Hasta Bergen ha fracasado

Hasta Bergen ha fracasado

En un evento deportivo está la vertiente del espectáculo y también la del negocio. Sabemos perfectamente lo que sufren las grandes vueltas por etapas para sacar adelante este segundo aspecto, con la Vuelta rapiñando una salida de Nimes para compensar el presupuesto, o la reciente noticia de que el Giro 2018 saldrá de Israel, donde disputará las tres primeras etapas a un módico precio de 15 millones de euros -para un total de presupuesto de toda la carrera de 18 millones-.

El ciclismo, salvo en determinadas y reducidas regiones de Europa, no arrastra patrocinadores y flujos de dinero constante, y ni siquiera puede compensar por la vía de la venta de entradas, como hacen otros deportes mucho más minoritarios. El ciclismo es, en muchos casos, ruinoso, y ni siquiera el tremendo éxito de público del reciente Mundial de Bergen -se ha calculado que el domingo había 100.000 personas en el recorrido-, por no hablar de otros éxitos organizativos, ha cambiado esta tendencia.… Leer más

 

El anterior Mundial noruego, cumbre del induranismo

Oslo1993Por aquel entonces, el Mundial todavía se disputaba a mitad de agosto. Fue la penúltima edición así, pero por el tiempo que hizo parece que se hubiese disputado en octubre, como pasó de 1995 hasta casi una década después, cuando las presiones de Italia -que veía que no volvía a ganar un Mundial nunca más- se adelantó un par de semanas hasta finales de septiembre.

Oslo había logrado la organización del evento en la reunión de la UCI durante el Mundial de 1990 en Utsomiya (Japón), y era la primera vez que la prueba arcoíris subía tan al norte. Desde los experimentos de los 70 (Mundial en Venezuela y Canada) hasta los de los 80 (en Reino Unido, EE.UU, Austria y este de Japón) la UCI se había cuidado de ir espaciando las citas exóticas, y por entonces Noruega lo era para el ciclismo.

El ciclismo entonces era un deporte eminentemente europeo y que jamás se disputaba por debajo de Holanda: había australianos, colombianos y estadounidenses, pero salvo Anderson, Herrera y LeMond, no ganaban nada.… Leer más

 

El auténtico lugar de Contador entre los grandes del ciclismo por etapas

Oficialmente, Alberto Contador ha dejado de ser ciclista. Podría haber alargado un poco más su carrera y optar al campeonato del mundo CRI de Bergen, ese que acabará en una subida muy exigente, tal y como habían diseñado los organizadores de Ponferrada 2014 para mayor lucimiento del ídolo de Pinto. Cuando la UCI tiró abajo ese plan -que prevía hacer expropiaciones de terrenos, entre otras salvajadas propias del Tercer Mundo-, Contador se quedó muy disgustado y ni siquiera fue al Mundial que se celebraba en su país, ese que supuestamente lo ha despedido con grandes muestras de afecto. No va a Bergen porque solo corre para ganar, dicen.

“Beteta con Contador”, “Fans de Villar del Río” o “Morcín te quiere” han sido algunas de las pancartas que se han visto a lo largo de la Vuelta, demostrando la poca memoria de nuestro país, y también las tragaderas con según quienes. Contador se retira con una única victoria en la temporada de su adiós (y en una etapa de 117 km.), y con el cariño de gran parte de la afición ciclista, porque ha encarnado los valores de un deporte que sigue teniendo un gran arraigo en nuestra sociedad -es, con diferencia, el deporte de masas en el que ha habido una presencia más constante y duradera de grandes protagonistas españoles a lo largo de su historia- y que, supuestamente, lo va a extrañar.… Leer más

 

Haz que parezca un accidente, Mikel

El Tour es mucho más que la lucha por la general, es la lucha continua por el maillot verde, por la fuga, por tener presencia en la carrera, por la mejora del contrato, por la visibilidad, por tantas y tantas cosas que se escamotearon durante la primera semana por un pacto mafioso en el pelotón, que hizo que las etapas llanas se convirtiesen en un carnaval de a ver quien pedaleaba menos, a ver quien hacía lo máximo para aborrecer un tipo de días que, bien planteados, son mucho más atractivos que una etapa de montaña.

Un buen ejemplo ha sido la etapa de hoy, una maravilla (antes hubiese sido otra etapa del Tour, pero empiezan a escasear tanto que hay que apreciarlas y valorarlas en su justa medida) a lo largo de tres horas y media de puro vértigo,  a unos irreales 45´3 km/h, especialmente considerando que es la tercera semana de carrera.… Leer más

 

Desde La Planche des Belles Filles se ve París

25 años sin que el Tour programase, en una fase tan temprana de la carrera, un puerto de primera. En aquella ocasión fue por pura circunstancia. Dentro de los fastos de 1992, San Sebastián también quiso tener su gran pira pública de dinero público con la salida del Tour, con el consiguiente problema para la organización de la carrera por eso de tener los Pirineos al lado.

Al tercer día había que salir del atolladero, y metieron la carrera nada menos que por el Marie-Blanque y final en Pau, con la victoria en fuga de Murguialday. Hubo fuegos pirotécnicos en la subida corta y dura, hasta el punto que se quedaron en cabeza los cuatro primeros del Tour de 1991: Indurain, Bugno, Chiappucci y Mottet. En el tercer día de carrera. El asunto no llegó a más, salvo para dejar apuntado el podio de París.

En esta ocasión el primera ha venido en el quinto día de carrera, y como final de etapa.… Leer más

 

Carreras que desaparecen: el Criterium Internacional (y III)

2014_criterium_international_poster_afficheReceta para matar una carrera de gran arraigo en el calendario ciclista, de ilustre nómina de vencedores y formato exitoso: ponerla en un fin de semana donde compita con otras tres pruebas ciclistas. Esta sería la dosis homeopática que ha enviado a la fosa al Criterium Internacional, otra carrera organizada por ASO -como Qatar- que en este 2018 no se celebrará, con la notable diferencia que esta era una carrera que se disputaba en Francia.

En Francia, y para franceses. La prueba vivía en una permanente agonía deportiva desde hace diez años, cuando ese monstruo alemán llamado Voigt se especializó en ganar una y otra vez la carrera, que había logrado en 1999 cuando era un engendro con planta de jugador de balomnano que sumaba carreras en plena #EPOGoldenAge, según sus palabras limpio. Es una buen forma de ir rematando una carrera, como casi pasa con el Tour y septenio de Armstrong.… Leer más

 

¿Puede Quintana lograr el doblete Giro-Tour?

AnuncioLo había anunciado en un periódico colombiano, y pocos le creyeron. Hoy Nairo Quintana ha confirmado que tomará la salida en el Giro de Italia, la carrera que conquistó en 2014 a la primera participación, como Anquetil, Hinault, Indurain y Contador. De manera paralela, la noticia supone que no defenderá su título en la Vuelta, porque el Tour -es el Movistar- es intocable.

El Giro celebrará la edición número 100 con una participación espectacular, y ya lo era antes del concurso del escalador colombiano. Al revés que en 2014, cuando el mero anuncio de hacer Giro y Vuelta ya ilusionaba, en esta ocasión deja más bien frío.

Deja frío porque en este tiempo transcurrido Quintana se ha mostrado incapaz de ganar el Tour de Francia: tanto en 2015 como en 2016 ha ido siempre por detrás de Froome, hasta el punto de ni siquiera realizar un ataque en la última edición.… Leer más

 

Homenaje mayúsculo al Clas

Fue Manolo Saiz el que hizo un libro de autobombo de la ONCE, y muy recientemente se ha hecho uno sobre Reynolds-Banesto-Movistar: siempre fueron los equipos más poderosos del ciclismo español post-Kas, a lo que habría que añadir el matiz del Clas-Cajastur, fundado muy modestamente en 1988 y que sería el embrión del Mapei, al menos en lo que la estructura de grandes vueltas se refiere.

Daniel Cabrero y Sergio Fuente han escrito el monumental -casi 600 páginas de densos contenidos- libro que el Clas-Cajastur merecía, el equipo de Asturias, el sueño de su afición como recuerdan en la portada. Es un libro escrito desde el amor y la devoción, y esto compensa cualquier otra cosa negativa que pueda tener, especialmente la poco profesional presentación -les recomiendo forrar el libro, básicamente fotocopias pegadas-: los contenidos son apabullantes, no han dejado nada sin cubrir.

Bueno, sí. Evidentemente, y siguiendo la línea de los libros de ciclismo en España, ni se trata el tema de Michele Ferrari, el artífice detrás del gran salto adelante que experimenta el equipo con la llegada de Tony Rominger, el ciclista suizo cuyo mejor puesto en una gran ronda era el 44º en el Giro 1988, y que tras ponerse en manos del afamado médico italiano ganó tres Vueltas y un Giro, además de ser segundo en el Tour 1993.… Leer más

 

Batir el Récord de la Hora es más fácil que ganar la Roubaix

Batir el Récord de la Hora es más fácil que ganar la Roubaix

En septiembre del año pasado Jens Voigt, un ciclista de 43 años y recién retirado del ciclismo, batía el Record de la Hora. Fue un suceso tan lamentable -edad, corredor enrolado en equipos de dopados toda su vida, palmeo de la UCI y hombre-anuncio de Trek, la marca del dopaje- que ni mereció la pena hacerse eco: eso no era el Record de la Hora, era un simulacro dotado de vida artificial por la UCI, deseosa de revitalizar un mito del ciclismo, y lo único que han logrado ha sido destrozarlo aún más.

La historia del Record de la Hora da para mucho, y no es el tiempo ni el lugar. Baste saber que todos los grandes campeones ciclistas que han ostentado el Record han calificado la prueba como una de las experiencias más duras que hayan tenido: son Coppi, Anquetil, Merckx, Indurain. Concluida la prueba, se derrumbaban o tenían que ser sujetados por los auxiliares para que, tras bastantes minutos, pudiesen recuperar la compostura.… Leer más

 

20 años en un libro que no cuenta nada

20 años en un libro que no cuenta nada

El propio autor del libro lo reconoce al final: empezó a escribir el libro cuando parecía que se iba a quedar sin retransmitir las carreras ciclistas, con las cuales se ha simbiotizado. Titulado maratonianamente A golpe de microfóno. Pedro Delgado. Las peripecias de un ciclista de élite reconvertido en periodista deportivo el libro ha tenido un desempeño comercial francamente nefasto, puesto que, a pesar de haber sido editado en las vísperas del Tour 2014 -como la inmensa mayoría de la literatura de género, colapsando el exiguo mercado-, no ha sido hasta la Navidad cuando se ha preparado una segunda edición.

No ha servido de nada el indudable tirón popular y carisma del protagonista: parece que el público está cansado de batallitas y anécdotas que, a fuer de repetidas, nada aportan. Y más cuando hay sobrados fundamentos para pensar que lo mejor se lo guarda para sí mismo y para los iniciados en la Ley del silencio del deporte donde se hizo famoso (Delgado ha sido más que un ciclista de élite, fue un fenómeno de masas en la España de los ochenta),  y donde sigue formando parte activa y militante de la cadena de compromisos, lealtades y servidumbres que tanto daño hace.… Leer más