El auténtico lugar de Contador entre los grandes del ciclismo por etapas

Oficialmente, Alberto Contador ha dejado de ser ciclista. Podría haber alargado un poco más su carrera y optar al campeonato del mundo CRI de Bergen, ese que acabará en una subida muy exigente, tal y como habían diseñado los organizadores de Ponferrada 2014 para mayor lucimiento del ídolo de Pinto. Cuando la UCI tiró abajo ese plan -que prevía hacer expropiaciones de terrenos, entre otras salvajadas propias del Tercer Mundo-, Contador se quedó muy disgustado y ni siquiera fue al Mundial que se celebraba en su país, ese que supuestamente lo ha despedido con grandes muestras de afecto. No va a Bergen porque solo corre para ganar, dicen.

“Beteta con Contador”, “Fans de Villar del Río” o “Morcín te quiere” han sido algunas de las pancartas que se han visto a lo largo de la Vuelta, demostrando la poca memoria de nuestro país, y también las tragaderas con según quienes. Contador se retira con una única victoria en la temporada de su adiós (y en una etapa de 117 km.), y con el cariño de gran parte de la afición ciclista, porque ha encarnado los valores de un deporte que sigue teniendo un gran arraigo en nuestra sociedad -es, con diferencia, el deporte de masas en el que ha habido una presencia más constante y duradera de grandes protagonistas españoles a lo largo de su historia- y que, supuestamente, lo va a extrañar.… Leer más