Tafi intenta aprovechar el momento médico

El 15 de enero de 1994 Francesco Moser, por entonces con 42 años y seis temporadas sin ponerse un dorsal, intentó recuperar el Record de la Hora que había ostentado entre 1984 y 1993. Todavía recientemente una revista de pelotillas intentaba justificar la astracanada con un “encontró la postura de Obree tan irresistible que dejó su retiro”, como si hoy en día se pudiese vender algo así.

Parece que sí, porque el ciclismo está en un eterno retorno (el ciclismo que cambia), para volver una y otra vez sobre los mismos argumentos, mentiras, engaños y estafas que acaban, irremisiblemente, en un mayor descrédito de este deporte, porque a nadie le importa. Por supuesto, Moser no consiguió su butrón (se quedó en 51´840 km, bastante más que la marca de 1984 con 50´808 km), pero no fue porque no lo intentase con todos los medios a su alcance. Pero quédense con esto: el mayor esfuerzo que puede afrontar un ciclista, y consigue hacer un km.… Leer más

 

Trentin, de gregario a ganador

Si la carrera es el Giro de Italia, siempre hay una traca final de grandes montañas antes del paseillo al ganador. Empieza hoy y sigue mañana, y ha tenido como prólogo una etapa llana resuelta a la manera del mejor finiseur por Kluge -adelantó un postrero ataque de Pozzato a tres velocidades más- y donde Nizzolo ganó el sprint del pelotón, su 13º puesto entre los tres primeros de una etapa del Giro, sin haber ganado nunca ninguna.

Sin desmerecer esa etapa -que siguen siendo necesarias en las grandes-, fue mucho mejor la de ayer con final en Pinerolo. A la pequeña localidad piamontesa, justo a los pies de los Alpes, siempre se vuelve. Su nombre está asociado a una de las jornadas más míticas de la historia de ciclismo -la Cuneo-Pinerolo de 1949- y ha sido otras cinco veces final de etapa en la carrera: en 1982 ganó Saronni al sprint a la maglia rosa Hinault, en una etapa donde se subieron Maddalena, Vars, Izoard, Montgenevre y Sestriere, en 2009 ganó Di Luca una etapa de 267 km.… Leer más