¿No hay etapa del Tour? ¡Viva la Tirreno!

Los estragos del Covid-19 en el calendario ciclista ha logrado que, por una vez, el Tour de Francia tenga competencia. Ya tenía normalmente en julio la Vuelta a Austria, pero era durante la primera semana, y la prueba centroeuropea jamás lleva a grandes estrellas.

Los italianos, muy cucos siempre con las triquiñuelas, consiguieron colar a la UCI una Sanremo y un Lombardía en agosto -esta última, tras cambiar cuatro veces el calendario-, y el exitazo de hacer lo propio con la Tirreno-Adriático en septiembre, en plena disputa del Tour. Era devolver lo que ellos siempre vieron como una jugarreta: los años en que la Vuelta a California -desaparecida, y que nadie extraña- se disputaba en las mismas fechas que el Giro.

Se diluía así el interés único que quieren las grandes vueltas para sí mismas, y que por primera vez va a experimentar el Tour. Un Tour como este, con diferencias de segundos, sin ataques en la escasa montaña disputada hasta ahora, y con una segunda semana de “uy, uy, uy, cuidado con esa curva”, y poco más.… Leer más