Por fin una etapa del Giro

El Giro de Italia no llegó al Gargano hasta 1979, una fecha relativamente reciente en una carrera que empezó en los albores del siglo pasado. Hay muchas razones que lo explican: la relativa pobreza de la zona, su incontrovertible aislamiento, y el poco arraigo del ciclismo en la zona. Desde entonces, ha vuelto en otras seis ocasiones y, al menos en todas las veces que hay memoria reciente, ha sido una buena etapa.

En el año 2000 ganó un joven Di Luca, que sin embargo reconoce en su muy estimable libro que iba ya hasta las trancas. En el 2006, en una maravillosa etapa-maratón, hubo una fuga muy peligrosa y triunfo final de Pellizotti; en 2008, última ocasión hasta la fecha, el ganador fue Matteo Priamo, un corredor que entonces tenía 26 años: dio positivo por la misma CERA que su compañero Sella, y dejó el ciclismo. Bruno Reverberi, su director, sigue en carrera con el Bardiani de los positivos de Pirazzi y Ruffoni, pero nadie dice nada de los acueductos comunicantes.… Leer más

 

Quintana, italianada mediante

QuintanaMagliaRosaPor empeño de la organización, y de sus aparatos de propaganda asociados -RAI y Gazzetta dello Sport- se ha disputado una etapa del Giro que jamás tendría que haberse disputado; allí donde protección civil prohibe subir a los coches subieron -y bajaron- los ciclistas; en la misma carrera donde la organización anuló un circuito urbano por peligroso, expuso a los ciclistas a la nieve y a descensos bajo cero; en el mismo deporte que dice velar por la salud de protagonistas -y que permite el dopaje, en aras del espectáculo- se dejó a los corredores bajo una condiciones climatológicas en donde nadie ejercería su trabajo.

Había una alternativa, y se desechó. El resultado ha sido bochornoso: por lo que ya había de ingredientes previos, y porque la organización ha aportado unas dosis inimaginables de esa entropía característica del país,  y que aquí llamamos chapuza o italianada. Trampa sobre trampa para ocultar una trampa, que parezca que no ha pasado nada, y campeonatos de fútbol amañados, sorteos de lotería pactados, regiones enteras donde todos los electores votan a la misma opción política y lo de hoy en el Giro, arquetipo de todo esto.… Leer más

 

Tony Martin, un corredor en la muga

Tony MartinEsta vez no estaba un envidioso Cancellara que tirase abajo la escapada por el simple hecho de joder. Esta vez Tony Martin, un corredor al que le gustan las fugas, consiguió llegar a meta en solitario y ganar la etapa de la Vuelta al País Vasco con final en Navarra, aunque en esa zona de Navarra donde se juntan Francia, Gipuzkoa y el mar. Cáceres, donde el año pasado llegaba la Vuelta y el suizo íntimo de Luigi Cecchini se la jugó, queda muy lejos de aquí.

Tony Martin ya había ganado un par de cronos en la carrera, y es bastante habitual verlo en fugas, algunas francamente exóticas como la del Ventoux en el Tour 2009, cuando parecía que se iba a convertir en un todoterreno de la mano del HTC, no en vano equipo sucesor del T-Mobile y donde alguien como Zabel o Aldag tenían puestos de responsabilidad y decisión.… Leer más