Froome sentencia el ciclismo en una jornada para la vergüenza

La foto adjunta resume bien lo que fue la etapa: los ciclistas pasaron todo el día yendo de un lado del valle de Susa al otro lado, para volver finalmente a la montañas nevadas del fondo. En el durante pasaron algunas cosas que se ven muy raramente en el ciclismo contemporáneo, en una etapa que será recordada durante muchísimo tiempo por las diferentes familias que componen el ciclismo. En caso de duda o de zozobra, siempre nos quedarán los paisajes, prácticamente el único asidero en días así.

A la hora de escribir esto se puede enfocar el día de muchas maneras, pero el tiempo ha enseñado que lo mejor es narrar lo que sucedió tal y como se vio, porque después vendrán las interpretaciones, los uy, las lamentelle y la creciente plaga de los cuentaballitas. Hemos sido contemporáneos de uno de esos días que se viven cada muchos años, con una notable diferencia respecto a las últimas veces: ya no hay edad de la inocencia, y a la vista está con el vencedor.… Leer más

 

Una etapa desperdiciada

En la etapa 18 del Giro de Italia 2018 ha llegado la escapada a meta. La primera vez en toda la carrera, a solo tres días del final. En puridad ya lo hizo en la etapa del Etna el sexto día, pero dado que realmente fue alcanzada por el grupo y después regalada, se entiende perfectamente lo que ha sido la carrera todo este tiempo.

Un mamoneo tremendo, y de esta valoración no se libra el día de hoy. Para un día que dejan irse a la fuga, esta alcanzó la diferencia de 17´, lo suficiente para que en el pelotón fuesen hablando, meando en las cuentas a 50 km. de meta, y haciendo todo tipo de detalles que indicaban que no era una etapa competitiva. Porque no lo fue: la media de la jornada se quedó en 39´77 km/h para el ganador de la etapa, pero considerando que el primero del grupo llegó 10´ tarde, la media bajaría a 38 km/h.… Leer más

 

Un Giro muerto antes de su traca final

Había mucha confianza en que la crono del Giro recuperase algo del pulso de una carrera muerta por el extraordinario dominio del líder, capaz de ganar tres etapas con la maglia rosa, y de regalar la del día en la que la enfundó por primera vez. Sin embargo, y en un hecho bastante inaudito en la historia del ciclismo, el Giro de Italia llega a su tramo conclusivo completamente muerto, sin ninguna esperanza de cambio.

La crono resultó ser un espanto. La especialidad da para lo que da, pero es que en esta ocasión ni siquiera hubo un recorrido atractivo o unos paisajes evocadoras, simplemente unas rectas sin nada de público, unos pasos por pueblos y un final sin ningún gancho. Un esfuerzo de 40´, que era lo que los organizadores querían cuando planificaron el Giro con menos km. CRI desde 1974, esto es: desde hace 44 años.

La organización se ha tomado a broma la tradición y la historia de la carrera -ningún paso por encima de los 2000 metros, por ejemplo-, y los corredores han sabido coger el guante.… Leer más

 

Simon Yates también avasalla en la segunda semana del Giro

Simon Yates empezó el Giro logrando un séptimo puesto en la crono de 10 km. en Jerusalem. Fue todo un aviso de lo que iba a pasar, siempre y cuando le saliese bien el segundo día de descanso. A su compañero Chaves, como es sabido, no le fue tan bien y ahora está cerrando el pelotón de la carrera -en la etapa de Nervesa della Battaglia fue el último a 15´, a 5´ del antepenúltimo, y era totalmente llana- hasta un nivel que parece que nadie se da cuenta de lo que significa.

Sea lo que sea que a Chaves le sentó muy mal en el segundo día de descanso, y que probablemente usaba la fuerza de la gravedad para hacer fluir el líquido, a Simon Yates le ha sentado muy bien. Tanto que al día siguiente del espectacular hundimiento de su compañero de equipo y colíder se fue a ganar su segunda etapa en la carrera, de una manera muy evidente para cualquiera que lleve algo más de dos telediarios viendo el ciclismo.… Leer más

 

La alergia al ciclismo tumba a Chaves

“Segundo día de descanso, y primera encerrona de la carrera: una etapa de 240 km. por las Marcas y Umbria, en gran parte por territorios muy poco transitados por la carrera, y espectaculares. En una muy similar se montó la fuga-bidón de 2010, la que casi da la carrera a David Arroyo, y de ese recuerdo vivimos todos los aficionados. De que pase algo. De que no se vaya siempre a rebufo del Sky. No pasará nada, como casi siempre en este deporte, pero al menos el organizador pone el escenario y, lo que es más importante, la distancia”

Esto aparecía en el blog allá por noviembre de 2017, con motivo de la presentación y posterior análisis del recorrido del Giro 2018. Se insiste mucho en este espacio en la necesidad de que, si se da la ocasión, los ciclistas tengan recorridos propicios para inventar algo diferente al clásico final en cuesta o en montaña, que últimamente viene a ser lo mismo.… Leer más

 

Una verdadera etapa de montaña el sexto día

Era la tercera vez que se subía el Etna en esta década (para un total de cinco en toda la historia) y ha sido, con mucha diferencia, la mejor ascensión. El pelotón se ha tomado en serio la tercera oportunidad que ofrecía la espléndida Sicilia para el ciclismo y, con una etapa de vértigo, ha dejado constancia de que hay que volver frecuentemente a esta tierra, no necesariamente la primera semana. Miren el titular: sexto día, y diferencias de etapa de montaña. Lo de “verdadero” viene por todo lo que le rodeó.

Desde la salida se corrió como si fuese una de esas etapas infantas de apenas 100 km., con una primera hora con 47 km. completados -ir relativamente cuesta abajo ayudó, pero más que no se formase la fuga a pesar de los múltiples ataques- y, como en las dos etapas anteriores, atravesando por el medio esos grandes poblachones que hay en Sicilia, con todo el pueblo volcado en la carretera.… Leer más

 

El Dios de las pequeñas cosas

La temporada de clásicas -en general, toda la temporada- está siendo espectacular, una palabra que proviene de espectáculo. Practicamente no ha habido carrera relevante donde el ciclismo no haya dado su mejor versión, y en algunas ocasiones (Sanremo, Harelbeke, París-Niza) será recordada durante muchos años. En ese sentido, la Gante-Wevelgem fue un poco decepcionante, con una llegada prácticamente de sprint masivo donde Sagan sacó su modalidad Mundial -ponerse en cabeza, y después cruzarse transversalmente para que nadie le pudiese remontar- para lograr su tercera victoria, igualando a los muchos recordmans de la prueba.

Es lo bueno de tener los deberes hechos en una carrera. Al revés que en Sanremo, donde lleva desde 2012 dándose de bruces, el campeón del mundo había ganado ya en dos ocasiones la prueba, la primera relevante de un día que ganó. Además, el equipo dominador de la primavera volvió a apostar por el mismo corredor inferior que ya fracasó de manera inenarrable en Sanremo: Viviani fue segundo, pero en el Quick Step eso no basta.… Leer más

 

De Gendt lo vuelve a hacer

La Volta no necesita presentación en este espacio. En España se disputa la tercera carrera por etapas más antigua del mundo, y lo hace con una prueba WT en una región que ofrece una gran variedad de recorridos, zonas por explorar y potencial turístico, aún siendo la Comunidad Autónoma que más visitantes extranjeros recibe y con zonas ya saturadas, como la capital.

Sus problemas son bien conocidos, y a pesar de la entrada de ASO, algunos parecen enquistados sin solución. Por lo menos el más visible, el de la pésima realización televisiva, se ha mejorado espectacularmente -solo falta que el realizador esté atento en las llegadas y ponga la cámara buena- con un helicóptero que ofrece tomas espectáculares, todavía un escalón por debajo de las de las carreras francesa, pero todo se andará.

Tras el experimento del año pasado con la CRE, que tanto juego dio para lograr una de las mejores ediciones de la Volta, los organizadores han vuelto al terreno pastado con un recorrido de siete días sin crono alguna, toda una anomalía en carreras WT.… Leer más

 

Subir del sexto puesto al primero en 110 km. es una acción memorable

El abandono de Poels fue decisivo para la resolución de la París-Niza. El holandés, que iba segundo de la general tras ganar brillantemente la crono de la prueba, se fue al suelo en los kilómetros finales de la antepenúltima etapa, un entretenimiento camino de Vence, un pueblo al lado de Niza. Buena batalla y ascensión al último puerto, y el corredor del Sky que se va al suelo en una curva donde nadie más se había caído.

Habitual del asfalto por nacionalidad y por su propia trayectoria, se ha dejado la clavícula y una más que probable victoria en la que seguramente es la vuelta de una semana más prestigiosa del calendario. La misma que ha ganado su equipo cinco veces en los últimos seis años, y donde tenía para apoyarle en las últimas etapas a Henao -ganador el año pasado- y a David de la Cruz, ganador en la etapa de Niza hace un año, y repiendo esta misma edición al haberse quedado sin líder.… Leer más

 

La triste costumbre de alegrarse por el final del Tour

La triste costumbre de alegrarse por el final del Tour

Se cerró una de las ediciones más tristes que se recuerdan del Tour de Francia, y un suspiro de alivio resonó clamorosamente entre los aficionados que quedan a este deporte. Seguimos instalados en la era Froome-Sky, apenas diferente a la de Armstrong-UsPostal, y el tedio y el aburrimiento son las notas predominantes a lo largo de las tres semanas de competición adulterada, con etapas pactadas, montañas sin ataques y cronos jibarizadas.

Froome lleva siete años seguidos siendo primero o segundo de grandes vueltas por etapas, al menos una vez cada año. Empezó en aquella Vuelta de 2011, y acaba de cerrar su tercer Tour consecutivo. Es completamente indiferente que no haya logrado ninguna etapa y que sea su primera victoria del año: LeMond ganó así en 1990, y lo único importante es la victoria. Para eso ha trabajado todo el equipo, capaz de colar a un gregario a un solo segundo del podio, y de tener el liderato de la carrera durante 19 de los 21 días de la misma.… Leer más