Los cadáveres del Sky (Intxausti no estás solo)

Los cadáveres del Sky (Intxausti no estás solo)

El último caído ha sido Kiryienka, que anunciaba hace pocos días que sufría problemas cardíacos y que todavía no se ha puesto un dorsal este año. Con 37 años el corredor bielorruso está más que amortizado, tras intensos años en el Movistar y en el Sky. Dirán que sus dolencias vienen del esfuerzo -como en el caso pionero de Kaisen, un corredor con un rol semejante, al igual que Van Summeren-, otros dicen que busca la paguita de deportista retirado a costa del erario público a lo Abelardo (lleva viviendo en Pamplona muchos años, y no creo que quiera volver a su país), pero resulta que su caso no es aislado en el Sky.

En sus diez años de existencia el equipo británico ha ido dejando una serie de cadáveres deportivos, que van desde ciclistas que no han vuelto a rendir fuera del gran amparo de Brailsford, hasta jóvenes incapaces de resultar atractivos para ningún equipo, a pesar de su edad y de su buen pedigrí: por venir de donde vienen, aunque verán que en la relación salen muchos de los que es razonable sospechar que han sido ciclistas por ser británicos.… Leer más

 

Iba a ser la Roubaix del barro, y fue la del viejo

Uno de 37 años remata la fuga del día en Roubaix. Funciona bien como titular alternativo, y explica la carrera casi en su totalidad. También el ciclismo que cambia, puesto que aunque lean por ahí que el ganador es un ciclista modesto, viene de un pasado muy turbio y, aunque también lean por ahí lo de que la París-Roubaix premia de tanto en cuando a corredores así, el ganador ha hecho una carrera incomprensible: en la fuga del día, se engancha a los favoritos, y los gana con un sprint soberbio en el velódromo de Roubaix, después de haber estado en mil refriegas en los últimos km.

Pues vale. El espectáculo fue soberbio, una edición memorable de París-Roubaix que ya lo iba a ser porque era la primera vez que se retransmitía íntegra por televisión, y no por el barro que llevaban anhelando (incluso rezando) todos los enemigos del ciclismo durante la semana previa.… Leer más

 

Una carrera de verdad y un ganador de mentira

Una carrera de verdad y un ganador de mentira

Había muchas ganas de auténtico ciclismo, y la ocasión ha sido memorable. Se hablará durante bastante tiempo de lo acontecido en la edición de 2015 de la Het Volk, una donde un corredor en inferioridad numérica de 3:1 ha conseguido ganar la primera carrera que es objetivo del año al equipo que corría en casa, un equipo con el mejor corredor de la historia en este tipo de carreras, y con el vigente campeón de la Roubaix.

De poco han servido los galones ante Ian Stannard, el corredor británico con tres victorias en su palmarés: una etapa de mierda y dos ediciones de la Het Volk, el pequeño Tour de Flandes. Tiene 28 años y corre en el Sky. Desde luego, estos son factores que ayudan, pero también es reprobable la pésima gestión de la carrera que ha hecho el Quick Step, que ha sufrido una derrota dolorosisima en una carrera ganada a 45 km.… Leer más

 

Lo estándar es Stannard

Lo estándar es Stannard

Fantástica edición 2014 de la Het Volk, la carrera ideada como un pequeño Tour de Flandes y que muchas veces resulta mejor que su referente, en gran medida porque es la primera gran cita de la temporada, los corredores salen con muchas ganas y porque tiene los elementos clásicos que, justamente mezclados, producen esa cosa que nos gusta tanto y que se llama ciclismo, al margen del resultado final.

Ese es uno de los óbices de la Het Volk: disputada a finales de febrero, hay muchos corredores favoritos para abril que ni la disputan (estoy pensando en el mejor cliente de Luigi Cecchini) y desde el año 2000 no la gana alguien que después gana también en el auténtico mes del ciclismo belga. Tiene su lógica en cuanto a preparación y nivel, y también es muy agradable ver a otros corredores de perfil más secundario lucirse en la carrera. Por algo es lo único que ganó Flecha en el Norte.… Leer más

 

Este chico es la bomba

NairoQuintanaRouteduSudVengo diciendo desde la temporada pasada que Nairo Quintana tiene el don, esa cualidad que se ve en escasísimos corredores cada diez o quince años y que se manifiesta en este corredor colombiano en un capacidad para escalar pocas veces vista.

Ahí están los números: ganó el Tour del Porvenir y el año pasado, de neoprofesional, acabó con seis victorias, algo realmente increíble para sus 22 años de edad y sin ser sprinter.

Etapa y general de Murcia; etapa y general de la Ruta del Sur; etapa del Dauphiné con final en Morzine y subiendo el Joux Plane, donde lanzó un ataque que no pudo seguir ninguno de los favoritos; y el Giro de Emilia, un triunfo que aporta calidad y exotismo, y que da buena muestra de que no estamos ante el enésimo escalador colombiano.

De entrada, parece que no comparte una de las más desafortunadas características de sus compatriotas: no se cae y baja bien, como demostró camino de Morzine.… Leer más

 

“Ya no es la Milán-Sanremo”

Si les empiezo contando que ha sido una Milan-Sanremo donde el ganador final ha tenido tiempo de twittear a mitad de carrera una foto de sus piernas descansando, ya sabrán por donde van los tiros. Ha sido una edición de la clásica centenaria lamentable, donde su mayor símbolo de identidad se ha visto mutilado por capricho de los organizadores, que deberían haber anulado la carrera.

Se sabía desde mitad de la semana pasada que para el domingo iba a haber nieve y mal tiempo; aún así, el organizador, el mismo que por capricho cambio la carrera a domingo, se empeñó en que la carrera se disputase. Se salió de Milán ya nevando, y a medida que iban pasando los km. las condiciones fueron a peor.

El organizador, de nombre Michelle Aquarone, mandó detener el pelotón a la altura de Ovada y antes de subir el Turchino, impracticable. En vez de anular la carrera, los montó en los buses de equipo y los trasladó a la costa para que reemprendiesen la carrera dos horas después y con sólo 130 km.… Leer más