#quépenalodeAndorra

Ha venido bien que la última etapa antes del primer parón -aquí son parones, en las demás grandes son días de descanso- de la Vuelta a España fuese una mierda pinchada en un palo, hasta tal punto que se asistió, por vez primera, a un sprint lanzado en cuesta de burros, aunque no haya sido presentado como tal: de lanzador ejerció un inesperado Mikel Nieve, y de rematador Chris Froome.

El británico de la bilharzia corre la Vuelta contra sí mismo, y gusta de ir dejando sus miguitas en los sitios donde cayó derrotado, o donde había ganado. Si en 2015 se empeñó en volver a ganar en Peña Cabarga, este año ha querido brillar en Andorra (donde perdió la Vuelta 2015 por una caída) y ahora en Cumbre del Sol, donde se inició el dumoulinismo, en gran parte por dejar planchado un par de veces al gran tirano de la época.… Leer más

 

¿Qué harías TUE (II)?: retirado con 27 años

¿Qué harías TUE (II)?: retirado con 27 años

Deberían saber quien es Jack Bobridge. El ciclista australiano pasó a profesional en 2009 con 21 años y una perspectiva inmejorable. As de la pista, en la entonces todopoderosa y ahora desaparecida escuadra de su país, consiguió ese mismo año de su debut proclamarse campeón del mundo CRI sub23 en Mendrisio, delante de gente como Malori, Kittel, Van Garderen, Kruijswijk o Nairo Quintana, al que quizás les cueste ver en esta relación, pero que ya gana cronos y todo. Además, porque nunca ha dejado la pista, fue plata en persecución.

Mientras muchos de estos corredores han conseguido ya grandes victorias, y las que vendrán, el talento australiano acaba de anunciar que deja el ciclismo, en un caso que guarda un parecido lejano con uno de los mejores casos de el ciclismo que cambia que recuerdo, el de su compatriota Flakemore. Idéntica nacional, idéntica victoria en el Mundial CRI sub-23, y retirados muy jóvenes del ciclismo: uno porque “no quería sacrificarse para llegar a ser un campeón”, y nuestro protagonista de hoy, por enfermedad.… Leer más

 

Carrera secreta: no tanto (III)

Citar a Mario Zorzoli en el mundo del ciclismo es citar a una deidad. Incluso más que Michelle Ferrari; al fin y al cabo, este último siempre se ha movido en el limbo de la alegalidad, mientras que el primero, que se mueve en el mismo ámbito profesional, siempre ha contado con el respaldo de la UCI, donde ha contado y cuenta con altísimas responsabilidades: es el pope del antidopaje desde el ámbito del organismo que gobierna el ciclismo, lo que no equivale a decir que sea el pope del antidopaje a secas.

Quizás le sirva al lector leer este post muy antiguo y muy revelador, post del que modestamente puedo decir que tuvo mucho alcance. Lo entienden ya, ¿verdad? En la frontera del dopaje y el antidopaje se tejen marañas de relaciones e intereses muy cruzados, que van más allá de la dosis que se considera dopaje y la que se considera terapeútica, por no abundar más en el tema.… Leer más