Hacen falta más victorias así

BielKadri
Kadri, bromeando en el bus

El recuperado Giro del Lazio fue una gran carrera en gran medida por el escenario, pero especialmente por el ganador y como lo hizo. No fue uno de los grandes nombres del pelotón, que ya escaseaban de salida, sino un relativamente anónimo corredor francés de origen magrebí que, tras todo un día en fuga, entró en solitario en la magnífica línea de meta de Roma.

Blel Kadri no tendría que haber estado ahí, y no sólo por esas jerarquías del pelotón. Entró a última hora en el equip del Ag2r ante la enfermedad de Chainel. Se fugó en el km. 53 de la carrera, después de que la carrera saliese de los Foros Imperiales a donde llegarían cuatro horas después, encabezados por una cuádriga de gusto casposísimo.

Era la primera asperidad del recorrido, y lo suyo y lo de sus compañeros Cardoso (Caja Rural), Premont (Crelan-Euphony),  Lightart (Vacansoleil-DCM) y  Timmer (Argos), la fuga del día, como indican sus nombres y palmarés. La fuga consentida, la que casi nunca llega.

Colaborando muy bien, alcanzaron los 8´ minutos de ventaja, con el Movistar trabajando detrás para Valverde. Subiendo a Campi di Annibali, en un tramo empedrado, Kadri soltó al veloz Cardoso y se lanzó a por los últimos 40 km en solitario. Era una empresa factible, porque como expliqué en la previa, era todo bajada, por mucho que se pasase por el tramo más civilizado de la Appia Antica.

En Campi de Annibale también saltaron del pelotón el hiperactivo Nibali -ojalá nunca deje de hacer estas locuras-, Santambrogio (ahora en el Farnese tras su tumultuoso paso por el BMC) y la pareja del Diquigiovanni/Savio Rubiano y Reda, que ha tenido un inicio de temporada muy bueno. Se les unió Cardoso como superviviente de la fuga.

El peso de la persecución fue a cargo de la extraña pareja del Diquigiovanni, a los que nadie ayudó, quizás confiando en que Kadri caería como fruta madura. No fue así para ganancia del ciclismo y, aunque hubiesen llegado, Cardoso es muy rápido e iba muy fresco. Quizás si Nibali hubiese colaborado….Pasando delante del aeropuerto de Ciampino a 15 km.  la ventaja del francés respecto a los fugados era de 45″ y de 1´45″ con el pelotón, donde Pozzato acababa de volver a entrar y tres Lampre tiraban a tope.

No eran diferencias espectaculares, pero era todo cuesta abajo y Kadri afrontó el pavés -nada que ver con las pietrone romanas que caracterizaban el Giro del Lazio- como un experto y con mucha valentía. El inútil zigzag final por Roma incluso favoreció su aventura. Llegó en solitario a la línea de meta con 37″ sobre un pelotón encabezado por Pozzato, que creyó haber ganado, alzando los brazos como veremos más frecuentemente en el ciclismo.

Esto lo digo porque parte del éxito del sábado se debió a que se corrió sin emisoras, eso que aquí en España se llaman pinganillos. Los perseguidores sólo tenían las referencias de las motos, Pozzato (ni casi nadie en el pelotón) se enteró que todavía seguía un hombre por delante cuando se zamparon la fuga y, probablemente, en esos aspectos se fragua gran parte de la victoria de Kadri, pero sobre todo en su valentía de atacar. Porque sólo atacando puedes decir alguna vez en la vida que has ganado tras ir fugado 127 km, los últimos 37 km. en solitario.

Kadri es un corredor modesto en sus resultados (ojo, buen escalador y de 26 años) y en sus origenes. Es de Toulouse y de origen magrebí. Su madre tiene una tienda de ultramarinos en la que colabora de tanto en cuanto, así como sus hermanas. Es fácil imaginar lo extraño que tiene que resultar un ciclista profesional en ese contexto. También los esfuerzos añadidos que habrá tenido que realizar para llegar a poder vivir de la bicicleta.

Su victoria, y también por ser de un francés -sólo Charly Mottet podía decir eso-, reconcilia con un ciclismo menos mecánico, que da espacio a aventuras y locuras como la de Kadri, con una victoria necesaria y en un marco magnífico. Su victoria, por como se ha producido, magnifica una carrera que se hubiese resulto al sprint masivo. Sin duda, será uno de los mejores momentos del año.
***
A mí Strade Bianche no termina de gustarme. Me parece una etapa (mala) de Tirreno-Adriático. Este año ha ganado el wonder boy Moreno Moser, el mismo que el año pasado de neo debutó ganando el Laigueglia, después ganó en Frankfurt, la Vuelta a Polonia, y que parece que sube tan bien como sprinta. Apenas lo he citado en este blog porque sus victorias han sido siempre exhibiciones de las que más apestan, ya introducidos en la pista por su delator apellido: hijo del hermano de Francesco Moser, y pariente del otro Moser que iba en 2007 a las concentraciones de Ferrari en Livigno, y que jamás hizo nada. Seguro que en las cenas de navidad en familia dejan la carne muy al dente, con un picogramo de sangre.

Saltó del pelotón a 30 km. de meta, enlazó con Flecha que no le dió ni un relevo -aunque el italiano lo pedía como todo un veterano-, alcanzó a los fugados del día y, en la rampa que da acceso a Siena los dejó clavados. Por detrás, Sagan completó el doblete para el Cannodale, que es como se llama ahora el Liquigas, equipo especialista en coger a jóvenes (Kreuziger y los dos citados) y, en su primer año, hacerlos unos dominadores experimentados.

Merece especial atención el quinto puesto del letón del IAM Saramotins, escapado todo el día y que tuvo fuerzas para aguantar el sprint final entre todos.
***
Prólogo de 3 km. en la París-Niza, en una arrabal de París. Un sprint sostenido ganado por un gigantón de la pista fichado para que haga cositas para Turgot en la París-Roubaix. Había más gente entre el público que en todas las otras carreras disputadas hasta ahora. Leyendo las previas a la carrera, no puedo dejar de celebrar que los periodistas hayan caído en la cuenta de algo que se venía verificando desde hace años: las grandes figuras del pelotón, salvo algunas excepciones, van a Tirreno-Adriático.

Hoy la etapa es llana, que en la París-Niza significa espectáculo. En los últimos años, la primeras etapas intranscentes han dado un espectáculo digno de la mejor clásica. Viento, frío y ganas de romper la carrera propician el resultado. Se llega a Nemours, donde el título del fundador de Du Pont, un personaje cuya historia merecería una película.
***
Matschiner, azuzado por la sobrevenida ansia holandesa por saber, está últimamente de lo más desahogado en sus declaraciones. Hace unos días dijo que “Boogerd debería dejar de mentir”, además de presentar documentos donde se prueba que le pagó 17.000 euros por dopaje, y ahora dice que llevaba a seis deportistas holandeses de “dos deportes diferentes”, pero que jamás dirá sus nombres.

Con esos mimbres, en el país de los canales Matschiner suple las funciones de Eufemiano Fuentes. Así, sabiéndose querido, deja migajas y despojos de todo lo que sabe, como que “llevé dos bolsas de sangre a Leinders durante el Tour 2005″. Sí, Leinders el médico del Rabobank, pero que después fue el médico del Sky en 2010 y 2011.

Lo más probable es que esas dos bolsas de sangre -por cierto, vaya birria de cantidad, porque al final sólo se quedó una y recibió 1.000 euros por su labor de correo- fuesen para Rasmussen, que en ese Tour voló y estuvo a punto de entrar en el podio -y menuda exhibición en la escapada con Voigt en los Vosgos- hasta que la última crono lo envió al séptimo puesto. Para evitar casos como el Matschiner y su cuentagotas verbal, habría que aplicar severas penas de cárcel para los dopadores: ya verían como cantaba.
***
Schumacher, una de las más siniestras creaciones del dopaje, dice que tuvo varias ofertas para ir a un ProTour este año -tenía un montón de puntos UCI- pero que ha preferido seguir en el Christina Watches. El equipo danés, que dice estar en contra del dopaje, también ha fichado a Constantino Zaballa. Seguramente sus relojes atrasen, se estropeen bajo la ducha y propicien reacciones alérgicas en la piel.
***
Ayer hubo un election day en Suiza, el país que más usa la figura del referendum. Hubo de todo. A los ciudadanos del cantón de los Grisones se les preguntó sobre si querían la candidatura a los JJ.OO de invierno 2022, a repattir entre St. Moritz y Davos. El 54% que fue a votar se decantó por el NO, la opción más lógica visto lo que mueven unos JJ.OO y lo diminuto de las localidades, aunque les suenen por las cuchipandas y francachelas que la élite mundial monta anualmente ahí.

Ya en 2006 hubo una candidatura suiza, en esa ocasión por parte de la ciudad de Sion. Perdieron a última hora contra Turín -que dista a 150 km. en línea recta- y hubo pintadas por las calles -en Suiza equivale a tumultos y toma de palacios- donde se acusaba al COI de corrupción y de dar una Olimpiadas a la Mafia. El COI tiene su sede en Suiza, a poco más de 100 km. de Sion.

Para Sion no hubo referendum y la minoría expresó su opinión con garabatos; en cambio, cuando se pregunta al pueblo gana la opción más racional. En España ni se plantea el debate. Por eso, ahora y siempre #noaMadrid2020.
***
Increíble publireportaje en el Washington Post sobre Dombrowski, the next big thing para los estadounidenses. Ojo a las infografías y el despliegue. Por doquiera dicen que es muy bueno, pero yo siempre lo recordaré como el redneck al que Wiggins quitó la pulsera amarilla en la primera concentración con el Sky….

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

21 comentarios en “Hacen falta más victorias así

  1. Estuve en el prólogo de la Paris Niza y al menos en la llegada y en la zona de calentamiento de los corredores tampoco había excesivo público, mas aun teniendo en cuenta que era domingo y salió el mejor día de sol en mas de una semana.Evidentemente había mas gente que en Oman pero no había demasiado ambiente, lejos de cualquier etapa de La Vuelta por poner un ejemplo.

     
  2. Genial crónica del Giro del Lazio. Me hubiese gustado poder ver la carrera. Y buen apunte lo de las emisoras, estoy seguro que si las prohibiesen veriamos un ciclismo más real, sobre todo porque habría más lugar a la improvisación y a los errores de los corredores. Saludos.

     
  3. Fue muy bonita la victoria de Biel Kadri. Si se toma como referencia al pelotón, al que le costo mucho de pillar al quinteto perseguidor, se da uno realmente cuenta de lo rápido que iba Kadri.Me llamó mucho la atención la horrorosa posición de Kadri: los hombros casi a la altura del manillar, los codos por detrás de las rodillas, sentado en la punta del sillín, con una tija del manillar super corta. Comparando las tomas de él con las de Nibali, se me ponían los pelos de punta. Pero vaya, igual lo colocan bien en la bici y deja de ir como va.

     
  4. Continuando con lo ya indicado en mi comentario al post de Piepoli, otra victoria gala. Creo que aunque no te guste mucho como carrera, la Strade Bianchi sí que ha sido interesante.Me he perdido algún post o no recuerdo haber leído el habitual anual de " Con especial atención a…."coppino

     
  5. Sergio deja la geografia y la historia de Francia de lado, que no es lo tuyo.Ni du Pont de Nemours nacio en Nemours, ni el Duque de Palma ha nacido en Palma.Un saludo.Juan.

     
  6. Era la primera vez que veía el Giro del Lazio y la verdad es que me encantó la parte final con la entrada a Roma y el Coliseo al fondo en la línea de meta. Aunque lamentablemente sólo pude ver los últimos 12 km en la TVG.Personalmente me defraudaron la Het-Volk y la Strade Bianche, me esperaba algo más de los gallos del pelotón. Esperemos que la Paris-Niza y la Tirreno ofrezcan un buen espectáculo, pues mimbres (por recorrido y por corredores) parece que hay.

     
  7. Yo pienso que a todos los escritores, cantantes y demás que han compuesto o escrito bajo el influjo de las drogas habría que revocarles los premios y despojarles de sus derechos de propiedad. Es mi opinión.

     
  8. Parece ser que no solo en Holanda trabajan para acabar con el dopaje, en Portugal se avecinan noticias jugosas.Si mis fuentes están en lo cierto, en las próximas semanas se darán a conocer muchos positivos,por supuesto, ciclismo (en varias categorías), pero también en FÚTBOL!!No sé si creérmelo!!

     
  9. Sergio, creo que haces confusión entre André Cardoso e Manuel Cardoso. André (que iba en la fuga) es un escalador. No es lento, pero tampoco es muy rapido. Manuel Cardoso si, es sprinter.Saludo

     
  10. Respecto a lo de correr sin pinganillos hay que destacar las declaraciones post-carrera de Pozzato (en inglés),especialmente su crítica al "ciclismo actual" que impone correr sin radio…ahora que todo el mundo alaba al ciclismo renacido y liberador (vía países anglosajones) resulta irónico que Pippo se quede en la anécdota.No creo que ahora se convierta en un heterodoxo dentro del pelotón,aún así,me parecieron unas manifestaciones que encierran muchas subhistorias dentro,casi hasta un poco cándidas,aunque su rostro denotara ironía.Al hilo de esto de levantar los brazos a destiempo :¿alguien recuerda en qué etapa de la Vuelta hizo lo propio Niki Aebersold corriendo para el Swiss Post?No sé,es que se me vino a la mente en cuanto vi hacerlo a Pozzato.No sé si a causa de tener tan mala posición en la bici Kadri tuvo ese problema con la cadena bajando Rocca di Papa/Campi de Annibale,pero dio grima verle como estuvo a punto de romperla…que aprenda Huerta y su mecánico.David Sánchez

     
  11. Anónimo de las 16:28, de verdad los deportistas están entregando algo nuevo, algo que ha salido de ellos al resto de la humanidad para la posteridad? No, más bien, ofrecen a la humanidad, veladamente, lo que se meten en vena y en el bolsillo. Vaya comparaciones.

     
  12. No entiendo cómo dices que gaudin fue fichado para ayudar a Bardet, ¿no será a Turgot?,y aún así ambos llevan en el equipo desde que eran unos críos.Del artículo sobre Kadri me llama la atención que diga que su mayor ogullo sería ganar el campeonato nacional. Tanto ha remarcado la prensa los pitidos al himno francés y los incidentes en barrios franceses de mayoría magrebí que leer esto o ver a Bouhanni con su maillot impoluto y precioso da qué pensar.

     
  13. Ayer en la Televisió de Catalunya (más conocida como tv barça) entrevista a Jesús Manzano en el programa Ágora.Supongo que en breves estará colgado en la web.

     
  14. Por cierto vaya palo pega Jesús Manzano a Eduardo Chozas, acusándolo de dopar a juveniles. Muy clarito Manzano sobre el ciclismo que cambia: "No ha cambiado casi nada desde entonces (2004).

     

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *