993Por aquel entonces, el Mundial todavía se disputaba a mitad de agosto. Fue la penúltima edición así, pero por el tiempo que hizo parece que se hubiese disputado en octubre, como pasó de 1995 hasta casi una década después, cuando las presiones de Italia -que veía que no volvía a ganar un Mundial nunca más- se adelantó un par de semanas hasta finales de septiembre.

Oslo había logrado la organización del evento en la reunión de la UCI durante el Mundial de 1990 en Utsomiya (Japón), y era la primera vez que la prueba arcoíris subía tan al norte. Desde los experimentos de los 70 (Mundial en Venezuela y Canada) hasta los de los 80 (en Reino Unido, EE.UU, Austria y este de Japón) la UCI se había cuidado de ir espaciando las citas exóticas, y por entonces Noruega lo era para el ciclismo.

El ciclismo entonces era un deporte eminentemente europeo y que jamás se disputaba por debajo de Holanda: había australianos, colombianos y estadounidenses, pero salvo Anderson, Herrera y LeMond, no ganaban nada. El plan de internacionalizar el ciclismo, que ya dura tres décadas con escasos resultados, había cobrado fuerza en la idea de llevar el Mundial a Noruega.

Era y es un país rico, tanto que al año siguiente organizaría los JJ.OO de invierno de Lillehammer, sin que su economía se resintiese. El clásico país que podría montar este tipo de cosas habitualmente, pero no lo hace porque no viven de la cultura del pelotazo deportivo, de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona o Almería o del Eurobasket con sede en Cáceres.

El resultado fue dispar. Con un circuito de 18 km. al que se daban 14 vueltas, y con su dificultad concentrada en la parte final con tres ascensiones urbanas no muy difíciles, la prueba quedó condicionada por el tremendo aguacero que azotó a los corredores durante las seis horas de la prueba, solo comparable en tiempos recientes al de Valkenbourg 1998 o Florencia 2013. Ninguna gran selección se movió, y todo consistió en una carrera de supervivencia entre las bajadas por autovías urbanas, tocando el freno al máximo para no caerse.

Había un único favorito en la salida, el italiano Maurizio Fondriest. Era un corredor elegante y con aptitudes, que se vio agraciado en 1988 con el maillot arcoíris a los 23 años, tras beneficiarse del derribo de Bauer a Criquielion. Desde entonces, jamás había podido cumplir las expectativas depositadas en él: ni el Panasonic holandés como líder, donde había recalado para aprender el oficio del Norte, ni en los sprints masivos, donde le faltaba velocidad para luchar con los mejores.

OFS_Lance_Armstrong_02_2608-e1505923710968-768x503[1]Entonces llegó la droga de las tres siglas, y Fondriest realizó una de las mejores temporadas que jamás haya tenido un ciclista. Enrolado en el Lampre, empezó 1993 ganando la Tirreno con tres etapas, siguió con la Sanremo, continuo con la Flecha Valona (y tercero en Lieja y cuarto en Amstel), tres de cuatro etapas y la general final del Trentino, octavo en el Giro (esos Giros asesinos con montaña de 250 km.), Midi Libre…

No era un burro, pero tampoco el caballo de carreras en el que lo habían convertido. Subía con los mejores -cuando antes jamás lo había hecho-, había mejorado su sprint y seguía siendo un rodador formidable, rol en el que acabaría su carrera, convertido en contrarrelojista. Lideraba la clasificación UCI y también la Copa del Mundo, que acabaría ganando.

Italia corría para él, y las tonterías que hizo Chiapucci en aquel Mundial -como en todos- eran de su propia cosecha, ansioso por obtener el enésimo podio en una carrera de prestigio, pero tendría que esperar un año más. La carrera iba maniatada para llegar al sprint con Fondriest, y la Italia de esos años podía hacer lo que quisiese, incluso permitirse el lujo de que el campeón de los dos últimos años abandonase a falta de una vuelta, cuando iba en el grupo principal, y sin dar ni una pedalada para ayudar. Cosas de Gianni Bugno.

Cuando se afrontaba la última vuelta, y con más de 250 km. recorridos, atacó un joven americano que ya había sorprendido semanas antes en el Tour, al ganar la etapa de Verdun al resolver de manera magnífica una fuga. Con 21 años, era el ganador más joven de etapa en el Tour en muchos años, y nadie supo ver que quería ganar la carrera. Ninguna de las selecciones presentes trabajó para neutralizarle, con lo que consiguió coronar junto a Maasen y el local Lauritzen, y hacer todo el descenso con margen suficiente para celebrar de manera rabiosa su triunfo.

El campeón del mundo más joven de la historia, nada menos, y solo cuatro años después desde el último Mundial de LeMond. Como el propio corredor reconoció en su bestseller de autoayuda y autobombo, fue la carrera que le cambió. Después vino el cáncer y Michele Ferrari, que lo cambiarían de otra manera, pero fue la carrera que le sacó de la parte baja del pelotón -el Motorola era un equipo de apaños, ganó montado en una bici Caloi de fabricación brasileña- para situarlo como una de las estrellas del pelotón, cumpliendo todo lo que los tópicos hacían esperar de un texano.

Era un Amstrong tan diferente que hasta resulta entrañable, acompañado de su madre -su posterior imagen creada insistiría mucho en lo de ser criado por una madre soltera y el “carácter” que eso da, según la psicología de cuatro duros- y dando palmadas en la espalda al embajador americano en Oslo, porque jamás había visto uno ni lo esperaba. Muchos años después, e incluso después de su outing ante Oprah Wilson, también reconocería que ganó esta carrera dopado con todo lo que tenía a su alcance, pero según él todavía sin EPO. Como para creerle.

No fue la única sorpresa de la carrera. La persecución la hizo, sin pedir ni un relevo, Miguel Indurain. El mejor ciclista español de la historia pudo alcanzar a Maasen y Lauritzen, pero no pudo llegar hasta Armstrong, que iba pedaleando pues…bueno, como Armstrong. A pesar de eso, en el sprint por la plata fue capaz de ganar a un grupo selecto con Ludwig -campeón del mundo amateur en 1988, un velocista-, Museeuw -que llegaría a ser el mejor corredor de clásicas de su generación, y uno de los mejores de la historia-, Fondriest, Tchmil -siempre que llovía estaba ahí-, Gianetti o Riis, que en Tour había probado la EPO y le había sentado fenomenal.

Fue el mejor sprint de Indurain -sacó dos bicicletas de ventaja-, que tampoco es que tenga muchos. En el Giro 1992 hizo uno en Corvara Alta Badia para ser segundo de la etapa, y dejar tranquilos a los revoltosos italianos de ese año (Conti, Vona, Chiappucci), y el resto en Mundiales: en Stuttgart 1991 ante Bugno, Rooks y Mejía (tercero de cuatro), en Benidorm 1992 (sexto, Rominger fue cuarto) y el igualmente famoso de Duitama 1995, batiendo a Pantani, Virenque y Gianetti, siempre obsesionado con el Mundial desde que oliese medalla en 1988.

Era el mejor puesto jamás obtenido por un español en un Mundial, igualando el de Luciano Montero de la Antigüedad del ciclismo. Como en tantas otras cosas, Indurain abrió puertas en el ciclismo, y quitó tópicos malolientes sobre determinadas carreras y lo que se podía esperar de los españoles en ellas. 24 años después vuelve a haber un Mundial en Noruega y España no tiene grandes candidatos a la medalla, pero en el camino se han ganado cinco oros. El último hace trece años, eso sí. Y pasarán otros tantos hasta que se recupere la mentalidad de Indurain, y su capacidad de sufrir incluso bajo el aguacero y contra los mejores velocistas de su época.
***
Bergen Goldcar1Este infrecuente post sobre batallitas del pasado ha sido posible gracias al generoso apoyo de la empresa de alquiler de coches Goldcar, mecenas de este Mundial noruego disfrutado en directo, y a la que estoy sumamente agradecido.
***
Las dos pruebas en línea de hoy tampoco se han resuelto al sprint; en los juniors, ha ganado el superfavorito danés Johansson, que se ha permitido el lujo de dar la última vuelta en solitario. Plata y bronce para dos italianos. Como siempre en estos casos, es difícil saber que harán en profesionales, pero viendo sus nacionalidades no hay que esperar gran cosa. Dinamarca lleva produciendo desde hace años nombres y nombres, y todavía no ninguno que convenza.

En mujeres élite, la holandesa Chantal Blaak se ha aprovechado de su superselección para atacar en los últimos kms, y que sus compañeras superfavoritas (Van Vleuten y Van der Breggen) chafasen todos los planes de neutralizar. De no ser así, es probable que hubiese habido un sprint bastante grande. El día ha sido radiante, como se espera que sea mañana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

41 comentarios en “El anterior Mundial noruego, cumbre del induranismo

  1. Parece que haces las medallas en mundiales de Juan Fernández cuando dices que fue Indurain el que abrió la puerta. La gracia de ese mundial sería saber quién iba más bombado, si Armstrong o el navarro

     
  2. Mañana como no gane un belga que no sea Avermaet tapado como hicieron las holandesas por éste, habrá desenlace el sprint.

     
  3. Se agradece esta publicación poco frecuente.

    No se si soy solo yo, pero creo que mañana se verá la consolidación de “la era de El nuevo Indurain™”. Aunque no se si podría hablarse a nivel general de una “era holandesa” visto el fénomenal trabajo, a mi parecer, de las damas en la prueba elite.

    Un saludo.

     
  4. Me encanta la etiqueta “batallita”, y creo que no soy el único al que le gustaría verla más a menudo. Gracias, y disfruta de tu periplo nórdico :-)

     
  5. Me encantan estos artículos retrospectivos, Sergio. Muchas gracias por el esfuerzo y el ritmo de publicaciones.

    De vez en cuando me pongo el vídeo de YouTube con la retransmisión de TVE del mundial de 1993 con Pedro González. Sobre todo para disfrutar de ese sprint monumental de Indurain. Aunque el que me sigue poniendo de pie es el de Duitama, donde lo dió todo y celebró su plata y el oro de Olano como nunca le había visto. En el 93 enlazó su segundo doble Giro Tour consecutivo, y la plata mundialista, rozando la triple corona. Una auténtica barbaridad.

    Mañana que gane el mejor. A poder ser Sagan, algún belga o Dumoulin.

     
  6. Y si la memoria no me falla, ganó el sprint de ese Mundial 93 con la rueda delantera pinchada… Hubiera sido el tercer corredor en la historia en lograr la triple corona (Merckx y Roche).
    Lástima lo del 95 y la insubordinación de Olano. Indurain, sin embargo, estuvo mucho más a la altura que todos, como siempre. El de Duitama era suyo

     
    • El Mundial de Indurain era el de Agrigento, que acababa en cuesta. Pero le metieron, por intereses médicos, lo del Record de la Hora y….fíjate quien acabó ganando: Leblanc, Chiappucci, Virenque, a los que había fundido tres semanas antes en el Tour.

       
      • No puedo estar más de acuerdo, hubiera ganado esa carrera con una pierna y a lo grande. Aún recuerdo escuchar a mi padre lamentarse sobre el tremendo error que fue elegir el estúpido récord de la hora.

         
      • Sí, siempre me extrañó que no fuera a ese y que se volcara con el record de la hora. Con una bicicleta que “lo machacó” (maldita postura) y para algo que se esfumó casi en semanas: Rominger en un mes lo pulverizó dos veces, con el amigo Ferrari exultante, paseándose por el velódromo de Burdeos jejeje

         
      • Es verdad, nunca me había parado a pensar por qué Indurain no corrió el Mundial de Agrigento….. esa última cuesta hacía mucho daño después de tantos kilometros… creo que hubiera ganado Indurain….. también recuerdo que Italia tenía un equipazo (Fondriest, Chiappucci, Cassani, Ghirotto,Bugno?…. Pantani se quedó cortado en el peloton cuando se hizo la fuga..)..

         
      • No estoy de acuerdo. Lo que hubiera hecho Indurain en Agrigento es especulación, como podría haberlo ganarlo también podría caerse en la primera vuelta, nunca lo sabremos. El de Duitama es un hecho porque lo corrió y los que lo vimos recordamos que hubiera sido suyo si no fuera por que Olano fue más pillo. Por justicia es su mundial, claro que esto es ciclismo, no un tribunal.

         
        • Claro, todo es especulación, pero en el caso que apuntas, Indurain no se cayó nunca durante su reinado. Nunca, en ninguno de sus cinco años fabulosos

           
    • La “insubordinacion” de Olano creo que fue táctica (y muy acertada) de carrera. No parece que a Miguelon le sentara mal aquella resolución. Si es verdad que a algún corredor le sentó fatal (Escartin sobre todo) pero la carrera surgió así y por primera vez la selección española fue capaz de aprovecharlo.
      Por otra parte estos post sobre nuestros recuerdos son una maravilla porque al fin y al cabo cualquier tiempo pasado fue mejor

       
      • Por qué dices que a Escartín le sentó fatal? Hubo alguna declaración? Escartín jamás hubiera tenido opción alguna de ganar y Olano y él habían sido compañeros desde el año 92 en el Clas.

         
        • En algún sitio recuerdo leer que al final dijo que el había ido a Colombia para que ganara Induráin y no otro. Escartin y Olano compartían equipo y entrarían en juego egos,status dentro del Mapei y esas cosas

           
          • No sabía nada de esto pero, ¿no había sido en la vuelta inmediatamente anterior a Duitama cuando Juan Fernández no permitió participar a Escartín como represalia a su fichaje por Kelme?

            Lo mismo le molestaba que el arco iris fuese al Mapei

             
  7. Recuerdo haber leído en Ciclismo a fondo que el Amstrong de ese año participó en la Vuelta a Burgos, y al acabar las etapa se metía 80 kms o mas. Alguno ya advirtió que el americano “les podía levantar el mundial”.-

     
  8. Hasta donde yo sé, Caloi es un fabricante brasileño pero las bicis Caloi del equipo Motorola las fabricaba Eddy Merckx.

     
  9. Solamente comentar el equipazo que tienen Países Bajos en féminas…si es que los países con tradición y pasión por la bici deberían dominar este deporte verdad?… Que raro en masculino no ocurra así, como si hubiese elementos externos que adulterasen las competiciones

     
  10. ¿Quien es el que aparece tercero en la foto del podio del mundial 93?
    Gracias por adelantado y un saludo.
    P.D.: ¿Oprah Wilson?

     
  11. Pobre Indurain, nuestro inmaculado campeón corriendo entre dopados jajaja… Justo hace poco me decías que no hablabas de batallitas en el blog pero bienvenida sea la excepción porque te ha quedado un artículo bien interesante, como todo el seguimiento del Mundial. Con ganas de ver que pasa hoy… Todo apunta a Sagan u otros que a priori se adaptan mejor pero ¿Será Dumo capaz de dar la sorpresa y firmar la semana perfecta?

     
  12. Fondriest, Armstrong, Rijs… leemos aquí que todos prueban “la droga de las tres siglas”, que llegó con la década de los 90, y a todos parece sentarles fenomenal. Menos mal que, aunque toda la Galia esté ocupada, como en los libros de Astérix, una pequeña aldea, en este caso navarra, resiste al invasor. Los grandes años de Induráin fueron del 1991 a 1995, antes ni siquiera fue podio en una gran vuelta. Qué nobleza se vislumbraba ya en el campeón navarro. Si esos 7,5 litros de sangre que al parecer alojaba su poderoso sistema cardiocirculatorio se hubiesen beneficiado de la EPO, habría alcanzado un hematocrito pongamos que un 20% superior a la media, lo que multiplicado por 7.500 mililitros habría dado un alto nivel de transporte de oxígeno. O sea, de carburación vaya. Pero Miguelón está libre de toda sospecha. Pantani, Chava Jiménez, Virenque… esos sí, pero él, no por Dios, por favor. Qué raro que le supiese mal que le quitasen los tours a Armstrong. Parece un poco sospechoso todo eso.

     
  13. Hay que hablar con Goldcar para que te financie más viajes si eso va a suponer este ritmo/calidad de post.

    Para mí, que los inicios de los 90 me pillaron en pañales, leer sobre ciclismo de la época es una gozada auténtica. Sé, por lo que nos has dicho más de una vez, que no te va mucho hacer estas cosas, pero estaría muy bien que nos las regalases más a menudo.

    Creo que el mundial de Duitama es uno de mis primeros recuerdos ciclistas. Y en esa idealización que se suele tener de los recuerdos cuando eres pequeño, siempre quiero recordar que al día siguiente en mi barrio se hablaba mucho del aquel sprint de Induráin para ser plata.

    Lo dicho, gracias por este rato de lectura, Sergio.

    Un saludo a todos.

     
  14. Jajajaj esto me recuerda al “si las mujeres tuvieran más poder el mundo sería más pacífico”.
    Acaso ellas no tienen los mismos incentivos que los hombres para acudir a esos elementos externos? No recuerdas la ciclocrossista del motor?

     
  15. En momentos de zozobra nacional, hay que exaltar los símbolos patrios, siendo Nadal uno de sus mayores exponentes.
    Por eso nos estamos tragando en TDP (mejor TeleTenis) una reunión de amigos de la raqueta- Laver Cup, creo que la llaman – en lugar del mundial de Bergen.

     
    • Hola, y lo primero gracias Sergio por todas las entradas que has hecho para este mundial. Yo entendería que si Nadal se estuviese jugando un torneo de verdad, quitaran el Mundial. Pero por un torneo de exhibición es que no se entiende. Muchas gracias TDP, hoy has puesto un clavo más a la tapa del ataud del ciclismo.

       
    • Pues sí, en TDP dan preferencia a una pachanga de amiguetes enraquetados sobre el mundial de ciclismo. Es lo que hay, en un lado está Nadal y en el otro falta un Indurain/Contador que movilice a la masa.

       
  16. el mundial de Colombia es el que se le olvidó de mirar a Valverde en la previa del de Florencia. Ese dia Indurain demostró el porqué de su grandeza

     
  17. Un post muy interesante. Al hilo del libro de Paul Kinmagge “Una dura carrera” se agradecería, cuando tengas tiempo, un articulo sobre el tour que gano Steven Roche. Creo, en mi humilde opinion, que fue un punto de inflexión para los chavales de esa época, en lo que al ciclismo se refiere. La crono final en la que Pedro Delgado perdió el amarillo y ese tour, cambio la forma de ver el ciclismo, pasando en mi caso de ser un deporte esporádico a ser una afición, pese al gran disgusto que me lleve. Las derrotas a veces, también enganchan.

    Un saludo a todos y muchas gracias por el articulo y los comentarios

     
  18. Hombre Sergio, eso de que la persecución la hizo Induráin solo no es lo que podemos ver en las imágenes… La hizo él durante el resto de la subida, o como máximo un par de kilómetros, pero luego no se entendieron y nadie tiró durante los 6-7 km que quedarían a meta (de hecho es increíble que Italia, con tres corredores, no se organizara para dar caza).

    Un saludo, y como siempre muchas gracias por los posts.

     
  19. Ahora que lo mencionas, Luis Herrera anunció en una entrevista que padece cáncer de piel, el que para mí aún contando a Quintana es el mejor escalador colombiano de todos los tiempos.

     
  20. He aprovechado tu enlace para volver a ver aquel mundial. Que delicia es oír de nuevo la voz de Pedro González mostrando respeto y pasión por el ciclismo. Es verdad que vivió la época anterior a los grandes escándalos y no podemos saber como habría reaccionado ante ellos pero comparado con los de ahora gana de calle

     

Leave a Reply to Elbigas Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *