Roglic se ajusta a lo esperado en la crono

D68E1L1XkAMjQfF¿Será suficiente? Esa es la gran pregunta que queda tras el experimiento de este año en el Giro. Al prescindir de cualquier en final en alto hasta la etapa 13º, la carrera italiana ha vuelto a tener dos cronos antes de la montaña, por primera vez en mucho tiempo. Eso ha atraído a la carrera italiana a contrarrelojistas repelidos del Tour y su estúpida moda de hacer recorridos para la generación de escaladores franceses, con un resultado muy claro.

Roglic, el único gran contrarrelojista superviviente tras la sensible baja para la carrera de Tom Dumoulin, ha enviado a todos los escaladores puros por encima de los 3´, y todavía tendría la crono final de Verona como colchón (un minuto más de margen, y con matices: el esloveno petardea bastante en las cronos de final de gran vuelta). De momento, se cumple el guión previsto por la organización cuando diseñó el recorrido.… Leer más

 

Vox se queda a la puertas de la Presidencia del Giro

Hubo un tiempo en que las etapas de las grandes vueltas eran así. Cada día ataques en fugas peligrosas, corredores que están rondando el liderato intentando lucir durante un día el jersey de líder, resoluciones de etapas que no son al sprint, estrategias y, en definitiva, ciclismo. Perdido por completo tanto en el Tour como en la Vuelta -por connivencia de los organizadores-, queda el Giro como la última vuelta clásica, donde pasan estas cosas.

Rojas terminó el día de San Giovanni Rotondo como cuarto de la general -su puesto más repetido como profesional-, pero no parecía ser suficiente para un corredor del que se rumorea que Landa lo ha pedido expresamente en su traspaso al Bahrein, lo que dice bastante de la futura relación de Valverde con el ciclismo. Quizás para incrementar su ficha, quizás por el auge del partido político que por fin representa sin ambiguedades su ideología, el corredor murciano estuvo de nuevo en la fuga, y por dos ocasiones.… Leer más

 

Más Volta, más de la misma Volta

Más Volta, más de la misma Volta

El primer recuerdo que me viene a la cabeza de la Volta 2018 es Carlos de Andrés callado mientras Bernal y Valverde subían en solitario a La Molina. Callado porque no hacía ni referencia a las pintadas de lazos amarillos que había en todo el pavimento, carteles y colgados de muchas casas, y callado con ese mismo tipo de silencio que tiene cuando va leyendo el palmarés de un corredor, se topa con dos años de sanción, y los salta olímpicamente hacia otra cosa. Ese silencio de cuando te das cuenta de algo, pero tienes prohíbido decir nada.

Hay otros recuerdos, como la etapa final en Montjuic que tuve el privilegio de ver en vivo, y el bonito espectáculo y la gente congregada en un circuito que es un clásico del ciclismo, aunque solo fuese por los dos Mundiales -uno de ellos, el mejor de la historia- celebrados ahí. Sin embargo, a pesar de gustarme el ciclismo y seguirlo diariamente, me ha costado recordar las etapas, las vicisitudes de cada una e incluso el ganador final.… Leer más