Balada de Las Landas (con meada incluída)

Balada de Las Landas (con meada incluída)

Llegar a Pau y que sea con sprint, con el quinto triunfo para Kittel en once días de carrera. En una frase, resumido el horrible Tour de Francia que ya ha pasado su ecuador, y que todavía no ha afrontado ni Pirineos, ni Macizo Central, ni Alpes. Una crono de 14 km, un final en alto, y una etapa de montaña donde jamás se superaban los 1500 metros de altitud es todo lo que ha pasado.  Las caídas y las descalificaciones, lo más destacado. Que el Sky haya sido el único líder de la carrera se pasa por alto, porque es la misma monotonía.

Mediada la etapa, poco antes de las tres de la tarde, se oyó balbucear a Carlos de Andrés algo sobre que se estaba creando tensión. Fue así, lo juro. Solo se veía el bosque inmenso de pinos que conforma las Landas, un territorio digno de las peores pesadillas: totalmente llano, escasamente poblado, arenoso y carente de otros atractivos de Francia como los pueblos bonitos o los monumentos destacados.… Leer más

 

Marco Marcato se sale del marco

Menuda imagen de victoria

Si bien la París-Tours ha sido durante los últimos años una de las carreras más emocionantes del pelotón, con muy buena nómina de vencedores y duelos, últimamente las figuras del pelotón la han dejado de lado, tendencia que se irá agravando al haberse quedado como el cierre de la temporada, en beneficio del Giro de Lombardía pasado a finales de septiembre.

La edición de 2012 no se puede calificar de otra forma que decadente: por el desarrollo, por la resolución y, especialmente, por el vencedor. En los 252 km. entre París y Tours, que se pudieron ver en HD -estamos en Francia, en España la Vuelta se retransmite con la calidad de imagen de Chisinau- pasó el guión habitual:

Escapada del día con grandes rodadores como Chavanel o el realmente encomiable Morkov -el que más lejos llegó, como siempre: menudo talento-, pelotón controlado por Argos para el sprint con Degelkolb y ausencia total de grandes figuras.… Leer más

Van Avermaet campeón por un día

Esto era lo más clásico de Van Avermaet hasta hoy

Año tras año la París-Tours ofrece uno de los mejores espectáculos de la temporada y uno de los resultados más impredecibles. Se dice que es una clásica de sprinters y suele llegar la escapada en cuatro de cada cinco ocasiones. Se dice que es una clásica menor y suelen ganar grandes corredores. La París-Tours lleva siendo una pedazo de clásica a la altura de las mejores desde hace mucho tiempo y la edición 2011 no ha sido una excepción.

La escapada del día fue neutralizada a 50 kms. de meta, e inmediatamente se formó un nuevo grupo de fugados con nada menos que veinte unidades: si ya esta cifra de corredores es preocupante al inicio de la carrera, imagínense a final de temporada y en una carrera donde la organización de los equipos siempre está ausente.

Entre los veinte valientes predominaba mucho corredor anónimo, otros que disputaban la carrera de más prestigio de la temporada (Bertogliatti y Bodrogi del TT1, el veteranísimo Curvers del Skil, por poner sólo dos ejemplos) y corredores que, salvo el caso del veterano O´Grady, aspiraban a obtener en Tours la mejor victoria de su vida.… Leer más